viernes, 13 de febrero de 2009

Galería de impías horrendas (atque blasphemas)

Uno no gana para sustos, hoy más que ayer pero menos que mañana. Y la culpa, en este caso, es del internete - gracias a Dios - que no se sabe nunca con lo que se pueda topar en los procelosos mares de la navegación virtual.

Pero esto que traigo y que pongo es pornografía pseudo sacra pura y dura, hard-hard-heavy king size. El que tenga bemoles, que se atreva, yo ya he advertido, no me acusen luego ni me pidan daños y perjuicios:

Galería web-page de horrendas impías ellas

¿Qué? ¿Es o no es para echar a correr sine freno?

Por lo que a mí respecta, no se cómo salir del shock, y me temo pesadillas recurrentes en noches de íncubos y súcubos, con las caras (y demás) de estas ellas, colmo de aberración.

Lo peor es que no las querrán ni en los infiernos (que el demonio es malo, pero tiene juicio), y a ver qué van a hacer sueltas por ahí, causando estragos y remedando acciones sacras para acomplejados incáutos (por cierto que sale un calvo en la galería que no se bien por qué sale...a no ser que sea calva en origen o pretenda ser ella en futuro).

En fin, esto es el fin (a ver si acaba de una vez, y acabamos).

&.

19 comentarios:

eligelavida dijo...

He entrado a pesar de la advertencia y es realmente de susto. Lo peor sería que tuvieran seguidores. Qué pena…

ELIAS dijo...

Mulieres in ecclesiis taceant non enim permittitur eis loqui sed ...

AE dijo...

No lo he abierto. A todo lo que llegué es a a ver el título del enlace.

La culpa no es de internet, que no deja de ser un medio, como lo es una pluma. la culaa es de quien lo escribe.

ah, no ponga enlaces, encima se reirán de saber que usted les hace propaganda. Hay unos medos para saber desde donde se hace al visita.

Bendiciones

Galsuinda

http://www.adopcionespiritual.org

Ignacio dijo...

Luego dirás que yo tengo mala leche.

In diebus illis dijo...

Señor Terzio, que gratas sorpresas ha de depararnos su blog durante este año. Creo que su "fama" subirá no sin merecerlo.

VCR

MBA dijo...

Perdón por la ignorancia. ¿Por qué una mujer no puede ser sacerdote en el cristianismo? Imagino que habrá una legislación sobre el asunto, e intuyo que habrá también un legado de tradición. Me refiero a la causa "profunda", a la razón de fondo, que supongo que la hay, la ignoro y no me aventuro a conjeturar. Al definir un sacerdocio estás definiendo una separación entre sagrado y profano y estás proponiendo a la vez una forma de ponerlos en relación; por medio de una intermediación. Al no incluir a la mujer en esa intermediación, estás sin querer proponiendo una antropología, una diferencia entre el hombre y la mujer y una forma de entender su relación, entre ellos, y con lo sagrado. Mi curiosidad está al final de la madeja, el por qué los cristianos no ordenan a sus mujeres. ¿Qué es un hombre en el pensamiento cristiano? ¿Qué es una mujer en el pensamiento cristiano? ¿Qué es el Hombre, lo que hay entre ellos? No va ni con mala leche ni con segundas. Sólo que me parece que quedarse sólo en la letra y la actualidad es perderse la vida.

Gracias de antemano.

Terzio dijo...

¡Vaya! Deberías por lo menos intuir el porqué: ¿Hay "sacerdotisas" en el A.T.? ¿Las hubo en algún momento? El sacerdocio de la Alianza antigua es una "prefiguración" del sacerdocio de Cristo y de la Iglesia, que no es "excluyente" de la mujer en la participación cultual, pero sí elige sólo al varón para desempeñar un orden-ministerio que se realiza "in Persona Christi".

Si lees la Epístola a los Hebreos verás cómo se entiende el sacerdocio de Cristo fundamentado en el culto y la tradición del Antiguo Testamento, pero a la vez cerrando aquella alianza y plenificándola en otro Testamento nuevo con un nuevo Culto y un Sacerdote nuevo. Ese nuevo sacerdocio dependiente de Cristo ha sido comunicado/participado como Sacramento para los cristianos: Un sacerdocio común de índole espiritual habilitado para todos los bautizados sin distinción (hombres y mujeres), y un sacerdocio cúltico ministerial y sacramental que elige sólo a varones ex origine y sin excepción.

Por otra parte, en el medio fenomenológico de las religiones monoteístas con entronque veterotestamentario (Judaísmo, Cristianismo e Islám) la exclusión de la mujer para el oficio sacerdotal-jerárquico es radical y común (tan sólo en la extraña secta de los Drusos se contempla un cierto "sacerdocio" de las mujeres, me parece).

En suma, la razón última es la voluntad de Cristo que instituye ese y no otro sacerdocio recibido y transmitido por la Iglesia (a este respecto el concepto "tradición" tiene el más alto valor vinculante, también en referencia al A.T. y el sacerdocio mosáico-aaronítico)--> no se puede transmitir lo que no se ha recibido, sino sólo aquello que se ha recibido y según forma recibida (radicalmente, todo esto depende del hecho de la "revelación"---> se recibe de Dios, no se inventa por los hombres).

'

MBA dijo...

Aclarado, y muy bien, pero me queda la sensación de que con actualidad y legalidad. Esa tradición a la que aludes hunde sus raíces en la concepción radical de la relación entre el hombre y la mujer con respecto al tiempo, por un lado, y al espacio, por otro. El equilibrio se encuentra entre los dos, y ese es el sentido espiritual del matrimonio, armonizar tiempo y espacio para traer a la creación algo que antes no existía, una vida. Las mujeres están eximidas de toda obligación ritual que tenga un tiempo fijo porque los hombres, por el contrario, sí que la tienen (los tiempos de la oración, por ejemplo).

Como apuntas, está el asunto de la tradición, y que nadie puede transmitir aquello que no ha recibido. Según ese argumento, un hombre le podría pasar el sacerdocio a una mujer, y sí estaría "recibiendo". Ahora bien; ¿el qué?

Bueno, eso en respuesta a tu pregunta. Porque si te agarras un avión y te vas a Estados Unidos o a Inglaterra, al entrar en una sinagoga reformista te ibas a sentir muy bien con lo de tus amigos alemanes; parecen iglesias bautistas y por supuesto que hay "rabinas". Y como todo cambio de visión del mundo se traduce al final en palabras, tienen un libro de oraciones - y hasta creo que una traducción de la Biblia - "gender neutral", "no ofensiva" en su redacción para la mujer. No hay "él", sino "ella" o "ello". O sea, eliminas los términos en los que se establece el diálogo (masculino/femenino) para poner encima de la mesa un tercero, una falta de diálogo, una imposición.

Creo que el problema de fondo para todos no es llevarnos las manos a la cabeza porque haya legiones de mujeres que quieren formar parte del sacerdocio, sino tal vez preguntarse qué ha pasado con los hombres y en qué medida han abandonado su posición como un modelo que no refleja una armonía, sino un desfase. En que medida nuestra propia búsqueda de lo material ha asqueado a las mujeres para que sientan que tienen que ser el reemplazo y llenar el espacio de lo espiritual.

Terzio dijo...

Planteas las cuestiones desde perspectivas sociológicas o antropo-sociológicas que no corresponden con los presupuestos religiosos.

Además el tema de la "reivindicación" de un sacerdocio femenino es una novedad surgida desde medios socio-culturales que han hecho "causa" con un feminismo beligerante omnímodo y sin discernimientos adecuados según la entidad o la naturaleza de las reivindicaciones. Unas caben y otras no.

En el fondo late la malinterpretación del sacerdocio como "poder", que es una errónea comprensión. Aunque el munus regendi sea anejo a la dignidad sacerdotal, en principio el sacerdocio es una gracia otorgada (por Dios) y no un derecho con-natural a la persona. Se recibe en la Iglesia (y antes en el Israel del A.T.) como un ministerio referido a Dios para bien del pueblo. Elige Dios 1)a la tribu de Leví en el A.T. con vinculación/transmisión según la sangre 2)y mediante vocación específica al sacerdocio a los fieles varones dentro de la Iglesia. Y es voluntad de Dios que elige, en primera instancia, que escoge a unos y no a otras. Ex orígine, como decía antes.

Sin embargo no supone una exclusión de la mujer en la participación del orden espiritual o carismático. En el A.T. son protagonistas "elegidas" y dotadas de carisma las mujeres del Libro de los Jueces, tan formidables. Y, en otras circunstancias, Judith o Esther. También existen "profetisas" reconocidas como tales, desde Miriam hermana de Moisés hasta la misma Virgen María y su prima Isabel o la anciana Ana de Fanuel. En la Iglesia se reconoce el alto valor doctrinal de Santas como Teresa de Jesús o Catalina de Siena, proclamadas y reconocidas "Doctoras de la Iglesia". Y en la tradición monacal, la mujer es igualmente llamada-escogida con vocación de consagración y con carisma "regendi". Pero al sacerdocio, nunca. Es lo que Juan Pablo II define en la Ordinatio Sacerdotalis carta apostólica de 1994 en la que define magisterialmente de forma terminante "... declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia" (ibidem).

Et peractum est.

Lo demás son aberraciones y excentricidades como las de las pseudo-clérigas de la web que motivó este articulillo.

Hay temas en los que la discusión está resuelta, como este, por ejemplo.

'

MBA dijo...

Sí y no. Todo el desarrollo que haces es impecable, pero vuelvo a insistir en el asunto en primera persona. Cuando hablas de la articulación legal del asunto para los cristianos, es tal como dices: discusión resuelta. Pero culpar al feminismo de estas "pulsiones" es confundir el mapa por el territorio, la consecuencia por la causa. Ha habido un sacerdocio femenino, que es, precisamente, el del politeismo (que no viene al caso). Pero en cualquier caso no se produce una reclamación si, previamente, no ha habido una falta. No se si te sirve el ejemplo, pero Reforma y Contra-Reforma surgen como respuestas diferentes a una misma situación. No aparece un feminismo Whalt Disney y parcial si no aparece, de pronto, como una posible solución a un problema. Tú lo estás mirando desde el altar, yo desde la plaza. Con una sociedad con una marea de niños con padres divorciados, se buscan respuestas. Y, como siempre, están los de "cambiemos todo" y los de "volvamos al origen". Si a este grupito de señoras tan simpático las cosas les fueran tan claras no entrarían en estos asuntos de travestismo espiritual. No planteo ninguna discusión - como comprenderás es un asunto que me resulta indiferente - sino al contrario, una reflexión. Porque se supone que el Jesed/Caridad es el pilar del mundo, y empieza con el prójimo más próximo.

Este nuestro país se está yendo al carajo a una velocidad pasmosa. Y antes de que una rama se caiga, podrida, antes ha desaparecido la sabia, que es el pensamiento, las ideas, su diálogo y su concreción en palabras y acciones. Es una forma de decir: señoras, aquí uno que no es de su club, simplemente plantea si además de para ganar una batalla en los medios por la libertad de conciencia en contra de la intolerancia bla bla bla esto nos pone más cerca de un mundo mejor. Si no se está inventando un problema imaginario para no enfrentar los problemas reales. Como decía Capote: "¿De qué tienes miedo? Se sapos reales en jardines imaginarios". Y estas señoras parece que están jugando a ser clavel y gardenia.

Por ahí iba. No te mosquees.

Terzio dijo...

Oh, vaya por Dios! Niego la mayor: No ha exisitido un "sacerdocio" pagano porque el paganismo ni es religión ni tiene instituciones religiosas...de verdad.

La Religión es una: La de nuestros antiguos padres (los tuyos y los mios; tuyos por sangre, mios por fe) y la que enseña y practica la Iglesia. No hay otra. Ni ha habido ni hay otro Sacerdocio sino el reconocido en el Antiguo Testamento (un sacerdocio hoy extinguido) y el del Nuevo Testaemnto, que es el Sacerdocio de la Iglesia. No hay más.

Lo demás, inventos con más o menos culpa e impiedad según cada caso. Como el de esas bellacas cleriguizantes.

p.s. Hesed, más bien, nosotros lo traducimos como "misericordia"; (sin excluir la caridad); y la caridad es virtud teologal con dos fines/movimientos: 1º Dios 2º el prójimo (en cierta inclusión sin separación). El Hesed-Misericordia sería atributo exclusivo de Dios (ya digo que más bien, sin absolutizar pero preferente y primeramente).

'

MBA dijo...

Que carácter, cómo te pones... Ok. Fin del asunto, no lleva a ningún lao.

Ignacio dijo...

(los tuyos y los mios; tuyos por sangre, mios por fe)


O no, Deán:nuestra cultura nos constituye, es supraindividual y autoportante:estaba cuando vinimos; estará cuando nos vayamos: no es nada personal.

Terzio dijo...

Apreciado MBA: No estoy alterado ni molesto, es que escribo así. Ni me has molestado ni he pensado que pudiera molestarte. Sorry.

Y a tí, Ignazio, estimado mio, no se qué decirte porque no se qué me entiendes.

p.s. Desde luego que no pensaba que sacar a estas impías horrendas iba a dar para tanto comentario (de alto nivel).

'

Mendrugo dijo...

En relación con el sexo de Cristo y de Dios Padre, yo creo que la Revelación, que empieza en el AT y culmina en Xto, es sobre todo eso: que Dios se da a conocer. Dada nuestra incapacidad para entenderle, usa un lenguaje misterioso, simbólico y humano. Se sirve de figuras como el sexo y el parentesco. La Primera Persona Divina es varón y padre. La Segunda, también varón, respecto al Padre es Hijo, y respecto a nosotros, esposo. La tercera es mucho más asexuada. (Y si me lo permitís, la "cuarta persona de la Trinidad" es mujer). Lo que esto signifique es misterioso, pero se nos ha revelado así y requiere una aceptación humilde. Cualquier intento de darle una formulación más correcta sería destruir información.

Mendrugo dijo...

Querido Terzio: Sigo con mis ocurrencias, ya que no me dices nada. Si te puedo llevar la contraria (un poco), yo sí llamaría sacerdocio al de los paganos. Porque aunque se queden a años-luz de Cristo (por capacidad de complacer a Dios con su culto y de mediar entre Él y el hombre), los sacerdotes paganos ofrecían sus pobres sacrificios con los mismos cuatro fines de la Misa.

En cuanto a esa insuficiencia de su culto para agradar a Dios, yo creo que cualquier pagano pío convendría en que lo más decente que se puede ofrecer a Dios son sacrificios humanos. Y que por aquello mismo es una constante en las religiones paganas la pretensión de que los propios dioses han dispuesto cómo y con qué ritos se les debe adorar. En virtud de esto, el culto les agradará más. Se diría que también la religión natural pide una cierta revelación divina.

Pues bien: yo pienso que las sacerdotisas aparecen para el culto de las diosas. Sea porque la diosa lo pide o porque al pueblo le parece más apta una mujer para esa mediación. Pese a los ejemplos contrarios que se podrán encontrar. Y claro: el Dios patriarcal no pide sacerdotisas.

Terzio dijo...

Es que son ocurrencias, Mendrugo, tú lo dices. No es que desatines, pero sí habría que precisar y matizar (y corregir algunas cosas, también). Y tampoco quisiera enredar más el tema, la verdad.

El "sacerdocio" pagano no es tal ni la "religión" pagana tampoco. Son instituciones humanas para deidades inventadas o supuestas, nada más que eso, con un mero interés fenomenológico antropológico-cultural, y lo correspondiente al tema de la fenomenología religiosa, mitología, etc.

Sobre el tema del valor de los actos de la "religión natural", el valor se lo concede Dios al acto del hombre de buena voluntad--> p.ej. el sacrificio del justo Abel, pero no proviene del acto en sí en reciprocidad a un don de Dios que se devuelve a Dios conscientemente con voluntad del creyente por voluntad de Dios---> este es el culto-sacerdocio revelado en el A.T como "tipo" y en el N.T plenamente en Cristo, que es el que ha recibido y celebra la Iglesia, y el único que puede transmitir, en fidelidad con lo que ha recibido.

Curiosamente, estas horrendas cleriguchas vuelven/retornan a un "sacerdocio" y un "culto" pagano, fuera de la Iglesia y de la Tradición-Fe-Revelación (y, por supuesto, al margen y en contra de la voluntad de Dios).

Anónimo dijo...

¿Puede explicarme con palabras sencillas que es la fenomenología? pues, aunque he leído algo, no termino de entender que es. Gracias. Ana.

Terzio dijo...

No me gustan los "anónimos", y los borro. Respondo a esta tal "Ana":

La "fenomenología" estudia los "fenómenos", es decir las cosas que realizan/manifiestan exteriormente algo que se puede conocer/analizar con arreglo a ciertos parámetros científicos. Es un concepto muy ligado a la "ciencia".

Tocante a la religión, la fenomenología estudia los "fenómenos religiosos" externos, digamos. Por ejemplo, el "sacrificio" como "fenómeno religioso"; en este sentido, se estudiará su aparición, desarrollo, tipos, etc. en distintas religiones, culturas, momentos de la historia etc. Y lo mismo otros "fenómenos" ya sean "actos" ya "instituciones: Sacerdocio, oración, profetismo, ritos propiciatorios, objetos de culto, benciones, execraciones, indumentaria religiosa, imágenes, edificios (templos, recintos, espacios)...etc. etc. etc.

La "fenomenología religiosa" aparece en el siglo XIX como desligada de la "teología", con cierto sentido "crítico" respecto a las religiones y el "hecho religioso", que estudia sin suponer su transcendencia, a veces incluso negándola u obviándola. En principio, no estudia lo sobrenatural-religioso, sino sólo lo cultural, antropológco o sociológico referido a los fenómenos que expresan o exteriorizan el "hecho religioso".

Más o menos.

'