sábado, 1 de enero de 2011

Otra vez el espejismo de Asís?


Hay efemérides infaustas que no son para recordar, mucho menos para repetir. Aquel encuentro juanpablista de Asís-1986 marcó una cota de confusión memorable. Desgraciadamente, parece que vuelve el espejismo de Asís.

Nunca entendí su oportunidad, por mucho que me lo explican y me lo auto-explique. Considero que fue un acto en contradicción con el ser mismo de la Iglesia, cuya misión es evangelizar a los paganos, no 'orar' con ellos.

A lo sumo aceptaba considerar aquel comunitarismo indiferentista como un entusiasmo bienintencionado más de Juan Pablo II, un globo de colorines con mucho gas dentro, de esos que se sueltan y se ven subir y subir y subir y subir...hasta que se pierden y se los lleva el viento. Y nada más.

Pero sí hay algo más, porque lo que el Papa hace (o dice), aunque sea montar un encuentro temático religioso-pacifista ocasional, aunque sean unas palabras dichas en una entrevista a un periodista, aunque sea una cita al vuelo en un discurso de protocolo, lo que sea, lo más mínimo, tiene un peso, una gravedad extraordinaria. Un gesto, un acto, una palabra del Papa, lleva aneja una relevancia que influye en el mundo entero. Las palabras dichas esta mañana, las que comento, han sido estas:

"Cari fratelli e sorelle, nel Messaggio per l’odierna Giornata della Pace ho avuto modo di sottolineare come le grandi religioni possano costituire un importante fattore di unità e di pace per la famiglia umana, ed ho ricordato, a tale proposito, che in questo anno 2011 ricorrerà il 25° anniversario della Giornata Mondiale di Preghiera per la Pace che il Venerabile Giovanni Paolo II convocò ad Assisi nel 1986. Per questo, nel prossimo mese di ottobre, mi recherò pellegrino nella città di san Francesco, invitando ad unirsi a questo cammino i fratelli cristiani delle diverse confessioni, gli esponenti delle tradizioni religiose del mondo e, idealmente, tutti gli uomini di buona volontà, allo scopo di fare memoria di quel gesto storico voluto dal mio Predecessore e di rinnovare solennemente l’impegno dei credenti di ogni religione a vivere la propria fede religiosa come servizio per la causa della pace. Chi è in cammino verso Dio non può non trasmettere pace, chi costruisce pace non può non avvicinarsi a Dio. Vi invito ad accompagnare sin d’ora con la vostra preghiera questa iniziativa."

(Queridos hermanos y hermanas, en el mensaje para esta Jornada de la paz he querido subrayar como las grandes religiones pueden constituir un importante factor de unidad y de paz para la familia humana, y he recordado a tal propósito que en este año 2011 será el 25º aniversario de la Jornada Mundial de Oración por la Paz que el Venerable Juan Pablo IIº convocó el año 1986 en Asís. Por esto, en el próximo mes de Octubre iré como peregrino a la ciudad de San Francesco invitando a unirse a este camino a los hermanos cristianos de las diversas confesiones, los representantes de las tradiciones religiosas del mundo y también, idealmente, a todos los hombres de buena voluntad, con el objeto de hacer memoria de aquel gesto histórico querido por mi Predecesor y renovar solemnemente el empeño de los creyentes di todas las religiones para vivir la propia fe religiosa como servicio para la causa de la paz. Quien está en camino hacia Dios no puede negarse a transmitir la paz, quien construye la paz no puede dejar de estar cercano a Dios. Os invito a acompañar desde ahora con vuestra oración esta iniciativa.)

Con lo de aquel atrio (o era ágora?) de los gentiles (o era de la gentilidad?), Benedicto XVI amagó ya cierta tendencia. Si lo que acaba de anunciar, ese encuentro en Octubre próximo en Asís (Asís-IIIº?) va a confirmar un nuevo espíritu (espectro?) de no se sabe bien qué para todos (y todas) en comunión global universalista pan-humanista multi-pacifista y macedonia cultural-religiosa, mucho me temo que volvemos a los temblores por dentro.

Fuera, en el mundo del siglo XX-XXI, la Iglesia tiene ya perdidas importantes batallas que le han acarreado muchas ruínas. Pero meter la ruína dentro y desestabilizarse removiendo sólidos principios que son fundamentales, eso es una locura.


Lástima que la patria del Poverello sirva de escenario para ese monumental espejismo, precisamente Asís, el sitio donde el Crucificado, desde el ábside de la ermita abandonada de San Damiano, le habló a Francisco y le dijo aquellas tremendas y comprometedoras palabras:

“ Francesco, vai e ripara la mia Chiesa, che va in rovina ”.

¡Cuánto me gustaría que alguno recibiera otra vez un mensaje así, en Asís!

Preghiamo!!!


+T.

22 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Por alguna razón (algo que leí en algún sitio) tenía la sensación de que a Benedicto XVI el asunto aquel de Asis nunca le hizo mucha gracia. Me gustaría pensar que al convocarlo de nuevo lo que desea hacer es "re-enfocarlo" o "re-canalizarlo". Algo así.

AMDG dijo...

Es el crucifijo que tengo en el blog. Espero que me perdone las faltas de caridad que cometemos a veces.

Hace poco uno de los comentariastas escribio que se retiró al Santísimo, se puso un buda en el altar, y que se hicieron rituales extraños, incluso vudú... No sé.

Mal empieza el año.

Terzio dijo...

Yes. Leed aquí. Dos pollos (de risa...si no fuera sacrílego) con el pescuezo cortado sobre el altar de Santa Chiara. Se dice que el entonces Card. Ratzinger estaba que trinaba. Pero, al parecer, se re-insiste en el 'espíritu' juanpablista de Asís.

No digo que vuelvan a repetirse las escenas sacrílegas, pero las palabras del Papa (¿las han leído Uds.?) me han dado escalofríos.

Lo dicho: Oremus!!!

'

San Isidoro dijo...

Caro Terzio:

Muy bueno el artículo. Oremos. Pero yo no pienso en el Papa, ni en Asís, en todo caso, la antigüedad clásica ya nos dijo aquello que resumió Terencio en el "hombre soy, nada de lo humano me es ajeno".

Lo que me conmueve es que el Señor no hable, como lo hizo a San Francisco. Lo que me inquieta es el silencio de Dios. El mismo silencio de Cristo ante el Sumo Sacerdote.

“Este libro es un testimonio. No «al sol que más calienta», sino a los astros que fueron ayer estrellas fijas de nuestro destino y que están hoy desapareciendo de nuestro horizonte. Un testimonio en favor del hombre eterno contra los ídolos que ha segregado nuestra locura y que devoran nuestra propia sustancia. Un grito de alarma profético frente al inmenso suicidio colectivo que nos amenaza y que se reviste eufóricamente de los bellos nombres de progreso, de sentido de la historia, de liberación, de democracia, cuando no de ecumenismo o de «aggiornamento».

(El silencio de Dios, Rafael Gambra)

Esperanza dijo...

Bonita noticia esta para empezar 2011. Me uno a las oraciones que se piden, para que se reoriente el encuentro en cuestión.
En mi opinión reunirse con las religiones falsas sólo tendría algún sentido si se hace con el fin de anunciarles que Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Pero reorientado o no, no me gusta, porque sea cual sea la intención del Papa, las fotos que allí lleguen a hacerse darán alas a los relativistas del mundo. Y Asís II creará confusión. Lo dice alguien que fue a clase de religión católica con la foto de Asís’86 en la lección 1ª. Inolvidable, en el peor de los sentidos.

ps: ¡espero que con Asís no hagan una especie de Jmj de las religiones, como algo periódico y establecido! ¿qué piensa el Santo Padre, que van a dejar de perseguir a los cristianos en Irak o en Sudán por darse la manita con un imán en Asís?

Recemos también porque no haya otro Papa que vuelva a besar el Corán.

Joaquín dijo...

He leído con el interés de siempre, tanto el texto, como los comentarios hasta ahora. Como seguramente habría de disentir, he preferido guardar un discreto silencio. Sin embargo, me llama la atención que se tilde a las religiones de la tierra, por contraste con la cristiana, de "religiones falsas" (sic). Lo que me parece un error de construcción lógica. Que el cristianismo sea (o se pregone) "la única religión verdadera", no hace falsas al resto. Tal vez un cristiano, poseído de su verdad, pueda decir que la verdad de las otras religiones es incompleta o defectuosa, pero no falsa. Por otro lado, siempre me he resistido a atribuír a la religión las categorías de "Verdad/Error", que más bien pertenecen al orden epistemológico. La religión (cualquier religión, sea más o menos verdadera) tiene más bien que ver con la salvación personal, no con el conocimiento científico.

Terzio dijo...

Pues lamento muchísimo que andes con esa fe sub mínimis, tan insuficiente y confusa. No es este el sitio para extenderse ni el momento para catequizar, pero hay elementales que son de neta intra-lógica teológica:

Un Dios único y verdadero supone una revelación única y verdadera y una historia de salvación única y verdadera; lo demás, o es intento que no llega, o falsedad que sustituye, o parcialidad que deforma.

Lo de la verdad reducida a concepto/categoría epistemológica, también me da pereza discutir porque detesto las disputationes philosophiae, pero no sé si recordarte lo del verum, unum, bonum, pulchrum...Se obvia la metafísica y pasa lo que pasa.

En resumen, que tu estado de opinión es grave; espero y deseo que haya mejoría y convalezcas.

'

Jordi Morrós dijo...

He encontrado muy interesantes lso dos últimos cruces de comentarios entre Joaquín y Terzio.

Quizás me diréis que soy un tibio o un componendas pero sinceramente opino que los dos tienen razón.

La razón que cada cual tiene entiendo que es porque cada uno habla desde niveles distintos.

Probablemente Terzio está plenamente convencido de la unicidad de la salvación des del catolicismo y hasta ahí no hay nada posible a discutir, y en cambio Joaquín parece proponer una lectura de la multiplicidad religiosa desde una perspectiva de realidad objetiva frente a la cual es muy difícil poder afirmar que una religión pueda ser más verdadera que otra ya que cada religión es en principio y sobre todo verdadera para aquellos que la viven de forma convencida y coherente.

Este tema daría para muchas reflexiones y a estas horas de la noche no me veo capaz de inspirarme más.

Y no sé si con este comentario también me voy a ganar una recomendación de Terzio en el sentido de que me disponga para un período intenso de convalescencia espiritual.

Joaquín dijo...

Que la luz del sol entre por la ventana de mi cuarto, no quita que entre también por la de los demás (el ejemplo es muy antiguo, no es mío, naturalmente).

Los católicos nos quejamos, con razón, del hostigamiento y violencia que sufre la Iglesia en Oriente, en territorios donde es confesión minoritaria. Sin embargo, abundar en la expresión religiones falsas, que no se hallará con seguridad en ningún escrito de S.S. Benedicto, es como el que se coloca a la altura (a la bajura) del mozo de mulas, para responderle.

genjo dijo...

En algún sitio he leido la convocatoria del obispo de Asís. En ella se distancia explícitamente del sincretismo o del relativismo.
La cuestión espinosa, desde el punto de vista prudencial, es si tal distanciamiento es suficiente.
Desde el punto de vista doctrinal, la cuestión la ha planteado ya Joaquín.

Terzio dijo...

No solamente falsas sino adversarias de la Iglesia, históricamente y en la actualidad. En este gran malentendido del diálogo interreligioso es la Iglesia la que se mueve, toma iniciativas y se desgasta a sí misma, todo junto y a la vez. De cara a la gente - fieles católicos y opinión pública en general - la imagen resulta tremenda porque es la puesta en escena de un práctico indiferentismo. La intención puede que sea recta, pero el efecto es absolutamente equívoco.

Claro que la afectación es extensa, tanto como traslucen las opiniones: Una fe deformada y enrarecida que se siente incómoda consigo misma y se abre a un pan-religiosismo indefinido, disolvente del Credo Cristiano, de la identidad de la Iglesia y de su misión.


'

anco marcio dijo...

Creo que la Constitución pastoral “GAUDIUM ET SPES” puede arrojar luz sobre el asunto que se debate; me limito a transcribir algunas afirmaciones que se recogen en la misma:
“Quienes sienten u obran de modo distinto al nuestro en materia social, política e incluso religiosa, deben ser también objeto de nuestro respeto y amor. Cuanto más humana y caritativa sea nuestra comprensión íntima de su manera de sentir, mayor será la facilidad para establecer con ellos el diálogo.
Esta caridad y esta benignidad en modo alguno deben convertirse en indiferencia ante la verdad y el bien. Más aún, la propia caridad exige el anuncio a todos los hombres de la verdad saludable. Pero es necesario distinguir entre el error, que siempre debe ser rechazado, y el hombre que yerra, el cual conserva la dignidad de la persona incluso cuando está desviado por ideas falsas o insuficientes en materia religiosa. Dios es el único juez y escrutador del corazón humano. Por ello, nos prohíbe juzgar la culpabilidad interna de los demás”.

Terzio dijo...

Sí, de internis neque Ecclesia; pero lo de Asís no es un acto interno sino externo, notoriamente público, que suscita equívoco y confusión.

Precisamente, uno de los más imprecisos conceptos conciliares es el de "diálogo", puesto que parece sustituir al de "evangelizar". Además parece suponer que el objetivo/misión de la Iglesia es una especie de diálogo en suspenso, sin conclusión, como si el diálogo fuera considerado a la vez como meta y estado ideal, sin ulteriores exigencias.

Cada vez que releo algunos textos conciliares me quedo más perplejo.

'

Joaquín dijo...

A los efectos de lo que se está comentando, creo que es más pertinente, y aclaratoria, la declaración conciliar Nostra Aetate.

El quid está en si estamos dispuestos a aceptar lo que ahí se declara.

Terzio dijo...

Un documento discutible desorbitado por los acontecimientos. Asís, sin ir más lejos.

'

AMDG dijo...

Se puede ver en algunos comentarios que el riesgo que los tradicionalistas percibían en la ambiguedad de algunas propuestas del VII -la preparación para la apostasía- era algo más que un riesgo.

Todo ello con las mejores intenciones, faltaría más.

Creo que urge advertir, a los católcios que lo quieras escuchar, que vamos camino de la gran apostasía, que será un fenómeno histórico porque así está escrito.

Que Dios nos asista.

Esperanza dijo...

Sigo pensando lo mismo:
en una época en la que apenas se reflexiona ni se estudia, y en la que la imagen y lo políticamente correcto tienen un peso brutal, una foto Asís II _ aliñada con las consabidas interpretaciones y loas que se hagan desde los medios y canales del nuevo orden mundial_ sí generará confusión.
Por otra parte, no me sorprende en absoluto que algunos miembros de las religiones falsas persigan a los cristianos, porque ya sabemos quién es el padre de la mentira, que en última instancia está detrás de esas falsas religiones con el fin combatir a la Iglesia. Esto pasará hasta el fin de los días (que cada día está un poco más cerca).
Como dice Amdg, que Dios nos asista.

Cernuda dijo...

Las palabras del Papa están en italiano. Supongo que ya había reparado Vd. en ello, pero es que.... aunque los no versados en lengua italiana podamos entenderlas más o menos, se pueden escapar cosas. Podía haber tenido Vd. la caridad de traducirlas, ya que tan trascendentes son, según Vd. Por lo que he leído en el texto y los comentarios, me parece un asunto de la máxima trascendencia, el abordado. Atentamente.

Cernuda dijo...

Muchas gracias. Comparto su preocupación y sigo con interés los asuntos conflictivos o peligrosos surgidos desde el último Concilio: "Ecumenismo", "Libertad religiosa"... vivimos tiempos inquietantes y lo mejor que podemos hacer es orar, así lo dijo recientemente un monje de una Comunidad por la que siento gran aprecio. Yo intentaré colaborar humildemente a ello.

Anónimo dijo...

Unitatis redintegratio, Gaudium et spes y Lumen Gentium, no me consta, pero alguien por ahi comentó que el mismo B XVI dijo que eran ¡¡¡el antisyllabus!!!
Coincido con su petición don Terzio. ¡¡¡Que Jesús le vuelva a decir a alguien la frase que le dijo al poverello!!!!. Reconstruye mi Iglesia

airfoil dijo...

Pues a mi me da que el encuentro de Asis no es ni mas ni menos que una suplica del Santo Padre a los lideres religiosos, que hablen con sus gobiernos para que dejen de perseguir y matar a los catolicos.
LO triste del caso es que estas persecuciones las hacen asesinos a sueldo, inducidos por mentiras y pagadas por un gobierno externo que ni ellos mismos saben.
Por eso el encuentro de Asis no servira para nada.
Solamente rezando y suplicando a la Santisima Trinidad se puede parar este holocausto cristiano, y solamente la Iglesia Catolica tiene los medios para la suplica.

Fuera de la Iglesia Catolica, todas las religiones son "man made".

(los acentos estan omitidos )

Anónimo dijo...

Don Terzio:

No sé por qué me da que no va a tener nada que ver el Asís benedictino del juanpablista. Es verdad que nada más invocar al espíritu de Asís es para salir corriendo, pero en dirección contraria.

Me extrañaría mucho que, después de tender la mano a los Lefevbre's guys, hiciera un desaguisado para que no pidan más caldo...

In Cordis Regis,

P. Eduardo