miércoles, 22 de junio de 2011

¿Sí o No? ¿Y por qué sí? ¿Y por qué no?


Ya he confesado alguna vez que mi ideal episcopal, el obispo ideal que tengo en mente, es un obispo mártir con el importante matiz del martirio consumado. Por ejemplo, al que se ha celebrado hoy, San Juan Fisher de Rochester, le tengo una gran simpatía. A los demás, si son santos, les profeso la veneración debida, a unos más, a otros menos, a algunos la mera formalidad exigida por su inscripción en el Santoral; incluso hay Santos Obispos a los que ni siquiera conozco y meto en la Communio Omnium Sanctorum, y se acabó. De todas formas, estos prelados Santos no suelen ser problemáticos. Los problemáticos son los vivos y activos, los que ejercen actualmente el ministerio episcopal. Esos son los preocupantes, para la Iglesia en general y las almas en particular.

Por ejemplo, vean qué jaleo, qué lío, qué confusión, qué contradicción en menos de un mes:

1) Rouco dice que la 'Ley de muerte digna' no es una ley de eutanasia

2) Blázquez opina también que el anteproyecto no es una ley de eutanasia

3) La Conferencia Episcopal advierte de que la Ley de Muerte Digna, podría encubrir prácticas eutanásicas


Como Rouco y Blázquez son perros viejos (perdón: prelados con mucha experiencia, obispos con muchas tablas, he querido decir); como están duchos en el arte del capotazo, la verónica, el natural y el pase de pecho, dijeron eso pero dejaron abierta la gatera con alguna excusa (Rouco dijo que si él no había estudiado con detenimiento el texto, que sus colaboradores tenían una primera impresión, etc; Blázquez decía y seguidamente remitía a un ulterior estudio-documento de la CEE, etc...) La declaración de Rouco fue noticia el 26 de Mayo; la Blázquez es del 28 de Mayo, y la sospecha de la CEE se ha publicado esta tarde mismo, 22 de Junio.


Comentaban los avispados que la suspensión de hostilidades Rouco-Zp (es decir, Obispos-Gobierno sociata) se debía a la JMJ, para no enrarecer el ambiente, para no meter chinas en el zapato, para no crispar, en suma. Con la JMJ encima, a dos meses del evento, no convenía armar guirigays.

Pensábamos los conscientes - tampoco sin detenernos a estudiar la letra menuda del proyecto de ley, sólo conjeturando, desde nuestras primeras impresiones - que la ley de Zp era una ley eutanasista, con todas las flexibilidades, trampas, excepcionalidades y encubiertos, para que funcionara de hecho y con derecho como una ley de eutanasia. Adelantaba, además, pormenores escalofriantes como el aviso de que no se permitiría la objeción de conciencia de médicos y personal sanitario-hospitalario, detalle este suficientemente alarmante, a nuestro corto entender. Si yo lo conocía, seguro que Rouco y Blázquez también lo debían saber. Pero dijeron que no, que no había problemas con la ley, que de eutanasia nada. Eso dijeron.

¿Qué ha pasado? ¿No conocían bien el borrador de la ley de Zp y ahora sí? ¿No habían estudiado detalladamente el anteproyecto de ley y ahora sí? ¿Qué ha sucedido en estas dos-tres semanas? ¿Porqué la CEE sospecha y advierte ahora?

Pues resulta que ha sucedido que un seglar, con dos pares, ha publicado una estupenda, contundente y bien argumentada crítica a la ley de eutanasia encubierta de los sociatas de Zp. Algunos de ustedes habrán leído el artículo de Ollero, que corre por internete desde hace ya una semana:

Reflexiones ante el anteproyecto de ley español sobre el final de la vida

Se publicó en prensa nacional. Y a los pocos días se incluyó en uno de los boletines de Zenit, el enlace que he puesto.

Andrés Ollero Tassara es un señor, un sevillano, católico practicante, un reputado y experto jurista, un catedrático de los de verdad, de los que son conscientes de lo que supone semejante grado docente. Merece la pena leer su texto, aunque no se tengan rudimentos de jerga legal, porque se entiende con claridad lo que dice desde el principio, con sus argumentos. Aunque nos conste su fe, no arguye desde la fe, sino desde la razón y el derecho. Es un maestro exponiendo, examinando, distinguiendo, considerando, concluyendo.

Ha dado a nuestros mitrados (y a sus colaboradores, y a sus expertos) una sustanciosa lección de altísima competencia moral. Pienso.

Lo que las mitras no decían (por circunstancias, por accidentalidades, por malentendidas discreciones, por espúrias prudencias...???) lo ha dicho alto y claro Don Andrés Ollero, un señor que entiende.


¿Y ahora qué? ¿Dónde quedan las impresiones y el primer diagnóstico de las primeras cabezas de nuestra Jerarquía? ¿Se retractarán debidamente, entonarán un mea culpa? ¿Explicarán por qué aquella primera impresión? ¿Desconocían la mente del legislador, era la primera vez que se enfrentaban a una ley sociata encubierta o flagrantemente contraria a la Moral Cristiana, a la Ley de Dios? ¿Pensaron que esta, sobre materia tan delicada, iba a ser diferente? ¿No habían seguido los capítulos del serial de la crónica de una eutanasia anunciada en la agenda de Zp? ¿Desconocían las pre-legislaciones de cuño eutanasista gestadas, tramitadas y aprobadas en algunas regiones autónomas?

Triste, desalentador. Escribo todo esto en torno a la fiesta de Juan Fisher de Rochester, obispo y cardenal, y de Thomas More, ex-canciller, jurista, esposo y padre, los dos Mártires de la fe y la conciencia católica frente a una legislación inicua y el injusto poder de un criminal infatuado.

Si este pequeño episodio (que se olvidará) ha tenido como sub-episodio de fondo la JMJ (que también se olvidará), sería digno de más atento exámen y registro. Tal y como están las cosas, al nivel en qué están los procesos, el dia menos pensado le abren causa de beatificación a alguno de los implicados.

No me figuro que sirviera para mucho, desgraciadamente, como en otros casos (recientes casos). Pero a los conscientes nos recordará por qué no somos complacientes, por qué no aplaudimos, por qué no vitoreamos, por qué nos retiramos con displicencia, y no vamos, y no estamos, y no alentamos.

¿Me siguen Uds.?


+T.

10 comentarios:

Rafael dijo...

Si Rouco hubiese sido Papa en el siglo XVI, seguro que no habría habido cisma ni herejía anglicana: se negocia un poco con Enrique VIII, se acercan posturas, se liman asperezas, se le concede finalmente el divorcio o anulación y pelillos a la mar. Menudo disgusto se habría ahorrado la Iglesia. Y la de mártires que se habrían evitado con obispos como Rouco: solo hay que ser “prudente”, llegar a un consenso con las autoridades civiles legítimamente constituidas......
¿Recuerdan lo que dijo Rouco cuando se le preguntó sobre la nueva ley del aborto, tras más de un millón de asesinatos legales en España con la ley de 1.985, cuya derogación jamás pidió la Conferencia Episcopal Española en ninguno de sus documentos oficiales?.... pues tal como recogieron los medios: el Cardenal ha sido preguntado por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el aborto, manifestando su esperanza de “que la declaren en algunos de sus aspectos inconstitucional”. Toma ya.
Creo que va a ser verdad lo que dicen algunos: vamos derechos al Apocalipsis, con esta Iglesia “prudente” (léase apóstata) que tenemos hoy, especialmente en sus altas jerarquías.

Mendrugo dijo...

«El recurso al cotizado guante de látex es en la práctica irrelevante en toda relación extramatrimonial, si de la moral que la Jerarquía católica invita a asumir se trata. Como es bien sabido, salvo por algún despistado japonés, todas las relaciones sexuales ajenas al matrimonio son por ello consideradas sin excepción inmorales. [...] Sólo dentro del matrimonio, al desvincular el aludido complemento la comunión personal propia del acto conyugal y su apertura a la vida, se incurriría en una vulneración moral. Discutir sobre si es mejor o peor que en el marco del comercio sexual se recurra al preservativo es, en términos morales, tan bizantino como discutir si quitarse a alguien de en medio a martillazos es más o menos inmoral que hacerlo blandiendo un cuchillo jamonero.»

Quien haya dicho esto, no es muy católico. Podría ser jurista o caterático, pero no de los de verdad, sino de los sofistas. Y si lo dijo erigiéndose en intérprete del Papa, aprovechando la confusión que causó aquella frase desfortunada y manipulada de un libro suyo, no magisterial, y para arrimar el ascua a la nuevas enseñanzas de su capillita..., entonces no es lo que se dice un señor.

Seguro que tampoco es sevillano.

Terzio dijo...

Yes, sevillano:

http://www.discursia.com/index.php/VII/diputado/83-andres-ollero-tassara

Y de conocida y respetabilísima familia.

Si el texto que pones te parece discutible(?), reflexiona y ten en cuenta las circustancias de aquello; me parecen suficientes para avalar el bien decir de su autor, el sevillano.

Que, por otra parte, siendo quien es y de lo que es, no da puntada sin hilo. Ni entonces, ni ahora. Un detalle muy significativo, de tener en cuenta.

'

Mendrugo dijo...

Bueno. Si es sevillano y de buena familia, me rindo a esa autoridad.

El artículo suyo que cita Vd. está realmente bien. Disfrútelo, porque no volverá a leer nada parecido en cuanto sea el PP quien promueva la cosa, con el mismo fundamento ideológico y además por muy acuciantes razones económicas, que son lo único sacrosanto para estos ciudadanos que ―Olleros o Tassaras― son sobre todo unos artistas del ponerse cabe la olla.

Anónimo dijo...

Nuestros Obispos están más interesados en la "sana política" que en la SANA DOCTRINA. Y la Iglesia secuestrada por sus comentarios y acciones; hasta que alguien les golpea con guante blanco y firme quedando en evidencia y teniendo que "políticamente" corregir lo incorregible. P. Mateo

Anónimo dijo...

Semper Fidelis dixit:
Desde el papado de Paulo VI se trabajó a marchas forzadas para ir dinamitando la institución eclesial española, incluso apoyado a los etarras. Fueron haciendo su trabajo de zapa, con el entusiasta apoyo de msr. Tarancon y el engendro que ahora tenemos, es lodo de aquellos polvos. Un apéndice del novusordo establishment.
A Todo lo que es anticatólico, como aborto, putimonio, y ahora eutanasia, le han dado el banderazo de salida con todo beneplácito. Esto es sólo un capítulo más de la serie "crónica de una muerte anunciada". Muerte de algo que quiere pasar por Iglesia, pero que no da el ancho. No quiere renunciar a sus canongías. Pero la Iglesia verdadera, subsiste en las catacumbas. SAludos, páter Terzio.

Mendrugo dijo...

Parece que los promotores de la eutanasia, por estrategia, dan por terminada de momento la fase de intensa «pedagogía» y que lo que ahora «toca» es aprobar solapadamente estas leyes. Después, la impunidad se convertirá en obligatoriedad... Pero con «perfil bajo»: que el debate a penas llegue a la opinión pública.

No sé por qué. Tal vez porque al coincidir con el tijeretazo en las prestaciones sanitarias quedaría muy evidente el fin económico de implantar la eutanasia.

El caso es que los Sres. Obispos, dando tranquilidad, se han puesto al servicio de esa estrategia. Sin darse cuenta, of course.

Antonius dijo...

¿Sin darse cuenta...? Mmmm... No se si esa observación va con ironía pero en cualquier caso ya me gustaría a mi que lo que pasa es que nuestros obispos y nuestra jerarquía toda o casi toda (hablo como católico católico, no como católico español) son... como decirlo... un tantín como que... distraídos... inocentes... ingenuos... tontitos... etc... , ya que de ser así la cosa tendría fácil solución.

Pero no nos engañemos, seamos sensatos y razonables, eso no puede ser de ninguna manera, por lo menos a mi la cabeza me dice en este asunto que 2+2=4, así de claro, vamos, que estos señores serán todo lo que se quiera pero de tontos no tienen ni un pelo, no señor, no son personas ni faltos de intelecto, ni de cultura ni de formación y preparación, serán faltos de otra cosa (y adivinen cual...) pero no de capacidad y formación. Por desgracia.

A día de hoy esta es mi opinión y por mas que busco otras explicaciones... pues no las hallo... sino todo lo contrario... La cosa es seria... muy seria.

Kyrie eleison.

Hermenegildo dijo...

Me parece -estoy casi seguro- que Andrés Ollero es miembro numerario del Opus Dei, lo que explica su postura ante el uso de preservativos en el comercio sexual, que ha citado Mendrugo.
El Opus Dei, como todos los movimientos neocones, se apartan de la doctrina tradicional en esta materia, que califica de íntrínsecamente malo el uso de profilácticos incluso en relaciones extramatrimoniales por frustrar el objeto del acto sexual.

AMDG dijo...

> ¿Me siguen Uds.?

Sí, quieres decir que te gustaría ver a los mitrados actuales convertidos en reliquias para los altares. A mi también, al menos alguno para muestra.