jueves, 10 de mayo de 2012

Bastante blasfemo


Si San Pablo Apóstol proclama que la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo es piedra angular de la fe cristiana, las corrientes heterodoxas que han conformado el pensamiento anticristiano desde el paganismo a la postmodernidad se han empeñado en negar el hecho histórico de la Resurrección con una insistencia que sólo se puede calificar como diabólica. Siendo Satanás el 'padre de la mentira', esta es una de sus peores falsías, una especialmente satánica sugestión.

Pero lo diabólico no es tan evidente, si no sería fácil detectarlo. La serpiente no es un animal eminente, que se vea venir de lejos, sino que su peligrosa cercanía se advierte sólo cuando ya esta próxima, a punto para morder y envenenar. Así sucede muchas veces.

La página de JM Vidal, Religión Digital, es, formalmente, la mejor de todas las del género de información-opinión religiosa que se publican desde España. He dicho 'formalmente' porque me refiero a su valoración meramente material, en cuanto tal web. Se nota que quien la dirige es un profesional, un periodista, competente, con recursos, con ideas. Lo que pasa es que sus ideas son malas, como las de casi todos sus colaboradores, bloggers y artistas invitados; apenas se salvan un par, siendo el resto uno de los mayores concentrados de des-catolicismo y mini-cristianismo que jamàs se ha juntado. La lista de inculpados pone los vellos de punta, desde Castillo a Aradillas pasando por Pikaza, Pagola, González-Faus, Raguer, Arregui y la Caram. Una galería de horrores.

El monstruo fanfarrón picolargo del nido, que pegaba en esa jungla como estrambote sui géneris, se mudó a mejores pagos, por la paga. Los católicos conscientes (que los hubo) se fueron retirando sin ruído. Y los pocos católicos que quedan son una especie de coartada de muestrario, que no se sabe bien cómo resisten en ese medio adverso.

Entre todos los participantes y comparecientes no brilla ni sobresale el que aparece segundo en el escalafón de la web, J. Bastante. Mantiene un blog y publica algunas noticias y graba algunas entrevistas. Nada especial, ni sobresaliente, ni con tirón, nunca. Se entera de algo por los mentideros, mete cuchara donde le dejan, y se precia de compartir una aberrante simpatía con el fanfarrón del nido, que presume también de aberración y compadre, como dos personajes de fábula, la zorra y el otro bicho que se invitan a comer etc. etc. etc. Dos tipos de fábula, ya digo.

Pues ha sido que J. Bastante ha escrito un novelucho, una blasfema fabulación sobre la Resurrección del Señor, seguramente suponiendo su derecho a imaginar lo que le de la gana, y reclamando, seguramente, libérrima actividad de pluma y prensa, que para eso España está en la Europa post-cristiana y esto no es el Irán de Jomeini, ni él es Salman Rushdie.

El libruco tiene que ser indigesto y malucho, porque ese Bastante no da para más. Pero, volviendo a las serpientes, recuérdese que son bestias astutas, sagaces, que saben bien de qué parte soplan los vientos, cuáles son las modas y qué se cotiza en el mercado. Dentro de sus límites reptantes, las serpientes saben moverse sobre el polvo, entre el polvo, con habilidad.

De todas maneras un tostón novelado, inventado y falseado, ¿a quién le puede interesar, quién se lo va a comprar, quién lo va a leer? Yo imagino que poca gente de muy mal gusto. Pero después me paro y recuerdo que hay gente que disfruta viendo el granhermano, gente que a la que le gusta el cine español del 2000, gente a la que le gusta escuchar los monólogos de los actorzuelos de 3ª clase, gente que se divierte acampado un mes en la Puerta del Sol. Y gente que lee y aplaude a Castillo y a Pagola, a Arregui y a Raguer, gente que es devota de la Caram. Gente así.

A esa gente puede que les guste leer el delirio tragicómico-fumado del Bastante, cosas como esta:

"...soplaba una ligera brisa cuando abrí los ojos y desperté. Parecía como si hubiera dormido durante años, tal vez por eso no estoy cansado. La boca un tanto entumecida, como los huesos. Y es que en este lugar sólo se respira humedad. Y silencio. No había nadie cuando abrí los ojos."

Disfrazarse de Dios, es un peligro. Primero porque se banaliza a Dios, que es Dios y siempre es Dios y nunca deja de ser Dios y no hay más Dios que Dios. Segundo, porque, como dice gravemente el Apóstol, Deus non irridetur, de Dios nadie se rie.

Pero, ¿se trata de Dios, de jugar a inventarse una experiencia meta-psíquica con Dios como personaje-pretexto? Yo diría que no, que el juguete literario de Bastante es , 'solamente', Jesús de Nazareth, el hombre, el personaje, el pretexto tan al alcance de la mano, tan devaluado, tan desposeído de misterio que ya se atreve un cualquiera a ponerse en su papel, asumiendo su no-misterio para contarlo monologueando, como un divertimento de no-fe que se revuelve en su vómito descreído, como el perro aquel de la 2ªPe.

Unos, sin fe, despojan al misterio, y otros, después, montan una farsa con los despojos, una doble profanación en secuencia causa-efecto. Pseudo-teología y pseudo-literatura made in Serpiente & cía.

Espero (deseo) que venda (bastante) poco.

Y que se arrepienta, si le queda alma al infeliz.


+T.

39 comentarios:

Miles Dei dijo...

Padre, los hombres de Iglesia llevan jugando a ese juego muchas décadas, (siglos podríamos decir) en virtud de la asunción del principio de inmanencia, solo que en ellos era menos explícito en su lenguaje. ¿Es para escandalizarse que lo implícito se explicite ahora en el habla?

anco marcio dijo...

Dice El Éxodo: «No tomarás en falso el nombre del Señor tu Dios»

Desgraciado sujeto éste que se permite jugar con lo más sagrado.

Esperanza dijo...

Sí que se venderá, si tiene ese toque "espiritual" con envoltura de "novela-histórica" que tanto gusta ahora. Y se reenviará por los correos electrónicos de España en pdf o formato similar con mensaje anónimo diciendo "lee este libro, a mi me ha cambiado mi fe y mi forma de ver la religión católica" _que es justamente así como yo recibí el pdf con el Código da Vinci_...
Pero Dios quiera que me equivoque y que el libro no se venda, y ya de paso, que los de la editorial tengan importantes pérdidas económicas por prestarse a publicar este tipo de fabulaciones.

Miles Dei dijo...

Vamos a ver, creo que es solo una forma literaria y criticar la forma no dice nada sobre el contenido. Es más, uno puede tener una obra preciosa y correctísima en cuanto a la forma literaria y ser una obra profundamente inmoral por lo que nada nos dice la forma sobre el contenido.

Para estilos en los que un autor escoge a Jesucristo o a Dios como voz en toda o parte de la obra tenemos muchos. Desde un histórico y afamado y bien mirado por la Iglesia: Memorias de un reporter de los tiempos de Cristo a uno no menos sancionado como maestría de un doctor de la Iglesia en los Diálogos de Santa Catalina de Siena.

De Santa Catalina de Siena llegamos a tener una carta al Papa con este encabezado: De parte del Cristo en el Cielo al Cristo en la tierra, para a continuación cantarle al Papa las verdades del barquero que tenía descuidadas. Pensemos que cuando lo escribió no era ni santa ni doctora, sino meramente autora.

Si apuramos, esta forma tiene un medio donde se ha desarrollado ultimamente con asiduidad: el cine. Pensemos en el Cristo cejijunto (Iraburur dixit)de Fellini o en esa escena final del Cristo resucitado de la Pasión de Mel Gibson. Son un mismo intento, en cuanto a la forma, mejores o peores logrados, pero el mismo intento.

Por tanto no creo que la forma sea blasfema ni tampoco criticable por la mera forma, sino que hay que poner hincapié en el contenido. Si lo que hace es alterar el dogma sirviéndose de una forma literaria pues sí que se puede criticar por ello. Y como he dicho hace mucho tiempo que los hombres de Iglesia substituyen la mente divina para imponer su forma de pensar el mundo como si fueran creadores del mismos. Porque ahora el lenguaje sea explícito al declararse Dios que piensa sobre el mundo no nos dice nada respecto a las verdaderas causas.

Terzio dijo...

La forma, en ciertos casos, es el fondo. Ponerse a hablar como, en terminos que, suponiendo si...etc. etc. etc. ni es reverente ni es ortodoxo. De ese Misterio sabe Cristo, hablar en 'personaje' según Cristo es blasfemo.

No es imaginarse y contar la resurrección de Lázaro, hombre y mortal, sino interpretar el Misterio de Cristo.

En el fondo late eso que decía: La desvalorización de la Persona de Xtº por la devaluación operada desde la pseudo-cristología modernista/modernistizante.

Hay límites que no se deben sobrepasar, me extraña que no lo entiendas.

En el mejor de los supuestos, el resultado es una trivialización de lo más sagrado, expuesto en un género impropio, falseado, desfigurado.

Resulta paradójico que la cultura que postula el credo de lo auténtico-natural-original a la postre se aficione a los sucedáneos y se alimente y satisfaga con ellos. Lo de Bastante y su novelucho sería un ejemplo patente.

'

Miles Dei dijo...

"No es imaginarse y contar la resurrección de Lázaro, hombre y mortal, sino interpretar el Misterio de Cristo."

SI la queja es por la interpretación, entonces la Pasión de Mel Gibson debe ser criticada junto con cualquier otra interpretación...

Si la queja es por el guión, entonces no estamos hablando de la forma sino de los contenidos.

No es nada nuevo. Empezó con los apócrifos (piense por ejemplo en los de la infancia de Jesús) y sigue en obras tan modernas e igualitas a la de Bastante como esta: http://www.letraslibres.com/revista/libros/aparta-de-mi-este-caliz-de-luis-humberto-crosthwaite

La queja de los santos padres a los apócrifos era por falsificar el Evangelio, no por blasfemar escribiendo como si hablara Jesús.

Ya le he dicho, padre, los diálogos de Santa Catalina de Siena son un constante uso de ese mismo tema: Cristo que habla a los hombres del tiempo de Santa Catalina sobre sus pecados y la gracia.

obrerocatólico dijo...

Buenos días Pater. No acabo de entender esta cosa de dar pábulo a mindundis y a gente mediocre. No merece ni una crítica ni un comentario. En cuánto al pajarraco, hasta los que él considera sus amigos le ponen a caer de un rojo -perdón, digo burro- ayer me lo confirmaron dos personas. Un abrazo en Cristo Rey.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Dedicado al Bastante insensato y al omnipresente comentador compulsivo MILES ahí va esa cita de San Juan Crisóstomo con nota previa:

En resumen las apariciones pascuales (junto con el descubrimiento de la tumba vacía) actuaron como el catalizador más importante de la fe en el Señor resucitado y en relación con ellas está el fenómeno - humanamente inexplicable sin ellas - del radical cambio de vida de los discípulos que tan magistralmente describe S.Juan Crisóstomo:
"¿Cómo podía ocurrírseles a aquellos doce pobres hombres, por si fuera poco ignorantes, que habían pasado su vida sobre los lagos y rios, el acometer semejante empresa?. Ellos quizás jamás habían entrado en una ciudad o estado en una gran plaza y ¿cómo podían ahora pensar en desafiar a toda la tierra?.
Que eran temerosos y pusilánimes lo afirma claramente el que escribió su vida sin disimular ni ocultar sus defectos lo que constituye la mejor garantía de la verdad de cuanto dice. Y así nos cuenta (el evangelista) que cuando Cristo fue arrestado después de tantos milagros realizados todos los apóstoles huyeron y su jefe le negó. ¿Cómo se explica entonces que todos estos que cuando todavía estaba Cristo con vida no habìan sabido resistir a unos pocos judíos cuando yace muerto y sepultado, y según los incrédulos no resucitado, y por tanto incapaz de hablar hayan recibido de El el suficiente valor como para hacer frente al mundo entero?. ¿No habrían debido decir más bien: "¿Y ahora?". "Si no ha podido salvarse a Sí mismo va a poder defendernos a nosotros?. No ha sido capaz de ponerse a salvo, ¿cómo podrá ayudarnos estando muerto?. !En vida no ha sido capaz de conquistar una sola nación y nosotros en su Nombre hemos de conquistar el mundo!. ¿No sería locura no ya el acometer semejante empresa sino incluso simplemente el pensarla?.
Por eso es evidente que si no lo hubiesen visto resucitado y hubiesen tenido una prueba irrefutable de su poder no se hubieran expuesto a tan gran riesgo" .

Terzio dijo...

Entendemos, Miles, un nivel espiritual y una intención eclesial en Stª Catalina que no apreciamos en Bastante. Cuando equiparas a los dos, te confundes y suscitas confusión en cualquiera que te lea. Además, espero que todavía distingas lo que puede ser efecto de una revelación particular (en las dos Catalinas, por ejemplo, la Sienense y la Emmerich) y lo que es una lucubración pseudo-literaria. ¿Me sigues?
Lo de Bastante no se aproxima a lo de Stª Catalina, ni a lo de la Beata Emmerich (reversionado por M. Gibson) , ni tampoco a lo que compusieron los autores-redactores de los Evangelios Apócrifos. Lo de J. Bastante se corresponde con el “género” pseudo-cristotemático de Nikos Kazantzakis, el de “La última tentación de Cristo” o el de JJ Benítez con su best-seller “El Caballo de Troya” (sin ser literato como Kazantzakis ni sagaz writer-best-seller como Benítez). ¿Me explico / me captas?

Pues de eso se trata.

No es tan difcil, en este caso, deslindar temas, tratamientos, autores, intenciones, géneros, referencias y resultados finales.

'

Que reine Cristo dijo...

Miles, considera gravemente los argumentos que se te han dado, creo que caminas por sendas peligrosas, no sigas por ahí, por ti y por los que te lean.

Las formas importan, y mucho, no todo es el dogma, no todo, hay mucho mas, como la irreverencia o como dice el mismo Terzio en el título: blasfemia. Malo es que no lo veas.

Ruega humildemente al Espíritu Santo que te asista con los dones espirituales.

Miles Dei dijo...

Padre me ofende con la esperanza de entendimiento y me pregunto a mi vez si entiende lo que quiero decir. Sólo aplico lo mismo de siempre a esta cuestión. Criticando las formas no vamos a ningún lado. Menos cuando las formas (y son meras formas literarias), bien usadas, sean en revelación particular o en maestral recreación del dogma sirven para transmitir el Evangelio sin alteración.

Cualquier católico medianamente formado se dará cuenta que Bastante usa de esta forma para alterar el Evangelio y con él el dogma. La culpa no es de la forma, sino de la alteración. Y si no lo notan, quizás es que haya que escribir obras similares de sentido contrario con la debida autorización y promoción eclesiástica.

Le cito un ejemplo obvio de deformación del texto evangélico tomado del párrafo que nos enlaza

"Me incorporo, y retiro de mi cuerpo el sudario, que ha acabado por convertirse en una segunda piel." (Fabulación de J.Bastante)

"Llegó Simón Pedro después de él, y entró en el monumento y vio los lienzos allí colocados, y el sudario que habían estado sobre su cabeza, no puesto con los lienzos, sino envuelto aparte." (Evangelio según San Juan)

El dato evangélico nos indica que lo que ven los apóstoles no es un mero sudario del que el resucitado se ha despojado. Hay algo raro en esa escena donde se ven los lienzos en el sitio donde estaban y el sudario que envolvía la cabeza aparter. Es este pasaje uno de los más importantes para comprender lo que sigue en el Evangelio: "vio y creyó".

Un revivido o se habría despojado de los lienzos que envuelven su cuerpo como fabula Bastante, incluso un cuerpo robado habría sido despojado de sus lienzos al modo natural, pero el Evangelio (mucho más claro leído en el griego original) habla de lienzos que están en su sitio (sin desenvolver de la forma que adquieren al enrollar el cadaver) y del paño que envolvía la cabeza puesto aparte de estos, como sin haber descolocado los lienzos, y que segúia como enrollado en la cabeza. Sólo alguien que había pasado entre los lienzos -atravesando la materia- podía haber hecho eso. Por eso al verlo creyeron que no era un mero fraude.

Menos obvio es la deformación sibilina del dogma cristológico en el uso de la psicología de Cristo, que es a lo que usted se refiere con que habla solo del Jesús de Nazareth obviando la doble psicología de Cristo que se une en una sola persona que es divina. Un ejemplo:

"En mi sepulcro. Tengo que repetirlo una y otra vez para convencerme: "mi" sepulcro." (Fabulación de J. Bastante)

Cristo es omnisciente como Dios y además como naturaleza humana resucitada y gloriosa tiene ciencia de visión también en la psicología de esta naturaleza, luego no puede dudar ni siquiera voluntariamente. (Conclusiones teológicas del dogma católico)

En fín. No confundo, sino que creo que hay que ir a las causas, aunque en este libro ir a ellas supone el ir a toda la controversia sobre la psicología de Cristo, los que la han permitido y al final han dado paso al criptoarrianismo que tan útil era al milenarismo marxista trasportado a la teología. Seguro que ahora sí estoy confundiendo a los que lean sin la debida formación.

Luego es bueno que todos conozcan algo sobre tanta autoría: no sólo de pan vive el hombre, sino del dinero que tiene que sacar con estas obras para seguir comprando el pan.

Puestos a hablar de libros buenos, mejor veamos la última obra de Gherardini.

http://divcomedia.blogspot.com.es/2012/05/novisimo-libro-de-mons-brunero.html

Terzio dijo...

Yes, yes, mejor Don Brunero que el Bastante.

Espero que no hayas comprado el libruco. Caso de que sí, confiésalo y pide penitencia traumático-flagelante: Un zurriagazo por página leída; si hubiera habido delectación intelectual, dos.

Comprende que estos pecados requieren contundencia.

'

Miles Dei dijo...

¿Comprarlo yo? Si tengo que hacer penitencia, padre, es por no comprar libros... mil flagelos no bastarían, Jajaja

En serio, de los centenares que poseo, los dos últimos que he comprado (y uno de ello era donativo más que compra) han sido los de Gherardini. Ahora creo que irá un tercero.

Miento. El otro día fui al Corte Inglés a pedir el Stat Veritas de Amerio cuando lo ví en la página que usted puso aprovechando que tenía que ir por ese antro. Me confirmaron que no había ningún ejemplar disponible en ningún establecimiento vinculado al Corte Inglés, pero que no obstante buscarían y me llamarían.

Miles Dei dijo...

Le dedico el post del blog, padre. A usted que tiene buena pluma para narrar historias.

http://divcomedia.blogspot.com.es/2012/05/fabulando-suenos.html

Aunque igual le parece peor que lo de Bastante.

Un saludo.

Terzio dijo...

He borrado el comentario insulso e insultante de uno que decía que hay que leer el libro para opinar.

Contesto al impertinente:

Des-estimado y tonto lector irreflexivo: Para diagnosticar, con un muestra de fluído, secreción o tejido corporal, es suficiente; y lo mismo cuando se trata de catar el vino o algún plato, con una muestra, basta. Lo que vale, pues, para la clínica, la enología o el arte culinario, a fortiori sirve también para la crítica teológica y literaria: con un parrafito, ya se tiene suficiente material para calibrar el mérito de la cosa.

Si tú te quieres tragar el bodrio completo, tú verás, estás en plena (?) posesión de tus facultades para ello.

Pero ten cuidado, no te intoxiques letalmente (el alma).

'

Javierrequerre dijo...

La humanización y subjetivización del Misterio y lo sagrado, no deja de ser consecuencia del clima mental de esta época, que sólo concibe como único conocimiento válido y cierto el del método científico. Empapados de pragmatismo, empirismo y racionalismo, que en el fondo sólo nos lleva al sentimentalismo más exacerbado, resulta una tarea casi imposible desaprender las categorías invasivas que conforman nuestra visión del mundo, de un mundo apagado y claustrofóbico, para romper la coraza o la costra de esta psique dominante, y aspirar al soplo vivificador y liberador del Espíritu. Bienaventurado aquel a quien la Verdad por sí misma enseña, no por figuras y voces que se pasan, sino así como es. ¿Qué aprovecha la curiosidad de saber cosas oscuras y escondidas, pues que de no saberlas no seremos en el día del juicio reprendidos. Este el Principio que nos habla; aquel a quien todo le fuere uno; desembarazarse de muchas opiniones; Callen todos; háblame Tú sólo.

Genjo dijo...

Por lo de pronto, a la vista del párrafo que se reproduce, la intoxicación gramatical está garantizada.

Miles Dei dijo...

Como veo que no abre nuevo tema, sigamos en este con un ejemplo actual de uso de la misma forma: María Valtorta.

¿Qué nos dice, Padre? Engañada del Diablo, Vidente real o mera visionaria?

No se si ha tocado alguna vez este tema, pero sería bueno, y ya que hoy es un día en que recordamos las apariciones de Fátima pues se me ocurrió.

Andrew dijo...

Miles: por aquí hay mucha gente con desarreglos mentales/espirituales, y ten por seguro que Valtorta será objeto de críticas o descalificaciones.

Para mí lo increíble es que "El Evangelio que me ha sido revelado" (así fueron tituladas a posteriori unas 5.000 paginitas que estoy leyendo) no sea reconocido como algo luminoso y sorprendente, un enorme regalo de lo Alto. Pensando con egoísmo malsano y vengativo, mejor así para los que lo apreciamos.

Pioquinto dijo...

Lo que más me maravilla, maestro Terzio, es que el Varón reptante. o Barón rampante, se declara católico. Pos de ònde?
El señor Vidal, pues está en lo suyo,el bisnes según tengo entendido, es sacerdote que salió a casarse. Y su portal es como una galería de fenómenos, desde monseñores Amigo y Sistach, hasta las monjas, Caram y Forcades, pasando por pastores alemanes, judíos, musulmanes y anglicanos. De todo, como en botica. El señor Bastante me recuerda al Mefistófeles de "Doctor Fausto" no sé porqué. Un saludo, dom W+.

Miles Dei dijo...

¿Usted cree de veras, Andrew, que Nuestra Señora sufría tentaciones de la carne y dudas de fe? ¿Estaba la concupiscencia tan desordenada en Nuestra Señora como para reconocerse con ataques de soberbia?

Pero más peligroso que eso, ¿piensa en serio que el pecado de Adán y Eva fue de índole sexual?

Luego hay muchas cosas extrañas sobre esta obra. Por ejemplo, no se porqué el ex-presidente del Bundestag no va a pedir que se condene de una vez por todas a Valtorta por decir que los judíos son un pueblo maldito e indistintamente deicida al que se le aparecían sus muertos tras la Pasión para recriminarles en escenas que dejan para niños esa del Judas atormentado por los demonios de la peli de Mel Gibson.

Y podemos seguir, pero próximamente le voy a dedicar un artículito extenso a la cuestión. Sólo digo una cosa a modo de pista: Serie apariciones, en particular el capítulo tres, creo recordar.

Hale, ya he dado materia y expresado mi opinión, si es eso lo que quería saber.

Postdata juanpablista: El Papelón de Juan Pablo II cargándose el rosario tradicional con los misterios inventados por Valtorta luce a todo color con la destrucción del Via Crucis tradicional y de la tradición de la Verónica en particular que Valtorta justifica en ese libro. Tal cacao sólo tiene parangón con el de obispos dando imprimatur a obras puestas en el Index que según Ratzinger mantiene todo su criterio moral.

Andrew dijo...

Sr. Miles: los textos de Valtora dicen lo contrario de sus aseveraciones sobre Nuestra Señora: atendía a una pecadora arrepentida (de nombre Áglae, romana) y tras expresar su repulsión por los pecados de la carne, le ofrece que se refugie en ella porque ella está totalmente exenta de eso: para ella la pureza es algo tan natural como respirar, dice más o menos literalmente.

Tampoco dice exactamente que el pecado de Adán y Eva fuera de índole sexual, aunque les despertó la vergüenza de ir desnudos por haber perdido la inocencia.

Y esto no es una opinión, son simples datos sobre los escritos de Valtorta.

Y no, no era su opinión lo que yo quería saber, pero nada, Vd. escriba lo que quiera, faltaría más.

Miles Dei dijo...

Yo creo que no ha leído bien el texto.

Solo trat un ejemplo para no extenderme, eso ya lo haré cuando lo retome en mi blog. Sobre el pecado de Adán y Eva como pecado sexual:


Ese metafórico árbol pone en evidencia esta verdad. Dios había dicho al hombre y a la mujer: "Conoced todas las leyes y los misterios de la creación. Pero no pretendáis usurparme el derecho de ser el Creador del hombre. Para propagar la estirpe humana bastará el amor mío que circulará por vosotros, y, sin libídine sensual, sólo por latido de caridad, dará vida a los nuevos hombres como Adán de la estirpe. Todo os lo doy; sólo me reservo este misterio de la formación del hombre".
Satanás quiso quitarle al hombre esta virginidad intelectual y, con su lengua serpentina, hechizó y halagó miembros y ojos de Eva, suscitando en ellos reflejos y sutilezas que antes no tenían porque no estaban intoxicados de Malicia.
Ella "vio", y, viendo, quiso probar. Había sido despertada la carne. ¡Ah, si hubiera llamado a Dios¡ Si hubiera corrido a decirle: "¡Padre, estoy enferma; la serpiente me ha halagado y me siento turbada!". El Padre la habría purificado, la habría curado con su aliento, pues lo mismo que le había infundido la vida podía infundirle de nuevo la inocencia, quitándole el recuerdo del tóxico serpentino, es más, introduciendo en ella una repugnancia hacia la Serpiente (como les sucede a los que han sufrido una enfermedad, que, una vez curados, sienten hacia ella una instintiva repugnancia). Pero no, Eva no va al Padre, Eva vuelve donde la Serpiente. Esa sensación le es dulce. "Viendo que el fruto del árbol se podía comer y que era bonito y de aspecto agradable, lo cogió y comió de él".
Y "comprendió". Ya la malicia había penetrado y le mordía las entrañas. Vio con ojos nuevos y oyó con oídos nuevos los usos y la voz de las bestias; y los deseó febrilmente.




Vamos que viene a decir que el pecado fue por hacer uso del matrimonio.

Esto es un claro marcador de que estamos ante una de las herejías más antiguas: la de la gnosis despreciando la sexualidad humana que es obra de Dios. Hombre y mujer los creó y les mandó multiplicarse. Es conocido desde antiguo este error teológico que en los gnósticos llevaba a despreciar la reproducción.

En el fondo es un modo muy sibilino de rechazar la creación de Dios. De hecho la obra de Valtorta denota una fijación sexual y un caso digno de estudio psicológico (que incluye el maltrato por parte de su madre) que se deja caer en muchos detalles de su obra. Endémico es el uso del término "meretricio" y el regodeo en ciertas situaciones carnales que es impropio de una revelación divina, por ejemplo las danzarinas romanas o el diálogo que esa misma mujer mantiene con Nuestra Señora contándole como se dio al sexo. Son cosas que están fuera de lugar en una revelación y además impropias. Aparte de ello lo dicho, una mariología deficiente que desconoce el efecto real de la gracia en la naturaleza por su semipelagianismo y que se vierte en multitud de tentaciones y desórdenes en la "Llena de Gracia".

Hicieron bien en ponerla en el Index. La vidente misma tenía dudas sobre si estaba siendo engañada por el demonio, cosa que efectivamente puede ocurrir y que no cuentan los que difunden esta obra tan sutil en sus engaños.

Andrew dijo...

No Miles, yo no he visto ningún regodeo con situaciones carnales en lo mucho que llevo leído de Valtorta, aunque obviamente esto pueden ser apreciaciones subjetivas. Y después de todo el texto que transcribes deduces que el pecado fue por hacer uso del matrimonio..... me parece que desbarras, simplificas y sacas un conclusión sorprendentemente grosera. Yo creo que se equivocaron en ponerla en el “Índice de libros prohibidos”, como estuvieron en dicho índice los escritos de santos posteriormente canonizados (y los retiraron, claro). Porque las devociones y los escritos de Santa Faustina Kowalska serían heréticos y blasfemos, según ciertas mentes calenturientas (estuvieron también en el susodicho índice). Pero yo creo que no.
Por cierto: los escritos de Valtorta me fueron recomendados y avalados por alguien de mi confianza por sus profundos conocimientos teológicos, cualidades morales y capacidad de discernimiento. Y una vez que me enfrasqué con su lectura no quedé decepcionado, todo lo contrario.

Andrew dijo...

By the way Miles: me parece que si lo de Valtorta lo consideras regodeo con situaciones carnales, ciertos escritos de Santa Teresa o San Juan de la Cruz te iban a parecer pornografía pura.

Miles Dei dijo...

Pues mal hablan del tino los que se los recomendaron. Para empezar porque la Iglesia los sigue considerando un libro no apto para católicos y para continuar... pues mejor un ejemplo de lo que llamo regodeo:


Llegan los esclavos con los dulces en preciosas copas. Detrás de ellos, las bailarinas, coronadas con flores y apenas cubiertas por unas telas tan ligeras que parecen velos. Sus carnes blanquísimas se transparentan tras los ligeros vestidos de color rosa y azul, cuando pasan por delante de los braseros encendidos y de las muchas antorchas puestas en el fondo de la sala.

La moral católica describe una escena: danzarinas ligeras de ropa. Pero el regodeo va más allá. No sólo se para en la descripción sensual de la escena "coronadas con flores y apenas cubiertas por unas telas tan ligeras que parecen velos" sino que hay cierta morbosidad en llevar la mirada y la imaginación del lector (en realidad la de la autora) que insiste en la transparencia de unas carnes blanquísimas...

Y dicen que esto lo revela Jesús... No. Esto es obra sutil de Satanás o en su defecto de una sensualidad reprimida que asoma por debajo de la imaginación de la autora. Tal como en el pecado original hace alusión a los "usos y voces de las bestias" como apetecibles para Eva después de haber dejado claro en que consiste el pecado. Hay una cierta morbosidad, muy sutil pero identificable, al pintar las escenas.

Andrew dijo...

Pues si ese es el mayor ejemplo de "morbosidad" en 10 tomos con unas 4.000 páginas...
Sigo pensando lo que ya dije, Miles, me ratifico. Y no me alargo más porque si nos ponemos pesados se cabrea D. Terzio, y en esta ocasión tendría razón.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Aunque ya conocemos a MILES y sus tácticas para reventar un artículo y sus comentarios hay que reconocer que en este caso concreto riza el rizo con lo de MARIA VALTORTA.

Andrew dijo...

Felicito a D. Terzio. A pesar de no estar de acuerdo conmigo, lo cual era de esperar, ha transigido con mis impertinencias y me lo ha publicado todo. (Esto no lo envío para que lo publique, pero a su discreción).

Miles Dei dijo...

No Andrew, es solo un ejemplo. Si quiere le doy otro donde además se pone un tema clásico de la líbido italiana: la bella moretina que Valtorta traduce en africanas broncíneas en otra escenita similar. Hay muchas más sueltas por la obra.

Pedro Hispano, deje de decir tonterías sobre tácticas y demás.

Miles Dei dijo...

Por cierto, desmontando a Maria Valtorta, cosa facilísima si se atiende a la mezcla de erroes de todo tipo (teológicos, exegéticos e históricos) que contiene, cae rapidamente la sobrenaturalidad suspuesta aparición de Medjugorje que recomienda y afirma ser revelada la obra de Valtorta así como la del Padre Ottavio Michelín que el otro día recomendaron en Infocatólica, que también la pone como obra de Cristo.

Como dije, apariciones (y corrijo) capítulo 5: el demonio engañando a videntes, aunque en el caso del Padre Michelin es más claramente su propia percepción del inmediato posconcilio.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a MILES: No son tonterías. Es Vd un liante que una vez más ha sacado un tema que no era para nada el del artículo.

Miles Dei dijo...

¿Quiere decir lo que está usted haciendo ahora mismo?

Que Dios le bendiga y le ilumine.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: No, quiero decir lo que hace Vd. en este y en otros casos.

Miles Dei dijo...

Y si no entiende porqué saco esto de María Valtorta Pedro Hispano, se lo exploico:

El tema entiendo que va de las formas literarias peligrosas de las que ha usado en particular Jesús Bastante en su obra citada. Acaparar la mente de una persona divina como si fuera un personaje cualquiera sujeto a autoría es aparte de irrespetuoso con el misterio, muy peligroso en el orden dogmático.

Nos ha expuesto el Pater Blogger los defectos de la obra de Bastante, que no son sino la reducción de la personda divina de Cristo a una psicología humana.

Es obvio que a veces incluso bajo la apariencia de bien se puede dar este error y no sólo en Jesús Bastante, de ahí que pregunte por María Valtorta, en quien veo el mismo error aunque no con una intención tan torcida ni aparentemente monetaria.

Es más, sinceramente, veo más peligro en la obra de Valtorta que en la de Bastante, porque ante esta basta con que uno ande precavido, ante la otra no sólo hay que andar precavido, sino muy hábil para saber salir sin daño.

En otros temas le pasa lo mismo: o yo no atino a exponer una hilazón que veo clara y digna de comentario o usted no atina a verla, como a veces le han hecho notar. Es sólo cosa de preguntar.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a MILES. Me convencen sus argumentos acerca de la hilazón entre el caso Bastante y Valtora. Creo que hubiera sido más acertado, por su parte, haberlos incluido en el principio de su intervención porque, en definitiva, la carga de la prueba recae sobre quien hace la afirmación.

Andrew dijo...

¿En qué quedamos, Pedro Hispano, en que el asunto sacado por Miles “no era para nada el del artículo” o que “Me convencen sus argumentos acerca de la hilazón entre el caso Bastante y Valtora”?

Anónimo dijo...

ANDREW quedamos en que a la luz de las citas que no en el primero sino en posteriores comentarios mostró MILES se podía ver una relación entre ambos asuntos.
Y eso es todo. No creo que merezca la pena dar más vueltas a este tema.
Vd. dirá...
PEDRO HISPANO

Andrew dijo...

No estoy de acuerdo en que Miles haya aportado cosas para cambiar de punto de vista y sí estoy de acuerdo en que no merece la pena darle muchas más vueltas al asunto.

Saludo, D. Pedro.