jueves, 31 de marzo de 2011

¿Inquietante?

El Viernes pasado, el dia 25 de Marzo, cuando la Iglesia celebra la fiesta (solemnidad) de la Anunciacion y la Encarnación del Verbo, en ciertos ambientes, reconocidos como muy católicos, la ocasión se despachó con una de esas movidas estilo ppero-hazteoir, con pancartas y manifa: Una fiesta pro-vida.

El pretexto era (remotamente?) por la misma fiesta católica, eso se entiende. Pero yo entiendo también que la movida pro-vida ocupó el lugar de la fiesta sagrada, la ocultó, la sustituyó.

Lo más grave es que todo eso tenga el apoyo y el aliento de ciertas instancias oficiales de la la Iglesia, proclives a re-bautizar ciertas fiestas litúrgicas según las coyunturas. Contingencias, se podría decir: Frente al ser necesario de la fiesta litúrgica original, el ente contingente de la jornada pro-eventualidad de turno.

La paradoja es que hace unos días nuestros católicos oficiales ponían el grito en el cielo porque a los de la Junta Castellano-Manchega se les ocurrió renombrar a las tradicionales vacaciones de Semana Santa y re-titularlas como "vacaciones inter-trimestrales", o algo por el estilo.

La fiesta de la Anunciación-Encarnación marca un punto referencial en el calendario litúrgico de la Iglesia Católica, el calendario universal que se observa en todo el Orbe Católico. Se celebra el dogma cristiano en su esencia, uno de los mejores 'contrastes' para poder apreciar si una cristología-teología es ortodoxa, según el relieve que su autor conceda a ese Misterio, el primero de la Vitae Christi. Suele ser definitivo: No hay heterodoxia que resista la prueba del Descendit de Coelis...et Incarnatus est...et homo factus est.

Del Misterio, de su revelada verdad salutífera, procede la luz que da consistencia y altura sobrenatural a lo humano; no al revés. Cuando la naturaleza ocupa el plano/nivel del Misterio, sucede una inversión que termina dejando suspendido, sin fundamento, el mundo creado con sus criaturas.

A propósito de todo esto, recordé un articulete que publiqué hace unos años, aquí en el blog:

El Anticristo y su programa

Contaba los ejercicios espirituales que el cardenal Giacomo Biffi predicó aquella Cuaresma al Papa y la Curia Romana, en los que sacó a relucir Los Diálogos del Anticristo del quasi-místico ruso Vladimir Sergei Soloviev. Destacaba el Cardenal que según pronosticaba el gran maestro ruso, el Anticristo del siglo XXI adoptaría la forma de una ideología filantrópica, la que fuese, con tal de sustituir a Cristo en la consideración de los hombres y alejar a las almas de la comunión con su Redentor. Permítanme que me auto-cite:

Soloviev avisaba que el Anticristo tentaría de reducir al Cristianismo a una mera ideología, un programa, un estilo, una ética; con esto impediría la comunión, el encuentro personal de los hombres con Cristo Redentor y su Misterio.


¿No puede ser, no podría llegar a ser, no era eso lo que pasó el 25 de Marzo? Una estupenda iniciativa pro-vida...pero que dejaba en segundo plano al Misterio y su celebración litúrgica.

¿Y si el esfuerzo se hubiera puesto en llevar a las iglesias, a celebrar la Misa de la fiesta, a toda esa gente a las que se movilizó para que fueran a las manifestaciones?

¿A que no?

¿Y por qué no?

Resulta inquietante, muy inquietante, la respuesta según el pronóstico del sabio Soloviev.

Oremus!

+T.

10 comentarios:

semper et ubique dijo...

La verdad es que muchas veces los católicos caemos en las tesis del "régimen", es decir, en el naturalismo de tipo pelagiano(más cosas "naturales": pancartas, marchas, manifestaciones, manifiestos, etc. Y menos sobrenaturales: oración, penitencia, vida de fe, rosario, Santa Misa y sacramentos). Es en lo sobrenatural, en el Señor, donde conseguiremos la victoria (con cruz, claro está).

Eso no significa que despreciemos las primeras, pero poniéndolas en su justo término. Ora et labora.

Anónimo dijo...

Pues me alegro de no haber ido a esa manifestación, a la que podría haber ido pero no fui porque no me dio la gana. Y me alegro de haber asistido ese día a misa porque me dio la gana. Incluso intenté ir a una Exposición Eucarística que mi parroquia tiene anunciada los domingos y Solemnidades.... pero eso día no la había (y era Solemnidad, si no me equivoco). Deben ser cosas de las que estamos hablando.

Atanasio dijo...

Toto corde, Don Terzio.

No solo se han vuelto insoportables, sino que estas manifas contienen una especie de catalizador neopaganizante.

Saludos cordiales.

Terzio dijo...

Anónimo y feliz ciudadano no-abortista, uno de los 15.000 (eso decías) que salísteis a las calles de España el Sábado (no el Viernes) cual bandada de aves pperas-hazteoiristeras, oh feliz y entusiasta muchacho sin edad, siempre-joven y animoso: No te enteras de papa (papa de patata, no Papa de Roma).

Pero adelante (si insistes) con tu ritmo juanpablista, que no decaiga, perpetuo manifestante pro-vida.

'

Genjo dijo...

D. Terzio: de nuevo me veo obligado a felicitarle y agradecerle su vigilancia. Por falta de inteligencia, de atención o de preparación, se me escapan estas cosas que usted observa. Y cuando le leo, no puedo dejar de sorprenderme por lo fácil que resulta desplazar el centro. Es que lo importante es la fiesta, la celebración de la Encarnación, y la Santa Misa, que es la celebración suprema. Todo lo demás, manifestaciones, declaraciones, proclamaciones, son naderías. Aunque sean "naderías importantes".

Longinus dijo...

Yo no sabía nada del día de Cristo REy, pero también nos lo quitaron del calendario litúrgico. Y nos pusieron un sucedáneo, con toda la mala intención. Saludos, dom Terzio.

AMDG dijo...

Et incarnatus est… de rodillas, por supuesto.

Terzio, te gustarán esta colección de Incarnatus, una parte del credo que se deja generalmente los solistas: Index Incarnatorum.

Alguna gente se espanta cuando me oyen proponer que la respuesta de los obispos al aborto sea algo así como “Si las rojas abortan, que Dios las perdone, vosotros tender tres hijos por familia, cuatro si podéis”.

¿No sería más efectivo?

Yo me pregunto cuántos hijos tienen los organizadores de esos saraos. Excluyendo a personas consagradas, of course.

Terzio dijo...

Estupendo articulete y magnífica iniciativa.

Hasta la implantación del misal de Pablo VI, en todas las Misas se rezaba el Evangelio de S.Juan con el Incarnatus y su genuflexión. Curiosamente, la propagación del aborto se intensifica desde que se dejó de rezar el Ev. de S. Juan. ¿Mera coincidencia...o algo más?

Oremus!!!

'

berta dijo...

No hay heterodoxia que resista la prueba del...Descendit de Coelis...Nunca se calle., y si, Oremos.

Antonius dijo...

¿Inquietante...? ¿O mas bien ya es un hecho? ¿?