viernes, 6 de mayo de 2011

Bajo el estupefaciente efecto del exceso




Es un youtube papólatra-juanpablista. Veinteañeros neocons con dos dedos mentales de sub-catolicismo, enajenados por un pseudo-mensaje de entusiasmo inflado como una pompa de jabón. En el vídeo apenas se nombra (¿una vez?) a Cristo, como una referencia secundaria frente a la monstruosa semblanza juanpablista que devora todo, como si no hubiera habido antes nada ni hubiera después tampoco nada, sino sólo él, sólo él, sólo él.

Confirmando mis más pesimistas tesis juanpablistas (debería haber registrado en la SGA el nombrecito-concepto), se descocan y proclaman con todas las letras que la movida de Agosto en Madrid es para él, por él y según él. Sólo él.

¿No es un horror que el entusiasmo no-pare-siga-siga, como un ritmo estridente-estupefaciente de esos que aturden por las ventanillas abiertas de los coches de los macarras?

Como esto no se pare pronto, como el juanpablismo no cese y no cambien el ritmo, las ruínas van a tapar con sus escombros la cúpula del Michelángelo.

¡Qué pena!

p.s. Se me olvidaba: Los neocón-pperos están 'en-can-ta-dos' que se derriten de emoción con el youtube. Con el gusto se definen. El próximo que publiquen será con ritmo y letra rap. Es cuestión de tiempo (si es que no lo han grabado ya).

+T.

14 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

D. Terzio:

Ya se ve la importancia que el juanpablismo asigna a la cantidad:

Debido a la intensa vida que tuvo durante todo su pontificado, cumple todos los requisitos para formar parte del libro Guinnes de los Records.

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=15144

Saludos.

Longinus dijo...

D. W+:180 viajes al extranjero, histeria colectiva, chicas aulladoras, tumultos, mantas,
Michael Jackson, los Beatles? No!!

Su santidad Juan Pablo!! A veces vestido de apache, a veces de azteca, a veces de amazónico, recibió todos los tocados de pluma que le quisieron encasquetar.
Lo peor del marketing, para sacar de la nada una santidad que no se reflejó en mayor catolicidad.

Lo que ha quedado, está muy adulterado, empezando por Quo Vadis, Polonia? Dónde quedó la devoción en su país natal? Sus "logros litúrgicos" fueron las monagullas y la comunión en la mano y de pie. Ah, los carismáticos pentecostales católicos y los kikos sectarios. Y unas nominaciones cardenalicias y episcopales que van a levantar ámpulas por una generación más. Que lo criticaron mucho los progresaurios, como Tamayo, Kung, Pagola, Masiá? Pues claro, porque no acabó de demoler la casa!! Pero poco le falto. SS Benedicto XVI frenó como pudo el tobogán, para su crédito.

Está bien visto que los medios fabrican ídolos a placer, como lo hicieron con Obama, que siendo un don nadie, lo convirtieron en presidente. Y también destrozan la honra de personas non-gratas, como SS Pío XII. Ya no es el cuarto poder, sino el primer poder. LOs abusos sexuales ocurrieron por años y sólo cuando sintieron la fruta madura, estallaron el escándalo, que ha costado daños incalculables a la Iglesia como un todo, en altura moral y prestigio.

Ahora viene el bombardeo de los chupi-guays de las bacanales, er digo , de las jornadas mundiales de la jumentud, al que los bloggers mercenarios y meretrices comenzaran a exultar despúes de la beatificación del beato súbito... Gracias , páter T.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Me parece que estamos ante el vulgar, vigesimononico y totalitario culto a la personalidad. Líder omnisciente, récords intelectuales, atléticos, afectivos... Esto no es devoción católica, es culto personal, con el único agregado de lque no muere con el líder.

Antonius dijo...

Madre mía.

Recemos para que Dios nos de fortaleza en la adversidad, para que el Espíritu Santo nos conceda el don del discernimiento en estos tiempos de engaño, para que Jesús nos sostenga en el momento de la prueba, y para que María nos proteja con su bendito manto y ruegue por nosotros.

Vienen tiempos muy duros por largos años, hay que prepararse espiritualmente con ayuno y oración intensas. Nos va a caer un buen chaparrón así que hay que prepararse para mantenerse fuerte defendiendo la bandera en la inhóspita trinchera. Hay que aguantar porque nos va en ello el destino de nuestra propia alma y sobre todo el sometimiento a la voluntad del Padre.

A prepararse toca, creo que ya está empezando el plato fuerte del espectáculo y cada vez el engaño se dejará ver con mayor claridad para poder consumar las siguientes etapas del maléfico plan.

Sancta Maria, ora pro nobis.

Joaquín dijo...

No siempre sintonizo con lo que se dice en este blog. Reconozco su interés: aporta inteligencia y conocimientos. Creo, sin ser un gran experto en la materia, que se mueve dentro de la ortodoxia católica. Pero cuando se me disipan algunas dudas es cuando leo las críticas histéricas y obsesivas de sus detractores infocatólicos. Esos sí que andan descarriados: ahí no tengo dudas. Y además todo esto me hace pensar seriamente que hay un mal de fondo en el catolicismo actual, que de momento no sabemos exactamente como acabará.

¿Neocones contra la caverna? no, no creo que sea apropiado simplificar tanto. Que conste que yo solo me considero católico normalito.

Joaquín dijo...

En cuanto al vídeo, los jovencetes tan modernos y tan de hoy me parecen bastante superficales y no es esa superficialidad subproducto del marketing lo que le hace falta al enclenque catolicismo actual. O sea, en este sentido, estoy totalmente de acuerdo con la crítica del blogger.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO dice:
Este es el resultado de un desbordamiento del sentimentalismo completamente alejado de la realidad del catolicismo actual. Y posiblemente también parte de la estrategia de los que no quieren que se hable de esa misma realidad de la que son en parte responsables. Media Guatemala es ya protestante, el enorme Brasil va por el mismo camino y de la católica Irlanda, que había vencido siglos de persecución, tampoco parece quedar mucho, la vida de órdenes y congragaciones religiosas cada vez más lánguida y pretenden convencernos a fuerza de imágenes que la Sede de Pedro ha estado ocupada durante 26 años bien recientes por una especie de titán sin precedentes en la historia. Locura e ignorancia en muchos, cálculo interesado en otros y el remedio de la crisis sigue sin plantearse de verdad.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo

Enseña Santo Tomás que, así como no es pecado alegrarse por las consecuencias de un pecado, tampoco es pecado entristecerse por las consecuencias nocivas de un acto bueno o con las circunstancias que rodean ese acto bueno. No cualquier exaltación de la personalidad es bueno: si una beatificación es entendida del modo que el mundo hace apoteosis de sus líderes seculares, todo católico deplorará tal comprensión de la beatificación.
Si la beatificación, sin explicación alguna ni responsable alguno que pueda decir: el Papa se equivocó en tal grave caso porque lo engañaron sus colaboradores, sirve para alegar que la Iglesia no se hace responsable o que poco le importa no escandalizar a las víctimas, todo católico debe deplorar tal nociva conclusión.

Muchos de los que no nos alegramos por la beatificación de Juan Pablo II nos alegrarìamos por la beatificación de mas de una docena de Papas, a cuya memoria profesamos gran veneración y que no se nos ocurre imponer a la Iglesia universal como santos súbitos. Eso no nos hace más o menos adictos al Papado. Tampoco hace antipapista a un católico que se opone a la beatificación de Pìo XII hasta tanto no se aclaren perfectamente todas las circunstancias de su pontificado, para evitar escándalo y estrèpito que pueda dañar a la Iglesia.

Porque amamos el Papado es que queremos que estè a cubierto de toda duda o sospecha. Porque amamos el Papado no nos convence que la canonización de un Papa, hecha por el mismo ministerio que la desempeñó, se haga en tiempo record y sin aclarar pùblicamente las dudas suscitadas.

Me ofende particularmente el uso de la acusación de oponerse al papado, porque entraña una manera desviada y anticatólica de concebir la institución, como si amor al papado implicara suscribir sin más no sólo todos los actos de un pontificado y abstenerse de toda crítica histórica, sino también la obligatoriedad de profesar adhesión a los modos, estilos, prácticas del hombre que desempeñó el papado. Como si el amor al Papado consistiera en ocultar que San Pío V cometió el error monumental de deponer a Isabel I, y que San Pìo X confió la persecución de los modernistas a gente indigna. Y estoy citando ejemplos de los dos últimos papas santos, me excuso de citar ejemplos de verdaderas depravaciones, crímenes y errores garrafales de otros pontificados.

En todo la Historia de la Iglesia no ha habido más que un escritor católico al que un Papa, el gran Benedicto XV, dedicara una encíclica. Este escritor, sin escrúpulo alguno, colocó en el Infierno a varios Papas, a los que hace declarar que esperan al reinante.

Pues bien, este escritor, fue proclamado, hace menos de un siglo, en dicho documento papal, como plenamente catolico, culminando con esta declaración: "Dante es nuestro".

El Papa no necesita aduladores, el Papado no es como los principados de este mundo. La propaganda, el manejo de las emociones, el culto a la personalidad, el manejo de multitudes a consigna, son una contaminación del triunfalismo del siglo. Es tan contaminante que un Papa salga al balcón vestido de emperador romano, como hizo Bonifacio VIII, que un Papa sea presentado como una rock star o como Lady Di.

Como he dicho, la santidad de Juan Pablo no está en escaparse a hacer esquí los martes, la santidad de Juan Pablo no está en las turbias negociaciones con USA, ni en el manejo del Ambrosiano, ni en el error monumental de Marcial Maciel, ni en la erradísima política de ocultamiento de la pederastia clerical. La santidad está probablemente en su heroica vejez, en su impotencia, en su muerte. De esto me alegro, y esto celebro. No puedo celebrar lo que celebra el siglo, no puedo celebrar el triunfalismo barato, no puedo celebrar la mediatización, la propaganda, la idiotizaciòn de las masas. No puedo alegrarme de que las técnicas de propaganda sean las mismas, se trate de Franco, Mussolini, Stalin u Obama. No, no me alegro.

Saludos.

Anónimo dijo...

Longinus:
Pero si la santidad de Juan Pablo II está sólo en la forma de llevar la enfermedad y la vejez,y nada tiene que ver con su estado -es decir con la circunstancia de haber sido elegido Papa, habrá que convenir que hoy en día hay muchísimos ancianos que llevan sus trombosis con parecida resignación, al parecer.
Si esto fuera así y sin negar el valor ¿dónde está la ejemplaridad de la virtud, si la resignación está hoy bastante divulgada entre gente que incluso se encuentra solo?

Juan José Alonso dijo...

Este video es el cuarto de una serie y está realizado por residentes del Colegio Mayor Moncloa de Madrid, del Opus Dei.

Anónimo dijo...

D. Terzio usted necesita ser menos vehemente, y le aseguró que sería más escuchado. ¿Por qué llamar a esos jóvenes neocón-pperos?. No hay necesidad. Creo que usted podría cambiar las cosas desde un tono más sosegado. Estoy de acuerdo con usted en muchas cosas que dice pero no veo la necesidad de llehgar a los extremos verbales a los que llega.

Un Saludo
El pistolero solitario

Terzio dijo...

Pistolero, te aseguro que las expresiones finales son las más templadas de todas las que se me ocurren.

Por ejemplo, a esa tropa de pijotes se les podría llamar con la misma propiedad cachorros de clubs, descerebradetes de círculo, pamplinas de colegios (mayores), neo-lechuguinos post-católicos, peperretes a la violeta, macarras juanpablistas, o petardetes de jmj. Por ejemplo.

Y más todavía, porque la canalla es de selección de desecho de tienta. Lo que no obsta para que puedan ser magníficos ejemplares en otros géneros o dedicaciones o servicios (sean estudiantiles, familiares y/o profesionales).

Pero en esto, en el juanpablismo de galería y video-clip, son la carátula abochornante del catolicismo guay.

Y dicen que hay más (como me temía).

'

Longinus dijo...

Anónimo de las 16:32 , gracias por leer mi humilde comentario.

Conste que, si hubiera conocido al Santo Padre Juan Pablo II, me habría arrodillado y besado el anillo papal, sin dudarlo y sin ambages y con toda devoción, como sucesor de Pedro. Con Pedro y bajo Pedro, siempre.

Que llevó su vejez con valentía y resignación no lo dudo ni un instante. Todos tenemos que cargar las cruces que nos tocan, condición primígena de ser cristiano.

Pero de allí a que artificialmente le formen un aura de santidad y de taumatargia, hay muchísima distancia.

El difunto y ahora beato hizo muchas cosas que siembran la confusión y la discordia entre los más débiles, porque ponen en duda nada más, ni nada menos, que la doctrina perenne de la Iglesia que nos fué legada por 2000 años de Doctrina Católica.

Están canonizando a la reunión-festival de Asís, al beso al Corán y a la visita a la sinagoga, de la que habrían echado a empellones a Jesús! Hay mucho más de lo que salta a la vista, amigo.

Héctor el Cruzado dijo...

A partir del 1º de Mayo nace una nueva religión: el Juanpablonismo.
Si esa del video es la juventud católica para refundar la Iglesia y salvarla, estamos fritos hermanos.