viernes, 15 de julio de 2011

Asís, Asís, Asís



Se me ha venido a la cabeza, mientras escribía el títulillo del articulete, el chotis de Agustín Lara, el célebre 'Madrid, Madrid, Madrid ¡en Méjico se piensa mucho en tí!'. Que en mi ocurrencia quedaría, más o menos, como 'Asís, Asís, Asís, en Roma se piensa mucho en tí'. Perdonen ustedes la cuchufleta, pero la cosa no me merece mejor inspiración.

Ahora el que canta su parte del chotis de Asís es Andrea Riccardi, el muy promocionado fundador de la Comunitá Sant'Egidio, uno de esos inventos que nacen de pié, siguen con buen pié y reciben parabienes por doquier, con cardenales y prelados como padrinos y embajadores. Hay (siempre las ha habido) fundaciones afortunadas, muy afortunadas, afortunadísimas, valga el ejemplo de los de Sant'Egidio y su por doquier bienquisto Andrea Riccardi, laico profesional donde los haya. El dia menos pensado lo nombra presidente laico de dicasterio ad casum, al tiempo (supongo que a Riccardi, para ir adelantando, ya le estarán extrayendo/recogiendo reliquias puesto que tiene cantada una beatificación-súbíta de esas que inventó el beato).

Pues dice Riccardi que Asís es (fue) una gran intuición del beato JP2, gran intuyente. ¿Una intuición en qué sentido? Riccardi (sin inmutarse, incluso cabe que con entusiasmo) declara la sorprendente entidad de lo intuído: La fuerza pública de la religión (sic).

Comprenderán mi conmoción mental-espiritual, para mí, hombre creyente que creo firmemente el Credo; para mí que creo y que mantengo que Religión hay una, y las demás formas religiosas o son parcialidades insuficientes o son inventos nocivos, o son herejías o son paganismos.

Pero he aquí que el beato JP2º descubrió la virtualidad y las posibilidades
públicas de la religión. Y para ello, para promover ese potencial, no organiza una propuesta cristiana, sino que llama y reune a 'todas las religiones' y se coloca entre ellas, él, el cabeza de la Iglesia Católica.

Por eso, por mucho que Riccardi diga que lo de Asís no fue sincretismo, ya puede Riccardi apretar y apurarse y clamar y marearse, ya puede Andrea Riccardi emperrarse y coger un berrenchín y dos sofocaciones, lo diga Riccardi en italiano fino o en chino mandarín, lo de Asís apesta a indiferentismo por todos sus poros. Con beato o sin.

Y con azúcar, peor.

Destaco y subrayo brani scelti de Riccardi, tal y como los publica Zenit:


- En el encuentro de Asís de 1986 no hubo nada de sincretismo ni de compromiso, sino la inauguración de una forma nueva de relación entre los creyentes de las distintas religiones


- el planteamiento de Asís fue el de una Jornada de oración y de silencio, en la que no se discutiese o se negociase: distinta de los congresos interreligiosos


- El eje central fue la oración por la paz: “quizás como nunca antes en la historia de la humanidad, el vínculo intrínseco entre un comportamiento auténticamente religioso y el gran bien de la paz se hizo evidente para todos”.


- Asís fue “la representación plástica de los que el Vaticano enseña con la Nostra Aetate. En seguida el Papa proclamó su fe en Cristo y declaró su respeto por las demás creencias”.


- Para el papa polaco, “los momentos simbólicos eran también necesarios” para hacer surgir “un renovado compromiso de los católicos por la paz, con atención a la fundamental dimensión de la oración y de las relaciones con los seguidores de las distintas religiones”.


- La expresión “espíritu de Asís” en su significado correcto ilumina el compromiso de la Iglesia al servicio de la unidad de las gentes, que es también comprensión y diálogo entre los pueblos creyentes”.

Florilegio este que me resisto a comentar primeramente por pereza y segundamente (sic) porque el que no vea el bulto no merece explicación del detalle. Sorry.

Pero conste que Riccardi, explicando, desmejora el asunto y mejor que no siga. Si Riccardi fuera de testigo por parte de la defensa a un juicio, arruína al acusado sin necesidad de presentar testigos por parte de la acusación.

Concluyendo, como dije, me temo que el chotis de 'Asís, Asís, Asís' siga sonando hasta Octubre, ambientando la fiesta.

Yo me pregunto por qué tantas explicaciones, exculpaciones, argumentaciones. Cuando una cosa está clara, no necesita más lecciones. ¿Acaso es que notan ellos mismos que la cosa chirría, que algo no fue bien, que la intuición del beato desentona?

Aunque la cuestión mayor que se nos plantea a todos los católicos conscientes es la de ¿para qué seguir 'intuyendo' en un Asís-3?

That's the question.

Una question que no queda satisfecha con respuestas como las que da el súper-promovido Andrea Riccardi. Todo lo contrario.

p.s. Ah, se me olvidaba el chotis, por si ustedes gustan un karaoke castizo:



+T.

7 comentarios:

Roberto Hope dijo...

Qué ¿este Sr. Riccardi es del Opus Dei?

Anónimo dijo...

Semper Fidelis dixit:

El sentido común es ofendido a cada paso por la nueva religión que despunta y es parida por estos mega-eventos tipo Asís. La Catolicidad verdadera es agobiada desde los cuatro puntos cardinales, robándole de toda sacralización. Nos dicen que “todas las religiones traen la Salvación”.

Visitas a sinagogas de donde echaron a empellones a NS Jesucristo, quitándose las babuchas antes de entrar a la mezquita, subiéndose al púlpito luterano para echar un diplomático discurso políticamente correcto.

El Turbomagno afirma sin empacho:
"...(el Espíritu) se manifiesta de modo particular en la Iglesia y en sus miembros; sin embargo, su presencia y acción son universales, sin límite alguno ni de espacio ni de tiempo" (Juan Pablo II, Redemptoris missio).

Todos son bienvenidos a la nueva Barca de Noe, Krishna, Vishnu, Buda, Isis, Osiris, y porqué no, Viracocha, Hichilobos y Manitou. Los laicos son hechos teólogos, los teólogos son hechos laicos, el concepto de “Pueblo de Dios” ha abierto la caja de Pandora. Los laicos, a labores clericales, el clero, a labores de ONGs y a trabajo social, en ropajes apropó y echando las sotanas al desván.

Las piezas son absolutamente intercambiables en este maremágnum conciliar, de tal modo que las líneas se difuminan. Quito un laico y pongo un clérigo.

La Iglesia de Dios “subsiste” en la Iglesia Católica, los protestantes y ortodoxos con patente de corso para hacer y deshacer en la tierra y en el cielo. DE CúANDO A Acá??

Ese as , se lo sacaron de la manga en el último concilio y no tiene precedente en todos los dos mil años de historia de la Iglesia. Habrá que beatificar a san Martín Lutero, pero de preferncia turbocanonización, pues sus obras-basura son una lectura obligada en los seminarios posconciliares y le plantaron su arbolito en la Iglesia de San Pablo extamuros. Ojalá que se seque como la higuera de marras. Un saludo, páter Terzio.

Martin Ellingham dijo...

Si “el eje central fue la oración por la paz”, me pregunto, ¿por qué no se ordena que todas las misas de un día al año se celebren por la paz y se deja de perder el tiempo con encuentros confusos? Digo, porque recuerdo de mi catecismo que la Santa Misa tiene un valor impetratorio infinito, y seguramente es mucho más grata a la Trinidad que los rezos de los hinduistas, animistas y otras religiones falsas.

Saludos.

Hyeronimus dijo...

Como la palabra Asís suena a estornudo, con las connotaciones que ha adquirido con estos circos multirreligiosos, instintivamente he estado a punto de decir "¡Jesús!", costumbre que viene de que antiguamente se decía para conjurar el contagio de los males que se propagaban mediante estornudos.

Padre, al terminar la cita de Riccardi no se dio cuenta y siguió escribiendo en bastardilla. Tenga la bondad de corregirlo para que quede más claro.

Anónimo dijo...

Esto no hay por dónde cogerlo, estimando páter: "La expresión “espíritu de Asís” en su significado correcto ilumina el compromiso de la Iglesia al servicio de la unidad de las gentes".

¡Oiga, qué me está contando caballero!, déjese de monsergas, buen hombre. ¿De qué unidad de "las gentes" me está hablando, dónde está escrito que la iglesia tenga un compromiso con "las gentes". Aparte; qué puñetas es eso de "las gentes".

El compromiso de la Iglesia es con su Señor, y el de salir por los montes, los mares, las ciudades y los pueblos a evangelizar y enseñar la palabra de Nuestro Señor Jesucristo para llegar a la Salvación.

El otro día charlando con uno de esos chicos que se les nota a leguas que son de la JMJ por el brillantísimo fulgor que desprenden sus dientes, amiguete mío de de hace poco y que es alguien en la organización del jaleo que se traen en Madrid, me mantuvo firmemente y sin un ápice de guasa por su parte que el catolicismo no está moralmente por encima de otras religiones.
Directamente le mandé a freír monas -sin malos rollitos, of course- y me fui por donde vine.

Esto es en ultima instancia el Espíritu de Asís; la desvergonzada aceptación por una parte de la Iglesia de que el sacrificio en la cruz del Hijo de Dios no dejó de ser en última instancia una salvajada que nos coloca casi a la misma altura que los sacrificios de los antiguos aztecas, ¿que es fuerte y duro lo que digo?, pues salgan a la calle y pregunten, pregunten.

@ Torrijitas

Antonius dijo...

Oración por la paz, a ver si a alguien le suena:

Mi paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. (Jn 14, 27).

El que tenga entendimiento que entienda.

Anónimo dijo...

No se puede dar lo que no se tiene.