miércoles, 4 de mayo de 2011

El entusiasmo y la precipitación


Un anónimo (no sé si amigo invisible o si enemigo emboscado) me ha avisado en un comentario que me han puesto en la picota; o en la 'caverna' de Infracatólica, mejor dicho. A parte de que las cavernas me fascinan (las geológicas, las platónicas y las admirables del Cuartenario), que te señalen los iraburritas y los mercenarios paniaguados de la pluma forzada, a estas alturas, es un honor que define muy bien. Gracias, gracias, muchas gracias. No merezco semejante distinción.

Pero para que vean los iraburritos que no andamos desnortados, vean Uds. lo que se dice y comenta por ahí un par de días después de la beatificación express de Juan Pablo II (para algunos 'magno'):

Sobra evidencia de que Juan Pablo “sabía que Maciel era un criminal”

Así de duro es el titular. Que tiene todas las probabilidades de estar en lo cierto, como Uds. mismos juzgarán cuando lean el articulete, nada sensacionalista, sino todo lo contrario: Muy aclarador, ponderado, bien informado y aportando datos.

Desde antes de 1956 sabían en Roma cosas de M. Maciel. Por eso quizá el poco relieve del personaje durante aquellos años y los pontificados siguientes. Fue justamente con Juan Pablo II cuando Maciel salió a escena, a bombo y platillo.

Me pillaron en Roma aquellos años dorados, cuando los Legionarios descollaban en todo y por todos sitios, brillantemente. No había punto clave romano donde no estuvieran (o se les esperara). Y muy bien, por cierto, con toda competencia, calidad y nivel. Quizá JPII soñara con hacer de la Legión la sustituta eficaz de la Compañía para su Tertio Millenio Adveniente. Y se comprende si tuvo o hubo esa intención. Lo que no se comprende ni se puede tapar con el repostero de la beatificación es la cobertura de JPII a Maciel.

El caso Maciel, por mucho que se repita y se diga, es una monstruosidad que no tiene parangón en la Historia de la Iglesia. De tal maginitud que pone tacha, da sombra y deja mancha en todo lo que tocó y a todos los que se arrimó. Y la proximidad de Maciel y Juan Pablo II fue mucha. Ahí están los hechos, que cantan.

Se podrá decir, como se dice, que la aceptación/promoción/espaldarazo fue a la obra (de Maciel), a la Legion, los Legionarios de Cristo y el Regnum Christi, independientemente del sórdido fundador. Pero es que el sórdido fundador estuvo todo ese tiempo en el candelero romano. Sólo al final, con un Juan Pablo II patéticamente valetudinario y las riendas del gobierno en manos de un par de Eminentísimos, ocurrió el retiro de Maciel. Y la pena canónica no vino sino después de muerto y sepultado Juan Pablo IIº.

Cuando estos últimos días se ha visto tantas veces en los esecenarios de la beatificación al Cardenal Stanislaw Dziwisz (en los años juanpablistas nada más y nada menos que Don Estanislao, un simple sacerdote-monseñor con más influencia y poder que los más conspicuos curiales vaticanos), me resultaba inquietante la reaparición del personaje, que tantos datos sobre tantas cosas supo en su día y calla ahora. Tantas cosas sobre tantos casos.

Pero un secretario debe callar, servir y guardar discreción. Es su oficio. Lo que me parece impropio es que se velen con cortinas cosas que van a salir a relucir con poco mérito para los protagonistas, directos o indirectos, y mucho descrédito para la Iglesia.

Supongo que me comprenderán Uds. si confieso que a mí me importa la Iglesia, no los personajes de la Iglesia, sean quienes sean y/o quienes hayan sido. Con adornos, con marco, pulidos o revestidos, con gestatoria o en papamovil, con tiara o con casco de bombero, un Papa tiene un valor tan relativo como el que le confiere el plazo de su pontificado. Y su valor mayor, una vez pasado, queda en su doctrina, su magisterio y su gobierno. Por eso es tan peligroso precipitarse y 'subitanear' lo que, por prudencia y discreción mínimas, debería tratarse con parsimonia y pies de plomo.

Vuelvo a comparar y reflexionar sobre una figura tan enorme como Pio XII, alabada universalmente en 1958 y en 1962 calumniada y pisoteada con saña irreverente; hoy todavía pesa sobre su recuerdo la venganza implacable del peor sionismo que ha hecho del Papa Pacelli un totem maléfico, con tal efectividad que en el mismo Vaticano pesa un tabú sobre su causa, tabú del que no fue ajeno el recien beatificado Juan Pablo II. Comparar la causa del Papa Pacelli con la de Wojtyla da mucho que pensar.

Pero así como los testimonios sobre Pio XII van esclareciendo el humo con el que oscurecieron su historia, lo que pueda pasar con la historia de los años juanpablistas es un dossier abierto que, por mucho que algunos quieran cerrar, permanecerá mucho tiempo con sus páginas preparadas para recoger lo que se vaya sabiendo y publicando. Hechos y conclusiones como las del articulete mexicano, tan tremendo.

Repito que me importa la Iglesia; los personajes en tanto y en cuanto. Aunque sean beatos (de lo que me alegro tanto como se merecen, of course).

+T. (cavernícola, de la inmemorial y nobilísima tribu del bisonte rojo altamirano, honradísimo y complacidísimo de serlo, inmerecido y altísimo honor).

14 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

D. Terzio:

Recuerdo que hace cosa de un mes –más o menos- vi en la CNN (programa de la periodista Aristegui) un debate entre una víctima de Maciel y el juanpablista-sofo Rodrigo Guerra López. La víctima de Maciel, contundente con la enumeración de hechos, puros y duros; y el juanpbalista, pateando la pelota al arco del cardenal Sodano.

Tiempo después, leí la noticia con la copia de la carta que las víctimas de Maciel le enviaron al cardenal Estanislao D. durante el pontificado de Juan Pablo II. Y dije en Infocatolica, o en otro blog ya no recuerdo, que esperaba que el cardenal Estanislao D. dijera qué cuernos hizo con la carta. Me hubiera bastado con que dijera: se me perdió; no le di importancia; le dije al Papa que se trataba de una calumnia y lo convencí. Nada, silencio polaco. El comentario me costó los ataques de un par de hooligans del magno.

Acepto la beatificación como un acto auténtico de la Iglesia con la reverencia debida. Pero las víctimas de Maciel, y la Iglesia toda, merecen una explicación sincera, realista y razonablemente convincente de qué es lo que pasó.

¿Qué va a hacer el cavernícola de infocatólica con las víctimas de Maciel? ¿Recomenzar con la política de estigmatización de víctimas? Si por afán apologético juanpablista se quiere entrar en las coordenadas del negacionismo, y de la injuria a las víctimas, yo repudio esa actitud. Consta que las víctimas hicieron lo humanamente posible para denunciar sin escándalo. Accedieron a la prensa secular, luego de años, y ante el vergonzoso silencio e inacción de algunos que merecerían un encuentro con Torquemada, face to face…

Saludos.

Terzio dijo...

Ellingham, te confesaré que no soy victimista, que a las víctimas las coloco en un plano/nivel secundario: A mí me preocupa que en el entorno del Beato haya podido caber y prosperar un personaje como M.Maciel, tantos años, con tantos beneficios y logros conseguidos por obra y gracia de JPII. Eso es lo que me desasosiega porque es un hecho inexcusaable. Y lo peor: No me explico como esos hechos no han sido ponderados como causa suficiente para detener el proceso de beatificación.

'

Antonio Rivero dijo...

D. Terzio, he dejado un comentario el blog Cavernas defendiéndole. Se que no lo necesita de un chaval de 17 años, pero es que cada vez que leo infracatólica, me doy más cuenta que usted tiene mucha razón en las cosas que dice.

Un Saludo

Longinus dijo...

Espérese, páter. Estamos aquí no porque nos interesen los chismes de la curía, sino porque nos duele nuestra madre, la Santa Iglesia católica y si sufre ella, sufrimos todos. La peor pesadilla y espero que no se haga realidad, es que los enemigos de la Iglesia, que son legión y que tienen muchas aliados enquistados a lo largo y ancho de la jerarquía, vayan a sacarle al beatomagno los esqueletos del closet y lo hagan sensacionalmente, como acostumbran, para máximo efecto. Y comience otro ciclo más de desprestigio y de verguenza.

El padre Maciel estuvo muy cerca de ponerse en el camino a la beatificación. El beatosúbito lo colocó de ejemplo y en los cuernos de la luna, con el rimbombante título de "ejemplo eficaz para la juventud". Pero al poco tiempo, se les vino abajo el teatrito.

Lo del p. Maciel no tuvo nombre, ni tampoco lo del escándalo del Banco Ambrosiano, donde hubo de todo, intriga, sexo, estafa, robo, violencia, crimen y misterio. Como para vender la novela a Hollywood.

El exorcista poseso quiere pasarse de chistoso con los Tradicionales, pero está haciéndola de barrendero neocón Iraburrito útil al avance progresaurio, en fidelidad a la línea idiotorial "dura", trazada por el neoconazo Luis Fernando. A veces se me figuran testigos de Jehová e Infocatódica una sucursal de la Atalaya online. Saludos como siempre, páter W+.

Pelayo dijo...

¿Que qué va hacer infocatólica con las víctimas de Maciel? De momento, reírse de ellas al publicar un artículo de la autoproclamada hija de Maciel en el que glosa los méritos del beato.

Anónimo dijo...

Una vez, casualidad:primera Dos veces, coincidencia: segunda Tres veces, fatalidad: terceraCuatro veces, ni casualidad, ni coincidencia, ni fatalidad: cuarta

Antonius dijo...

A mi lo de infocatólica me causa cada vez mayor repugnancia. Ni siquiera me he molestado en visitar las calumnias que hayan podido hacer contra el páter Terzio y ExOrbe.

Y del turbo sincretista lo de Maciel solo es un botón de muestra, y es que no olvidemos que no se trata de un caso aislado sino de una actitud, una política, un paradigma, pues sistematicamente no se hizo nada (salvo callar y llevar a esos lobos a nuevos pastos de depravacion, para que se despacharan a gusto) contra tanto "ejemplo para la juventud" y ahora la Iglesia recibe los golpes.

De todas formas del turbo sincretista no solo está este escándalo de la legión de macieles, está lo de Asís y están las herejías "enseñadas" por el turbísimo.

Por ejemplo, aquello en Marruecos de que los mahometanos creen y rezan al mismo Dios que nosotros. Vamos, si eso es para haberle recomendado ipso facto la jubilación y el retiro a un lugar tranquilo para expiar las penas, como precisamente mandó al magno maciel como grandisimo y ejemplar castigo.

Claro, eso hubiera sido si la Iglesia fuera lo que tendría que ser, pero claro si la Iglesia fuera lo que tendría que ser ni siquiera hubiéramos tenido un turbísimo haciendo y diciendo tanto disparate ponzoñoso, y tampoco hubiéramos tenido un P6, ni un J23 ni un CV2, y en mi opinión tampoco un B16.

Sencillamente tiene que suceder que Jesucristo ha de volver y se tienen que cumplir las profecías, pues somos catolicos y esto es de fe. Entonces, ¿por qué no ha de ser ahora? Será en cualquier momento y en ningún otro momento de la historia se han dado tantísimas señales de los tiempos, ni han confluido tantas profecías y hasta revelaciones privadas. Y cuando vuelva Cristo, ¿hallará fe en la tierra? Pues eso, pues eso.

Por cierto, que queda claro que ni B16 ni los cardenales tienen algún tipo de problema en los labios ya que vimos que son capaces todos de besar y hasta con gozo, así lo hicieron con la "reliquia" del turbísimo, y así NO lo hicieron con la Santa Cruz el pasado Viernes Santo. Pues suma y sigue, queridos, suma y sigue.

Y ya que ha salido lo del banco Ambrosiano en algún lugar leí que precisamente esa podría ser una de las causas de la repentina muerte de JP1 pues los que lo eligieron pensaban que no metería las narices en el asunto, y acabo haciéndolo igual que metió la pata hasta en asuntos de doctrina razones por las cuales quizás le tocó ser aquel rey que había de durar poco (Apocalipsis). Se dice que eligieron a Wojtila en parte porque ahora sí tenían plena confianza en que no indagaría en el escándalo y lo dejaría estar. ¿Otra razón mas para nombrarse JP2? Es decir, vengo a hacer lo que tenía por encargo y se esperaba de "mi amado predecesor". Y vaya que cumplió... en todo.

Cuanto mas se de la Iglesia contemporánea mas dolor siento. Solo Dios sabe todas las cosas que deben de estar pasando. No quiero ni imaginármelo.

Pablo A. dijo...

¿Por qué le cuesta tanto a nuestra jerarquía coger el toro por los cuernos? Lo de Maciel es un escándalo horrible, sin precedentes, pero me temo que no se ha aprendido nada.

Y digo esto porque un toro mucho menor que las felonías de Maciel, pero que a medio o largo plazo también va a causar mucho daño en la Iglesia, es el tema del Yunque. En Madrid todavía se ve al Yunque con benevolencia. Nadie denuncia nada porque los yunquistas han copado Intereconomía y Rouco los bendice segùn la conveniencia.

¿Iglesia o entente política? ¿Qué somos y qué queremos ser? NO podemos asumir el mismo tipo de defectos que con naturalidad se achacan a los partidos políticos, las ideologías mundanas y los grupos sectarios.

LA IGLESIA DE CRISTO, QUE ES LA IGLESIA CATÓLICA, NO PUEDE PERMITIR EN SU SENO DIRECTRICES POLÍTICAS QUE DESLEGITIMAN SU AUTORIDAD Y AVERGÜENZAN SU MISIÓN.

Anónimo dijo...

D. Terzio:

Aquí le remito a un link para que vea a un solemnísimo obispo (nada menos)"latin king" mexicano. Atención especial a la botella de agua en el altar, el mantel rajado, y el sendo "equipo de sonido" abajo (¡¡que para eso sí hay dinero!!)
http://comunidadreligiosafranciscanamisionera.es.tl/-M%C9XICO-D-.-F-.-.htm

Dice pertenecer a una iglesia veterocatólica (¿qué son?) mexicana, que en su página web enfatizan mucho lo de no ser una iglesia romana. Aparecen otras fotos de este obispo "latinking" que no tienen pérdida (lo más cuidado de su aspecto es la barbilla macarra)
http://iglesiaveterocatolicamex.blogspot.com/

Muchas gracias, y a ver si nos explica estas comunidades pretendidamente católicas.

Un saludo cordial. Muchas gracias por sus excelente artículos.

Católico Hispanoamericano preocupado.

Luis. Stan. dijo...

El yunque es otra barbaridad (también mejicana), pero que no tiene nada que ver con lo que dice D. Terzio sobre esta beatificación a prisa y corriendo. Alguna vez he leído en este blog, a usted D. Terzio, que la beatificación se ha hecho a toda prisa porque en Roma sabian que cuanto más tiempo pasara más dificil iba a ser poder sacarla adelante, y tenía usted toda la razón. Espero como usted que todo esto no sirva para dañar a la Iglesia porque bastantes cosas tenemos ya en nuestra contra.

Terzio dijo...

No conocía hasta hace poco esas sectas-católicas latinoamericanas. Si se declaran vetero-católicos es que tendrán algún vínculo o habrán recibido la ordenación episcopal de algún energúmeno vagabundo de la secta de los viejo-católicos europeos, aquellos que se negaron a aceptar el Concilio Vaticano I y terminaron fundando una 'iglesia' minoritaria-cismática que sobrevive residualmente en algunos enclaves de Holanda y Alemania. Si no me equivoco recibieron ordenaciones episcopales de otra secta-católica, los jansenistas holandeses, con los que terminaron fundiéndose. De ese foco herético-cismático provienen muchas de las ordenaciones ilícitas (yo pienso que inválidas también) que algunos quasi-dementes han multiplicado luego de forma aberrante en grupos como los que parecen representar eso patéticos personajes de los enlaces que has puesto. Un esperpento lamentable.

'

Martin Ellingham dijo...

D. Terzio: el loquero sedevacantista también ha buscado "consagraciones" episcopales de manos de veterocatólicos/ICAB (iglesia cismática brasilera). Una muy sospechosa multiplicación de "obispos".

Saludos.

David Martinez dijo...

Lo que a mi me hace un poco de ruido es que la fuente sea de la jornada, es decir, no me agrada el juanoablismo, pero ese periódico es bastante tendencioso, hasta elpaís se queda corto

Saludos desde Querétaro, Mex

Hermenegildo dijo...

La noticia sobre Maciel no deja tampoco en buen lugar al Cardenal Ratzinger-Benedicto XVI.