martes, 2 de febrero de 2016

El problema de los consagrados

La crisis irresoluta y crónica del post-concilio es la descomposición de las congregaciones religiosas católicas. Si la efectividad de Trento y la re-sanación post-tridentina no se entienden sin la acción-misión-santificación de las órdenes y congregaciones religiosas, ya nuevas, ya renovadas, la grave crisis del catolicismo post-vaticanosegundo tiene su etiología en el desconcierto de la vida consagrada y, muy en particular, de las grandes congregaciones y órdenes religiosas.

Cincuenta años después de la 'revolución' que minó las estructuras eclesiales, aun no hay nadie en la Iglesia con consciencia (o valor) suficiente para clamar un 'j'accuse' y pedir rectificaciones firmes, o, simplemente, arrepentimiento y penitencia, reconocimiento de errores y propósitos claros de enmienda.

PP Franciscus, que, por edad y procedencia, está empapado de las formas del vaticanosecundismo, ha hablado hoy a los religiosos católicos, frailes y monjas, con un lenguaje que repite todos los tópicos mil veces oídos durante estos cincuenta años de decadencia y degeneración:

"Nuestros fundadores estuvieron movidos por el Espíritu y no tuvieron miedo de ensuciarse las manos con la vida cotidiana, con los problemas de la gente, recorriendo con valor las periferias geográficas y existenciales”
(ver resumen aquí).

¿Qué quiere decir ese mensaje manidamente desafiante y revolucionarista? ¿Acaso no suena a empecinarse en las mismas tendencias, líneas, proyectos, 'opciones'  y 'desafíos' que han sido el cáncer de las órdenes y congregaciones religiosas poseídas por ese enfebrecedor y delirante 'espíritu del concilio', el 'espíritu' que ha arruinado la vida religiosa católica hasta debilitarla de forma quasi irrecuperable, en muchos casos?

Lo más inquietante es sospechar que 'periferia' es la traducción francisquista del inmanentismo que se vuelca al mundo alejándose del centro, del eje que es Cristo Dios.

En tiempos de crisis profundas, la historia de la Iglesia enseña que el Espíritu no divaga en periferias, sino que llama y convoca a lo esencial perdido. El Espíritu no dispersa, ni revoluciona, ni chapotea en el cieno: Saca del barro, levanta del polvo, limpia y purifica el corazón para que nuestros ojos puedan ver a Dios.


+T.

sábado, 23 de enero de 2016

Neo-Lavatorio


El rito del Lavatorio, es una de las ceremonias litúrgicas de la Semana Santa que tuvo entidad propia hasta que se incorporó a la Misa de los Santos Oficios del Jueves Santo, la Misa in Coena Dómini. Antes de la reforma de la Semana Santa llevada a cabo por Pio XII, el rito del Mandatum se celebraba a continuación del desnudamiento de los altares, en el presbiterio o en el coro, la sacristía u otro sitio digno y oportuno.

El rito tuvo una importantísima consideración, tanto que en la antigüedad y el medievo, algunos considerábanlo un sacramento, no un sacramental, como después quedó aclarado. Así, siendo un sacramental, se mantuvo durante siglos como un rito también practicado por los monjes y monjas en sus conventos. Y también por los laicos: Los monarcas católicos celebraban el Lavatorio en sus cortes, con un ceremonial que seguía, simplificado, el prescrito en el Misal. En España, cada Jueves Santo, el Rey lavaba los pies a doce pobres de Madrid y la Reina a doce mujeres, con toda la pomposa etiqueta de la Casa Real española; hay un artículo del viejo Espasa, titulado 'Real Casa', que detalla, entre otros, los ritos del lavatorio del Jueves Santo en el Palacio Real, ceremonias que se celebraron hasta el mismísimo 1931, en vísperas de la caída de la monarquía alfonsina. En la Villa y Corte eran ocasiones muy populares y celebradas por los madrileños, que se rifaban los canastos de viandas y dulces que regalaban en Palacio a los pobres escogidos para el lavatorio.

Cuento todo esto para hacer notar que la presencia de mujeres en el rito del mandatum no es una novedad, porque ya se celebraba, con mujeres y entre mujeres, en conventos y cortes reales. Lo novedoso es incorporarlas por decreto (y capricho?) a la liturgia solemne del Jueves Santo, donde nunca hubo mujeres porque el rito católico romano, conforme a la tradición original, no admite la actuación de las mujeres en esos ritos, propiamente litúrgicos.

Dada la impronta sacerdotal que marca muy especialmente las liturgias del Jueves Santo, la sustitución de los doce sacerdotes, como ha sido tradición en la liturgia papal, por seglares y ahora con la posibilidad de incluir algunas mujeres, desvirtúa la espiritualidad sacerdotal reconocible en tantos pormenores de los ritos de la Feria V in Coena Domini, lamentablemente.

No existiendo una razón ni litúrgica, ni pastoral, ni espiritual para esta innovación, la explicación no puede concluirse simplemente en la ocurrencia, el capricho o el mero prurito de la novedad por la novedad. Sin entrar en más disquisición podríamos resumir que parece ser la concesión - una más - a la ideología social de moda, una especie de tasa de corrección política con vistas a satisfacer la demanda de participación, esa cuota feminil que quizá demande un 50% del Lavatorio, como un derecho.

Para semejante lógica de la paridad universal no obsta que expliquemos la mímesis remota de la acción: Los doce varones del lavatorio representan y evocan a los Doce Apóstoles, varones escogidos por el Señor.

Un comentario más: El decreto del neo-lavatorio francisquista demuestra que la calamitosa reforma litúrgica vaticanosecundista continua activa, insaciable en su comisión de estragos.

Con la paradoja, también muy activa, de la merma de fe: A más increencia, más concesiones al mundo increyente.

+T.

jueves, 7 de enero de 2016

Ad cautelam


 
Pedir por las intenciones del Papa era, hasta ahora, una nota de pío catolicismo. Desde este desgraciado vídeo francisquista, si no se tiene la cautela de hacer una reserva respecto al recto catolicismo, es decir, sobre la ortodoxia, de la intención papal, rezar por las intenciones del Papa puede comprometernos con algo difícilmente compatible con la Doctrina, la doctrina católica.




Comulgar con lo que expone el vídeo, sería profesar el confuso indiferentismo religioso que parece animar ese documento audiovisual. Si me dijeran que tiene explicación, yo respondería que la palabra del Papa, por ser del Papa, debe ser clara, sin necesidad de explicaciones que clarifiquen su sentido, que tiene que ser transparente, no turbio, ni equívoco, ni confuso.

Resumiendo: Si se reza por las intenciones del PP Franciscus, hágase con la salvedad de la católica intención, no sea que nos unamos a alguna intención impropia y/o incompatiblemente católica.



Semper salva reverentia.


+T.

miércoles, 6 de enero de 2016

Villancico 4

 
De Oriente vienen siguiendo
la Estrella del Rey nacido
y hasta Belén han venido
el signo de Dios creyendo.
Adoran al Niño, dejan
a sus plantas tres ofrendas;
y de mitos y leyendas
sus corazones despejan.

Cuando de Belén se alejan
por otro camino, llevan
la Estrella en el corazón
y la fe en la inteligencia,
sabiendo más porque se han
postrado ante la Presencia
del Hijo Eterno de Dios,
que en un Niño el resplandor
de su gloria y de su esencia
vela en misterio de amor.

Incienso, oro y mirra
proclaman su epifanía:
Es Hombre, es Rey y es Dios.


+T.

viernes, 1 de enero de 2016

Villancico 3


Enmanuel, Niño bendito,
Hijo de Dios adorado,
bendice a este pobrecito
que junto a tu pesebrito
te contempla embelesado.

Aun pecador, reverente,
con el ánimo temblando,
en lágrimas se le van
los ojillos en torrente
pues tu Amor le ha enamorado:
Créale un corazón limpio
para que así pueda verte
y al fin quede en el pesebre
siempre tu mirar mirando.

Virgen Madre de este Niño
que puedes por tu Hijo tanto:
Pídele, que si le ruegas
los ojos que tanto lloran
consuelo tendrán logrado.

¡Reina de Belén bendita,
de los pobres dulce amparo!


+T.

martes, 29 de diciembre de 2015

Villancico 2


Noche oscura, noche oscura,
profundo, insondable el cielo;
cuanto más cierra la noche
más reluce aquel Lucero:
¡Dios nacido sobre el heno!

Noche fría, noche fría,
cortante el aire cual hielo;
mientras más la noche enfría
más arde de amor su Fuego:
¡Dios nacido en este suelo!

Noche queda, noche queda,
recogida y en silencio;
cuanto más calla la noche,
más resuena su Evangelio:
¡Nos nació Dios Verdadero!


+T.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Villancico - 1





María y José
en un pobre establo
hacen un Sagrario
de amor al Señor;
bendito pesebre
que al Rey de la Gloria
de trono le sirve:
Comienza el reinado
del Hijo Dios.

Adorado humilde
por pobres pastores
y Magos que viajan
de una Estrella en pos:
Vayamos creyentes,
fieles, adorantes,
llevando presentes
nosotros también.

A todos los hombres
de voluntad buena
les espera Cristo
Jesús en Belén.

+T.