domingo, 29 de abril de 2012

Impotencias ?


A los que sentimos y sufrimos una especial preocupación litúrgica, nos ha afectado la publicación de dos noticias, ambas significativas y sintomáticas:

- la revisión previa a la publicación del nuevo Misal para México y Centroamérica

- la carta del Papa Benedicto a los obispos de Alemania con motivo de la introducción/corrección del 'pro multis' en la fórmula de consagración

Desde el momento en que se autorizaron las versiones del Missale Romanum en lenguas vulgares, el totum revolutum subsiguiente estaba asegurado. No sabemos si los entusiastas perpetradores de la reforma litúrgica vaticanosegundista adivinarían que en el periodo de 50 años que nos separan de la promulgación de la Sacrosanctum Concilium, el Misal Romano de 1969 va ya por la tercera edición-corrección-ampliación, con equivalentes adendas y corrigendas en cada una de las respectivas lenguas vulgares a las que se vertió.

Es interesante notar que en la noticia, tal y como ha aparecido en los medios, se menciona la extrañeza que la nueva versión del Misal para México y Centroamérica ha causado en la sede de la Congregación de Culto y Sacramentos, donde se han preguntado si para esas correcciones y/o innovaciones era preciso una edición nueva y completa del Misal, una pregunta, por cierto, bastante inquietante si significa que la Sgdª Congregación prefiere inhibirse y dejar la decisión en manos de la conferencia episcopal correspondiente; preocupante también si es que denota la voluntad de la Sgdª Congregación de dejar las cosas como están y mejor no menearlas (véase la segunda parte y cuestion de este articulete).

Las novedades más notables, las que los fieles advertirán en la nueva edición del Misal para México y Centroamérica, serán las referentes a los 'saludos', con (supongo) la sustitución de -"El Señor esté con vosotros" por -"El Señor esté con ustedes", como ya se dice en muchos sitios (en nuestras Canarias y por algunos sitios de Andalucía, también). El detalle no es una minucia si se entiende que esta expresión, hasta ahora, ha sido la preferida por los practicantes de 'liturgias vivas y acercadas a la realidad del pueblo', como una forma de 'encarnar' el lenguaje litúrgico según la manera de hablar de la gente de la calle, superando la corrección léxico-gramatical e imponiendo esa otra forma más vulgar y corriente. Por su parte, el clero más respetuoso con las normas litúrgicas vigentes, ha significado su actitud más obediente y conservadora manteniendo la expresión tal y como aparece en el Misal español de Pablo VI.

Si ahora esas formas se incluyen en la nueva edición, ¿será una alternativa para elegir, según prefiera el sacerdote celebrante usar la anterior o escoger la nueva, o será una fórmula fija y obligada impuesta por la nueva edición?

La cuestión parece absurda, como una paradoja de Alicia en el País de las Maravillas, porque si la desobediencia litúrgica y la creatividad espontánea se ven finalmente aprobadas, adoptadas, editadas, impresas e impuestas, ¿por qué no continuar con la anterior manera como opción válida en tanto que viva y en uso por quién la prefiera? Y si es así, o será al contrario, ¿para qué entonces la introducción de novedades en textos y ediciones que se han demostrado meramente auxiliares y orientativas para unos celebrantes insumisos que han preferido hacer su liturgia al margen de rúbricas, prescripciones y fijaciones?

No me sorprende, pues, que en Roma se hayan extrañado. ¡A buenas horas mangas verdes! De los nuevos prefacios que también se anuncian, no sé si serán algunos para las misas de la Virgen, o de algún santo. Espero que no sean los de las 'plegarias eucarísticas' suízas con matices de teología de liberación, "...para quien se siente explotado y oprimido", como reza una de ellas. También espero que no se refieran a las 'anáforas' para las 'misas de niños', otro invento proclive al esperpento que se introdujo en la segunda edición española del Misal.

Al final de la comunicación de prensa, aparece una relativa explicación del caso: Que en otras partes de Iberoamérica ya se han publicado nuevas ediciones, en Colombia, en Chile, en Venezuela, en Perú, en Bolivia, en Uruguay, en Argentina, en Paraguay. ¿Tantas diferencias caben a la hora de un Misal en una misma lengua? Me dirán que sí, pero yo entiendo que no.

Sin embargo, para que no se piense que observamos todo con lupa negativa, destaco algo bueno: La corrección de la fórmula de la consagración con la introducción del 'pro multis / por muchos' en vez del 'por todos los hombres', algo que el Papa Benedicto mandó hacer y que felizmente parece haberse encajado sin resistencia ni reticencias en los misales hispanoamericanos. Y con esto, enlazo la segunda parte del articulete.

La otra noticia , la carta del Papa al episcopado alemán, es un caso más grave, en cuanto que interviene en persona el Santo Padre y lo hace con y para los obispos de su país natal, con los que se supone tiene más entendimiento por evidentes cercanías y empatías. Aquí se puede leer una traducción en español de dicho documento: Carta de Benedicto XVI a los obispos alemanes sobre el 'pro multis'

La traducción (que agradezco) no es muy pulida, pero merece la pena leerse porque, breve y sustancialmente, Benedicto XVI expone y argumenta claramente el motivo y el quid de la cuestion:
"...la Santa Sede decidió que en la nueva traducción del Misal las palabras 'pro multis' deben ser traducidas en cuanto tales y no, al mismo tiempo, ser interpretadas. La simple traducción 'por muchos' debe reemplazar a la interpretativa 'por todos'.

El texto acompaña la indicación litúrgica con una reflexión exegético-cristológica, a manera de catequesis, dice el Papa, razonando los motivos escriturísticos y teológicos que fundamentan la decisión, con algunas referencias al momento del post-concilio en el que se hicieron esas traducciones del Cánon de la Misa que ahora se quieren rectificar. No necesita explicarse que si el Papa escribe, expone e insiste es porque en Alemania los obispos no se han mostrado favorables a substituir la fórmula actualmente en uso por la otra corregida que quiere el Santo Padre. Una resistencia muy significativa en cuanto que supone la prevalencia del criterio de una conferencia episcopal sobre lo dispuesto en Roma.

Sobre lo mismo, esta mañana leí con interés este otro artículo publicado en Vatican Insider que refuerza el valor y la oportunidad de la carta del Papa al episcopado alemán: ¿'Por muchos' o 'por todos'?

Sin decirlo expresamente, el autor del artículo parece sugerir que Benedicto se ha dirigido a los obispos alemanes teniendo en mente (en la intención) también a los obispos italianos, que mayoritariamente (171 en contra y sólo 16 a favor) no aprobaron la corrección querida por el Papa en la edición del misal italiano. Es decir, que lo que escribe Benedicto en directo a los alemanes, se lo dice también indirectamente a los italianos.


¿Impotencias? Pienso que sí. La fuerza de las conferencias episcopales y sus diferencias con Roma afloran en episodios como este, además de otros que se soslayan, o se tapan, o se disimulan, para no dejar ver la tensión de la situación. Un tension que en algunos puntos ya es desgarro quasi patente.

Históricamente se pueden encontrar mil momentos de parecidas tensiones con sus anejas consecuencias, nada nuevo para la Iglesia, nada que temer en cuanto que la misma historia demuestra la reversibilidad de muchas situaciones, el cambio de las coyunturas, la resolución de muchos conflictos y la reasunción convenida de múltiples pareceres encontrados.

Sin embargo yo destacaría el profundo desorden y malestar que el desajuste post-conciliar sigue propiciando, cincuenta años después. Y con la perspectiva de que todo seguírá problematizado, puesto que son los mismos textos conciliares los que motivaron los cambios que hoy se quieren rectificar, y que la resistencia a Roma se justifica desde instituciones eclesiales nacidas del Vaticano2º, ejerciendo una autonomía que se distancia de Roma, aproximándose a la desconexión y dejando temer en el proceloso horizonte el espectro de la ruptura, Dios no lo permita.

Puede que la prevención me haga extremar la lectura de los hechos, pero si alguien se atreve a hacer una interpretación optimista de esta actualidad, ¿quién se aleja más de la realidad, el que teme por lo que ve o el que aplaude por lo que está viendo?

+T.

11 comentarios:

Miles Dei dijo...

Y lo dicen tan panchos... Esto se va arreglando.

Efectivamente, para muchos (pro multis) esto solo muestra con una claridad que antes no se veía que algo va muy mal por dentro de la estructura jerárquica de la Iglesia, porque por mi casa no es, que aquí sabemos lo que queremos y como conseguirlo.

En España el pro multis sigue al pairo, eso sí con excusas diversas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Terzio dijo...

En España el tema no ha aflorado, se ha obviado oficialmente, lo que se comprende dada la mediocridad a la baja de nuestra jerarquía, la tendenciosidad de nuestros 'liturgistas oficiales' y la ligereza despreocupada de los sacerdotes, tan abiertos todos a las novedades rupturistas como resistentes a la ortodoxia necesaria.

A ver cómo arreglan el asunto cuando saquen la edición nueva del misal, que será otro parto de los montes (con excrecencias anejas, me temo).

'

Genjo dijo...

No exagera usted nada. La lógica de la traducción y de la adaptación del lenguaje litúrgico a las circunstancias de cada comunidad conduce ineluctablemente a entronizar la expresividad de cada celebrante que interpreta el sentir de la comunidad para la que celebra.
Quieren, como tantas veces se ha señalado, acercar los misterios a la gente a base de profanarlos, no en el sentido técnico de este término sino en el de expresar los misterios al modo de lo profano, de lo que se usa fuera del ámbito de lo sagrado.

Anónimo dijo...

Una brevísima anotación.En ruso siempre se tradujo literalmente pro multis, para o por muchos. A veces eso del ecumenismo obliga a la precisión y a dejarse de majaderías.
Impotencia y dejación por parte de la Santa Sede y una arrogancia estúpida por parte de conferencias episcopales en detrimento de los católicos de a pie que vemos como reina y gobierna la arbitrariedad incluso episcopalmente reglada y aprobada.

AMDG dijo...

Estuve hoy en misa alemana y me fijé en ello. Fur alle, por todos.

En las preces empezaron con la política de Ucrania y Siria, mención explícita a Timosenko. La segunda la dedicaron a las elecciones francesas.

No se la tercera, porque me senté y abrí el misal.

En iglesia principal de la ciudad.

Que reine Cristo dijo...

Antes que nada quería decir que recomiendo la breve y sencilla explicación que hacen en Catolicidad sobre la errónea (y dolosa, en mi opinión) "traducción" del pro multis.

http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com.es/2012/04/conferencias-episcopales-no-han.html

Lo del "pro multis" es además digamos que oficial, luego hay otras cosas que son innovaciones de cada cual... y no pasa nada... como por ejemplo por aquí cada vez se escucha mas lo de "Orad hermanos para que este sacrificio NUESTRO...". Tremendo.

A mi todo esto me trae varias reflexiones, por ejemplo:

- Colegialidad: Está patente el problema, ¿o no? Un caso paradigmático.

- Unidad de la Iglesia: Cada cual hace lo que le da la gana. Pero si la necesidad de hacer la Misa en latín ya se trató en Trento para significar la unidad de la Iglesia y evitar PRECISAMENTE estos problemas de "traducciones".

- Obediencia: es eso de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio, los mismos que ponen la paja en el ojo de la FSSPX. ¡Por favor! Pero... aquí no pasa nada... salvo a la FSSPX, por fachas, eclesialmente hablando, si no mas.

- Señales de los tiempos: yo recomiendo la lectura del P. Castellani acerca del apocalipsis, y de la lectura de una buena exégesis del mismo apocalipsis. Según esto, ¿donde estamos? Los mas entendidos discuten si entre Filadelfia o entre Laodicea, pero en cualquiera de los casos por ahí andamos, y eso es cierto y real. Todo está ya escrito y será como está escrito y esto es un aviso para navegantes... en especial para los de la barca de Pedro, pero mas todavia los que no se quieren subir a ella (no me malinterpreten, hablo de los incrédulos, infieles, paganos, pecadores, etc...).

Cura pilongo dijo...

Sigo pensando que esa carta la tenia que haber escrito el cardenal Cañizares, y no el Papa. Para que esta el Prefecto del Culto Divino?

Anónimo dijo...

La lengua del rito romano es el latín. Excepcionalmente se permitieron las lenguas vulgares para que la gente lo entienda, etc etc.... Ahora bien, todas las lenguas vulgares son una excepción. A priori no es una "más adecuada" que otra; pero en España el español sí es más adecuado que el francés porque el español cumple más fielmente el objetivo de que la gente tenga una vaga idea de lo que está pasando.

Porque el cristiano comprometido no necesita ningún idioma, podría ir a la misa en griego o lituano, que no le importa: basta un misal con los propios de cada día. Ahora bien, haciendo esto se hace imposible (en la práctica) sumar nuevos fieles.

Considerando que el único objetivo para permitir las lenguas vulgares es que los analfabetos y demás gentes entiendan la misa, pensando en esto yo me pregunto ¿Qué pasaría si en España hubiesen aprobado un misal mexicano? ¿Qué pasaría si en España se hablara del "Chavito Rico" que no quiso seguir a Jesús porque tenía muchos vienes? En ese caso, un cambio merecería ser considerado: porque se desperdicia el latín en favor de un lenguaje igualmente ajeno. Se pierde todo y no se gana nada.

Viceversa, lo mismo. En México vige una lengua litúrgica que no existe en ningún lugar del continente, salvo en la liturgia. Se está forzando una segunda lengua litúrgica, y es ridículo. O bien se habla el idioma de la gente, o bien el latín. Mezclar otras cosas no sirve para nada.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO dice: Cuando Congar dijo aquello de que "la Iglesia ha hecho pacíficamente su revolución de octubre" se refería, si no me equivoco al capítulo de la Lumen Gentium que trata de las conferencias episcopales. Eso es lo que el Vaticano II -que según Iraburu ha de ser aceptado "sin reservas"- ha supuesto: una revolución cultural.
Y respecto a la lengua litúrgica sólo comentar que lo que está sucediendo era de esperar desde el momento que nadie tuvo en cuenta los defectos de las lenguas vivas: INESTABILIDAD, en el tiempo y en el espacio (ya se ve lo que pasa con el misal mejicano y el PARTICULARISMO. Y supongo que habrá más.
Por cierto, muy bien insistir en lo del pro multis pero no olvidar el caso de la anáfora IIª que es una manipulación descarada del original de San Hipólito. Y la más usada.

Anónimo dijo...

Buen articulo