viernes, 14 de octubre de 2011

Restauraciones necesarias


Van a restaurar el retablo del Altar Mayor de la Catedral, treinta años después de la histórica restauración del profesor Arquillo y su equipo, que marcó un antes y un después en el medio de las Bellas Artes sevillanas. Yo tenía diecipico años, estudiante de Bachiller, preparándome para la Universidad.

Más de una mañana dejaba las clases y me iba a la Catedral, a escuchar el rezo de laudes y la Misa de los canónigos. Todavía, antes y después de la Misa de Coro, los sacerdotes de la Catedral celebraban la Stª Misa en las capillas de las naves, en la del Sgdº Corazón, en la del Cristo de Maracaibo, en la de San José, en la de los Dolores (Sacristía de Cálices). Y por supuesto en la Capilla Real, que mantenía horario de Misas independiente de la Catedral.

Conocí a Don Rufino Villalobos Bote en su confesonario, y confesaba con él, muy santo (con fama de santo) pero antipático. Don Féliz Royo, un maño trasplantado a Sevilla, otro de los canónigos que se sentaba por las mañanas a confesar, antes de la Misa, sí era simpático. Yo iba buscando al santo, pero terminé confesándome con el simpático. Suele pasar.

Incluso alcancé a ver, algunas mañanas, a algún canónigo o beneficiado (entonces todavía perduraba la distinción, el rango dentro del coro y el cabildo) celebrando en una de las capillitas que flanquean el altar mayor de la Sacristía de los Cálices, dos capillas pequeñas, bajas y estrechas como alacenas, pero preciosas, recoletas, como hechas a propósito para celebrar la Misa en privado.

El incienso por las mañanas, cuando se nota el frío de mitad de Noviembre, tiene un olor especial, inconfundible en las naves entre el Coro y el Altar Mayor. Y las campanas de los dos campaniles de la reja del Coro también tienen un timbre especialmente sonoro en ese tiempo, a esas horas en que la Catedral, más que en otros momentos, es (era) Catedral, iglesia mayor, templo de la ciudad.

Ese ambiente sacerdotal, cúltico, reverente, duró hasta los años ochenta, que empezó a decaer. El declive con aviso de derrrumbe ocurrió durante los años del Arzobispo Amigo Vallejo. Cambiaron los estatutos del Cabildo, se suprimieron instituciones personales, costumbres inmemoriales, reglas vetustas y rúbricas nunca escritas, de aquellas que valían tanto porque pasaban vivas de sacristán a sacristán.

Reinaban voluntades extrañas, distantes, despectivas. Llegaron hombres nuevos, nuevos aires, nuevas intenciones. Se impuso el pragmatismo material y se perdió el espíritu de piedad; los venerables sacerdotes celebrantes fueron desapareciendo, arribaron los resueltos gestores. Y el templo fue volviéndose, poco a poco, galería de antigüedades y museo, recinto para visitar, foro de transeuntes, turistas y demás gente, ocasionales de estación breve. El poco culto que quedaba se recogió en la Capilla Real; por la tarde desapareció, salvo excepciones.

El caso es que, milagrosamente, se conservaron el rezo en latín en el Coro y la Misa diaria del Cabildo, también en latín, novus ordo, pero en latín. Una rareza dado los neo-canónigos que iban sustituyendo a los venerables fallecidos, enfermos o seniles. Un pequeño milagro, como si la Virgen de la Antigua hubiera metido una puntada de sensata piedad en las intenciones alborotadas de la clerecía post-conciliar, tan brava para embestir contra lo antiguo.

Ahora, cuando anuncian la nueva restauración del retablo mayor, una de las joyas de la estatuaria y la iconografía del Orbe Católico (sin exagerar), se echa de menos otra restauración: La espiritual.

Me resisto a que la Seo Hispalense se institucionalice como museo. Un museo tan bien gestionado y rentable que puede hacerse cargo de la costosa restauración, sin problemas. Recalco que tiene buenos gestores, eficaces gerentes; la empresa funciona y es solvente, materialmente.

¿Espiritualmente? Eso mejor no discutirlo. Tiene poca discusión Digamos que regular, porque mantiene ciertas regularidad de coro y altar. Y poco más. Y cuando hay más, mejor que no lo hubiera porque el plus lo mismo es un 'concierto' de bandas, o un recital de órgano, o un montaje de música sacra, o una función de saetas, o un pregón cofradiero de temporada. Incluso cosas peores, como los 'gestos' de compromiso y protesta que organizaba, mientras estuvo, un curial muy célebre (entonces). También hay fiestas de fe para niños, y jmjoterías juanpablistas, encuentros ecuménicos. Etc.

En Semana Santa - ¡menos mal! - un rio de cera encendida y piedad popular circula durante siete días por la Catedral Metropolitana, como un exorcismo, barriendo los malos espíritus que puedan haberse colado. Con el Corpus y la procesión de tercia de la Virgen de los Reyes, el día de la Asunción, se completan los días señalados en que los fieles ocupan las naves y no dejan espacio para el turismo. Paradójicamente, la fe de los fieles desgasta las piedras y el mobiliario sacro que se paga con las entradas/billetes/tickets de los visitantes. Esa es la razón que nos dan los conformados a los inconformistas, una réplica suficiente-estupefaciente que nos tragamos como una píldora de quina, con reheleos.


Dicen que se van a instalar andamios especiales para poder ver de cerca los relieves-capillas antiguos del maestro Dancart, y los otros de los demás maestros imagineros que colaboraron en la fastuosa obra. Si vuelven a desmontar la imaginería de la cornisa-visera del ático, como hicieron la otra vez, cuando la restauración de Arquillo, podrán contemplarse con detalle el precioso Apostolado y la Piedad de Fernández Alemán. Y si bajan el Cristo del Millón, Sevilla entera se volverá a impresionar ante el admirable Crucificado que remata todo el Altar.

Todo - ya lo sabemos - es digno del mejor museo. Pero todo - sabemos los que creemos - se hizo para el culto a Dios, no para solaz cultural de los hombres cultos.

Lástima que las restauraciones materiales no sean señal de las espirituales, primeras en orden e importancia, por urgente necesidad, muy urgente.

...Domine ad restaurandum nos festina!

+T.

22 comentarios:

Antonius dijo...

Es la adoración al templo, y por el moderno esfuerzo ecuménico-sincretista aquí lo católico es retorcido y contorsionado para ponerse la careta hebraica y no estar tan lejos de lo judío. Claro que luego está la careta protestante, y la mahometana, si no mas ... y en fin que ya vimos en Asís 1 y 2 y ya veremos en Asís 3 cuanto hay de predicación de la Buena Nueva y de obediencia al mandato de Jesucristo.

Y por cierto, ¿cuanto cobra el señor obispo por entrar a la catedral de Sevilla? El año pasado me cobraron mas de 1000 ptas. por solo entrar a la catedral de Toledo. La cobranza fue el primer golpe. El segundo y definitivo fue darme cuenta definitivamente que no estaba visitando un templo católico, la casa de Dios, una morada para orar en silencio y recogimiento. Parecía un maldito mercado, todo el mundo hablando alto, correteando, risoteando, haciendo pose y sonrisitas para el trofeo de la fotito, por no hablar del vergonzoso vestuario, con hombres ridiculamente vestidos a lo safari y con mujeres semi-desnudas, muy cómodas y fresquitas por el calor, por supuesto, pero semi-desnudas al fin y al cabo, etc... Tuve que salir casi corriendo, literalmente, no fui capaz de aguantarlo, casi salí llorando y maldiciendo a esta casta de jerarcas impíos, traidores y oKupas...

Lo que quiero decir con esto es que todas esas reformas y restauraciones no son mas que inversiones de negocio mundano, monetario, que no espiritual, piadoso. Esto se ha convertido en un vil negocio, y punto, y por mí que se vengan abajo todas estas catedrales de la blasfemia y el sacrilegio, volvamos a las catacumbas porque a las catacumbas no irán los hipócritas ni los falsos y porque a las catacumbas si reinará el sentido espiritual. Lo repito, que se vengan abajo todas esas catedrales y templos convertidos en atrios de mercaderes, en abominación en el lugar santo, en lugares de blasfemia.

Por otra parte cuando habla de los fieles en Semana Santa abarrotando la catedral... he ahí el asunto... porque si somos fieles de una vez al año entonces nos deberíamos preguntar si realmente somos fieles, porque si fuéramos fieles no digo que llenaríamos los templos todos los días de año pero por lo menos iríamos mas a menudo a misa, a rezar, a adorar (si, ya sé, por lo menos en mi pueblo las iglesias están cerradas casi todo el día y con suerte a algún párroco le da por hacer adoración media hora a la semana durante solo medio año), a creer de verdad, a exigir que las señoras no aparezcan por el altar en misa, y mucho menos que abran el Sagrario y recojan el Copón, y mucho menos que administren el Cuerpo de Cristo, igual que no lo debería hacer ningún laico, e igual que los fieles si creyeran y fueran fieles de verdad recibirían a Cristo de forma reverente de rodillas y en la lengua, y no hablarían en la iglesia antes y después (e incluso durante) de la misa como si fuera un mercado de verduras (doy testimonio de que en mi parroquia después de misa la iglesia se convierte en una lamentable feria de ganado, como si Cristo ya no estuviera presente, o como si no lo hubiera estado en ningún momento), y si los sacerdotes tuvieran fe como un grano de mostaza harían la parte de Maestra que se le supone a la Iglesia para aleccionar y enseñar a la grey la forma en que se debe rendir culto piadosamente, etc... porque es cierto que gran parte de la culpa la tiene el clero, Sí, el clero, que no enseña y no manda con la vara porque ha dejado de creer, y por eso la grey solo es culpable de estar mal conducida. Señores curas de hoy, que Dios les perdone, que Dios les levante la mano, que el Justo Juez tenga mucha misericordia de ustedes, ciegos y necios, que no rezan por su conversión y que se afanan en convertirse en discípulos de Lutero, el monje maldito. Que Dios nos perdone a todos, pero que Dios les perdone especialmente a ustedes, porque con mayor severidad será juzgado aquel al que mas se le ha dado.

El Señor viene pronto, bendito sea su Santo Nombre.

En Cristo y Su Santísima Madre.

Terzio dijo...

Sosegaos, Antonius. Hay cosas que son como son, y no son de ahora, precisamente. Cuando el Dante describe una de esas muchedumbres que van al infierno, la compara con la multitud de peregrinos que iban a San Pedro cruzando el Ponte Sant'Angelo durante el célebre 1er. Jubileo, el del año 1300. Entonces ya había cosas que escandalizaban, quiero decir. Y seguirá habiéndolas. Corregirlas es un deber (para cada época), pero pensar erradicarlas del todo es quasi una ilusión.

Por cierto, esa exculpación de los borregos cargando las culpas sobre los pastores apesta a prejuicios anti-clericales intra-católicos, una sutil modalidad muy antigua también, y muy perniciosa.

Suelen padecerla mucho quienes nunca se han decidido a ser generosos y entregar a Dios la vida para ser pastores con el Pastor, y han preferido quedarse en ese medio tibio-crítico que espolea a la grey y rejonea al clero desde una atalaya separada del común, sin comprometerse realmente a remediar la situación que censuran.

Reflexiónalo, please.

'

Capuchino de Silos dijo...

Antonius,¡cómo le entiendo! Estoy, totalmente, de acuerdo con usted.
¿Sabe una cosa? Que yo no me lo pienso dos veces y lo denuncio al clero que son los que tienen la culpa de todo lo que está ocurriendo. No tienen mano ancha, es más que ancha, anchísima ¡son tantas cosas! Habría que denuenciarlo casi todo. Es mi propuesta y así lo hago. Ya le he escrito hasta al Papa. No me lo pienso dos veces. Somos los fieles los que tenemos que denunciar, y así los curas que se vayan poniendo las pilas.
No se entristezca; actúe, y a la cúspide, si es preciso.

Antonius dijo...

Querido páter, gracias por el comentario y sí, le haré caso y lo reflexionaré, y también discúlpeme usted porque a fin de cuentas es usted parte del clero. No obstante permítame comentarle.

En mi caso, creo humildemente aunque reconozco que sin darme cuenta me puedo estar equivocando, que lo que digo no lo digo desde el prejuicio, sino desde el juicio (entiéndase razonamiento). Es cierto que en el pasado sí he sido muy prejuicioso anti-clerical extra-católico, pero una vez que regresé y ví, y comprendí, entonces empezaron los intra-dolores, los dolores del corazón y del alma. Si antes critiqué y ahora echo la vista atrás para mirarme lo que veo es a un pobre payaso ignorante, una marioneta locuaz. Si ahora critico lo hago por dolor, por verdadero dolor del alma cuando veo, desde dentro, lo que veo, y lo comprendo. ¡Como no escandalizarse si se ama a Dios! ¡Como no imaginarse la santa ira de Jesús látigo en mano limpiando la casa de Su Amado Padre! Si, otra cosa es como manifestarlo, o como actuar y ahí sin duda reconozco que tengo que mejorar. Pero... ¿será mejor callar como una tumba? Es que creo en el ora et LABORA...

Por otra parte no estoy hablando de TODO el clero, aunque digamos que por desgracia sí una mayoría en mayor o menor medida y sobre todo en la parte alta, lo cual es evidente porque de otra forma no estaríamos donde y como estamos.

Tampoco he descargado TODA la responsabilidad SOLO en ESE clero, he hablado de una gran culpa, pero no de toda. Por supuesto los borregos también tenemos la responsabilidad de buscar la verdad y de comportarnos como personas, que no borregos. Pero la condición borreguil es obstinada y la verdad es que a veces resulta difícil diferenciar la supuesta condición 'sapiens' de la ovina.

Al contrario, benditos sean los pastores fieles, valientes y piadosos, ¡benditos sean!, pero desgraciadamente, que pocos son y que callados están (o los tienen) y que mal trato el que se les dispensa por los que andan perdidos.

Es cierto que debo ser mas prudente y que debo tratar de ponerme en el lugar del otro, mil disculpas de nuevo. Yo creo que mas que generosidad para servir a Dios como pastor con el Pastor lo que se necesita primeramente es la llamada del Pastor, cosa difícil habida cuenta de que desde hace años los altares están repletos de hembras y normal que los niños digan que eso no va con ellos, y en esas estamos... En mi caso eso llegaría tarde... no por la edad sino porque intento servir a Dios desde el Sacramento del Matrimonio, mas mal que bien pero páter no se crea que también tiene lo suyo... y posiblemente mas todavía...

Respecto a Dante... si... es cierto... la corrupción, la simonía, la prevaricación, etc... por eso lo del monje maldito... ya se que perfecto lo que se dice perfecto nunca será, al menos mientras Él no vuelva... pero no deja de ser lacerante que en lugar de imitar lo mejor de los mejores tiempos a lo que nos dediquemos es al regreso de los peores vicios... y si resulta que ahora estamos peor que cuando la protesta... ¡que estará por venir en estos días!... ¿Será cierto que Jesús regresa de forma inminente? Desde luego cuando servidor reza así lo pide al Altísimo, que regrese, que regrese pronto, que ponga fin a todo, a este lamentable estado de Su Cuerpo Místico y a la perfidia de este mundo grosero y asesino, empezando por el silenciado y repugnante genocidio del aborto, vamos, que razones las hay para que Cristo vuelva porque esto me parece que solo lo arregla El...

No obstante páter, como le decía, sí, reflexionaré e intentaré ser mas prudente, es que a menudo me pasa que no se distinguir el límite entre la prudencia y la inacción (non labora).

Gracias de nuevo, disculpas de nuevo, y un abrazo en Cristo y María.

Antonius dijo...

Se me ha olvidado preguntarle, ya que lo menciona, ¿que puede hacer un seglar para comprometerse a ayudar a remediar el desaguisado?

En mi caso hago oración y de vez en cuando y con sutileza y disimulo le dejo caer algo a mi párroco, pero por desgracia estos curas modernos se me hacen tan duros como el cemento, tan fríos como témpanos de hielo y tan altivos como cordilleras. Lo hablo siempre que tengo oportunidad con mis hermanos borregos pero veo tanta sordera y tanto prejuicio juanpablista y vaticanosegundista que no hay manera. También denuncio en algún lugar de la red, como este bendito portal suyo.

Francamente no se que mas puedo hacer (si usted supiera lo que he llegado a sacrificar... ), pero son tantas las derrotas que me siento dentro del corazón de Jesús cuando contemplo tanta cerrazón y obstinación en oponerse a lo evidente. A veces caigo entristecido, decepcionado, frustrado y hasta desesperado... pero todo pasa, Dios me ayuda a levantarme y Su Santísima Madre me consuela para estar listo de nuevo para la lucha, aunque pierda no una sino un millón de veces.

¿Que puede, pues, hacer un seglar?

Terzio dijo...

Hazme una visita, así podrás disfrutar del cañazo en directo.

Y hasta puede que te invite a un café (de pié y sin azúcar, por penitencia etc.)

'

Tulkas dijo...

Varias cosas.

A Capuchino de Silos lo primero:

Estas cosas que usted dice aquí, y que Don Terzio le permite, vaya y dígáselas a otros curas en otros blogs, a ver dónde abunda de verdad el Corazón Eucarístico de Jesús, si acá o allá donde sin fundamento se publicita.

Ahora nos sale come-curas la que en otros lares bien baila otro soniquete.

A Antonio:

La responsabilidad es más de los laicos que de los sacerdotes: nuestros innumerables pecados, ofensas y NEGLIGENCIAS. Sobre todo negligencias.

Ha habido mucho callar sobre lo que dice la Iglesia, recordárselo incluso a los sacerdotes, y mucho vocerío de opiniones personales y pareceres particulares. Mucho afán de protagonismo y mucho estar contento sólo con la propia inclinación.

Dicho francamente hay mucho pan para poca cecina: mucho templo histórico-artístico para poco fiel y poca Liturgia.

Las iglesias que están abiertas lo están por ser objetivos turísticos y en el caso de las catedrales es pero: hablar allí de Liturgia es como mentar los monzones en el desierto del Sahara: algo lejano y por ahora imposible.

Visité la catedral de Sevilla en abril de este año y lo que más me llamó la atención fue que su estructura, como la de todos los tempolos históricos, carece de sentido en las coordenadas de la nueva liturgia. Un sinnúmero de altares vacíos (creo que se pueden contar al menos cinco decenas, ¿no?) y que no se volverán a emplear ya más.

Es un museo: la nueva liturgia lo relega a museo.
Ahora bien, es nuestro deber solicitar que las visitas sean siempre en grupos guiados, nunca por libre, y que además tengan una finalidad catequética. Punto.

NOTA: entrar a Toledo valía 700 pesetas hace ya quince años con lo que no me extraña nada lo de las 1000.

Capuchino de Silos dijo...

Sr.Tulkas, las digo aquí (porque D. Terzio, en primer lugar lo permite, como usted bien dice), y donde haga falta siempre que no falte a nadie. Me gustan las cosas muy requetebien hechas y no son los curas, precisamente, los que las hacen bien. ¡Me comería a más de uno y los metería en los mismos infiernos! Que la Iglesia se está quedando sin clientela por culpa de ellos.

Antonius dijo...

Bueno páter, le tomo la palabra, en cuanto mis condiciones me lo permitan (me temo que no a corto plazo) me doy un garbeo por Sevilla, que no me queda a la vuelta de la esquina precisamente; pero queda pendiente. Eso sí, espero que el cañazo sea suficiente penitencia, porque yo el café (expreso) lo tomo sin azúcar, que es como está bueno.

Saludos.

Antonius dijo...

A Tulkas.

Bueno, después de leerle mas bien me mantengo en el mismo parecer, los borregos somos mas bien borregos y vamos a donde nos conducen, es difícil o poco frecuente que un borrego supere la condición ovina y se ponga a dar guerra, de hecho lo fácil es no mojarse y seguir al rebaño, que es lo que muchos hacen a pesar de ver al rey desnudo.

Ojo e insisto, que no digo que toda la culpa es del clero, digo mas bien que tiene mayor responsabilidad, la mayor parte en mi opinión.

Desde luego todos debemos mejorar desde el lugar de la Iglesia en que nos encontremos, pero obviamente son los capitanes, los timoneles y los navegantes los que manejan la nave, la tripulación solo obedece y el pasaje disfruta de la travesía, hasta que nos la demos contra un arrecife o contra unos acantilados, entonces se acabó el disfrute. Mas bien ya nos la estamos dando y al disfrute le queda poco.

Personalmente le puedo decir que debo tener cuidado, si oso decirle a esas señoras que lo que hacen está muy mal ya me puedo ir preparando no solo para la excomunión sino para la misma crucifixión, que todo llegará, pero aun no es el momento aunque le quede poco. Pero la verdad esas señoras no tienen toda la culpa, lo hacen porque les han dicho que está bien y porque se lo permiten y hasta las invitan y animan a ello. Es por poner solo un ejemplo. Si yo le digo todo esto al párroco directamente entonces me arriesgo a una confrontación (entre otras cosas porque es el primero en dar ejemplo de verdulera marujera en la propia iglesia), así que en este caso veo como mas prudente hacer y decir las cosas del modo mas sutil y prudente. Lo que hago es predicar con el ejemplo, comulgo de rodillas y en la mano, oro de rodillas al acabar la misa mientras todos se dedican a balar groseramente delante del Santísimo, como si estuvieran en una mercado. De momento no tengo mas armas porque estoy recién llegado a la Iglesia, me siento SOLO y no se que hacer, a quién acudir.

Causa mucha tristeza todo esto, causa verdadero dolor cuando veo tanta irreverencia. Toda esa panda de señoras y señores beatos, y a esos sacerdotes... no entiendo como hacen todo eso si como dicen conocen y aman a Dios. Yo cuando entro en la Iglesia veo a Jesucristo sentado en su Trono que es el Sagrario, veo a mi Señor, Soberano y Dios mio, ¿como voy a osar levantar la voz y ni tan siquiera hablar? ¿Como no voy a arrodillarme y reverenciarlo una y otra vez en su presencia? ¿Como voy a estar en Su casa con una actitud resuelta, mundana, acelerada, irreverente? ¡Si hasta me da vergüenza cada vez que le tengo que dar la espalda para salir de la iglesia! ¡Si hasta alguna vez me he alejado de Él caminando hacia atrás, como las niñas de Garabandal!

En fin, que esta es mi opinión.

En Cristo y María.

Rafael dijo...

D. Félix Royo, canónigo de la catedral de Sevilla, a quien Dios tenga en su Gloria, era persona altamente bondadosa y afable, y el sacramento de la Penitencia efectivamente era algo leve y llevadero cuando se practicaba con él (no sé si esto es muy conveniente, pero así era con D. Félix). Solía decir misa en la capilla (¿capillita de S. José?) que está en la esquina de la Puerta de Jerez con la Avda. de Queipo de Llano (hoy a esta avenida, honrada con el nombre del insigne general que con gran valor y audacia salvó a Sevilla (y posible a toda España) de la barbarie roja, se la conoce con otra denominación bochornosa y lamentable de la cual no quiero acordarme ahora).

Esperanza dijo...

Detesto enterarme de cosas como que cobran por entrar en una catedral (como cuentan Antonius y Tulkas de la de Toledo, por ejemplo). Ya se sabe que el mantenimiento del patrimonio es muy costoso, y entiendo que cobren por acceder a un museo, pero vaya, una catedral es un lugar sagrado, y de culto ¿no dicen que es la principal iglesia de la diócesis? ¿o es que es la principal máquina de hacer dinero?

Por lo demás, D. Terzio, por lo que Vd. cuenta, parece que el proyecto de reforma no incluye la introducción de ninguna cutremodernez en el edificio, lo cual es para que los sevillanos respiréis tranquilos. Iba a poner como ejemplo de reforma horribilis la silla del obispo de la catedral de León. Ha quedado 100% novus ordo...(busqué foto, pero no la encontré... es normal, estará censurada. Se ve eso y se le quitan a cualquiera las ganas de visitar la pulchra) En cuanto a los andamios especiales, están bien, también vi algo de eso en León, para visitar las vidrieras.

Acabo comentando que me hizo sonreir la anécdota del confesor santo y antipático y la del menos santo y majete. Me acorde de esa frase tan conocida de Sta Teresa, cuya fiesta celebramos mañana: un santo triste es un triste santo. No saco más conclusiones.

Tulkas dijo...

Antonio:

La formación intelectual de los sacerdotes en España (¿eres de acá o de allá?) desde los años setenta es pésima y sólo últimamente se va corrigiendo. No obstante, es penoso escuchar los programas de Radio María en los que entrevistan a seminaristas, los cuales llevan aprendida la cantinela común de que quieren ser sacerdotes "porque estoy enamorado (sic) de Jesucristo".
Pero ninguno dice que va a ser administrador de la multiforme gracia de Dios y "hombre del Sacrificio", como decía el poco conocido y muy denostado Lefebvre en su "Carta a los católicos perplejos".
Pastoral vocacional que yo también viví y que, sinceramente, para estar enamorado pues mejor de mi novia y esposa que por eso usted y yo hemos sido llamados al matrimonio.

Por tanto: es poco probable que la medianía del sacerdocio español ponga el Sacrifico y la Presencia en el centro de sus vidas, por lo menos a corto plazo.

Con esto le quiero decir que a pesar de no haber usted pasado seis años estudiándose el Concilio Vaticano II (que es lo que estudian hoy los seminaristas) puede usted tener más conocimiento y sensated en muchas cosas que el cura de su parroquia.

Si quiere que seamos prácticos vamos a serlo: obténgase el Misal Romano y su Ordenación General, conózcalas, léalas y dele cotidiana ración a su párroco.

¡Basta con tan poca cosa!

A la espera de que tengamos clérigos que se sepan gestores de las Cosa Santas no hay más remedio que recordarles lo que son, su dignidad, la necesidad que tenemos de su mediación sacramental y de que hagan las cosas conforme la Iglesia quiere.

Porque aduladores ya tienen muchos y no hay más que pasearse por otras bitácoras que huelen a incienso tanto como ésta, pero incienso que no arde en honor de su Creador precisamente. ¿Le digno nombres?

Miles Dei dijo...

Una clave histórica de esta decadencia en la obrita del beato Manuel González, lleno de sentido común litúrgico, que puse hoy de entrada en mi blog.

http://divcomedia.blogspot.com/2011/10/un-burro-toca-la-flauta-espana-luz-de.html

¡Feliz coincidencia con este tema! que llegando por otros derroteros, no había visto hasta ahora.

Hermenegildo dijo...

¿Tan poco ha durado la restauración del profesor Arquillo?
Yo noto que últimamente existe en nuestras iglesias y en nuestras hermandades un furor por andar restaurando constantemente y no se dan cuenta de que toda restauración supone la pérdida de un poco de autenticidad de la obra de arte.

Hermenegildo dijo...

Y, por cierto, a pesar de los pesares, la Catedral de Sevilla sigue estando mucho mejor que algunas de su entorno en lo que a culto se refiere.
La Catedral de Cádiz, por ejemplo, sólo acoge una Misa a la semana (los domingos a las doce de la mañana) más unas vísperas "aggiornadas" los jueves por la tarde en invierno. Y alguna que otra pontifical de cuando en cuando.
Eso sí; la Catedral gaditana presenta un amplio horario de apertura al turismo.

Hermenegildo dijo...

D. Terzio: ¿las Misas que celebraban aquellos venerables canónigos en las distintas capillas de la Catedral eran según el "Novus Ordo" o el "Usus Antiquior"?

Anónimo dijo...

La expresión rey desnudo curiosamente la leí también hace unos días....¿que significará?
¿JESÚS DESPOJADO DE SU DOCTRINA?
es decir de la Veritas que ÉL anuncia en el EGO SUM VIA=CAMINO en su ejemplo, VERITAS=VERDAD en su doctrina et VITA=VIDA en su GRACIA.... uh tremendo pues sin LA VERDAD o doctrina ¿se logrará acrecentar la Gracia? ¿podremos avanzar en la vida interior a la perfección que somos llamados?... ¿o sería como pretender subir una montaña con un sola pierna?

Anónimo dijo...

Ruego al Ángel de la Catedral de Sevilla que esa restauración no se lleve a cabo a menos que sea la Bendita Voluntad de Dios. No se olviden de pedir a los ángeles de las parroquias e iglesias que ya no permitan los abusos que se están viendo...invóquenlos pues las parroquias, iglesias y catedrales todas tienen sus propios ángeles protectores..

Terzio dijo...

Las Misas en los altares y capillas laterales, celebradas en privado, se fueron celebrando, poco a poco, con el Misal de Pablo VI, aunque algunos resistentes siguieron con la Misa de siempre usque ad mortem. Fueron los preteridos, los que ya no cabían porque no se adaptaba. Pasó lo mismo en todos sitios.

'

Anónimo dijo...

"..la nueva liturgia lo relega a museo."
las palabras justas.

Hermenegildo dijo...

El primer templo del Orbe católico que se ve hoy invadido por oleadas de turistas que no guardan siempre el respeto debido a un lugar sagrado es la Basílica de San Pedro. Y la Capilla Sixtina, que ha visto relegada la celebración del culto en aras del turismo. De hecho, la liturgia papal se ha trasladado a la Capilla "Redemptoris Mater".