jueves, 4 de octubre de 2012

Tunear al Santo / Tuning the Saint

Todavía no me explico bien la intención de nombrar Doctor a San Juan de Ávila, un Santo tan poco concorde con la situación que vive la Iglesia actual. Pensando bien, suponiendo rectamente, lo único coherente que se me ocurre es que se quiera alumbrar estas penumbras poniendo en el candelero la luz del Maestro Ávila, tan potente y clara. Pero también sospeché, desde que supe lo del Doctorado, que se retocaría al Santo para volverlo postconciliarmente correcto, quitándole gravedad y sustancia, limando puntas y cortando espinas, reciclarlo en formato light bajo en calorías católicas y digerible para todos los estómagos ecuménicos e interreligiosos, según la dieta hipocatólica de Asís.

Pero la realidad supera a la aprensión. Esta mañana me atraganté con esta indecente impostura, referida al doctorando San Juan de Ávila:

"...En un contexto tan complejo y plural como el suyo, de no siempre fácil convivencia entre religiones y culturas y de extensas áreas descristianizadas después de siglos de dominación musulmana, contó también, de algún modo, con su “atrio de los gentiles”, generando en él un original modo de diálogo y de exponer las verdades de la fe..."


La impostura y deformación políticamente correcta del Santo resulta aun más indecente porque esto se dice en un documento publicado por la Conferencia Episcopal Española, expresamente compuesto para la ocasión del Doctorado de San Juan de Ávila: San Juan de Ávila, un Doctor para la nueva evangelización , una muestra del eficaz trabajo e imprescindible labor que realizan nuestros Perlados (sic) cuando se juntan en conciliábulo periódico denominado "asamblea plenaria" (las tertulias llamadas 'permanentes' suelen ser de la misma especie, en tono y número más rebajado, según es fama).

El Juan de Ávila interreligioso que falsean desde la CEE tiene páginas memorables, como la cita en que se pitorrea de los moros que veneran el zancarrón de Mahoma y los tres pelos de su barba. Seguro que nuestros Prelados, en cordial querencia con los mahometanos de aquende y allende, por si los pelos (de Mahoma), no sacarán a relucir esos pormenores de la obra y el pensamiento avilista.

El año pasado, publiqué aquí, en ExOrbe, un articulente sobre San Juan de Ávila: El Maestro Ávila: Un Doctor sin alumnos? que podría haber valido (léanlo, que es de provecho) para hoy mismo, en vísperas de su proclamación como Doctor de la Iglesia, el próximo Domingo 7 de Octubre (memorable fecha), Deo volente.

Nuestros prelados han escrito pastoralitas y cartitas de ocasión, sumarios breves, apuntes y poco más, dos o tres cuartillas con mucho espacio y ancho margen. Cuatro notas, para que no se diga que no cumplen.

Pero no dirán las cosas que el Maestro Ávila decía, ni aprovecharán para estimular entre los sacerdotes la celebración de la Misa que celebró San Juan de Ávila, pensando en la cual escribió todas sus magistrales reflexiones sobre el Santo Sacrificio y el Sacerdocio. Al contrario. Obcecados en el modelo del sacerdocio desvirtuado del postconcilio, ignorarán la doctrina verdadera del Doctor de la Iglesia Juan de Ávila y tunearán un perfil avilista de gusto Tertio Millenio, sin tuétano, sin grosura, sin magro. Un Doctor Ávila de sorbete, una ligera mousse avilista en cucurucho año de la fe con guinda confitada de 50 aniversario de Vat2º.

Y el Juan de Ávila de verdad, el genuino, el que suscitaba Santos y amaestraba sacerdotes apostólicos, ese Maestro Ávila volverá a sufrir detención y prisión en las cárceles de la nueva inquisición, ahora llamada 'nuevangelización' (?)

Para terminar, un bocadito, una tapita, un aperitivo del verdadero Doctor Juan de Ávila, si Uds. se atreven y tienen el gusto, el recio y buen gusto del Catolicismo-Catolicismo, ese que nos deja en evidencia a todos, Prelados y fieles:





+T.

8 comentarios:

Pioquinto dijo...

¿ Ya ven, ya ven , agoreros del desastre?
Hay perfecta hermenéutica de la continuidad, ¿vieron?

Santi dijo...

sinceramente... creo que pocos (o ninguno) de los allí firmantes habrán leido poco más de cuatro notas marginales y algunas citas del santo.

que conste que hay muchas parroquias donde sobre este tema ni se ha hablado. al menos en un par de diócesis...

Miles Dei dijo...

Era previsible, Don Terzio. Nos lo tunean y mas que encarcelarlo le ponen un sambenito que lo deja irreconocible..


Del Audi Filia ahí queda esta cita contra la esencia del JMJotismo y de todo el fenómeno de masas del juanpablismo, tecnicamente conocido como neomesalianismo.

E si falta la devoción no te penes, pues no se miden nuestros servicios por devoción, mas por amor; y el amor no es devoción tierna, mas un ofrecimiento de voluntad a lo que Dios quiere que hagamos y padezcamos, tengamos voluntad o no, y si algunos, que parece dejan el mundo por servir a Dios, dejasen también la desordenada codicia de los devotos sentimientos del ánima, como dejan la codicia de los bienes temporales, vivirían más alegres de lo que viven, y no hallaría el demonio codicia en que asir, como en cabellos, con sus engaños, y lastimarles con ellos.

El anhelo de placeres materiales tiene su correspondencia en el anhelo de sentimientos agradables, algo muy propio del neoconismo hoy, que no es sino una perversión de la fe católica que ha dejado de desear la perfección de la virtud ganada por Cristo.

"Gente bestial del Arabia"; "engaños" y "falsos milagros de Mahoma" a estas gentes, lo considera el que haya prosperado la morisma y que algunos hayan negado a Cristo en "tierras de moros". Sobre todo el engaño del paraiso lleno de placeres sensuales, que San Juan de Avila pone a la par que el deseo de bienes materiales que los judíos esperan de su mesías.

No se donde leía hace poco que el cristianismo de hoy ha sido cambiado por el judaismo hacía una vida llena de sensualidad y de superstición. Podría ser, no otra cosa era la programación de la COPE losantesca y no tna losantesca, pero ya había advertido contra estos peligros el insigne San Juan de Avila. Ahora lo cambian a él mismo. Ay. Gracias por denunciarlo. Todos hemos de seguir su ejemplo.


Don Eñe dijo...

Para alguien que ha descubierto la Tradición y la Iglesia de siempre hace poco, todo esto es descorazonador. Sé por la fe que el Buen Pastor nunca abandonará a sus ovejas, pero me da pánico pensar que algún día desaparezcan los buenos pastores. Todo se está prostituyendo -perdone pater la dureza de la expresión- a tal velocidad que temo no tener suficiente tiempo para formarme bien antes de que vengan los lobos. Muchas gracias por la labor que hace y que Dios le bendiga.

P. Albrit dijo...

Hard Avila! es lo que nos hace falta... pero no nos darán esa medicina. En fín, habrá que tomársela cada uno por su cuenta, sin temor a intoxicarnos (salvo de catolicismo puro y duro)

En su diócesis natal (la que hoy es diócesis, que no era entonces tal) ya tienen experiencia en el tuneo: hace cinco años se hizo una chupi-mini-jmj con el lema: Santo Tomás de Villanueva, tuning la Iglesia!

Que el Señor nos guarde la ciudad, porque los vigilantes duermen más de lo debido.

Anónimo dijo...

muy esclarecedor esto:
Sobre todo el engaño del paraiso lleno de placeres sensuales, que San Juan de Avila pone a la par que el deseo de bienes materiales que los judíos esperan de su mesías.
Gracias Miles.

Anónimo dijo...

Ni los pastores soportan ya la sana doctrina, mucho menos la practican, mucho menos la predican.

Esperanza dijo...

Sugerencia menos dolorosa que la que dejé en el post anterior:
comprar y tener en casa alguno de los libros del Maestro Avila: gran inversión en estos tiempos de crisis.
Ejemplo: que nos tropezamos con unas peculiares declaraciones de un tal Gerhard Mueller sobre la Eucaristía, pues echamos mano al libro y leemos como desagravio intelectual uno de los sermones de San Juan de Avila, dedicados al Santísmo Sacramento...Así nos obligan a actuar a los católicos del siglo XXI