martes, 23 de febrero de 2021

Cátedra herida

 

Lo mismo podría haber titulado 'cátedra enferma' o 'cátedra débil' o 'cátedra insegura' o 'cátedra móvil'...Todo esto se me venía al pensamiento mientras rezaba esta mañana el oficio de la fiesta de la Cátedra de San Pedro, tan desprestigiada -¡y con cuánto dolor lo digo!- desde aquel 13 de Marzo, cuando la ridícula escena de la loggia delle bendizioni preludió la lamentable situación que padecemos por obra y desgracia del ocupante de esa Sede, que debería ser roca firmísima y no pozo de confusión y máquina de derrumbe. 

Si en la médula de la identidad católica está el reconocimiento y confesión sagrada de esa Sede y del Romano Pontífice que la ocupa y desde ella rige en santidad y caridad a la Santa Iglesia confirmando y sosteniendo la fe católica de los fieles católicos, cuánto le pesa a un católico fiel, con cuánta pena escribe quejándose de la incuria que padece esa Sede Sagrada. Ocho años se van a cumplir, ocho años de confusión, decadencia y demolición, ocho desgraciados años que están marcando uno de los periodos más oscuros de la Historia de la Santa Sede. 

 En el sermón de San León Magno que la liturgia del oficio presenta como meditación, se dicen cosas como esta: "....El Señor le respondió a Pedro: Tú eres Pedro», esto es: Yo soy la piedra inquebrantable, yo soy la piedra angular que hago de los dos pueblos una sola cosa, yo soy el fundamento fuera del cual nadie puede edificar; pero también tú eres piedra, porque por mi virtud has adquirido tal firmeza, que tendrás juntamente conmigo, por participación, los poderes que yo tengo en propiedad (...) Sobre esta piedra firme -quiere decir- edificaré un templo eterno, y la alta mole de mi Iglesia, llamada a penetrar en el cielo, se apoyará en la firmeza de esta fe (...) al confiar semejante prerrogativa, no sin razón se dirige el Señor a uno solo, aunque hable para todos, la autoridad queda confiada de un modo singular a Pedro porque él es constituido cabeza de todos los pastores de la Iglesia...". 
 Y el versículo de Lc 22,32: "Pedro, yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos." 
 
Vivir unos tiempos en que el sucesor de este Pedro declina el título de Vicario de Cristo y confunde, no confirma, enreda, no ata ni desata, desgobierna, no rige con autoridad sagrada e incontestable. Unos años en que la voz del Pastor de los pastores se vuelve una palabra común, una inter pares, sinodalizando en fragmentos la unidad y solidez de la Cátedra Petrina; ser católico bajo este torcido cayado, es pesado, es amargo, es un aciago vivir el catolicismo avistando un horizonte proceloso que se echa encima de la barca de Pedro. 

 Pero "el poder del infierno no la derrotará", clama la profecía del Señor. Y el alma se serena, y el ánimo se revigoriza aun sabiendo que hay un poder infernal que nos quiere derrotar, y que cada día sentimos su arremetida.

Y quien tenía que ser firme patrón de la barca y Cabeza visible del combate, ni guía, ni confirma, ni lucha, ni alienta para vencer, ni enardece para glorificar. 

Prefiere dialogar y emparentar a todos con todos en un idílico edén, un jardín selvático, un pantanal tan inadecuado para cimentar una Sede que reclama por institución divina, una roca firme, piedra de un verdadero Pedro.

+T.

domingo, 14 de febrero de 2021

Recortables


E
ntre la cartelería cofradiera se cuela de vez en cuando (frecuentemente, es decir) algún engendro que el cofradierismo oficial-profesional pretende salvar de la merecida crítica alegando eruditas o contundentes rimbombancias, por ejemplo estas dos de la prensa hispalense hodierna: "Un cartelazo en toda regla ", dIce uno, y el otro: "Arte contemporáneo".
Un recortable, digo yo; un recortable como aquellos de pliego con soldaditos.
Que vale, que puede valer, que va a valer. Vale. No problem. Pero es un recortable en supuesto formato Viacrucis sevillano.
- Es que es diseño vanguardista y etc. etc. etc.
Que sì, que sí... Pero sigue siendo una hoja de recortables.
'

#






miércoles, 6 de enero de 2021

Noche de la Estrella

 


Yo miraba con ojos brillantes
estrellas radiantes
en el cielo azul tintero
del frío y claro Enero
sabiendo que entre uno
de aquellos luceros
relucía la Estrella
que guió a Belén
a los Magos que adoraron,
Reyes postrados,
creyentes al Niño Enmanuel.
Y después mi sueño infantil volaba
hasta la alborada, cuando despertaba
y me regalaban presentes caseros,
familia y amor,
estelas doradas de rico alborozo
y entrañables gozos
que aun hoy son
resortes valiosos
que tornan al tiempo
secreto, inocente
que guardo en tesoro de limpia ilusión.
+T.

viernes, 1 de enero de 2021

Villancico 3

 


Cuànta luz brilla en los ojos
de la Virgen y palpita
luz tanta en su corazón
cuando al Hijo adora y mira.
Es tal su contemplación
que los Àngeles se fijan
y aprenden la adoración
que les enseña Maria
que amamanta a su Creador,
leche que Sangre Divina
será en nuestra redención.
¡¡Què grande el Misterio es
del Enmanuel y su amor!!
+T.

jueves, 31 de diciembre de 2020

Te Deum de cabo de año



Demos gracias por lo bienes
y por los males pidamos
elevemos nuestras manos
y nuestros ojos al cielo.
Recordemos a los buenos,
oremos también por los malos,
que todos en bien crezcamos
y no nos empeoremos.
Con confianza imploremos
para todos mejoría,
y la súplica acompañemos
rezando un Ave María.


Y mejor - si lo sabemos -
al Dios Clemente recemos
agradecidos, Te Deum: 


Te Deum laudamus: te Dominum confitemur.

Te æternum Patrem omnis terra veneratur.

Tibi omnes Angeli, tibi Cæli, et universæ Potestates: Tibi Cherubim et Seraphim incessabili voce proclamant: Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus Sabaoth.

Pleni sunt cæli et terra majestatis gloriæ tuæ.

Te gloriosus Apostolorum chorus, Te Prophetarum laudabilis numerus, Te Martyrum candidatus laudat exercitus.

Te per orbem terrarum sancta confitetur Ecclesia, Patrem immensæ majestatis: Venerandum tuum verum et unicum Filium: Sanctum quoque Paraclitum Spiritum. Tu Rex gloriæ, Christe.

Tu Patris sempiternus es Filius, Tu, ad liberandum suscepturus hominem, non horruisti Virginis uterum.

Tu, devicto mortis aculeo, aperuisti credentibus regna cælorum. Tu ad dexteram, Dei sedes, in gloria Patris. Iudex crederis esse venturus.

(los versículos siguientes se rezan de rodillas)

Te ergo quæsumus, tuis famulis subveni, quos pretioso sanguine redemisti.

Æterna fac cum Sanctis tuis in gloria munerari.

Salvum fac populum tuum, Domine, et benedic hereditati tuæ.

Et rege eos, et extolle illos usque in æternum.

Per singulos dies benedicimus te; Et laudamus Nomen tuum in sæculum, et in sæculum sæculi.

Dignare, Domine, die isto sine peccato nos custodire.

Miserere nostri domine, miserere nostri.

Fiat misericordia tua, Domine, super nos, quemadmodum speravimus in te.

In te, Domine, speravi: non confundar in æternum.

V. Benedicamus Patrem, et Filium, cum Sancto Spiritu.

R. Laudemus, et superexaltemus eum in sæcula.

V. Benedictus es, Domine, in firmamento cæli.

R. Et laudabilis, et gloriosus, et superexaltatus in sæcula.

V. Domine, exaudis orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum spiritu tuo.

Oremus.
Deus, cujus misericordiæ non est numerus, et bonitatis infinitus est thesaurus: piissimæ maiestati tuæ pro collatis donis gratias agimus, tuam semper clementiam exorantes; ut, qui petentibus postulata concedis, eosdem non deserens, ad præmia futura disponas. Per Christum Dominum nostrum. Amen



+T.



viernes, 25 de diciembre de 2020

Villancico 2

 


Jesùs bendito,
Rey de los Cielos,
desde el pesebre
danos consuelo.
Jesùs el Hijo
del Padre Eterno
y de la Virgen,
danos remedio.
Jesùs dulcìsimo,
Redentor nuestro,
mira a tus fieles,
guarda a tu pueblo.
A Tì den gloria
todos los reinos.
+T.

jueves, 24 de diciembre de 2020

Villancico 1

                                                                                                                                 

 
Caminito de Belèn
montada en un borriquillo
iba la Virgen María;
tira del burro José.
Sobre ellos - no se ven -
mil Arcángeles adoran
al Hijo Eterno, Enmanuel,
que del seno de su Madre
ya muy pronto va a nacer.
Lo que los Àngeles saben
serà algùn día la fe
ùnica que salva al mundo
y da al hombre eterno bien.
Venid, creed y adorad
al Dios que en Marìa late
siendo eterno e inmortal.
+T.