sábado, 23 de marzo de 2013

Impresiones, aprensiones


Lo bueno es que un jesuíta de fines de los '50 tenía todavía una muy sólida y católica formación. Lo malo es que sobrevino el Concilo del 62, con sus turbulencias. Un cura ordenado en 1969, el año del Misal de Pablo VI, se de-formaría en el experimetalismo litúrgico de aquellos años, cuando proliferaban las 'misas de arte y ensayo', con misales provisionales, leccionarios en fase de elaboración, rituales en preparación y la sensación generalizada de que todo era ad libitum, de que nada era fijo, de que todo era opcional, que cesó el tiempo de las rúbricas y se abría la nueva época de la creatividad litúrgica y pastoral.

La Compañía de Jesús es uno de los mayores problemas de la Iglesia postconciliar. La crisis y descomposición de la Compañía fue la vanguardia que adelantó la crisis y descomposición de las órdenes y congregaciones religiosas, unas por imitación y otras por contagio de contacto: Los padres de la Compañían ponían en crisis todo lo que tocaban, gestionaban, atendían o visitaban. Y bajo la seducción de los triunfos y valores de la prestigiosa Compañía, las demás congregaciones seguían por la vía que abrían los pioneros jesuítas, y se despeñaban todos juntos por el precipicio del secularismo galopante y el des-catolicismo virulento.

Un jesuíta con cargos de dirección, contactos con el prepósito Arrupe (de polémica memoria), siendo provincial en la Argentina de mediados de los '70 y otros detalles de su currículum, es un hombre de aquel tiempo, marcado por aquellas influencias, influído por aquellas tendencias. Si no del todo, sí lo suficiente para resultar inquietante considerando sus presentes responsabilidades y su singular ministerio.

Pero subrayo la primera formación, la de sus años vocacionales, de seminario, de noviciado. En este youtube que apareció ayer como aportación de un comentarista, se desvela un estupendo Bergoglio. Véanlo:




Supongo que se trata de alguna meditación o plática, en alguna jornada de retiro, o unos ejercicios espirituales. El que habla es un sacerdote de honda y sincera piedad eucarística, se le nota. Incluso el detalle de ilustrar con una anécdota personal, denota una espiritualidad sacramental arraigada, firme, bien discernida, atesorada y enriquecida desde aquellos años vocacionales que recuerda.

Otro particular destacable de la meditación: Cuando advierte del peligro, tan común hoy dia, de la Comunión indiferente, sin preparación, desmotivada, acelerada. Habla de lo que vive, de lo que ha vivido y conoce. Predica con su ejemplo, modestamente, con sencillez.

El sermón del día de San José también fue una plática piadosa, sencilla, al alcance de la gente que vive una espiritualidad católica familiar, profesional, parroquial, eclesial.

Ciertamente se espera del Papa una homilía de más nivel doctrinal, teológico, temático. Pero las palabras del Papa Francisco fueron muy católicas, hablando de San José y de su parte en el Misterio de la Redención. No sé cómo sonarían en los oídos no-católicos, no sé si los no-cristianos entenderían siquiera. Estoy seguro de que gustaron a todos los católicos.

Resumiendo, más allá de la mala impresión formal, la impresión sustancial es muy buena.

Y la aprensión, sin embargo, sigue siendo temible.

Oremus, ergo, pro Papa nostro Francisco.

p.s. Que, por cierto, parece haberse avejentado diez años en estos diez días. El peso de la tiara, debe ser. O el traqueteo de la sedia y el ritmo marchoso de los sediarii, quizá.


+T.

27 comentarios:

Josefina dijo...

No sé qué pensar... Como decimos por estos pagos: es ahora una "mezcla rara de Museta y de Mimí". ¡Sabemos tantas cosas del ex card.Bergoglio!... (Pero, bue, yo sigo creyendo en el poder de la oración y en los milagros).

Anónimo dijo...

¿porque dice que Jesús es un aperitivo? o entendí mal.

No veo gran piedad en él, una cosa es que en su juventud haya experimentado que sin la comunión se enfriaba y otra es que sea apto para el puesto que le dieron los cardenales.

Fíjese como en el video da la comunión sin patena. Si eso es piedad....
Ya se generalizó dar la comunión sin patena, si la Hostia se cae, se ve que no tiene importancia para el.

Anónimo dijo...

A usted se lo ve piadoso, a ese hombre no.
Seguramente al principio de su carrera eclesiástica habrá tenido su piedad incipiente pero luego no la supo acrecentar.

Juan Antonio dijo...

Va dando la impresión (y espero que no sea solo un pío deseo mío) de que el catolicismo que han entronizado con el Papa Francisco es en buena medida el catolicismo hispano de toda la vida: el de la piedad eucarística y la exaltación mariana, el de la devoción a los ángeles y a los santos (especialmente al glorioso patriarca San José), el de las manifestaciones externas de religiosidad popular sin complejos. O lo que es igual: el catolicismo de los pobres y los sencillos (pero de los de verdad, no el mito proletario que pervive en el coco de los teólogos centroeuropeos).

Es cierto que viene amalgamado con los ecos del buenrrollismo ecuménico-interreligioso que, a través del pontificado de Juan Pablo II, nos llegan del aula conciliar; e incluso con algún elemento de la moda cultural de los años 60-70 (Guardini, Léon Bloy, el descamisamiento litúrgico…) Pero hasta con esos añadidos (sin los cuales seguramente Francisco nunca habría sido elegido) se percibe el fondo bueno, que yo creo que prevalecerá sobre todo lo demás.

Lo que ya no sé es hasta qué punto algunos cardenales electores, que ahora parecen tremendamente satisfechos consigo mismos, son conscientes de todo esto. O igual es que ellos tienen razón, y Francisco es el Papa de la colegialidad y la debacle definitiva del Vaticano 3º. El tiempo lo dirá.

Diego Laínez dijo...

La Providencia fue claramente explícita con San Ignacio poniéndolo en el momento y lugar adecuado para combatir el protestantismo, tapando la herida sangrante en Europa y ayudando a germinar la Fe en los nuevos territorios, que también quiso la Providencia, pocos años antes, que fueran para el Señor por la Reina Isabel, además de otros figurantes secundarios como Fray Juan Pérez y la Abadesa Inés Enríquez.

La deriva de tantos jesuitas, es, para mí, un gran misterio de la vida de la Iglesia que no consigo ni siquiera vislumbrar. Quienes hemos tenido la gracia de hacer los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, quienes hemos profundizado algo en la vida de San Ignacio, no entendemos tal dispersión, porque de San Ignacio bebemos humildad, discernimiento y Catolicidad.

Es tan grande la fuerza de los Ejercicios, tan fuerte, tanto en el fondo como en las formas que sigo sin entender…

Quizás, la soberbia, los ha ido emborrachando a fuego lento. Ya sabemos que el enemigo ataca siempre por el flanco más débil, y vencidas otras debilidades, quedó la soberbia. Pero les quedaba el discernimiento, las reglas ignacianas, y no las utilizaron o las utilizaron mal ¿por qué? Gran misterio.

Existe un libro de Tony de Mello “En contacto con Dios” que considero netamente católico, incluso recoge como el P. Calveras, formador de jesuitas, les advertía que la mejor meditación era el rezo del Rosario. Alienta a la oración delante del Santísimo, no se sale por ningún lado. Pero… en otros libros, cataplún!!

El primer jesuita, al que me dirigí para que me diera los Ejercicios Espirituales, era agradable y cercano, me decía que el Señor murió en la Cruz porque era el castigo de la época, Roma…, y que murió como una especie de libertador sudamericano,… a los pocos meses abandonó la Orden y empezó a trabajar en un centro de educación de la Junta de Andaucía. ¿Hacía discernimiento espiritual o simplemente contraponía ideas?

Pero, yo, que siendo laico, casado y padre de familia, huérfano de dirección espiritual, huyo, gracias a un rudimentario discernimiento por el que doy gracias a Dios, de todo aquello que es invento nuevo o chirría, ¿por qué ellos no?.

Huyo de nuevos inventos y también de aquellos que presumen de Ley y Doctrina, huérfanos por completo de Misericordia, que tanto mal hacen a las ovejas que no encontramos pastor. Porque, sólo vemos división donde debería existir unidad.

Gran misterio el de la Compañía, al menos para mí.

Miles Dei dijo...

La apresión sube con el tema del voto jesuita de no aceptar dignidades.

Jack Tollers dijo...

"Lo bueno es que un jesuíta de fines de los '50 tenía todavía una muy sólida y católica formación."

¿Un jesuita?

¿A fines de los '50?

¿En la Argentina?

¿En serio?

Parece que todo lo que escribió un jesuita argentino a fines de los '50 no sirvió para nada.

Castellani, claro.

(Los que deformaron a Bergoglio son los que lo echaron).

Jack Tollers

Anónimo dijo...

Diego se de un sacerdote que en la homilía decía que los sacerdotes se disfrazaban para la misa, que le cuento que al tiempo pidió dispensa.
Siempre algo asoma cuando andan con problemas.

Anónimo dijo...

fíjense porque sufrió el purgatorio esta monja


Una Visita del Purgatorio -Convento de las Terciarias Franciscanas, Foligno, Italia Purgatorio

El día 4 de noviembre de 1859 murió de apoplejía fulminante, en el convento de Terciarias Franciscanas de Foligno, una buena hermana llamada Teresa Margarita Gesta, que era hace muchos años maestra de las novicias y a la vez encargada de la pobre ropería del monasterio. Había nacido en Córcega, en Bastia, en 1797 y había entrado en el monasterio en febrero de 1826.

Doce días después de la muerte de sor Teresa, el 17 de noviembre, la hermana Ana Felicia, que la había ayudado en su empleo y que la reemplazó después de su muerte, iba a entrar en la ropería, cuando oye gemidos que parecían salir del interior del aposento. Algo azorada, se apresuró a abrir la puerta: no había nadie. Mas dejándose oír nuevos gemidos acentuados, ella, a pesar de su ordinario valor, sintió miedo.

“¡Jesús, María!; -exclamó – ¿qué es esto?”.

Aún no había concluido, cuando oyó una voz lastimera, acompañada de este doloroso suspiro:

“¡Oh, Dios mío! ¡cuánto sufro! Oh Dios! que peno tanto!”.

La hermana, estupefacta, reconoció pronto la voz de la pobre sor Teresa. Se repone como puede, y le pregunta:

“¿Y por qué?”

“A causa de la pobreza”, responde sor Teresa.

“¡Cómo!… – replica la hermana – ¡vos que erais tan pobre!”

“No es por mí misma, sino por las hermanas, a quienes he dejado demasiada libertad en este punto. Y tú ten cuidado de ti misma”.

Y al mismo instante la sala se llenó de un espeso humo, y la sombra de sor Teresa apareció dirigiéndose hacia la puerta, deslizándose a lo largo de la pared. Llegando cerca de la puerta, exclamó con fuerza:

“He aquí un testimonio de la misericordia de Dios”.

Y diciendo esto tocó el tablero superior de la puerta, dejando perfectamente estampada en la madera calcinada su mano derecha, y desapareciendo en seguida.

La pobre sor Ana Felicia se había quedado casi muerta de miedo. Se puso a gritar y pedir auxilio. Llega una de sus compañeras, luego otra y después toda la Comunidad; la rodean y se admiran todas de percibir un olor a madera quemada. Buscan, miran y observan en la puerta la terrible marca, reconociendo pronto la forma de la mano de sor Teresa, que era notablemente pequeña. Espantadas, huyen, corren al coro, se ponen en oración, y olvidando las necesidades de su cuerpo, se pasan toda la noche orando, sollozando y haciendo penitencia por la pobre difunta, y comulgando todas por ella al día siguiente.

Huella de la mano de la hna.Teresa M. Gesta, en su visita desde el purgatorio. Foligno, Italia. Imagen cortesía de los Frailes Franciscanos Recoletos de la Cruz, con permiso

Espárcese por fuera la noticia; los Religiosos Menores, los buenos sacerdotes amigos del monasterio y todas las comunidades de la población unen sus oraciones y súplicas a las de las Franciscanas. Este rasgo de caridad tenía algo de sobrenatural y de todo punto insólito.

Sin embargo, la hermana Ana Felicia, aun no repuesta de tantas emociones, recibió la orden formal de ir a descansar. Obedece, decidida a hacer desaparecer a toda costa en la mañana siguiente la marca carbonizada que había causado el espanto de todo Foligno. Mas, he aquí que sor Teresa Margarita se le aparece de nuevo.

“Sé lo que quieres hacer; -le dice con severidad -; quieres borrar la señal que he dejado impresa. Sabe que no está en tu mano hacerlo, siendo ordenado por Dios este prodigio para enseñanza y enmienda de todos. Por su justo y tremendo juicio he sido condenada a sufrir durante cuarenta años las espantosas llamas del purgatorio, a causa de las debilidades que he tenido a menudo con algunas de nuestras hermanas. Te agradezco a ti y a tus compañeras tantas oraciones, que en su bondad el Señor se ha dignado aplicar exclusivamente a mi pobre alma; y en particular los siete salmos penitenciales, que me han sido de un gran alivio”.

Después, con apacible rostro, añadió:

“¡Oh, dichosa pobreza, que proporciona tan gran alegría a todos los que verdaderamente la observan!”.

Y desapareció.

Anónimo dijo...

Por fin, al siguiente día, 19, sor Ana Felicia, habiéndose acostado y dormido, a la hora acostumbrada, oye que la llaman de nuevo por su nombre, despiértase sobresaltada, y queda clavada en su postura sin poder articular una palabra. Esta vez reconoció también la voz de sor Teresa, y al mismo instante se le apareció un globo de luz muy resplandeciente al pie de su cama, iluminando la celda como en pleno día, y oyó que sor Teresa con voz alegre y de triunfo, decía estas palabras:

“Fallecí un viernes, día de la Pasión y otro viernes me voy a la Gloria… ¡Llevad con, fortaleza la cruz!… ¡Sufrid con valor!”.

Y añadió con dulzura: “¡Adiós! ¡adiós! ¡adiós!…

Se transfigura en una nube ligera, blanca, deslumbrante, y volando al cielo desaparece.

Abrióse en seguida una información canónica por el obispo de Foligno y los magistrados de la población. El 23 de noviembre, en presencia de un gran número de testigos, se abrió la tumba de sor Teresa Margarita, y la marca calcinada de la pared se halló exactamente conforme a la mano de la difunta.

El resultado de la información fue un juicio oficial que consignaba la certeza y la autenticidad de lo que acabamos de referir. En el convento se conserva con veneración la puerta con la señal calcinada. La Madre abadesa, testigo del hecho, se ha dignado enseñármela (dice Mons. de Ségur), y mis compañeros de peregrinación y yo hemos visto y tocado la madera que atestigua de modo tan temible que las almas que, ya sea temporal, ya sea eternamente, sufren en la otra vida la pena del fuego, están compenetradas y quemadas por el fuego.

Cuando, por motivos que sólo Dios conoce, les es dado aparecer en este mundo, lo que ellas tocan lleva la señal del fuego que les atormenta; parece que el fuego y ellas no forman más que uno; es como el carbón cuando está encendido.

Diego Laínez dijo...

Es más la obediencia al Papa que aceptar dignidades eclesiásticas. Mire alguna vez el fondo y no siempre las formas

Anónimo dijo...

Estimado D.Terzio gracias por sacar el tema a colación. Soy el mismo que le puso ese vídeo. El tema de la orden jesuita no es tan misterioso si se estudia detenidamente. Me bato el cobre en foros con anglicanos y luteranos que consideran una aberración que la Eucaristía sea un sacrificio. Lo niegan tajantemente. De hecho, ya se ríen de nosotros y alegan que con el Papa Francisco se acabará el secuestro por parte de los católicos integristas (así nos llaman a los católicos que sentimos celo por nuestra Iglesia Católica, la única y verdadera) de la Iglesia Universal donde todos tienen cabida. En Religión Digital, y otros grupúsculos poco católicos, están desatados con el nuevo Papa y sus modos. No sólo hay que rezar maratonianamente por el Papa, sino por la curia entera. BXVI era un Papa con muy buenos fundamentos (dentro del modernismo rampante de hoy día) para el ministerio petrino y la curia se lo llevó por delante. Algo grande se avecina. El cardenal Dolan antes de entrar en el cónclave ya avisó que en la Iglesia iba a ver grandes cambios y reformas, lo mismo que dijo el Cardenal Hummes, íntimo amigo del Papa. En el ambiente laico católico esas reformas ya se huelen y se presienten. Algunos cardenales ya las han adelantado. Respecto a la liturgia aquí le dejo una muestra de una liturgia para niños del Card. Bergoglio muy distinta de la sensibilidad, la solemnidad, dignidad y la estética de BXVI: http://www.youtube.com/watch?v=RwS9umpEkvs
A mi lo que me preocupa del nuevo Papa es el continúo desprecio hacia la institución del Papado y sus símbolos y su afán de comunión con el mundo. Ya de entrada se niega a llamarse Papa o Sumo Pontífice tal como se hizo eco Vatican Insider para no herir al resto de confesiones en su afán ecumenista, en el discurso ante los fieles se refirió como obispo de la diócesis de Roma que intentaría evangelizar la ciudad, el rechazo de la tradición y sus protocolos milenarios, ornamentos, etc. En la audiencia ante los periodistas dio una pseudobendición para no ofender a los no creyentes o no cristianos sin realizar la típica bendición del Pontífice con la señal de la cruz, se refiere continuamente a la Iglesia Universal que no sé que es, porque es un término que si emplean mucho los anglicanos y luteranos, en su misa inaguretc. Me gustaría hacer una pregunta en particular: ¿Con qué potestad se abolió el misal de San Pío V instaurado bajo la Bula “Quo Primun Tempore” que lo reafirmaba como único misal válido a perpetuidad e inabrogable en ningún tiempo futuro y bajo ninguna circunstancia?
http://www.statveritas.com.ar/Varios/QuoPrimum.htm

BXVI ya calificó la reforma de Pablo VI como devastación litúrgica sin precedentes en la historia de la Iglesia que había destruido todo el edificio arquitectónico de la liturgia, y conociendo el tema al promulgar su Motu Proprio Summorum Pontificum afirmó que el misal de San Pío V no había sido nunca abrogado. ¿Pero porqué? Pues porque es irrevocable y es él único misal verdadero según dicha Bula. El problema es que con dicho motu proprio dicho misal ha quedado relegado al rito extraordinario cuando debería estar como forma ordinaria y única. BXVI estaba preparando un nuevo manual para la liturgia, donde no sólo se iba a regular la liturgia misma, sino el arte sacro, la música sacra, la arquitectura de los templos para acabar con esos templos amorfos y horripilantes, una academia de latín, etc. Todo se fue al traste. Espero que Francisco continúe y culmine las reformas de BXVI, sería un gran síntoma de que la Iglesia iría por buen camino bajo el actual Pontífice. Por ahora sólo nos queda velar y orar.

John Fisher mártir y santo (+1459) dijo: «Las épocas de decadencia o de florecimiento en la historia de la Iglesia siempre han estado relacionadas con el tratamiento a la Santísima Eucaristía.» Martín Lutero: «Destruid la Misa y habréis destruido la Iglesia.»

Miles Dei dijo...

aprensión, leñe con el teclado inalámbrico.

Rastas dijo...

Contesto al anónimo que se extraña de la palabra aperitivo.

Con ella Bergoglio traduce (al lunfardo, si Vd. quiere) la idea tradicional de Pignus o Prægustatio. O el concepto escatológico (esjatológico, si lo prefiere) de Adventus medius, acuñado por San Bernardo y tan caro a Ratzinger.

Miles Dei dijo...

Ha tardado poco en quitarse el anillo del pescador y en seguir usando el que ya tenía como obispo. Otra más en la frente aprensiva.

Pioquinto dijo...

Ningún hombre es intrínsicamente o absolutamente malvado, pienso yo, por lo tanto el papa Francisco tiene que tener sus luces y sus sombras.

Que los hermanos mayores de Juan Pablo II estén de plácemes , diciendo que es lo que la "Cristiandad" necesita, me preocupa. Qué saben ellos o que les importa lo que nosotros necesitemos?

Lo de la recomendación del libro del nefando cardenal Kasper, otra termita alemana, es otra señal de alarma. El Vaticano es una romería ecuménica imparable desde el primer día y creo que lo será de hoy en más.

Los apologetas papólatras y demás fauna neocona ya están en obra, pasteurizando la imagen que trajo el cardenal Bergoglio, diciendo que está bien que se dispense de todo el protocolo y el boato papal, que al fin de cuentas todo es superfluo y no casa con la sencillez de un San Francisco de Asís. En fin, páter, como siempre , le saluda un fiel seguidor de su EX-ORBE.

Miles Dei dijo...

Laínez ¿a qué Papa se obedece cuando la Sede está vacante?

La aceptación de la elección papal es totalmente libre y no puede ser impuesta por nadie por obediencia, porque sería nula.

Anónimo dijo...

Yo lo de que sea jesuita lo veo como un signo de los tiempos.Lo asocio mucho con el resurgimiento de
esta orden desde el pozo en que se encuentra, y que será también el resurgir de la Iglesia, esto yo lo veo como profetizado en Garabandal cuando se predice la exhumacion del cuerpo del jesuita Padre Andreu (cuyo cuerpo se sabe que está corrompido ), y por último el hecho de que este Papa sea tan mayor nos indica que todo esto no está muy lejos, justo después de que Francisco I visite Rusia.

Alberto dijo...

Hierve la tradiblogosfera desde el trece de marzo, si pater, tiene razon en cuanto la bipolaridad del Papa Francisco. Habra que callar, rezar y esperar, pero tampoco esperar mucho de este Papa. Creyeron i genuamente los tradis urbi et orbi que nos sacabamos la loteria con un papa tradi-friendly.... Pero la misteriosa, incomprensible pero al final Divina Providencia permitio al Papa Francisco como tambien al Papa Borgia o a Pablo VI.... Me gusto lo que se dijo sobre nuestro catolicismo hispanoamericano, pero ojo eh, hablo del tradicional: amor a la Eucaristia, Maria Santísima (como no) y mucha religiosidad popular ..... Mientras esas columnas de la vida catolica se mantuvieron sin cambios, la herejia protestante estaba a raya, ladrando y tirando mordiscos como cualquier bestia encadenada...: pero vino el concilio, luego la teologia de la liberacion, luego el peligroso pentecostalismo, los kikos, las monaguillas, el guirarreo insufrible y el abandono o aggiornamento de todo lo que los catolicos hispanoamericanos amamos y ahora america latina va camino directo e irreversible al protestantismo salvo intervencion divina, y si entonces me encuentro con la imagen del ahora reinante santo padre de rodillas y recibiendo la "bendicion"¿? D un hereje protestante con imposicion de manos y todo y con los enemigos de la Iglesia aclamandolo pues el panorama no es muy prometedor, digo salvo intervencion divina con el triunfo del Inmaculado corazon de Maria..... No lo merecemos pero cuanto lo necesitamos..... Solo ruego a Dios que cuando le hablen de la posibilidad de consagrar rusia al inmaculado corazon se lo hagan al jesuita del seminario y vida devota, roguemosle por ello a San Ignacio y atodos los santos Jesuitas.....

Anónimo dijo...

Con este panorama que resurgimiento ni nada, por favor.

Anónimo dijo...

Dejate misericordear Rastas.

Anónimo dijo...

No hace falta que sea malvado con que esté adherido al error y ocupando el puesto más alto el daño puede ser terrible.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

y porque lo echaron de la Companía.

Anónimo dijo...

Por como los medios aquí en Arg. baten el parche con F., con solo ese dato se ve que algo no bueno nos va a sobrevenir. ¿quién puede pensar que va a seguir con lo que tenía pensado Benedicto? no lo creo, se viene una....

Anónimo dijo...

¡glup!.. me atraganté con religión digital ¡Dios leer ese blog es como masticar vidrio!

El Blog del FAQ dijo...

Es difícil mantener un equilibrio objetivo sabiendo lo que se sabe de Bergoglio, sabiendo lo que se ve de los jesuitaas, sabiendo lo manipulada que está la imagen de san Francisco, y viendo que este papa tiene lo mismo aciertos en tan poco tiempo como actitudes preocupantes y actos completamente reprensibles. Acabamos de inaugurar un blog que intenta mantener el equilibrio. Ruego ayudar a su difusión si le parece bien. Un saludo, Terzio: se le lee desde hace tiempo en distintos lados.