sábado, 24 de diciembre de 2016

Belén

Belén que tocas campanas
para que las almas vengan
y adoren al que bajó
desde la Gloria a la tierra,
con la luz de aquella Estrella,
refleja en los corazones
la verdad de su presencia.

Sé, Belén, en cada alma
la presencia del Misterio
y en tu Pesebre se encienda
nuestro deseo del Cielo.

¡Venid y adorad al Niño,
Dios bendito en nuestro suelo!


+T.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Inmaculada


Bendito el instante de gloria, de Cielo,
bendito el momento, santo, verdadero,
de tu Concepción preciosa en gracia de Dios,
la hora sagrada en que la Pureza se hizo persona,
creada tan bella, tan simple, tan nueva,
tan rica en salud, tan alta en misterio,
tan digna, tan pulcra, tan llena de luz,
sin sombra, sin mancha, sin merma, sin tacha,
colmo de piadosa potencia y virtud.

Bendita María la bien concebida
para ser la Madre del Hijo de Dios,
bendita la Virgen Santa, Inmaculada
en gracia de su Hijo, Cristo Redentor.


Ex Voto

+T.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Niña María


Niña de toda pureza,
de gracia divina llena,
Virgen colmo de inocencia
refulgente de bondad
que con paso fino y leve
subes la sagrada escala
del Templo, oh Nueva Arca
que a Dios mismo contendrá.

Niña María que consagras
todo tu ser al Señor
con tu limpio corazón
desbordandose en amor
por Aquel a Quien te entregas:

Serás de su Hostia patena,
cáliz de su Sangre y ara
de su sacra Epifanía;
serás tú, Virgen María,
el Sagrario de su amor,
siempre jardín inviolado,
invicto alcázar cerrado
sólo reservado a Dios.

Tu digna Presentación
hace cantar a los Cielos
salmos de luz y alegría.
Que está plegaria sencilla
piedad me alcance y favor,
a mí, pobre que confía
en tu poder, Reina mía,
bendita Madre de Dios.

Ex Voto

+T.

sábado, 12 de noviembre de 2016

...Y también ceremonias de traición


Lo de identificar cristianismo con comunismo es otra vulgaridad más, una más en el montón de citas ordinarias a las que nos hemos acostumbrado, aunque la frecuencia no nos quite la repugnancia ni el malestar.

Pero esto otro es algo más lesivo porque es un bofetón en el sufrido rostro del clero católico fiel, el que soporta cada día el peso de la Iglesia desde la base, los curas que no se han ido, los quasi siempre preteridos, ignorados, quotidie criticados, desgastados como sus sotanas, remendados como sus pantalones (¡que los llevan debajo del talar!); los que renuevan cada día - con el cuerpo de cada día - el celibato que prometieron...y la obediencia a sus prelados, que les miran desde el pico de mitra con la displicencia del rabadán al gañán irremediable; son los curas de muchas misas y corriente olla, los que sobreviven en parroquias y finiquitan arrinconados en residencias de caridad; son los que recolectan para la Iglesia el denario del César y las almas de Dios. Son los que nunca han abandonado y laten todas sus horas con la penosa sensación de estar abandonados. A todos ellos, a todos, les ha abofeteado, despreciativo, con esa visita a 7 renegados.





Me estremece pensar que pretenda algo más y desvaríe con planes de reinserción para quienes miraron atrás traicionando el altar. Me echo a temblar si imagino que pudiera descomponer arteramente el sacerdocio católico como ha descompuesto el matrimonio católico. Todo puede pasar, Dios nos libre.

Porque en la viña han entrado a saco quienes perdieron el oficio de viñadores para el lagar, de pescadores de almas, de sembradores del verbo, aquellos ofuscados que entendieron un día que su vocación era la de armar lio.

Oremus !


+T.


martes, 1 de noviembre de 2016

Ceremonias de confusión


Desde la primera salida al balcón, estrenó ese anómalo ceremonial de confusiones que ha ido definiendo el perfil de su pontificado. Parece que busca escenarios a propósito para sus representaciones, para auto-practicar aquel -'Hagan lío !!' que lanzó como uno de los lemas de su programa pastoral universal.

Esta pasada tarde-noche, en la catedral luterana de Lund, el cuadro parecía diseñado por un escenógrafo maestro en semiosis visual: Si se pretendía una presentación de la unidad católico-luterana, se presentó un grupo uniformemente caracterizado con PP Franciscus vestido con el talar y sobrepelliz blanco con estolón rojo entre otros personajes (luteranos) vestidos también con túnicas blancas y estolas rojas, todos iguales, todos lo mismo...¿Porque son lo mismo???...¿Porque da lo mismo???...¿Porque ya es lo mismo?


El que estuviera presente en la misma escena una fémina bis-pseudo-obispesa (dos veces falsa jerarca: una por luterana y otra por hembra), añadía a la conspicua synaxis un punto más de lío y un grado más de confusión.



Siendo la enésima vez que obligan a los fieles católicos a comulgar con la rueda de molino ecumenicista, podría parecer que sólo se repite, una ocasión más, la ya muy ensayada y manida ceremonia de la reunión. Pero esta vez, la efemérides luterana provoca una mayor repugnancia al catolicismo consciente.



Si así se abre el funesto año que recuerda los cinco siglos de la mayor herejía cismática que degeneró y fracturó a la Cristiandad, oremos para que las 95 tesis de fray Martín no se entronicen con honores en el atrio de San Pedro.
... Aunque los portones de bronce de la Basílica sean difíciles y duros de clavetear.


+T.

viernes, 28 de octubre de 2016

Balduinizar o no balduinizar...that's the question


Un ocurrente compadre, ya quasi venerable reverendo, descubrióme el otro día un concepto nuevo que yo entendí muy socorrido para los tiempos que corren. A ver si lo expongo y me explico bien:

Su origen remoto se halla en aquellos tres días en que el rey Don Balduino de Bélgica se procuró un paréntesis, un suspenso temporal en sus funciones regias, para no verse obligado a sancionar una ley abortista presentada y aprobada en el parlamento belga; era rey, dejó de serlo y volvió a ser rey, todo ello entre el 3 y el 5 de Abril de 1990, protagonizando una peregrina y muy paradójica solución de continuidad sin solución de continuidad.

Conque dice mi reverendo compadre que lo que hizo Don Balduino por su real voluntad, con aplauso del mundo católico, lo mismo lo realiza su real gana (la de mi compadre) para no verse comprometido (porque no transige su católica conciencia) con el ecumeneo y el luteraneo de PP Franciscus próximamente en Suecia.

Considerando lo cual y todo lo dicho atque expuesto, mi reverendo y venerable contertulio se declara 'balduinizante' eventual y avisa que 'balduinizará' respecto a PP Franciscus, sus intenciones, palabras y actos durante los días que dure su luteraneo en Suecia. Item plus, auto-declarará para sí mismo (ipsi) la finalización del 'balduinizaje' una vez PP Franciscus retorne a Roma, reservándose, por si volviera a ser pertinente, repetir la 'balduinización' cuantas veces haya motivo para ello, si se diera otro o más casos, Dios nos libre.

Yo, de todos modos, le he aconsejado que lo consulte en dirección espiritual, dada la gravedad de la decisión. Él me ha respondido que confía plenamente en el oído duro de su nonagenario pater spiritalis, un docto clérigo de probada virtud, insigne perito en casuísticas de conciencia, que cuando le pregunto cómo está del reúma me responde con blanda sonrisota que sí, que le gustaron mucho las bizcotelas merengadas, y a su hermana también. Conque, respecto al dire spiritalis, no problem.

...........................................................................................


Y ahora que nadie me oye, yo les confieso a Uds. que me he quedado con la duda de si 'balduinizar', como mi amigo, no será, puestos a pensar, dadas las circunstancias, más una necesidad que una extravagancia.

+T.

viernes, 21 de octubre de 2016

El bigote


He recordado estos días una historieta - creo que la referían como verdadera - que alguna vez leí y ahora no recuerdo dónde, si entre las narraciones del padre Carlos Heredia, o en algún cuento del padre Coloma, o en algún autor por el estilo. Y era sobre un bizarro oficial de los Tercios tocado por la gracia de Dios y convertido, dispuesto a mudar de vida y estado, que pidió entrar jesuita. Cuando acabó de hacer los Ejercicios Espirituales, ya a punto para comenzar la primera probación, su director espiritual le indicó que debería afeitarse el gran mostacho, un formidable bigotón con puntas, pues parecía (entonces) un aditamento que no se avenía con el tipo exterior, figura y presencia, que debía tener un aspirante a jesuita. El valiente y decidido militar, tan convencido de su vocación, quedose, empero, muy contrariado con la petición de su confesor, y, con todo sentimiento, pero entero en su decisión, le contestó finalmente al padre que no, que a su mostacho no renunciaba. Conque, igualmente sentido, el maestro jesuita le despidió, pues que así se truncó aquella vocación en ciernes. Pero sucedió que aquella noche, luego de cenar y leer un rato, el capitán se durmió, con el codo sobre la mesa y la cabeza sobre la mano, tan cerca del velón que le alumbraba que, dando una cabezada, la llama del candil le prendió fuego a la punta del mostacho y se despertó sobresaltado con medio bigote ardiendo. Se lo apagó a manotazos, y luego se miró al espejo y vio la ridícula imagen de aquel bigote que era su orgullo, la mitad chamuscado y la otra mitad aun con su punta lucida, y se echó a reír con buen humor, comprendiendo de un golpe toda su vanidad y a la vez el valor precioso de la vocación santa que estuvo a punto de perder por la vanagloria de un bigote. Aquella misma noche se afeitó lo chamuscado y la otra mitad también, y en cuanto amaneció corrió en busca del director espiritual para contarle el caso y retomar su propósito sobrenatural, con nueva determinación, sin la querencia de aquel bigote que fue su estorbo frente a la llamada de Dios. Así, más o menos, es la historia que leí, no recuerdo dónde.

 
Por eso, al ver las fotos del nuevo Prepósito General de la Compañía de Jesús, con su bigotazo, con esa pinta de secretario la UGT o de CCOO, me he puesto a recitar (de internis) el lamento ciceroniano del o tempora, o mores. Porque en los buenos tiempos de los jesuitas, con esa estampa, este no hubiera sido, no ya postulado, sino ni siquiera admitido en la Compañía.

De hacer más reflexiones y corolarios, me excuso. Mencionaré, no obstante, la vulgaridad formal del cada vez más abigarrado mosaico francisquista.

Él es el Papa, y así son sus hombres.


+T.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Alma y España


Aprendí que era el alma
de mi ser lo más hondo
espejo del Creador,
inmortal vida y centro
de celestial valor.

Hoy sé que atesora
también la sal y el tiempo,
lágrimas, gozos, vientos,
la lluvia, el color, un ciento
de cuentos y leyendas,
de amores y promesas,
mil olvidos, recuerdos,
desengaños y sueños,
los posos de mi alma,
pasión, sabor, dolor.

También creció la patria
profunda en el espíritu,
raíces, cimas, fondo,
senderos de la historia,
sangre, victoria, honor.

Y cuando digo ¡España!
con todo lo que amo,
es un eco de mi alma,
pulso que sube a Dios.



+T.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Te Deum

 
Sincero, desde lo hondo, íntimo, dulcemente incoado, con ecos de voces ausentes y trémolos suspirados, como una simple letanía breve en palabras y extensa en intenciones, por tanto don, por tanta gracia, por tanta misericordia. Quoniam in aeternum misericordia Eius !





O Bone Iesu, fac ut sim sacerdos secundum Cor Tuum !


+T.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Sicut una inter pares


Celebrando el otro día la Misa de la fiesta de San Mateo, al rezar el prefacio (Misal Pablo VI, 2º prefacio de Apóstoles), asentía creyendo lo que rezaba, una proclamación de la fe católica apostólica y, a la vez, una alabanza a Cristo, a Dios que nos entregó ese misterio de salvación, del que participamos y en el que vivimos:

"...Porque has cimentado tu Iglesia sobre la roca de los Apóstoles, para que permanezca en el mundo como signo de santidad y señale a todos los hombres el camino que nos lleva hacia Ti..."

Después, meditando sobre lo celebrado y rezado, me preguntaba si la Iglesia, la actual, la post-conciliar, la que encabeza visiblemente PP Franciscus, podía considerarse consciente, sapiente y operante según ese misterio proclamado y rezado en el susodicho prefacio.

La nueva edición de Asís (y las anteriores) nos dice que no, que la Iglesia que va a Asís ha dejado de creer en su misterio, en su esencia, en su vocación. La Iglesia de Asís se siente cómoda siendo una inter pares.

Lo enfermizo, lo anómalo, lo desconcertante, es que los que se sientan como iguales a la Iglesia en la mesa de Asís son cismáticos, herejes cristianos, infieles anti-cristianos y paganos contra-cristianos, un muestrario, alardeaban, de 500 representaciones, de todo el mundo.

Tuve un amigo sacerdote que, algunas veces, me llamaba para pedirme que bendijera una imagen, o celebrara alguna Misa solemne, o predicara algún sermón. Daba la impresión de que él mismo no se tomaba en serio su potestad, su ministerio, la gracia de la que era administrador. Después de algunos años, dejó el ministerio. Sigo creyendo que su caso fue el de una vocación sincera mal formada, mal dirigida y mal vivida. Por eso sus vacilaciones. Por eso su incomodidad de sentirse sacerdote y actuar como tal.

La Iglesia que va a Asís parece sentirse incómoda consigo misma, duda de su carácter sobrenatural, se descoordina de su misión ultraterrena y se alía con instancias del mundo con la coartada-excusa de compartir una misma voluntad sobre la paz. Una paz que, como concepto, es imposible que sea coincidente esencialmente si se expresa según los respectivos credos de los asistentes a Asís. La paz de Cristo no es la paz de los judíos, ni la de los mahometanos, ni la de los budistas, ni la de los confucionistas, los jainistas o los bahai. No existe una paz común entre los hombres. La Iglesia se desidentifica si convoca una imposible oración global para una inexistente e inexistible paz universal.

Para un cristiano, para un católico, estremece ver el escenario de Asís mientras se arrincona el Evangelio porque se prefiere la convergencia vana de todos (que no son todos) en vez de la predicación de la conversión a Cristo y a su paz verdadera, que es don celestial y no pacto terrenal.

Rezamos sin creer el Gloria in excelsis Deo et in terra pax hominibus bonae voluntatis.

...Si es que se reza.


+T.

sábado, 20 de agosto de 2016

Secuelas de jmj

 
Lo presentan como un 'festival rock de inspiración cristiana'. De hecho, a pesar de los 'confesonarios' (¡habrá que ver!) y otras coartadas para embeleco de perplejos, lo que parece es una quedada para beber, fumar y demás (especifiquen Uds. privadamente lo que apunto discretamente con el 'fumar' y el 'demás').

Ver aquí la web del Key2Life

Cuando las imágenes no se parecen a los rosarios de luminarias de Lourdes o Fátima sino que parecen calcadas de un evento rock cualquiera, ofende a la razón católica (la que queda, que es poca) que nos vendan la lúdica concentración juvenil con el disimulado disfraz de festival-rock-cristiano.

De la lista de bandas que participan en el des-concierto (Kutless, Christafari, Transform Dj, Paddy Kelly, Soundbar, Good Weather Forecast, Privileg Band, Twelve24, Cardiac Move, Solarjet, Crossing Flow, Elto y Ave), me llama la atención esa llamada 'Christafari', porque me imagino una tribu con rastas y porros (Uds. me dispensen la imaginación).

La triste realidad es que yo mismo conozco a papás y mamás con pedigree católico de la mejor certificación que, siendo ellos mismos jmjoteros-rockeros, dejarán a sus niños y niñas ir a esos sitios. En su inconsciencia, jamás se enterarán de lo que pasará hasta que pase lo que pueda pasar. Pero si no pasa (aunque haya pasado) todos tan felices y a seguir meciéndose en las ramas del guindo de la catholic family (o yeah!).

Por cierto, que se me olvidaba: El padrino del engendro es Schönborn, desde el 2003.

p. s. De las liturgias y demás (que las hay, por lo visto) paso de averiguar, que tengo la crónica de abusos y sacrilegios bastante colmada (¡ay!).


+T.

lunes, 15 de agosto de 2016

Proclamación del Dogma de la Asunción





¡¡¡ VIVA LA REINA ASUNTA AL CIELO !!!

¡¡¡ VIVA LA ASUNCIÓN GLORIOSA !!!


EX VOTO

+T.

lunes, 1 de agosto de 2016

Imagen y sonido


Mis reticencias a las jmj no son de ahora, ya me irritaban desde las primeras, las juanpablistas. Tampoco me gustan los 'conciertos' rock, algo que - mutatis mutandis - se les parece tanto. Abomino de los multitudinarismos religiosos. Soy católico creyente y no soporto todo eso que se hacen en estas ocasiones, en las que siempre se cometen abusos (por no decir profanaciones). Yo lo he presenciado. Desgraciadamente, otros muchos también me lo han contado. Pero lo peor es que la mayoría de los que están son absolutamente inconscientes, los obispos a la cabeza del grupo general de la inconsciencia.

Por ejemplo, miren Uds. y saquen conclusiones de la foto que he puesto de cabecera. Son los obispos y prelados concelebrantes en la mega-Misa de clausura de la JMJ, esta mañana, en Cracovia. Ya revestidos, a la espera de que llegue PP Franciscus y comience la Santa Misa, parlotean entre ellos, distendida e informalmente, mientras en la pantalla del fondo proyectan la imagen de tres rockeros guitarreando y cantando yo-no-se-qué. Ese era el 'ambiente jerárquico'. El de los jóvenes participantes, si lo imaginamos correspondientemente, mejor no figurárselo.

Para cerrar el álbum, la agencia Romereports nos ilustra con el detalle de la despedida:

Mientras cumple con el protocolo oficial de despedida del clero y autoridades polacas, una banda toca el 'We are the Champions' del grupo rockero Queen:





No hace falta que nadie me diga que en las jmj, y en esta de Cracovia en particular, hay verdadero fervor y auténtica devoción. Me lo creo. No discuto porcentajes. Si por 10 justos se salvaba (que no se salvó) Sodoma, supongo que por un puñadito de buenos jóvenes católicos de todo el mundo se podría justificar una jmj.

Pues eso. No digamos más.

+T.

miércoles, 27 de julio de 2016

Jotamejotacitis

 
Desde la semana pasada, recibo a diario fotos de los participantes de la JMJ de Cracovia. Son grupos de jóvenes acompañados de sacerdotes jóvenes. En las fotos, todos sonríen y escenifican ese entusiasmo tópico de las jotamejotas, una especie de obligado sinequanon.

PP Franciscus - como antes Benedicto XVI - usufructúa las poderosas estructuras globales de Juan Pablo II, el verdadero inventor de la pastoral de masas: Audiencias, concelebraciones, encuentros, jornadas, años temáticos. Aquella Iglesia en perpetuum móbile festivo-celebrativo sigue suministrando clamorosos éxitos. Desconozco el ánimo con que se entrega a estos jubilosos momentos PP Franciscus, no siendo su perfil, ni de lejos, comparable al de JPIIº, pero es evidente que sabe aprovecharlos para plantar su mensaje, o sus inquietudes. El lema del 'hagan lío' es apropiadísimo para estas ocasiones de entusiasmo multitudinario.

Los participantes de las jotamejotas, jóvenes sacerdotes y jóvenes laicos, son, en gran número, veteranos jotamejoteros, con experiencia de otras jmj o encuentros similares. O son hijos de familias surgidas en los encuentros de la primeras jmj, o sacerdotes treintañeros (o mayores, incluso) que recuerdan el despertar de su vocación con ocasión de la JMJ. En esta de Cracovia, se reviven todas aquellas jornadas pasadas que marcaron vidas jóvenes con el sello de una consagración religiosa o un matrimonio cristiano.

Y así y todo, sigo sin encontrar una explicación satisfactoria para esa institucionalización del entusiasmo.

La crisis de la iglesia, no para. Las tragedias del mundo, no cesan. Aunque cada época haya tenido su depósito de tribulaciones, dudo que existan razones para que la Iglesia del siglo XX-XXI se haya instalado en una feria continua, estando en un mundo tan profundamente atormentado, que sobrevive, casi sin esperanzas, un doloroso conflicto, interno y externo.

La verdadera alegría cristiana es interior, del alma, y es escatológica, futura y celestial, no terrenal. El regocijo pasajero se corresponde con el entusiasmo engañoso incompatible con la verdad de la santidad, del Evangelio, de la Iglesia. Quizá por eso - como en otros fenómenos de pastoral de masas - los frutos de la jmj son endogámicos: Crean adeptos a las jmj que vivirán parcialmente su fe en y para otras jmj, o similares.

Mi esperanza es que eso pueda servir para que unos pocos reaccionen y pasen del tedio desencantado a otro nivel más alto de vida cristiana, de vocación eclesial, sean sacerdotes, religiosos o laicos.

Pero la impresión es que se fueron y volverán con la misma sonrisa sellada en rictus de 'siempre es fiesta', la sonrisa de todos mil veces retratada en selfies y en videos. Y retornarán adictos a concelebraciones, confesiones, comuniones, oraciones...todo según el estereotipo masivo, entusiasta, intensivo del modelo.

Algunos no se ven, no lo aprecian, pero ya no tienen edad para estas expansiones. Otros, más bisoños, no advierten la deformidad con que estas expansiones marcarán su fe.

Me pregunto si PP Franciscus advierte estas circunstancias. Y temo cómo puedan evolucionar estos modelos pastorales. Sobre todo porque los días confusos de PP Franciscus no son aquellos años de Juan Pablo IIº, tan recientes y lejanos, en que se sentía - a pesar de los pesares - otra firmeza en la Roma de Pedro.

Paradójicamente, el martirio de l'abbé Jacques Hamel mostraba, cuando comenzaban las JMJ, el rostro, más real, de una Iglesia sufriente que recibe en la vieja y católica Normandía el golpe que no cesa de martirizar a los católicos en todo el mundo.

No sé si ese eco de batalla templará en sensatez las sonrisas entusiasmadas de esos chicos, 'la juventud del Papa', que harán fiesta en Cracovia.

+T.

jueves, 21 de julio de 2016

Hiper-Magdalenismo

 
Están llegando a las parroquias los avisos con la documentación pertinente para la celebración litúrgica de Santa María Magdalena, que, desde este año, por voluntad de PP Franciscus, pasa de 'memoria obligatoria' a 'fiesta'. Lo que podría considerarse una sutileza litúrgica patentiza la voluntad de complacer al lobby feminista-católico a costa de la liturgia y el santoral. Subiendo el rango celebrativo de la Magdalena se pretende dignificar el status de lo femenino, con una serie de implicaciones que sólo se explican razonablemente considerando toda la presión sociológico-mediática del activismo feminista.

El decreto de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos se publicó el pasado 3 de Junio, Solemnidad del Corazón de Jesús (ver aquí). El arzobispo secretario de la Congregación, expone el sentido de la nueva fiesta, recalcando la expresa voluntad de PP Franciscus (leer aquí).

Como la memoria, tal y como se celebraba hasta ahora, tenía textos propios en el Misal, Oficio y Leccionario, las novedades serán pocas: Añadir el rezo del Gloria en la Misa y el Tedeum al Oficio. La novedad mayor es un nuevo prefacio, compuesto expresamente para la nueva fiesta. Formalmente, el texto latino, está bastante bien medido, es muy eufónico, suena muy romano (aquí el original en latín); esta es la versión en español:

Prefacio

APÓSTOL DE LOS APÓSTOLES

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.
V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
aclamarte siempre,
Padre todopoderoso,
de quien la misericordia
no es menor que el poder,
por Cristo, Señor nuestro.

El cual se apareció visiblemente en el huerto
a María Magdalena,
pues ella lo había amado en vida,
lo había visto morir en la cruz,
lo buscaba yacente en el sepulcro,
y fue la primera en adorarlo
resucitado de entre los muertos;
y él la honró ante los apóstoles
con el oficio del apostolado

para que la buena noticia de la vida nueva
llegase hasta los confines del mundo.

Por eso, Señor,
nosotros, llenos de alegría,
te aclamamos con los ángeles y con todos los santos, diciendo:

Santo, Santo, Santo…
(texto CEE)

Sin entrar a comentar los versículos 'lo había amado en vida' y siguientes, tan mal expresados, para quien tenga activa la sensibilidad católica, el nuevo prefacio contiene dos afirmaciones en extremo chirriantes, contrarias a la tradición, la piedad y la razón católicas. Son estas dos:

"...prima adoráverat ex mórtuis resurgéntem
et eam apostolátus offício coram apóstolis honoravit..."



1- fue la primera en adorarlo resucitado de entre los muertos;

2- y Él la honró ante los apóstoles con el oficio del apostolado


A lo primero hay que responder (y mantener) que la tradición y la piedad mariana cristiana enseñan y predican que la primera aparición del Señor resucitado, congruentemente, fue a su Madre Santísima, que por eso fue la primera en regocijarse y adorarle resucitado y glorificado.

A lo segundo hay que decir que - no obstante lo dicho por Tomás de Aquino o Rabano Mauro - llamar 'apóstol' a la Magdalena es absolutamente impropio, porque la Magdalena nunca fue apóstol, ni tampoco recibió 'oficio de apóstol' en esas escenas de los Evangelios de la Resurrección. Como tampoco fueron 'apóstoles' los Ángeles de la Resurrección, aun siendo ellos, verdaderamente, los primeros que proclaman y anuncian la Resurrección de Cristo. La dignidad del ministerio apostólico está muy bien descrita y expuesta en los SS. Evangelios y demás escritos del Nuevo Testamento, con toda precisión: Fueron Doce, elegidos y nombrados expresamente por Cristo, ninguno fue mujer; por Judas, el traidor, se eligió a San Matías, y ni la Magdalena ni ninguna mujer fue nunca 'apóstola'. Que así la llamen Tomás de Aquino y Rabano Mauro, es explicable como expansión fervorosa, más o menos alegórica, pero absolutamente impropio. Por tanto, incluir la expresión en el prefacio de la Magdalena es una impropiedad que se presta (y se prestará) a la confusión.

Un injustificado e indiscreto exceso de fervor puede lesionar la recta doctrina. Y también la fe.

+T.

martes, 28 de junio de 2016

El Lutero de Franciscus

 
Improvisar sobre lo que sea sólo lo saben hacer satisfactoriamente los muy bien informados y los improvisadores profesionales, los primeros porque su improvisación informa competentemente y los segundos porque improvisan malabarísticamente diciendo mucho que es casi nada al fin. Nuestro PP Franciscus no es de ninguno de los dos tipos, pero improvisa. Las charletas en el avión de vuelta de sus viajes se ha convertido en un género francisquista, como, diríamos, un especial formato de documento pontificio. Y es terrible.

Es terrible porque las improvisaciones francisquistas son imprecisas, confusas, desorganizadas, equívocas. Por ejemplo, lo que ha dicho de vuelta de Armenia cuando le han preguntado, entre otras cosas, por Lutero, y ha improvisado esto:

"Las intenciones de Martín Lutero no eran equivocadas, era un reformador. Quizá algunos métodos no eran los correctos, pero en aquel tiempo, si leemos la historia de Pastor, un alemán luterano que después se convirtió cuando vio la realidad, se ha hecho católico, en aquel tiempo. La Iglesia no era realmente un modelo que imitar. Había corrupción en la Iglesia, había mundanidad, obsesión por el dinero, el poder. Y por eso él protestó. Era inteligente, dio un paso adelante, justificando por qué hacía eso. Y hoy luteranos y católicos, protestantes todos, estamos de acuerdo sobre la Doctrina de la justificación. Sobre este punto tan importante él no estaba equivocado. El dio una medicina a la Iglesia, pero después, esa medicina, le ha consolidado en un estado, en un estado de cosas, en una disciplina, en un modo de creer, de hacer, litúrgico, y luego no estaba solo, estaba Zwinglio, Calvino, cada uno distinto del otro y detrás de ellos, ¿quiénes estaban? Los príncipes. 'Cuius regio, eius religio'. Debemos meternos en la historia de aquel tiempo, no es una historia fácil de comprender. Después fueron adelante las cosas, hoy el diálogo es muy bueno; ese documento sobre la justificación creo que es uno de los documentos ecuménicos más ricos, más profundos. Pero hay divisiones, dependen también de las Iglesias. En Buenos Aires había dos Iglesias luteranas, una pensaba de un modo… en la propia Iglesia luterana no hay unidad, pero se respetan y se aman. La diversidad es lo que quizá nos ha hecho tanto daño a todos. Hoy tratamos de retomar la entrada para reencontrarnos tras 500 años. Debemos rezar juntos. Rezar. Para esto la oración es importante. Segundo, trabajar por los pobres, los perseguidos, tanta gente, los refugiados, tanta gente que sufre. Trabajar juntos y orar juntos. Y que ideólogos estudien juntos, buscando… esto es una historia larga, larguísima. Una vez bromeando dije: «yo se cuál será el día de la unidad plena». ¿Cuál? El día después de la llegada del Hijo del Hombre. Porque no se sabe, Él es quien hará la gracia, pero mientras tanto: orar, amarnos y trabajar juntos, sobre todo por los pobres, la gente que sufre, la paz, tantas cosas, el aprovechamiento de la gente, muchas cosas en que se está trabajando conjuntamente."


Como me da pereza desglosar y comentar lo improvisado, dejo sólo constancia y que cada lector de ExOrbe (porque les supongo a los susodichos un nivel suficiente, of course) hagan mentalmente las apostillas necesarias.

La filo-luteranía es una infección que ha cundido mucho en estos últimos tiempos, desde después del V2º especialmente. Los católicos hemos olvidado, entre otras muchas cosas sobre muchos otros temas, las monumentales biografías de los muy doctos historiógrafos el dominico Henry Denifle (1904) y Hartmann Grisar S.J. (1908), que trazaron con sólida investigación y documentación un perfil de Martín Lutero difícilmente refutable. Según táctica de los agentes des-católicos, nos dirán que son obras 'superadas', que es lo que dicen cuando algo ha resultado, dadas las circunstancias, molesto por su rotunda verdad, es decir, 'políticamente incorrecto' (ecuménicamente incorrecto, diríase en este caso).

Como decía que la cosa viene pegando hace ya tiempo, les refiero estas entradas publicadas en este mismo blog, en estos últimos años, por si quieren Uds. leer (o recordar lecturas):


Lutero sigue Lutero


Lutero es Lutero (y eso no hay quien lo enmiende)

La verdad que ayer se enseñaba y que hoy nadie se atreve


Cuando se acercan los temidos fastos de los quinientos años de 1517, recordar los hechos (verdaderos) y sus protagonistas (auténticos) es un deber muy grave.

Ignoro si el ecumenismo políticamente correcto incluye o prevé maniobras de falseamiento por ocultación de los hechos o re-edición maquillada de los personajes. Por eso he puesto otra vez de ilustración la máscara mortuoria de Martín Lutero, tan expresivamente auténtica.

+T.

jueves, 23 de junio de 2016

Torreciudad, quasi otro Asís (modalidad francisquista)

 

O tempora, o mores !! Y recurro a Cicerón como cierto consuelo clásico, templando el ánimo con letras antiguas que ya se lamentaban por las cosas que pasaban antes de Cristo. Pero el mundo sigue siendo mundo, se pastelea hoy tanto como siempre, y la observación de las promiscuidades es un buen metro para calibrar la integridad y la identidad de las cosas y las personas.

No puedo precisar exactamente, al detalle, el ánimo que fundamentó y guió la erección de Torreciudad, doctores tiene la Prelatura que lo sabrán explicar. Pero dudo que entre los fines estuviera el hospedar encuentros pan-religiosos ético-ecológicos globalizadores, que es lo que ha habido allí:

Concluyó en Torreciudad el Seminario Internacional de Científicos y Religiones sobre la conservación del Medio Ambiente

Asistieron y actuaron gente variopinta, de distintas procedencias, culturas y creencias. Hubo también 'ellas', of course. Se lucieron atuendos orientales, como manda el protocolo (no escrito) de este tipo de saraos. Supongo que degustarían, por lo menos como prevista alternativa, una dieta vegetariana (y un menú de ramadán para el mahometano).

Se ha hablado del cambio climático en tono trascendental, invocando suras, mantras y midráshes, cada cual cantando su peculiar romance pio-naturista con devota convicción. Por nuestra parte, la católica, se ha citado la 'Laudato si', monumental documento, hito memorable.

Como no se dice nada, deduzco que no hubo romería con tres partes del Rosario, ni confesión en confesonario, ni Misa por la intención de la ocasión, ni Salve final a la Virgen de Torreciudad.

...O a lo mejor hubo algo pero no se cuenta para no herir posibles susceptibilidades de los concurrentes.

Yo, por mi parte, me permito concluir como empecé: O témpora, o mores !!!


+T.

sábado, 11 de junio de 2016

Mes del Corazon de Jesus


Al terminar la Santa Misa se reza una breve Letanía de Confianza al Corazón de Jesús. Y después una copla, una canción devota, de las de antes, de esas que aprende uno de chico en casa, oyéndolas cantar a tu madre:

https://twitter.com/i/videos/tweet/738822701620563968

El acto es sencillo, un rezo breve, el cura con los fieles y el Corazón en el centro, en el Sagrario, en el Altar, en su Imagen. Así, todos los días del mes.

Y en nuestros corazones, siempre.

Amén.

+T.

jueves, 9 de junio de 2016

Y también los gayminicos

La actividad de quienes nos quieren obligar a comulgar con la piedra de molino gay-lesbi es incesante, como el rayo de aquel poeta. Si el sábado pasado fueron los jesuitas del Antro Arrupe quienes patrocinaron una conferencia pro-sodomitana, este sábado que viene serán los dominicos del Convento de Stº Tomás, en la calle San Vicente, los anfitriones de una soirée musical filo-gomorritana:

Encuentro Concierto Oracional


Las cantantes son una cuadrilla de vedrunas poyetonas & cía, que interpretan pachangas estilo pop-religioso-relamido, muy buenas para los nervios. Dicen en el cartelillo de la convocatoria que la entrada será libre hasta completar el aforo. Seguro que el aforo no se completa.

Yo protesto. Protesto por la intrusión de semejante propaganda en nuestras parroquias. Y protesto por el abuso sacrílego de organizar esas cosas en un templo conventual.

¿Por qué no se van a la Alameda de Hércules, que está cerca, y que es un espacio más 'inclusivo', para todo tipo de géneros, especies y aficiones?

Además, así, de paso y a la vez, arman lio en la periferia, que ese es el objetivo, tengo entendido.

Addenda post evento : El Arzobispo de Sevilla prohibió la velada

¡Bendito sea!...Pero ya está siendo ferozmente criticado por hacer lo que debía. El lobby gay mantiene un frente abierto - un frente especialmente agresivo/ofensivo - contra la Iglesia Católica. Es decir: Ellos crean el problema, provocan el conflicto y la disyuntiva que imponen es sí o sí. Así, bajo la dictadura de la aberración, la tensión irá creciendo hasta no quiero imaginar qué niveles. Y no quiero imaginarlo porque me temo males mayores. Los trágalas nunca han sido buenos, y estamos bajo la presión de un trágala de los más intensos (y peores) que se hayan registrado en las crónicas de la modernidad.


+T.

viernes, 3 de junio de 2016

Cor et Centrum


Centro de amor por mi pecado herido,
fuente feliz de inagotable vena,
alivio de pesares que a mi pena
das consuelo, reposo del rendido.

Con cuánta oscuridad a Ti he venido
tantas veces esclavo en mi cadena
y me has sentado junto a Tí en tu Cena
y mi llanto tu pecho ha recogido.

Todo podrá cambiar, mudar el mundo,
dejar de ser mañana lo que es firme,
que siempre quedará en lo más profundo

del Cielo azul un Verbo que confirme
en su Via mi andar de vagabundo
y el Corazón de par en par abrirme.


Ex Voto

+T.

lunes, 30 de mayo de 2016

Los gaysuítas

Los visitantes de ExOrbe quizá recuerden que el año pasado (aquí) y el anterior (aquí) protesté por la invasión de la aberración: El lobby gay presiona, se infiltra y hace lo que le da la gana, sin nadie que les pare los pies.

Este año, las huestes de los aberrantes se atreven a más: Han vuelto a enviar mails de propaganda a nuestras parroquias y ya ponen, sin vergüenza, en las convocatorias el nombre de los intervinientes en sus saraos:
Dentro de las actividades programadas para este curso en la linea de "Cristianos por un mundo sin homofobia" tenemos el placer de invitarles a la conferencia de Pep Baquer SJ titulada "¿Quién soy yo para juzgar...?, una visión sacramental".

Pep Baquer es jesuita, licenciado en Teología Bíblica, y asistente de las Comunidades de Vida Cristiana.

Actualmente desarrolla su labor pastoral en Barcelona. Tiene una interesante experiencia de trabajo en relación a la Pastoral Inclusiva.

Será en el Centro Arrupe de Sevilla, el próximo sábado 4 de junio a las 19h.

Enviamos cartel para su oportuna difusión.

Te esperamos!!

No sé si saben Uds. que las antiguas Congregaciones Marianas de los jesuitas son ahora CVX (Comunidades de Vida Cristiana). Donde existen, son un reducto del peor des-catolicismo, pocos en número pero bien conectados con todo el (todavía) rico y poderoso mundo de la Compañía de Jesús. Las CVX son la expresión de la degeneración de la SJ arrupista-postconciliar. Una ojeada a sus postulados nos deja la evidencia de que no son de identidad católica, y nos queda la duda razonable de si podrían ser consideradas cristianas. Yo diría que no.

Miren Uds. la pagina de las CVX de Sevilla, por ejemplo.

Dentro de las CVX existe una marcada tendencia pro-gay, siendo una parte muy notable de sus adeptos activistas de organizaciones gay-lesbis. En la CVX de Sevilla aparece un grupo de 'creyentes LGTB', muy activo. Se presentan como Ichthys-CVX, y son quienes mandan la publicidad de sus actos a nuestras parroquias.

El sitio del sarao de este año, vuelve a ser el Centro Arrupe. El Antro Arrupe funciona en un edificio anexo al Colegio de Portaceli, uno de los viejos colegios donde los jesuitas formaban a las élites católicas. He dicho 'formaban' porque hace ya bastantes años que deforman, siendo apenas perceptibles los contenidos católicos que transmiten a su alumnado. Dicen que ofrecen "...una educación integral, de inspiración cristiana, dirigida a conseguir una sociedad más humana, más justa, más libre, y más solidaria, conforme a los principios evangélicos y la concepción cristiana del mundo y de la vida (...)". Entendemos que la cobertura a grupos LGTB cabe en el ideario 'de inspiración cristiana' del centro.

Si se hiciera una estadística sobre la asimilación en centros católicos de ideologías y corrientes de opinión contra-católicas anti-cristianas, el resultado sería difícilmente digerible.

Volviendo a lo del acto del jesuíta ese programado en ese centro/antro jesuítico, me ha llamado la atención, sobre todo, el título de la conferencia:

"¿Quién soy yo para juzgar...?, una visión sacramental".

Huelga recordar a quién se cita y quién dijo aquello de "¿Quién soy yo para juzgar...?".

Lo de 'una visión sacramental' pudiera tener que ver con la exhortación AL, supongo, imagino, conjeturo. Por la actualidad del documento, más que nada.

Cuando el marxismo se abanderaba como el futuro universal irrefrenable, los jesuitas fueron la más numerosa, profunda y activa vanguardia pro-marxista de la Iglesia. Yo tuve un profesor de sociología, jesuita, estudioso marxista, que hizo su tesis doctoral, allá por los años '60, sobre El Capital. El día que cayó el Muro de Berlín, a él se le cayeron los pantalones (hacía un cuarto de siglo que no vestía sotana). Pobre infeliz.

Ahora, con el avance universal de la dictadura gay-lesbi, los jesuitas, en la certeza de que eso será el futuro, se emplean en el asunto como antes, cuando el marxismo.

Aunque como cada día son y quedan menos, a lo mejor cuando el imperio gay-lesbi triunfe, ya no habrá jesuitas. O a lo peor sí. E incluso pudiera ser que fueran los confesores y directores espirituales del régimen y sus próceres, como antes.

Por estas y otras razones, convengo con unos cuantos afines en que urge un Clemente XV que remate la obra de Clemente XIV, cuanto antes mejor.


+T.

sábado, 28 de mayo de 2016

La barca de Woelki

Del francisquismo asombran muchas cosas, entre ellas la doctrina light, de poco fuste. Y aun más que eso sorprende el servilismo de los corifeos, passim, donde y quien menos te lo esperas. Por ejemplo ese Woelki, cardenal Arzobispo de Colonia, de quien ya sabíamos que era uno más de la muy degenerada banda germana, pero no imaginábamos que se diera al espectáculo y el ridículo, rayando lo blasfemo:

Woelki celebra la Misa del Corpus sobre una barcaza de refugiados


Obviamente, la ocurrencia de Woelki es un acto provocativo, desafiante. Según la ética-estética de las vanguardias (¡aquellas antiguas vanguardias de mediados del siglo pasado!), embiste contra el acomodado catolicismo burgués insensible ante la calamidad de los miserables. Esta sería, más o menos, la argumentación de Woelki para justificar su atentado litúrgico, su pantomima profética.

Pero a estas alturas, después de los 50 años de crisis crónica post-conciliar, habiéndonos visto obligados a presenciar tantos episodios, casos, fenómenos, aquí y allá, de este y de aquel, con tanta experiencia a cuestas, ya sabemos reconocer los epifenómenos. Woelki, con lo de la barca, es el ejemplo del clérigo en crisis, en crisis de fe, perdiendo la fe, con poca fe; y la poca fe que le queda, la usa para provocar, para escandalizar, para inquietar y agitar (otros dicen 'hacer lío').

¿Es caridad? No, nunca ha sido caridad. Es la excusa para enmascarar la crisis personal. Siempre ha sido así: Se vuelven filántropos, alardean de sensibilidades sociales, escenifican melodramas, emprenden campañas, todo para ocultar el vacío religioso interior. Han dejado de creer en su sacerdocio, de respetarse sacerdotalmente, y se disfrazan de promotores de justicia y acción social.

Ordinariamente, cuando se trata de simples sacerdotes, todo termina con el abandono y una sotana colgada más.

Tratándose de un obispo, un arzobispo, un cardenal - como este Woelki - el peso de la púrpura es mucho para arriesgarse a perder posición, consideración, status. Y no se van. Se quedan, degenerados, para pena y castigo del pueblo de Dios, escándalo y confusión de los fieles. Y daño de la Iglesia.

Esto es lo que oculta la barca de Woelki.


Oremus !!


+T.

martes, 10 de mayo de 2016

El centro del Maestro Ávila

 


Esta mañana, a un cura amigo que me felicitaba la fiesta del Patrón con una cita, le escribí: "-...Sabes? Algunas veces, cuando leo a San Juan de Ávila me da miedo...algo así como un reverente temor sacerdotal..."

Ese miedo a las palabras (¡las verdades!) del Maestro Ávila no es nuevo, pues lo siento desde las primeras veces que leí sus sermones, sus meditaciones, sus tratados, sus cartas. Cosas, por ejemplo, como esta:

"...Entre todas las obras que la divina Majestad obra en la Iglesia por ministerio de los hombres, la que tiene el primado de excelencia, y obligación de mayor agradecimiento y estima, es el oficio sacerdotal; por el ministerio del cual el pan y el vino se convierten en cuerpo y sangre de Jesucristo Nuestro Señor, y su divina persona está por presencia real (...)

Y no se tengan por afrentados los hombres terrenales, bajos o altos, cuyo poder es en cuerpos o en cosas corporales, en ser excedidos de los sacerdotes de Dios, cuyo poder es en las almas, abriéndoles o cerrándoles el cielo, y lo que es más, teniendo poder sobre el mismo Dios, para traerlo al altar y a sus manos; pues que los ángeles del cielo, aunque sean los más altos serafines, reconocen esta ventaja a los hombres de la tierra ordenados en sacerdotes; y confiesan que ellos, con ser más altos en naturaleza, y bienaventurados con la vista de Dios, no tienen poder para consagrar a Dios, como el pobre sacerdote lo tiene.

(pero los Ángeles) No tienen envidia de esto, porque están llenos de verdadera caridad; y, viendo en las manos de un sacerdote al mismo Hijo de Dios a quien ellos en el cielo adoran y con profunda humildad le alaban con mucho temblor, admíranse sobremanera de la divina bondad, que tanto se extiende, y gozándose mucho de la felicidad de los sacerdotes, y una y muchas veces, con entrañable deseo, les dicen: Benedicite, Sacerdotes Domini, Dominum; laudate et superexaltate eum in saecula; y de verlos tan honrados de Dios, hónranlos ellos, y oyen con temblor las santas palabras que de la boca del sacerdote salen; y adoran a su mismo Rey y Señor en las manos del sacerdote, como una y muchas veces lo adoraron en los brazos de la Sagrada Virgen María (...) Oh bondad grande suya, que así engrandece a los sacerdotes, que los levanta del polvo y estiércol, y les da poder no sólo como a los príncipes de su pueblo, más aún: que puedan lo que ellos no pueden!..."


San Juan de Ávila, Tratado del Sacerdocio.

Lees textos como este y, de pronto, te encuentras enfrentado al misterio de ti mismo con Cristo en el centro. Y Cristo al principio, porque te escogió, te llamó, te consagró. Y Cristo al final, porque te examinará, te juzgará, te remunerará. Todo en modo sacerdotal, siendo el sacerdocio el sello que me marca cristológicamente (y me estremezco al escribirlo).

En el Doctor de la Iglesia San Juan de Ávila, la referencia sacerdotal es Cristo-centro, Cristo eje, Cristo única atracción, único destino, puerto de salida y meta de llegada. No hay periferias.

Las periferias han sido el perdedero de tantas vocaciones dubitantes, de tantas crisis de identidad sacerdotal que se han extraviado, confundido y disuelto en las periferias. Tantas periferias, todas distrayendo a los sacerdotes de su centro, de su eje sacerdotal, que es sólo Cristo.

Y la centralidad de ese Centro es sacerdotal-sacramental-eucarístico.

También eso me da miedo, que estemos en tiempo de promoción de periferias.

También me estremece que se conjugue tanto, y por tantos sitios, 'descentralizar'.

Con la lección del Maestro Ávila emocionándome con temor y temblor, mi invocación a Cristo, por sus sacerdotes: Cor Iesu, Rex et Centrum ómnium sacerdotum cordium, sanctífica, miserere nobis !!!


+T.

sábado, 30 de abril de 2016

En las antípodas pías



Esta mañana, en la Santa Misa, al rezar la oración de la memoria San Pio V

Oremos
Señor, tú que has suscitado providencialmente en la Iglesia al Papa San Pío V, para proteger la fe y dignificar el culto, concédenos, por su intercesión, participar con fe viva y con amor fecundo en tus santos misterios. Por nuestro Señor Jesucristo...
Amen.

interiormente, bajo un incontenible golpe de consciencia, a la vez que rezaba (¡Dios me perdone!) pensaba (¡Cristo nos asista!), especial y particularmente cuando dije esa parte central de la oración "...proteger la fe y dignificar el culto...", díjeme a mí mismo (¡Señor, misericordia!): -'¡¡¡Pero si estamos viviendo lo contrario!!!'.

En fin, que tuve que hacerme violencia interior, reprimiéndome para no seguir el juicio, ¡miserere mei!

Y en un segundo ataque, volví, otra vez incontinenti, sobre lo de la providente suscitación, atque preguntéme etiam, iterum de internis: -'Y lo de ahora, ¿también es una suscitación providencial..???'.

Llegado a este punto, confíteor que, para evitar un colapso interno-externo, me puse a considerar cuáles y cuántas serían las virtudes de San Policronio, otro Santo del 30 de Abril.

Algunas veces, es tan dificil creer, rezar, celebrar y ser inteligente, todo simultáneamente; declárolo, ahora que nadie me oye.

p.s. Otro articulete que escribí, illo témpore, sobre San Pio V (¡¡viva!!)


+T.

viernes, 29 de abril de 2016

Una Jerarquía ridícula


La gravedad del sacerdote era unos de esos aditamentos del perfil sacerdotal quasi unidos al carácter del Sacramento del Orden. Se trataba de una virtud de segundo rango, pero inseparable de las otras virtudes netamente sacerdotales. Se insistía sobre ella en los seminarios, pues la ligereza de la juventud parecía ser la antítesis de la gravedad de un viejo sacerdote con la sabiduría de la cura de almas.

Pero a mi entender, la gravedad del sacerdote (que no es tristeza ni antipatía) se entiende desde virtudes y dones mayores, y en particular el (tan olvidado) don de Temor de Dios.

Cuando se ven escenas como la de ese obispo montado en bicicleta circulando por el presbiterio de la catedral, nos damos cuenta de la insustancialidad de nuestra Jerarquía, tan irreverente consigo misma, imagen de la degradación de un clero católico inconsciente de su ministerio y cuánto comporta (ad intra y ad extra):

El Arzobispo de Palermo en bicicleta

Un venerable padre dominico nos decía, illo témpore, que las mitras eran los apagavelas de la inteligencia. Ignoro si Monseñor Corrado Lorefice era cretino de antes o si se volvió después de la imposición mitral, pero la impresión que da pedaleando entre el coro y el altar, es tan patética como ridícula y risible.

La excusa era que los deportistas de Palermo fueron a la Catedral a ganar el Jubileo.

Probablemente, cuando i pagliacci panormitanos vayan a lo mismo, Monsignore Lorefice se pondrá nariz de caricato (como la de PP Franciscus, aquel Miércoles, en la Audiencia Papal).



+T.

miércoles, 27 de abril de 2016

No es buena nueva...


Dieron ayer la noticia con notabilidad, quasi solemne, como si de algo alegre, bueno o fausto se tratara:

Mons. Asenjo firma la primera sentencia de nulidad matrimonial en España según el proceso abreviado establecido por el Papa

A mí no me gustó, ni la noticia ni su publicidad con recuadro y balcón. Al fin es una sentencia de una derrota, de un vacío, una nada tan vana como el estrambote del soneto cervantino al túmulo filipino. Todo muy hispalense, con la vaciedad sin lógica del Eclesiastés.

Es triste, en estos tiempos, ser testigo de derrotas que se cantan como si fueran victorias, siendo penumbrosos vencimientos de amores que no pueden, o no saben, o no han querido amar más allá del no querer; todo al fin con el colofón de una sentencia que declara un no-ser, un no haber sido.

O peor: Algo santo malogrado, con una resignación final - lacre y sello - que declara que, ab initio, fue una santidad imposible.


Y esa ha sido la noticia, anunciada como si fuera buena.


+T.

lunes, 25 de abril de 2016

Colecta para Ucrania



Cuando nuestros feligreses - siempre generosos - se esperaban el anuncio de una colecta para los damnificados del terremoto del Ecuador, en vez de eso hemos tenido que explicar que la colecta de las Misas de este Domingo eran, por voluntad expresa del Papa, para Ucrania. Como la guerra de fronteras entre Rusia y Ucrania ya es un casus belli quasi añejo, era difícil exponer a los fieles qué motivo animaba esa colecta pro-Ucrania, salvo decir, sin más palabras, que había sido mandada por el Papa, que es lo he hecho yo, simplemente, sin más palabras, porque no quería decir más.

Si me hubiera extendido sobre el particular, tendría que haber referido el malestar de los greco-católicos ucranianos con Roma, con PP Franciscus, es decir. Tampoco pongo yutubes en Misa y, lo más breve e ilustrativo, hubiera sido ver la noticia tal y como se publicó:



El encuentro de PP Fraciscus con el Patriarca de Moscú, les removió la atrabilis a los jerarcas greco-católicos ucranianos, víctimas desde tiempos de San Josafat, mártir, de la implacable hostilidad de los ortodoxos rusos. Si el Papa, histórico protector de los ucranianos católicos de rito bizantino-eslavo, se aviene con el Patriarca moscovita, su histórico perseguidor, es comprensible el disgusto de los pacientes y sufrientes ucranianos.

No se callaron, por cierto. Su metropolita, el joven arzobispo Sviatoslav Shevchuk, que ha sido, durante un par de años, eparca en Buenos Aires, Argentina, le expresaría a PP Franciscus el justificado malestar del Sínodo greco-católico ucraniano. Su aproximación a Kyril de Moscú se entendía en Ucrania contraria a los intereses de los greco-católicos, por tantas y muy dolorosas razones.

Personalmente, no entiendo que el muy discutible y defectuoso ecumenismo vaticanosecundista ponga en crisis el verdadero ecumenismo que encarnan históricamente los greco-católicos ucranianos: La recta razón ecuménica, la única válida, es la reintegración de la comunión con la Iglesia Católica Apostólica y su Cabeza el Papa, sin más ambages (o sólo los mínimos necesarios).

Conque la colecta de este Domingo parece haber sido un parche de PP Franciscus a la herida de Ucrania. O un caramelito para endulzar el amargo trago, según se vea.

Aunque recuérdese el dicho de que, muchas veces, con azúcar sabe peor.

Oremus!

+T.

miércoles, 20 de abril de 2016

Agonía y amor de ida y vuelta.

En el año 1622 un guipuzcoano, oficial de la Real Hacienda en Sevilla, Juan Pérez de Irazábal, contrataba con el maestro escultor Juan de Mesa la hechura de la imagen de un crucificado, ajustando su coste en mil trescientos reales. El 5 de Octubre de 1626, Juan Bautista Pérez de Irazábal, hijo del susodicho, entregaba la imagen del Cristo a la parroquia de San Pedro de Vergara, la principal de la villa, cumpliendo la voluntad de su padre.

Sevilla apenas conoció una obra colosal que impresionó a la gente piadosa de Vergara. Si en Guipúzcoa el Cristo de San Pedro de Vergara marcó, desde su llegada, un brillante hito devocional y artístico, en Sevilla fue olvidado, perdiéndose el recuerdo de la impresionante imagen mesina.


En los años 1920-30 y siguientes, florece la generación de Diego Angulo Íñiguez, José Hernández Díaz, Heliodoro Sancho Corbacho, Celestino López Martínez y otros insignes historiógrafos del arte sevillano. Fueron también los años del redescubrimiento de Juan de Mesa gracias al hallazgo en el Archivo de Protocolos, en un viejo legajo, del contrato entre el escultor y la Hermandad del Poder y Traspaso de la portentosa efigie de Jesús del Gran Poder, el Señor de Sevilla (1). Con el descubrimiento, el joven erudito Helidoro Sancho Corbacho ponía en el podio de los grandes del Arte Español al hasta entonces quasi desconocido escultor, reputado, como mucho, un simple discípulo de la escuela o el taller de Martínez Montañés, a quien se le adjudicaban por atribución todas las obras, aun sin reconocer, del gran Juan de Mesa, su discípulo, sí, pero un artista tan grande como su maestro, el mítico Juan Martínez Montañés, a quien decían el Lisipo andaluz.


Creo que fue el mismo Hernández Diaz el que tituló al Cristo de la Agonía de Vergara como ‘el Laocoonte cristiano’, recalcando la tesis de la inspiración clásica de la escultura religiosa andaluza del siglo XVII. En el Cristo de Vergara reconocían la ‘línea serpentinata’ que evoluciona desde el apolíneo 'contraposto' de la escultura griega del período clásico, pasando por los modelos del patetismo helénico y llegando a los maestros del renacimiento italiano y el manierismo pre-barroco florentino del Cinquecento. Nuestros historiógrafos ven incluso una secuencia/consecuencia entre el famoso dibujo de Miguel Ángel, el Crucifijo de Vittoria Colonna, y una serie de obras de artistas españoles, como algunos Crucifijos de El Greco (1 , 2 , 3) y en Sevilla el Cristo de la Expiración de la Hermandad del Museo, obra de Marcos Cabrera en el año 1575.

El Cristo de la Agonía tallado por Juan de Mesa para Vergara se insertaría en el centro de una serie iconográfica que continuaría durante el resto del siglo XVII sevillano con obras como el Cristo de las Misericordias de la Parroquia de Santa Cruz (anónimo, atribuido al círculo de Pedro Roldán, ca. 1675) ( 1, 2 ), el Cristo de la Expiración de la Parroquia de Santiago de Écija, obra del maestro Pedro Roldán (1679) ( 1 . 2, 3 ) y, finalmente, la cumbre imaginera del maestro Francisco Ruiz Gijón, el Santísimo Cristo de la Expiración de la Hermandad del Patrocinio (1682), el archi-popular Cachorro de Triana ( 1 2 3 4 5 6 7 8) .

Desconectado de toda esta serie de iconografía cristífera, el Cristo de Vergara quedó en su lejano aislamiento guipuzcoano, apenas conocido por los sevillanos versados más allá de los tópicos de la imaginería de la Semana Santa hispalense. Un admirado y deseado sueño que algunos pocos deliran viéndolo en un paso sevillano, o, al menos, expuesto y venerado en la Sevilla donde fue imaginado originalmente. Un sueño.



De vez en cuando, empero, nos llega el eco emocionado/admirado de algún peregrino, curioso o estudioso, que sube a Vergara y baja a Sevilla con la impresión del Cristo de la Agonía en los ojos y el corazón, rebosando palabras para contar cómo es el Cristo de Sevilla que está en Vergara.

Esta Semana Santa me llegó uno de esos ecos de mano de un sacerdote de allí, de la lejana Guipúzcoa. Me habló, me contó de aquel Cristo, y me dejó una estampa que traía en el dorso estos versos:

Este que veis Jesús crucificado
sana los cuerpos y las almas,
cura las heridas del odio y la tortura,
convierte en goce al corazón burlado.

Yo fui a Vergara un día atormentado,
vencido y roto en la pelea dura,
y, abrasado en la ardiente calentura,
recé gimiente, ante su altar postrado.

¡Hizo el milagro el prodigioso Cristo!
Desde entonces impávido resisto
los golpes del dolor, porque Él me ampara,
y, a través de mi vida borrascosa
siento en torno la ayuda poderosa
del Santo Crucifijo de Vergara.

Aunque narran en tercera persona, son, en cierto sentido, una oración, porque rezan en elipsis y refieren una plegaria que no se dice pero que late en sus estrofas.

Yo he escrito esta entrada como, también, un ex voto, una rogativa al Señor que expira crucificado en su altar de la iglesia parroquial de San Pedro de Vergara, como un suspiro sevillano que se une a su expiración sacrosanta, ese Misterio de muerte divina tan magistralmente efigiado, con temor y temblor, por Juan de Mesa, en Sevilla, hace cuatro siglos, para consuelo de las almas de Vergara (...y añoranza nuestra).


+T.

Apéndice.

Poco a poco, se fue dilucidando que la más venerada y admirada imaginería sevillana era obra
no de Montañés, sino de Juan de Mesa:

El portentoso Cristo del Amor ( 1
2 3 4
5)

El Cristo de la Conversión (1
2
)

El Cristo de la Buena Muerte (1 2 3)

El Cristo Yacente (1
2
3)

El Cristo de la Misericordia del Convento de Santa Isabel (1 2)

El Cristo de Vera-Cruz de Las Cabezas de San Juan (1 2
3)

El Cristo de la Buena Muerte de Osuna (1)

Etc...

sábado, 16 de abril de 2016

Nuestro iceberg


La REC es una de esas ocasiones/celebraciones que han estandarizado la aberración del des-catolicismo. Se entiende, pues siendo un congreso de colegios/centros de educación religiosos y estando estos, mayoritariamete, en manos y bajo la dirección de congregaciones religiosas, estando estas inmersas en la profunda crisis de des-identidad desde el post-concilio, hace 50 años, todo lo que gestionan sufre la degeneración que les transmiten sus directores.


Con repugnancia, temiendo ver cosas que indignan los sentimientos de cualquier católico consciente, suelo echar un vistazo a las grabaciones con las imágenes de algunos los actos de la REC, especialmente las de la celebración de clausura. Si Uds. quieren, vean el yutube:

https://www.youtube.com/watch?v=kbQyyGnZCKI



No comentaré en detalle, solo un par de particulares, muy concretos. Pero diré que toda la celebración me parece un gran abuso: El ambiente de espacio-luz-sonido es el de un espectáculo made in Hollywood; como aquello es California y aquel mundo existe allí mismo, supongo que se trata - consciente o inconscientemente - de un acto/ejemplo de inculturación. Allí las cosas se hacen así y la liturgia de la Misa se somete al estilo de allí. El resultado es esa especie de sensación de sala de espectáculos, con sonido, cantantes, música y danza, protagonistas/actores y espectadores sentados en sus asientos y que a veces co-protagonizan también. Vean algunos detalles:

- Extrañas danzantes

- Extraños ritos

- Extraños gestos de concelebración

- Extraños gestos de concelebración general (todos concelebran)

- Extrañas ostensiones

- Extrañas procesiones


En el minuto 1:07:40 comienza el ofertorio, con todas esas adaptaciones modernas que gustan tanto a los ceremonieros: Seglares vistiendo el altar, más seglares haciendo el oficio de los acólitos, mujeres que se acercan al altar, danzarinas que llevan los cirios, gente con trajes típicos que llevan las ofrendas...etc.

Me llaman especialmente la atención las grandes jarras de cristal con vino, cinco o seis o más (dos o dos y medio litros cada una?). Con ellas se van a transgredir un par de rúbricas del Misal Romano (novus ordo), una que prohíbe los vasos sagrados de cristal (por su transparencia y fragilidad (salvando, además, la consideración de la indignidad de unas jarras corrientes en vez de los cálices prescritos)). La segunda transgresión será la comunión con el Sanguis, que, según el vino presentado en el ofertorio, tuvo que ser numerosa, pero sin justificación dadas las restricciones que el Misal Romano (rito ordinario) pone a la concesión de la comunión de los laicos con el Sanguis. Como en la inconsciencia de los liturgistas responsables/preparadores de la celebración late la firme convicción de que el Misal Romano (novus ordo/rito ordinario) fue concebido para ser transgredido, ninguno de estos dos particulares que reseño resulta (para ellos) problemático. Aunque las rúbricas escritas no se cumplen, sí se observa 'el espíritu' del actual Misal Romano (postconciliar/novus ordo/rito ordinario) y la intención de sus autores/promotores.

El otro particular que me ha provocado es el de unos oferentes en particular, dos hombres que se acercan al arzobispo y al altar llevando con ellos a un niño de unos cuatro o cinco años (ver a partir del minuto 1:11:40 del yutube); en la grabación se ve al niño abrazando a sus dos ¿papás? Porque eso es lo que parece ser: Una aberrante pareja homo, con pseudo-hijo acompañante, llevan la ofrenda, que recibe el obispo y que ponen después sobre el altar - némine discrepante - abrazándose tierna y emotivamente cabe el altar. Lo más probable es que el tierno abrazo, como todo lo demás, estuviera previamente ensayado. El arzobispo, aunque se le vea con cierra cara de pena, se presta y celebra. y no es el lamentable Mahoney (que es uno de los concelebrantes), sino su sucesor, el receptor de una, como se ve, lamentable herencia que - como se ve igualmente - mantiene y no erradica.

Concluyendo, aprovechando la novedad del documento recién publicado, podríamos decir, resumiendo, que la Amoris Laetitia no es nada más que la punta de un catastrófico iceberg.


+T.