domingo, 29 de abril de 2012

Malevolencia


No cesan de aparecer noticias sobre la proximidad de una solución canónica del contencioso Roma-FSSPX, señal de que las cosas avanzan y el final deseado por los buenos parece vislumbrarse, gracias a Dios.

Gracias a Dios pero no gracias a los hombres que - se supone - son de Dios y hacen (o deben hacer) el trabajo de Dios. Por ejemplo estos que han preparado y publicado este video que rezuma malquerencia y mala predisposición, vean:



Si, como se ha dicho por algunos sitios, esta agencia de RomeReports está gestionada (directa o indirectamente) por un muy conocido grupo eclesial, sorprende que hayan olvidado sus propias referencias, aquellos orígenes, sus años primeros, cuando probaron lo que era ser malconceptuados, malcomprendidos, malmirados, malqueridos. Todo eso que en la historia de la espiritualidad se conoce como "la contradicción de los buenos", un particular que ha hecho reflexionar a más de uno, concluyéndose que, en muchos casos, esta contradicción de los buenos, la persecución ejercida por los buenos, sería uno de los signos que acompañarían a las buenas instituciones, buenas iniciativas, buenas renovaciones, buenas fundaciones, buenas obras de los santos; no de todos pero sí de muchos.

Echando un vistazo a la Historia de la Iglesia y al Santoral, se podría hacer un interesante florilegio bastante bien ilustrado con ejemplos de contradicción de los buenos sufridos por los (más) buenos. Sin ir más lejos, cuando el Papa Benedicto XVI proclame dentro de poco - Deo volente - a nuestro San Juan de Ávila Doctor de la Iglesia, estará confirmando solemnemente la vida y obra de un sacerdote denunciado por los buenos, cuya denuncia pagó con un penoso, deshonroso y desacreditante presidio de tres años y pico en las cárceles de la Santa Inquisición, en el Castillo de San Jorge, en Sevilla: Tres años preso, sin fama y vilipendiado como sacerdote y como católico, acusado de hereje y señalado como enemigo de la fe y de la Iglesia.

O, si se prefiere un episodio más cercano en el tiempo, piénsese en el caso de San Pio de Pietralcina, denunciado y perseguido por hombres buenos, por eminentes hombre de iglesia, algún Papa incluso. Además está profetizado:
"...El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño. Si al dueño de casa lo llamaron Belzebu, ¡cuánto más a los de su casa!" Mt 10, 24, ss.

A final, se entiende todo como dentro de los planes regidos por la Divina Providencia, como una purificación querida por Dios que los hombres virtuosos cumplen contra los Santos (sin saber que lo son). Como, por otra parte, no dudamos de la bondad de estos grupos de Iglesia que mantienen su antipatía contra los buenos (y la difunden, además, como se prueba en ese youtube de RomeReport), como , iba diciendo, nos consta la virtud de estos persecutores, valoramos mucho más esta descarnada aversión, estas estocadas tan bien dirigidas, con una punzante ironía que escuece ahora tanto como les tuvo que doler a ellos mismos cuando les tocó ser la diana de todos los dardos. Lo que nos extraña es que no se hagan esta misma reflexión, que no caigan en la cuenta de estar cumpliendo, sin advertirlo, esa antipática misión.

Pero he aquí que la diana parece estar en el campo, ya está puesta y bien fijada. Iba a decir que como un San Sebastían atado al laurel de Apolo, esperando en el jardín del Palatino las saetas de los nubios:

Ecce FSSPX! Carguen, apunten, ¡¡fuego!!

Y me parece que no me equivoco si preveo que el cañoneo va a ser formidable. Del estilo de eso que los avezados llaman 'fuego amigo'. Para echarse a temblar. Pero, como canta el himno, ya vienen, ya avanzan, ya tremolan las banderas, los estandartes, las enseñas del Rey. Y las portan quienes las portan, y no otros. Los otros están cargando la cañonería, la artillería de los amigos.

De estrambote, he dejado para el final el comentario sobre los comentarios que escupe el periodista. No sé quién será ese pelagatos que aparece subtitulado como periodista de La Croix; deberían haberle puesto, mejor, 'sicario de La Croix', porque el mameluco escupe vitriolo cada vez que abre sa bouche. Pero incluso en este reptiliforme intencional se descubre que es el resentimiento, no otra cosa, lo que falsea los hechos.

¿Tan despreciable, tan insignificante, tan risible es la FSSPX? ¿Entonces por qué el empeño del Papa? ¿Por qué las conversaciones a dos bandas? ¿Por qué el revuelo en el mundo eclesial, en Roma y fuera de la Urbe? ¿Por qué todo eso que desbarra el vipérido periodista galo? Dice:

"...En Francia tienen unos 100.000 miembros, muy poco respecto a los 5 millones de católicos franceses que van a Misa los domingos. También tienen unos 215 sacerdotes, más o menos el 2% del clero francés. Así que es un movimiento muy pequeño y muy típico de Francia."

Habría que responderle que no es cuestión de cantidad, sino de cualidad: Cómparense los 215 sacerdotes de la FSSPX con el resto del clero francés, obispos incluídos, y conclúyase.

Lo más chocante, sin embargo, es el final del reportaje, una especie de concentrado de tristitia boni alieni, de lo más repugnante y reactivo:

"...Según varios observadores, aunque el superior de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X acepte la oferta del Papa, es probable que otros líderes lefebvrianos se opongan. Lo que levantará nuevos vientos de cisma. Eso sí, un cisma dentro del movimiento tradicionalista: Un cisma entre quienes quieren volver a Roma y quienes siguen pensando que son ellos y no el Papa los que deciden qué es auténticamente católico y qué no lo es."

Y al punto, he recordado, incontinenti, el Salmo 2, aquel versículo:

"...quare fremuerunt gentes et populi meditati sunt inania / por qué se amotínan las naciones y los pueblos planean un fracaso..."


El discernimiento espiritual es un gran don, una de las gracias que derivan de los 7 Dones. Cuando veo y oigo cosas como las que salen en ese youtube, me pregunto si tan afectados estamos, si es tan grave nuestro estado, que no tenemos ni sentido para apreciar quiénes son los buenos y quiénes los malos, quiénes los sanos y quiénes los enfermos, quiénes los ciegos y quiénes los que han conservado la vista sana.

Tu autem, Dómine, miserere nobis!


+T.

12 comentarios:

Miles Dei dijo...

Por un momento he visto entre su discurso a los Valdeanos avanzando y entonando el Vexilla Regis Prodeunt contra los cañones revolucionarios de sus compatriotas. ¿Ha sido intencionada esa imagen, Don Terzio?

El caso es que no es solo este grupo, sino todo un gran sector eclesial neocónico el que lanzará su fuego amigo contra los hermanos tradicionales. Le puedo dar más nombres y ejemplos recientes que siguen a pie juntillas el guión que nos ofrece el vídeo y que nada tiene que ver con el Opus Dei.

En fin. Como usted dice: la persecución de los buenos. Es esa uno de los momentos más grandes de gracia que Dios puede dar a una persona fiel si sabe aprovecharlo en lo que tiene de purificación.

Anónimo dijo...

El contradictorio argumento de achacar a alguien una insignificancia y luego exagerar su poder y su influencia cuando conviene hacerlo es bien conocido.

Me recuerda a esos pseudohistoriadores que, en unas pocas páginas del mismo libro, dicen que la Falange era "un grupúsculo marginal", y más tarde aseguran que en todos los pueblos de la España nacional entró una escuadra de falangistas a dar paseos a la gente, como si hubiera millones de ellos.

Roberto Hope dijo...

¿Desde cuándo buscar el reino de Dios y Su justicia constituye un movimiento político?

Anónimo dijo...

Si la integración canónica no es equivalente a los ordinariatos anglicanos, la FSSPX "integrada" será destruida.

Pongamos por caso que se trate de una prelatura personal. El Opus Dei todavía no ha podido entrar en unas cuantas diócesis. ¿Qué le pasará a la FSSPX?

En ese caso, el superior sería un prelado que no tendría por qué ser necesariamente obispo. Debido al inevitable hecho biológico, una vez desaparecidos los cuatro obispos ¿quién haría las ordenaciones respetando las particularidades de la FSSPX? Ya hemos visto qué ha pasado con el superior de la FSSP y con el seminario del IBP en el Cono Sur Americano.

En ese caso también, las Conferencias Episcopales, como tales o por medio de la "unanimidad" de sus miembros, del mismo modo que se han "negado" por la vía de los hechos a traducir correctamente el "pro multis", también podrían negarse a aceptar las parroquias y seminarios ya existentes de la FSSPX.

¿Qué quedaría entonces de la "operación supervivencia de la Tradición"?

Sólo quedarían aquellos que no hubieran aceptado "esa" integración canónica.

Eso por no entrar en el pequeño detalle de que no es que "los buenos" estén contra la FSSPX sino que todos, y cuando digo todos estoy diciendo realmente todos excepto escasísimas nanoexcepciones, buenos, regulares y malos, están en contra de ella.

Francamente, me extraña que, hasta ahora, nadie haya hecho estas reflexiones que resultan triviales de puro evidentes.

Cougar.

Santi dijo...

Creo que lo que más les fastidia, si se diera el caso de la plena reconciliación, sería que tendrían -quizás- una prelatura personal similar a la opusina... y claro, esa excepción en la Historia de la Iglesia no sería única.
Me recuerdan a mi crío cuando le dices que va a tener un hermanito y primero te dice que no; y luego que niña, que él es el niño. Lo que pasa es que uno tiene 23 meses y estos voceros son más talluditos... lo que da idea de su talla intelectual cuando están en estas batallitas. Más, si cabe, con lo que dijo, y escrito está, su (santo) fundador sobre ciertos temas, que por ciertos medios sería tachado de filolefe cuanto menos.

Siempre que hay un comentario melevolente se me viene a la cabeza unas palabras de un sermón de Mons. Romero, qepd. Si tanto escuece esta sal (FSSPX) es que hay una herida abierta en la Iglesia... y otras "sales" que han pasado por el camino no han hecho nada porque se han vuelto sosas.

PS: Deberían gastar esas energías, en vez de mirar pajas en ojos ajenos, en la viga propia, con los documentos que salieron a la luz de exopusinos... que mucho censurar y bajar de las webs pero poco clarificar. Y el que algo esconde... o intenta esconder...

Terzio dijo...

La entidad y las circunstancias de la FSSPX no son, ni remotamente, las de los anglicanos que se integran en el ordinariato creado ad casum, me parece aberrante que se pueda hacer una equiparación entre un caso y otro: Los anglicanos provienen de una confesión herética y cismática desgajada de la Iglesia desde hace cinco siglos, no tienen jerarquía válida, ni confieren el sacramento del orden, no son propiamente 'iglesia', sus clérigos tienen que ordenarse sacerdotes cuando llegan al ordinariato...etc. etc. etc. La FSSPX siempre ha sido parte de la Iglesia Católica, nunca se han separado y han permanecido católicos (los más católicos!) con absoluta integridad.

La configuración canónica que pudieran tener en el futuro está por ver, realmente no se sabe nada concreto y se supone y conjetura más de lo que sería prudente. Que se les asegure una libertad adecuada a su idiosincrasia no quiere decir que se puedan mantener en un status ajeno al derecho canónico. Lo más parecido a una situación con cierta libertad interna para la auto-regulación sería del tipo de la que gozan las Iglesias Orientales, que se rigen segun cánones especiales. Pero, en el caso de la FSSPX se trata de una institución propiamente católica, no de otro rito, no de otra iglesia, con lo que su status canónico no puede ser el mismo que el de una de las iglesias de rito oriental. ¿Una prelatura nullius/vicariato personal? Esa parece ser la acomodación más factible, aunque ya digo que todo son especulaciones al respecto.

De todas formas, de estar en Roma, se habrá que reconocer la autoridad de Roma, a no ser que lo que hoy es una distancia se quiera convertir en una ruptura, Dios nos libre (a todos).

La Historia de la Iglesia no desconoce episodios parecidos al que nos ocupa, aunque el caso de la FSSPX tiene sus peculiaridades. Cuando existe buena voluntad, las concordias se logran, y en esa buena voluntad estamos. La mala voluntad, la malevolencia, el 'planear un fracaso' anticipado, puede estar sucediendo dentro y fuera, entre los enemigos...y también entre los 'amigos', si me explico.

'

Anónimo dijo...

" Lo más parecido a una situación con cierta libertad interna para la auto-regulación sería del tipo de la que gozan las Iglesias Orientales, que se rigen segun cánones especiales."
En esas ajustadas palabras tal vez se halle la desconfianza de estas nuevas asociaciones.
Las palabras del entonces cardenal Ratzinger son muy elocuentes y ponen coto a modelos de Iglesia nada tradicionales y más bien caprichosos: “Hoc canone 341 servatur terminus Praelatura personalis; servatur, quia hic est sensu: solummodo aequiparatio Ecclesiae particular deletur. Et ratio mea est: hic habemus critérium voluntarium, et ad Ecclesiam particularem aliquis non secundum suam voluntatem intra; si haberetur critérium subiectivum, no fuisset Ecclesia particularis sed specialis, in qua omnes seipsos eligunt: Ecclesia quaedam electorum, et hoc non!. Ecclesia quaedam electorum, duras palabras.

ivan

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Hace tiempo que sigo, y a veces respondo, a los tratamientos que del tema FSSPX hacen miembros de Opus. Y en estos tratamientos yo he encontrado siempre dos rasgos fundamentales: encarnizamiento y desdén. ¿De dónde nace esto? ¿Es que no se puede mostrar el desacuerdo aportando a la vez cierta dosis de comprensión? ¿Es que, puestos a buscar irregularidades, no es hoy irregular la situación general de la Iglesia donde, por poner un ejemplo, un Fisichella de la vida desautoriza al Arzobispo de Recife desde el Osservatore Romano y van y le crean un dicasterio nuevo? ¿Y la situación de camino a la extinción de tantas congregaciones religiosas sin que se haga nada eficaz para analizar el asunto y remediarlo? ¿Es que no lo ven y sólo ven una irregularidad, que ciertamente lo es pero dentro de un contexto que, aunque podría, me abstengo de ejemplificar más crudamente? En fin, no sigo. Será un caso más de "ceguera voluntaria".

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Lo que dice D.Tercio de las Iglesias católicas orientales parece muy buena solución. Oremus. Porque se decía como algo segurísimo que el 15 de abril se produciría el desenlace y ya hemos visto que no pasó nada.

Genjo dijo...

El reportaje me encaja bajo la etiqueta de "política". Calificar como agresivo, simplemente como anticonciliar, refractario... a mons. Lefebvre, sabiendo lo que ellos -si son los que vd. parece aludir- tienen en casa, no es desfachatez, es conveniencia. Eso, política.

MIGUEL25 dijo...

Yo creo que lo mejor es observar los acontecimientos y ver la cruda realidad.

Ellos mismos publican en su página web un desmentido para que no nos llamemos a engaños.

Fechado en Menzingen
el 18 de abril de 2012

La prensa indica que Mons. Bernard Fellay envió una “respuesta positiva” a la Congregación para la Doctrina de la Fe, y que, por consecuencia, la cuestión doctrinal ya queda resuelta entre la Santa Sede y la Fraternidad San Pío X.

La realidad es distinta.

En un correo del 17 de abril de 2012, el Superior General de la Fraternidad San Pío X contestó al pedido de aclaración que le había hecho el 16 de marzo el Cardenal William Levada, en lo referente al Preámbulo doctrinal, entregado el 14 de septiembre de 2011. Como lo precisa el comunicado de prensa de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, fechado el día de hoy, el texto de la respuesta “será examinado por el Dicasterio (Congregación para la Doctrina de la Fe) y luego sometido al juicio del Santo Padre”.

Por lo tanto se trata de una etapa y no de una conclusión.


Total que las cosas siguen como estaban.

El plan que Dios tiene para la FSSPX, no lo conocemos y punto.

Alberto dijo...

Él tema del neoconismo vs la fsspx y (last but no least)demás institutos tradicionalistas tiene variadas opticas se le puede ver desde la parábola del hijo pródigo (que lo hacen los más piadosos sin querer atender a razones más humanas)pero también desde una perspectiva puramente humana valga la redundancia: por todos estos años han existido católicos descontentos con él desmadre postconciliar pero lo suficientemente "obedientes" (o cobardes) como para no acudir a la fsspx (existen atenuantes encada caso) o a la tradición en general tanto laicos como clérigos. Este fue él boom de los nuevos movimientos (opus dei y similares) de aquí sacaron sus membresias y sus generosos aportes económicos, y él fuego que viene de ellos ni ha sido tan amigo páter sino que igual de sectario y marrullero como él de kung y amigos. Sin embargo ante un eventual reconocimiento canónico der la fsspx los neocons la tienen más difícil que los progres, no solo van a tener que redisenar él esquema mental de sus adeptos sino que también él propio, por no mencionar algunos miembros que de seguro se van a la tradición que ellos aseguraron ser los únicos defensores durante estos años (pues va a resultar que no), ante esto en vez de tener humildad se ensañan desde sus actuales posturas y agotan los últimos cartuchos y desde sus posiciones eclesiales de poder van a proteger sus fueros con él puñal en los dientes se les ve él cobre y la mala leche...vean lo que se logra en nombre de la obediencia, iluminado estaba mons lefebvre cuando dijo que este había sido él golpe maestro de satanás... Pero las puertas del infierno no prevalecerán en este mes de mayo, redoblemos las oraciones a nuestra madre