sábado, 1 de enero de 2011

Rezos cantados de Navidad


Tengo/siento una devoción/fascinación por dos tipos de villancicos navideños: Los andaluces y los napolitanos. Los andaluces son los que he escuchado en casa, en mi familia, desde pequeño, los que aprendí de niño y después fuí entendiendo y más tarde guardando como pequeños tesoros de piedad. Los napolitanos los he ido recogiendo y sintiendo desde que estuve de estudiante en Roma, y no dejan de sorprenderme cada vez que doy con uno nuevo, tan ricos en expresiones de piedad deliciosamente íntima.

Los andaluces genuínos, los tradicionales, son o campanilleros o flamencos, muy distintos cada grupo, distinguiéndose además según algunos centros/localidades de origen-irradiación. Algunas letras son admirables por la captación de conceptos doctrinales y teológicos vertidos a formas de expresión/compresión populares en las que la sencillez de los versos envuelve profundos enunciados de fe. Algunos tienen ciertas influencias de las letrillas que se cantaban en las antiguas misiones populares de franciscanos y capuchinos (ss. XVII, XVIII y XIX). Otras son letras de autores anónimos-populares.

A fines de los '60 se publicó un disco-antología que actualmente es un pequeño tesoro, un verdadero raro. Creo recordar que fue por inicitiva y patrocinio de D. Luís Ortíz Muñoz, un docto y benemérito sevillano hoy olvidado, que por entonces todavía ocupaba influyentes cargos políticos. El disco se titula

CANTES ANDALUCES DE NAVIDAD

El enlace es una estupenda introducción con breve comentario elaborado por Rafael Infante. Se pueden escuchar los villancicos, interpretados por cantaores flamencos de aquellos años; también vienen las letras, algunas, como decía, preciosas, como esta que canta la escena de la Purificación:

Aunque no necesitaba
de pureza dar ejemplo,
dos palomas le llevaba
al sacerdote en el templo.

Dicen que son las palomas
la estampa de la pureza,
imagen del limpio amor
Y del querer con firmeza.

Si hasta el cielo volaran
las dos palomas
con su murmullo,
cuántas cosas dirí­an
de tu persona,
como un arrullo.

Eres la rosa bendita,
eres la blanca azucena,
eres nuestra Madrecita,
la que a todos cura
la maldita pena.



De los napolitanos, el primero que me aprendí fue el popularísimo Tú scendi dalle stelle, que se canta por toda Italia pero que es napolitano, como su famoso autor, San Alfonso María de Ligorio. La melodía se inspira en la de otro también popular villancico, Quando nascete Ninno. Pero lo importante es la letra compuesta por San Alfonso. De él se conservan otros cantos expresamente pensados para acompañar misiones populares, o para la doctrina/catequesis de los niños. Todas las letrillas llevan la impronta del Santo dei Liguori, tan expresiva, tan preciosamente intimista, con expansiones de piedad y fervor admirables.

Me gusta especialmente la titulada Giesú Cristo Peccerille. La letra tiene más de veinte pequeñas estrofas, con su estribillo 'Bello Ninno mio d’amore,/
Sulo a Te io voglio amà'
. La letra original se escribió y se canta en un gracioso y delicioso nappulitano, tan próximo en algunas expresiones al español (¡ay aquellas Dos Sicilias, que fueron también del Reino de España!). No traduzco porque hay palabras que adivino pero no me atrevo a poner. Así y todo disfruto cantando/rezando esas coplillas, que son una auténtica oración.

Aquí, en esta página, se habla de la antigua atribución y más que probable autoría de San Alfonso. Y se cuenta una anécdota simpática: Estando de visita en Sant'Ágata por la celebración del 3er. centenario del nacimiento del santo napolitano, en 1996, un coro infantil interpretó el precioso villancico para el entonces Cardenal Ratzinger, que quedó tan encantado que se unió al canto con los chiquillos. Al final pidió que repitieran la copla, en particular una parte de la estrofa final:


E po quanno me ne moro
famme zinno co a manella;
dimme po co sta vocchella:
“Pisse pisse, viene ccà”.


(Y después cuando me muera / hazme señas con la manita / y díme con tu vocecita / '¡pss! ¡pss! ¡Ven acá!')




Toda la canción está llena de expresiones tiernas, íntimas, con notas de un fervor de alma profundamente infantil que se atreve a decir y pedir cosas que en otro nivel espiritual llamaríamos 'místicas', pero que en este contexto rebosan una amable efusión de inocencia que casi parece jugar con el Niño-Dios.

En el enlace también se puede oir (abreviada) la coplilla del Ligorio; la letra la pongo más abajo, por si alguien gusta. En el artículo se recuerda que no es propiamente una canción popular, sino que parece compuesta para algún convento de monjas, que son las que han conservado la memoria de la autoría de San Alfonso.

A mí me sirve de rezo para todo tiempo, pero muy especialmente por Navidad.



1. Giesù Cristo peccerillo,
mariuolo, acchiappa core,
vuò lo mio? Te teccatillo,
tutto tujo, eccolo cchà.

Si i core de ll’aute gente
Po volisse, Ninno bello,
fatte sulo tenì mente,
ca li ffaje spantecà.

(Estribillo):

Bello Ninno mio d’amore,
Sulo a Te io voglio amà.

(o también):

Bello mio, Ninno Dio
Io pe Te voglio abbruscià


2. So craune, e so bruttezza
tutti i gigli, e giusummine;
de sta Faccia la janchezza
fa li Sante addobbeà

Chi è lo Sole ‘n Paraviso?
Ninno mio, è sta janchezza;
chisto bello, e ghianco viso
mena luce ‘nquantità.


3. Venc’e rrose o russolillo
de sti belle Mascarielle:
mille vase a pezzechillo,
chi le bede, t’ha da dà.

Dint’a st’Ucchie sta ‘nserrata
tutt’ a lluce de le stelle:
chi da st’Ucchie è smecceato
già è feruto, e t’ha da amà.



4. Sso Nasillo delecato,
sti Zuppulle de diamante,
sto Mussillo de scarlate,
fanno a bracce ‘nnamorà.

Sta Vocchella quanno sciata
scarfe l’arma cchiù annevata;
quanno dice na parola
de l’amore fa squaglià.


5. So catene sti Capille
So manette, e cippe d’oro
Ca perrò so ricciolille,
cumm’e chille de mammà.

So doje perle ste Mammelle
chiene e frezze, e calamite
Chi le bede accossì belle,
corre a farese frezzeà.


6. So piguelle d’uva bona
sti Pedille, Ninno amato
chi le basa, ‘mbriacato,
e ‘mpazzuto ha da restà

‘N somma Tu sì tanto bello,
Ninno russo e ghiancolillo,
che li belle a mill’ a millo
Ponno irese a stepà.


7. Si de carte tutt’o cielo,
tutt’e paglie penne toste,
e si tutte l’acque gnioste,
le facisse arreventà.

Pe notà quant’è bellillo
sulamente no Detillo:
No sta carta, manco a ppenne
né sta gnosta pò avastà.


8. Quant’è caro, tiene mente!
Si mm’ ancappe int’ a sse mane,
siente, Ninno, e tien’ a mente,
me ne voglio sazeà.

Ne vuò avè vase, e morzelle
a sti piede, e a ste mmanelle;
‘n faccio po, nò nne parlammo,
io mme t’ aggio da sbramà.


9. Pare troppo confidenzia,
ma Tu saccio, ca n’ haje gusto,
e perrò no ‘nc’è perdenzia
de creanza, e majestà.

Quant’ è sciocco chi te lassa
pe cercà aute bellizze;
lassa o mare pe li sghizze,
che no juorno hann’ a seccà.


10. Già io comm’ a peccerillo
‘n faccia a o ghianco, o a russolillo,
a e bellizze de sso Cuorpo
mme so puoste a pazzeà.

Ma Tu sì comm’ o granato
addoruso, e tutto pinto;
lo cchiù bello sta da dinto,
lo sapore, dinto stà.


11. Tiene n’Arma la cchiù bella,
che Tu agge maje creata ;
chesta appassa pure chella,
che creaste pe mmammà.

Chi è no schizzo de bellezza,
chi è na giarra, e chi no cato
mamma è maro sprofunnato:
st’ Arma toja po che sarrà?


12. Già m’ agghiaja la bellezza
de sso cuorpo, e ss’ Arma bella;
che sarrà, si penzo a chella
bella toja Devenetà!

Ninno mio, Tu si de Dio
Lo bellissimo Figluiolo;
le bellizze tuoje Tu sulo
le ccapisce, e puoje contà.


13. Dillo Tu a chi mme sente,
Ninno mio, quanto si bello;
giacché ‘n cielo sulamente
sse bellizze vuoje mostà.

Ca mo vide ‘nnanz’ a Tene
comm’ a ffruvole li core
E chi sciocco nò nne tene
mo lo vide pecceà.


14. Te lo mio…. ah marionciello,
doce doce m’haje ferito,
e annascuso si trasuto
chisto core a pezzecà….

Lengua sciocca, chi è Signore
non se chiamma marionciello:
Ninno o fece chisto core
justo pe se ‘nce spassà….


15. Ma che spasso te pò dare,
Ninno mio, si è tuosto o core!
T’aggio ‘ntiso: li ferrare
sanno o ffierro annammollà.

Tienetillo, bella Gioia,
ma pecchè ca tene e scelle,
dallo ‘mmano a mamma toja,
e fatillo ‘ncatenà.


16. Pensa a quanto nce haje stentato
p’ancapparlo a la tagliola;
dunca mo, che ‘nce ‘ncappato,
non t’o fare cchiù scappà.

Tienetillo sempe ‘n pietto,
ard’, e abbruscia a gusto tujo:
no le fa trovà arrecietto,
fallo sempe spantecà.


17. Si volesse pò fuire
E tu auza li strille,
e co scippe; e co caucille
‘nnanz’ a Te fallo schiattà.

Fall’ a mente, ca o nnemmico
lo promette gusto, e mele:
ma po auto, che lo fele,
spine, e tuosseco non dà.


18. Tu si mele, Tu confitto,
Tu si zuccaro a panetto:
Chi te prova veramente,
non te pò maje cchiù lassà

Ha da fa comm’ a moschella,
Tu fajo sciò, nna cacce, e chella
cchiù s’azzecca, e se contenta
de se fare scamazzà.


19. Si sto core, Ninno bello,
chi partì da Te no faje;
dall’amore tujo chi maje
scatastarme potarrà?

No ‘nce ponno guaje, e pene;
non me smove manco a morte,
ca l’amore tujo cchiù forte
de no scuoglio mme farrà.


20. E pecchè non tengo o core,
lo serpente ‘nganantore
co li tacere, si vene,
la fatica perderà:

E si vene o brutto amore;
e mme mena a frezza ‘mpietto
non farà pertuso a o core,
coffeato restarrà.


21. E si po veness’ o munno,
e decesse: i’ voglio amore:
le responno: no, nc’è core;
agge pace, fatte llà.

Ninno mio, Rre de sto core,
giacché tanto te piace,
guodetillo sempre ‘n pace.
co lo Gnore, e co mammà.


22. Tu ti tien ‘o core mio,
d’int’o core tutt’ amore;
tutto tujo già song’io,
cchiù non aggio che te dà:


Tu perrò, Ninno d’amore,
duje piacire m’aje da fare;
‘n primmo, a o pizzo de lo core,
Tu pe ccarè nce haje da stà.


23. E po quanno me ne moro
famme zinno co a manella;
dimme po co sta vocchella:
“Pisse pisse, viene ccà”.

Ca volanno io me ne vengo;
mme t’abbraccio, e me te vaso;
e co Ttico me ne traso
‘n Paraviso a pazzeà.



+T.

4 comentarios:

Alfaraz dijo...

¡Ah! de la obra de gente como Ortiz Muñoz y Pérez Embid ¿qué se hicieron?..
Y ese primer Niño dormido, que ya lo conozco pero no recuerdo de donde.


.

AMDG dijo...

Feliz Año, Terzio. Reza por nosotros.

No he encontrado el villancico italiano en You Tube. Una lástima.

Embajador en el Infierno dijo...

La Navidad en mi familia está estrechamente ligada al disco que usted menciona "Cantes andaluces de Navidad". Mi padre lo ponía hacia el 23 de Diciembre y no lo dejaba de poner hasta el día de Reyes.

Llevo 41 años escuchándolo (los conseguí hace años en MP3 y los oigo en cualquier momento del año) y me es imposible dejar de hacerlo. Son, por las razones que usted expone, una cosa fascinante.

El que más me gusta de lejos es "La jornadita".

Josefina dijo...

Feliz Navidad, feliz año y a seguir haciéndonos como niños para entrar un día en el Reino de los Cielos.
Gracias por estas maravillas.