viernes, 28 de agosto de 2015

Sublime forma de dolor y belleza



La emoción de la belleza...aun cuando se cante el dolor. Son gracias de todos los tiempos, anejas a lo espiritual (que es sobrenatural) del alma humana, capaz de lo sublime (aun siéndolo también del pecado). Los maestros del Barroco (Bach, Haendel, Vivaldi, Corelli) le prestan especial forma insuperable.







...incluso cuando no cantaban cosas de Dios, dejaban la huella de Dios y estaban dando gloria a Dios.

Non nobis, Dómine, non nobis, sed Nomini Tuo da gloriam !!!


+T.

sábado, 22 de agosto de 2015

Perversas coincidencias



Las noticias del Meeting de Rímini, ese engendro-cumbre del pasteleo sumo de CL, recalcaban el titular indiferentista sapiens haeresis del Cardenal Tauran, el escuerzo antipático, inolvidable cardenal pregonero del -'Habemus Papam !' del imborrable 13-III-2013. Con la misma mueca acartonada de momia, Tauran ha proclamado en Rímini que "...Nosotros, judíos, cristianos y musulmanes, debemos reencontrar no solamente nuestras raíces culturales sino que también las religiosas."

Tiene maldita gracia el plural 'nosotros'. Espero y confío que Uds. , quienes lean esto, sean lo suficientemente conscientes para no sentirse ni saberse incluidos en este heterodoxo pronombre, el 'nosotros' que es un atentado contra la Gracia, la Iglesia y el Credo.

Y así, mientras en Rímini el antipático Taurán pastelea con la fe metiendo en la masa dos fermentos de cizaña, aquí, en España, otra noticia coincidía con la perversa promiscuidad, confirmando tendencias:

El Camino de Santiago acoge la primera peregrinación interreligiosa de su historia. Más de un centenar de católicos, judíos, budistas, musulmanes, baháís e hindúes recorrerán 107 kilómetros por la paz y la justicia social.


Dicen que "...el objetivo es superar las fronteras de las distintas confesiones, ayudarse mutuamente en la renovación espiritual, y dar un mensaje de paz y de cambio a un mundo rico y complejo para que las opciones del materialismo tanto espiritual como científico, empresarial, social…, no prevalezcan sobre las opciones más humanas de solidaridad y respeto".

Es de temer que se repitan carnavaladas sacrílegas como la de hace año y pico, cuando una chirigota budista o sintoísta profanó con jerigonzas del extremo oriente las naves de la Catedral compostelana. Hasta pudiera verse en esta próxima ocasión que enciendan y mezan el Botafumeiro para celebrar tan promiscua concurrencia, nunca vista.

En la línea de la 'alianza de civilizaciones' de Zapatero, podrían haber invitado también a los masones del mandil y el compás, para cerrar el círculo de invitados.

Y todo bajo el gran amparo de PP Franciscus, al que siempre citan en ese tipo de saraos como el auspiciador supremo.

Que será o no será, pero esa es la fama y el viento que sopla huele a Franciscus.

Claro que esa ventolera indiferentista lleva, en el fondo, el mal olor de Asís, el remoto-próximo precedente.

Asís es, con la inspiración de Nostra Aetate, el pecado original originante. Lo demás son secuelas.


Oremus!


+T.

sábado, 15 de agosto de 2015

Assumpta este María !!!



Exaltáta est Virgo María super omnes cælos; veníte, omnes: magnificémus Christum regem, cuius regnum est ómnium sæculórum.




Auróra velut fúlgida,
ad cæli meat cúlmina
ut sol María spléndida,
tamquam luna pulchérrima.

Regína mundi hódie
thronum conscéndit glóriæ,
illum eníxa Fílium
qui est ante lucíferum.

Assúmpta super ángelos
omnésque choros cælitum,
cuncta sanctórum mérita
transcéndit una fémina.

Quem fóverat in grémio,
locárat in præsépio,
nunc regem super ómnia
Patris videt in glória.


Pro nobis, Virgo vírginum,
tuum depósce Fílium,
per quam nostra suscéperat,
ut sua nobis præbeat.

Sit laus Patri cum Fílio
et Spíritu Paráclito,
qui te præ cunctis cælica
exornavérunt glória. Amen.



Oremus:

Omnípotens sempitérne Deus, qui immaculátam Vírginem Maríam, Fílii tui Genetrícem, córpore et ánima ad cæléstem glóriam assumpsísti, concéde, quæsumus, ut, ad supérna semper inténti, ipsíus glóriæ mereámur esse consórtes. Per Dóminum Nostrum Iesum Christum, Filium tuum, qui Tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.




Ex Voto

+T.

viernes, 7 de agosto de 2015

...Donde va la gente

El escándalo de la padrina (o el madrino?) de Cádiz, previa general movida mediática y ataque del aguerrido batallón gay-lesbi, se ha resuelto con la cobardona contemporización del Ordinario del lugar (que es el Obispo). El firme e inexorable perlado (sic), después de decir no, ha dicho al fin que sí. ¿Dónde va Vicente?...Donde va la gente. Esta pragmática sentencia del refranero parece haber sido el sabio principio moral que ha inspirado la resolución del caso. Un caso que deja sumidos en la perplejidad a quienes suponían que la Iglesia tiene y mantiene otros criterios que no son los impuestos por las modas y tendencias del mundo. Porque la Iglesia, estando en el mundo, no es del mundo, ¿no es eso lo que Él dejó dicho?

Estamos pues, en un nuevo estadio bien ejemplificado por lo que está pasando en Cádiz: La Iglesia consiente lo que el mundo trae. La Iglesia dice sí a lo que el mundo aprueba. La Iglesia confirma lo que el mundo le propone. Y así.

Confieso - en Ex Orbe lo he comentado otras veces, passim - que me afecta cierto fatalismo moral: La Iglesia asume al fin lo que los tiempos imponen. Sea iluminismo, liberalismo, o marxismo o pansexismo. La Iglesia sentencia, condena, enseña, propone...y al cabo de un siglo después transige, asimila, acepta, adopta lo que hace un siglo antes anatematizaba. Si conocen Uds. la historia de la Iglesia desde el Sínodo de Pistoya hasta en presente, hagan una sumaria revisión del panorama y convendrán conmigo en ese fatalismo que decía.

Volviendo a lo de Cádiz, me pregunto, si se llega a celebrar ese bautizo con padrina (o madrino?), cómo se resolverá la inscripción del registro en el Libro de Bautismos: Cuando haya que inscribir el nombre de la padrina (o madrino?) tendrán que poner el nombre con el que fue bautizada...¿o van a poner el nuevo nombre legal otorgado por el juzgado? Siendo la partida de bautismo un documento canónico y fidedigno ¿van a mentir, a falsear expresamente el documento, o van a mantener la verdad registrada en la partida de bautismo (y la nota de confirmación, si consta) del madrino (o padrina?). ¿Emitirá el Ordinario del lugar (que es el Obispo) un decreto ad casum a través de Vicaría General? A ver, a ver si nos enteramos cómo se desenvuelve en todos sus pormenores este suceso francisquista.

Porque a nadie le quepa duda: Esto ocurre y está pasando porque estamos en tiempos del PP Franciscus. Al PP Franciscus amenazaron recurrir los interesados, que airearon en prensa que iban a pedir audiencia a Su Santidad para exponerle directa, abierta y confiadamente el caso del madrino (o padrina?) gaditano rechazado por el Obispo (que es el ordinario del lugar).

Videtur quod, nada más mentar a PP Franciscus, el Ordinario del lugar (que es el obispo) se descompuso ventralmente y resolvió consentir el madrino (o la padrina?), nihil obstante.

Lo grave es que hay algo que sí obsta. Sigue obstando la circunstancia contra-natural que originó el controvertido caso.

Ayer tarde-noche aparecía en los noticiarios el borrón y cuenta nueva del Obispo gaditano. El protagonista (pretendiente ¿madrino o padrina?) decía con desparpajo: "...Estoy muy contento por lo que supone para mí pero, sobre todo, porque lo que vale para mí, vale para otros transexuales que somos católicos y queremos formar parte de la Iglesia" (leer aquí).

Es decir, que lo del madrino (o padrina?) de Cádiz creará, además de algún tanguillo de chirigota, 'jurisprudencia canónica'.

Y, aunque nos horripile, así será.



+T.


lunes, 3 de agosto de 2015

Poca acción y poco católica

Acción Católica. Peregrinación de la Juventud de Acción Católica a Santiago de Compostela, Julio de 1948

Cuando nuestra Jerarquía no tiene ideas, siempre sale alguno que re-propone la Acción Católica. En mis treinta años de cura, he sido testigo de cuatro intentonas serias (?) de re-propuesta. Comprendo nostalgias, añoranzas, sentimientos y afectos por golondrinas que ya no volverán. Pero no me explico la insistencia, casi obcecación, en actualizar algo tan discutible en estructuras y frutos.

Al crearse, bajo Pio XI, la A.C. nace opuesta a los movimientos político-sociales de la Europa de entreguerras, pero, a la vez, lleva el sello, la impronta de aquellas formaciones con las que va a confrontarse. El estilo 'acción católica', siendo distinto y otra cosa en esencia, formalmente se parece a lo que ocupa el espacio socio-político del momento. Con banderas, con himno, con emblemas, la Acción Católica tendrá cierto troquel fascista en Italia, y en España, falangista. Sin ser, repito, ni una cosa ni otra. Pero se parecen como un cartel de propaganda de los rojos a otro cartel de propaganda fascista. Si me explico.

Después de aspirar y languidecer en los años cuarenta-cincuenta sin más éxitos que los de su reconocimiento en diócesis y parroquias como el 'movimiento oficial de la Iglesia', en los '60-70 pasa a ser una especie de estructura pastoral-política (o político-pastoral, según) que terminaría siendo la matriz de buena parte de la clase política de la 'España de la transición'.

De la Acción Católica General quedan aun los cuadros de viejas damas diocesanas que se aferran a un nombre-cargo-título, setentonas y nonagenarias, casi todas herederas de viejas glorias del nomenclátor de la A.C. De la rama masculina quizá todavía resuellen algunos trilobites y otros fósiles. De los 'movimientos especializados' sobreviven la H.O.A.C (hermandad obrera de acción católica), un reducto del marxismo sindicalista más rancio (ahora retocado con algunos perifollos estilo asambleario-podemos), con pocos socios pero aun reconocidos por nuestra CEE como el puntal de la utopía de la evangelización del mundo obrero, esa ilusión, ese espejismo, ese cuento sin, todavía, colorín colorado.

Otro sub-movimiento que subsiste, passim, es el 'Movimiento Junior', que, en teoría, sería el primer estadio de la A.C. dedicado a los niños y adolescentes. Precisamente es el M.J. quien me ha movido el presente articulete al recibir ayer en el mail de la Parroquia una reseña de sus actividades, un boletín de los grupos del Junior en Cáceres.

Esto parece ser una 'misa' celebrada en un encuentro (campamento o convivencia) del Movimiento Junior:




Y esto es un obispo visitando el lugar, encantado con lo que ve (y aprobando lo que no ve, supongo):



En nuestras diócesis conocemos sitios y personas, las parroquias y los curas del Junior de Acción Católica, que son de este estilo que ilustro con las imágenes supra.

Huelga de decir que nuestra resistencia a las poco católicas acciones de la poco atractiva A.C. no son caprichosas. Tenemos razones. Por ejemplo, estas razones.

Y somos realistas: No esperamos cambios a mejor.

Aspiramos, en todo caso, a su paulatina extinción, pro bono Ecclesiae.

Mientras, hacemos nuestra petición: Más re-propuestas de A.C. no.

Rogamus, audite nos!


+T.

viernes, 31 de julio de 2015

El retorno de los lobos

Si el pontificado de Benedicto XVI intentó la re-sanación litúrgica tan urgente y necesaria luego de los cincuenta años de degeneración post-conciliar, el de PP Franciscus está involucionando a los más oscuros momentos de la crisis de la reforma litúrgica. Entre los epifenómenos más llamativos se cuenta la vuelta a la escena de enfermos crónicos desahuciados o de, incluso, arcaicas momias hediondas.

Ejemplo del primer caso sería el del sedicente sacerdote y escritor (?), un quasi-inconnu, que con el sólo prestigio-aval del apellido de su ancestro ha eructado sus rancias tesis modernistas con el fervor de uno de aquellos curas descatolizados de los años '70 que deliraban soñando un Mayo-68 para la iglesia (con cuidado de no pincharse el aguijón, leer aquí). Quedéme estupefacto al ver cómo se reeditan, quasi un revival, los peores momentos de los peores personajes de los peores años aquellos, los años en los que el humo infernal se colaba por las grietas del post-vaticano2 (ipse Paulus VI dixit).

Si este pimpollo de élite es el infectado incurable, el ejemplo de momia reclamante es tan patético como ponzoñoso, tal que una especie re-encarnada de aquel personaje de Tolkien, Grima lengua de serpiente, aunque físicamente el personaje, viejo pelón acartonado, tenga la fisonomía de un Lord Voldemort, todo siniestro, ya hable, ya piense, ya salga en foto o yutube. Me refiero, si no lo han adivinado ustedes, al espectro de los espectros heterodoxos hispanos JM Castillo, un Nazgul que vuelve a cabalgar fantasmagóricamente. La última pestilencia emanada desde el fondo de su anti-catolicismo des-cristiano ha sido esta mefistofélica sentencia: En liturgia, la Iglesia lleva un retraso de más de mil años .

La tesis de fondo, traducida, por ejemplo, se ilustraría con una escena en la que un cretino aggiornato tirara a la basura un códice miniado mientras se embebe en una pantallita tuiteando pamplinas. Si me explico.

El nene (incurable) D'Ors y la momia Castillo dicen esas cosas porque, como ya no creen, no soportan enfrentarse con lo que les recuerda todo aquello de lo que han renegado. Por eso la saña implacable contra los principios, los fundamentos: Sagrada Escritura, Sacramentos, Iglesia, Sacerdocio, Tradición, Dogmas, Doctrina, Santos, Espiritualidad, Moral.

Son viejos falsos profetas, taimados lobos que se visten con el pellejo de la oveja moderna, del cordero de la puesta al dia, mientras por debajo gruñe y ruge la fiera impía dispuesta a morder, desgarrar, destrozar, herir, sangrar, matar.

Tanquam leo rugiens, que dice San Pedro.

Cui resistite fortes fide !!!


+T.

sábado, 11 de julio de 2015

Del periplo intra-americano



Sigo con comedida circunspección el periplo de PP Franciscus. Salvo raras excepciones, los viajes papales me interesan poco. Juan Pablo II usó (y abusó) de un modelo viajero que se repite hasta el presente, incluso ahora, en pleno zarandeo francisquista. Todo parece, suena y se desarrolla como un déjà vu, como una enésima entrega del NO-DO (ver para quien no sepa qué es no-do), mutatis mutandis (el NO-DO era mucho más interesante que los Romereports de los periplos papales, of course).

Me preguntaba uno que qué me parecía que usaran un macdonal como sacristía. Respondo que las sacristías de las multitudinarias multi-concelebradas Misas papa-viajeras no desentonan con una hamburguesería, les va bien como recinto ocasional.

Quería otro que comentara lo del exabrupto-regalo del blasfemo-crucifijo de Evo Morales. Respondo que entra dentro de lo que cabe esperar del presidente boliviano (así como de la receptividad de la diplomacia francisquista que no evitó el caso, supuesto que esas cosas no son, propiamente, sorpresas, sino detalles que se preparan, se saben y se discuten previamente). Conque tal para cual. Cosas más vulgares se regalan, como la canasta de granja de la queen de la Gran Bretaña, no hace mucho, in palatio ipso vaticano. Si la reputadísima experta granbretañesa se portó así, que Evo, siendo Evo, regale un crucifijo look leninista, entra dentro de lo coherente coram PP Francisco.

De otros capítulos del viaje papal, diré, como otras veces, que me emocionan los católicos sencillos que aclaman al Papa (que sea, concretamente, Franciscus es una mera eventualidad de sujeto-persona) y le piden bendiciones (que Franciscus les da tan desmañadamente, pergeñando cruces minimalistas, apenas reconocibles en su desaliñado trazo). También me emocionan las devotas veneraciones de PP Franciscus a las imágenes de la Santísima Virgen, gestos sinceramente devotos: También son sinceros y emocionantes sus saludos y gestos de afectos a enfermos y humildes. Son de verdad y dan consuelo.

Las Misas, tocante a la liturgia, son un calco del estándar creado cuando JP2, tal cual, sin variantes perceptibles. Conservan esa conjunción de elementos discordantes-chirriantes en algunos detalles concretos. En la Misa de Stª Cruz, en Bolivia, por ejemplo, el Papa pronunció el 'por muchos/pro multis' en la consagración del Cáliz (¡bien!) pero el coro cantó el 'amen' de la doxología con música y ritmo de espiritual-song (¡muy mal!). Sirva el detalle de ilustración, passim.

Sin embargo, lo que más me alteró la bilis católica fue el sermón, la homilía repelente, del estilo de la que te puede predicar un abominable jesuita modernista:

"...Le piden a Jesús que los despida, ya que es imposible alimentar a tanta gente. Frente a tantas situaciones de hambre en el mundo podemos decir: «No nos dan los números, no nos cierran las cuentas». Es imposible enfrentar estas situaciones, entonces la desesperación termina ganándonos el corazón. En un corazón desesperado es muy fácil que gane espacio la lógica que pretende imponerse en el mundo de nuestros días. Una lógica que busca transformar todo en objeto de cambio, de consumo, todo negociable. Una lógica que pretende dejar espacio a muy pocos, descartando a todos aquellos que no «producen», que no se los considera aptos o dignos porque aparentemente «no nos dan los números». Jesús una vez más vuelve a hablarnos y nos dice: No es necesario que se vayan, denles ustedes de comer. Es una invitación que resuena con fuerza para nosotros hoy: «No es necesario que nadie se vaya, basta de descartes, denles ustedes de comer». Jesús nos sigue diciendo en esta plaza. Sí, basta de descartes, denles ustedes de comer. La mirada de Jesús no acepta una lógica, una mirada que siempre «corta el hilo» por el más débil, por el más necesitado. Tomando «la posta» Él mismo nos da el ejemplo, nos muestra el camino. Una actitud en tres palabras, toma un poco de pan y unos peces, los bendice, los parte y entrega para que los discípulos lo compartan con los demás. Ese es el camino del milagro. Ciertamente no es magia o idolatría. Jesús, por medio de estas tres acciones logra transformar una lógica del descarte, en una lógica de comunión, de comunidad. Quisiera subrayar brevemente cada una de estas acciones.

Toma. El punto de partida, es tomar muy en serio la vida de los suyos. Los mira a los ojos y en ellos conoce su vivir, su sentir. Ve en esas miradas lo que late y lo que ha dejado de latir en la memoria y en el corazón de su pueblo. Lo considera y lo valora. Valoriza todo lo bueno que pueden aportar, todo lo bueno desde donde se puede construir. Pero no habla de los objetos, o de los bienes culturales, o de las ideas; sino de las personas. La riqueza más plena de una sociedad se mide en la vida de su gente, se mide en los ancianos que logran transmitir su sabiduría y la memoria de su pueblo a los más pequeños. Jesús nunca se saltea la dignidad de nadie, por más apariencia de no tener nada para aportar o compartir.

Bendice. Jesús toma sobre sí, y bendice al Padre que está en los cielos. Sabe que estos dones son un regalo de Dios. Por eso, no los trata como «cualquier cosa» ya que toda esa vida, es fruto del amor misericordioso. Él lo reconoce. Va más allá de la simple apariencia, y en este gesto de bendecir, de alabar, pide a su Padre el don del Espíritu Santo. El bendecir tiene esa doble mirada, por un lado agradecer y por otro el poder transformar. Es reconocer que la vida, siempre es un don, un regalo que puesto en las manos de Dios, adquiere una fuerza de multiplicación. Nuestro Padre no nos quita nada, todo lo multiplica.

Entrega. En Jesús, no existe un tomar que no sea una bendición, y no existe una bendición que no sea entrega. La bendición siempre es misión, tiene un destino, compartir, el condividir de lo que se ha recibido, ya que sólo en la entrega, en el com-partir es cuando las personas encontramos la fuente de la alegría y la experiencia de la salvación. Una entrega que quiere reconstruir la memoria de pueblo Santo, de pueblo invitado, llamado a ser portador de la alegría de la salvación. Las manos que Jesús levanta para bendecir al Dios del cielo son las mismas que distribuyen el pan a la multitud que tiene hambre. Podemos imaginar cómo iban pasando de mano en mano los panes y los peces hasta llegar a los más alejados. Jesús, logra generar una corriente entre los suyos, todos iban compartiendo lo propio, convirtiéndolo en don para los demás y así fue como comieron hasta saciarse,
increíblemente sobró: lo recogieron en siete canastas. Una memoria tomada, bendecida y entregada siempre sacia a un pueblo..."

Esto dijo. Con esa impresión de repetir la patraña de los impíos incrédulos que, como niegan el milagro de la multiplicación, idean la fábula comunitarista del 'compartir'.

Yo, pobre sacerdote católico, siempre indigno, cuando me pongo a escuchar al Papa que habla de la Eucaristía, del Sacramento del Cuerpo y la Sangre del Señor, del Sacrificio del Altar, espero más, mucho más, mucho, mucho más. Confieso que me daña espiritualmente la decepción de escuchar tan pobre sermón, tan archi-manida y poco-católica predicación post-vaticanosecundista, tan confusa, tan insuficiente, con flecos tan descreyentes. Me afecta sacerdotalmente. Mucho.

Menos mal que, por otra parte, la gente no se entera de nada, porque en esas Misas la siembra se la llevan los pájaros volando y ni siquiera toca tierra.

Pero aunque la gente no lo oyera, ahí quedó lo dicho. Y hasta se publicará en la AAS como un texto, una predicación, una doctrina - ¡¡ay!! - del Papa en Bolivia.

Junto a esto, lo del crucifijo hoz-martilleado de Evo es nada, un detalle de mal gusto, y poco más.


+T.