lunes, 24 de enero de 2011

De Lerma news: Carta y debut en vaqueros


Hace poco más de una semana se publicaba una carta (una circular) que sor Verónica, la ex-clarisa promotora del fenómeno de Lerma, dirígia a las clarisas de verdad, a las fieles a sus votos originales, explicando-exponiendo el invento de Iesu Communio, su nueva oferta religiosa, la que tanto revuelo ha causado desde que se supo. Si no conocen Uds. la carta, si no la han leído, aquí la tienen, por si gustan:

Carta de la hermana Verónica Berzosa a las hermanas clarisas

Como es tan larga, mientras la iba leyendo se me iban acumulando las apostillas que, mentalmente, le iba haciendo al texto. No las expongo porque no las anoté, tampoco me absorbe tanto el asunto. Pero sí mantengo las impresiones, que no son - no sé cómo decirlo - las "justas", las que uno esperaría tratándose de lo que se trata.

Porque se trata de un novedoso invento, casi - yo diría - una ocurrencia entusiasta con muchos vuelos. Si digo molinos de viento quizá peque por quijotizar la especie, y tampoco es eso: No es que lo vea como una especie una aventura cervantina, de libro de caballerías en versión monjas post-modernas, sino que lo juzgo (lean ustedes la carta) presuntuoso, demasiado voluminoso, muy hinchado, troppo grosso para ser algo que todavía no ha visto la luz del todo.

Sin embargo el plano de la carta, el nivel desde el que sor Verónica se dirige a sus ex-hermanas clarisas es notable, muy sublime. ¿Diré arrogancia? No me atrevo. Pero sí digo presunción. Y también recalco el tono poco humilde de la carta circular (encíclica?) de Sor Verónica. Lean, lean ustedes.

También me dejan preocupado los invocados mentores de la propuesta, esos teólogos inspiradores que como autorizados doctores se citan y traen a colación: Hans Urs von Balthasar, Henri de Lubac; también se nombra a Joseph Ratzinger (y a Juan Pablo II, y a Benedicto XVI, también). Pero von Blathasar, y de Lubac...no sé, me inquietan, me extrañan. ¿Esas son las bases del invento de Lerma? ¿De toda la espiritualidad católica de todos los siglos de tradición conventual y monástica, esos son los iluminadores de la communio de Lerma? Se traen a colación también, es verdad, a San Francisco y a Santa Clara, pero como una especie de coartada de despedida, una forma de desdecirse nombrando, como una fórmula de adiós-hasta-aquí-llegamos-gracias.

Y el tono, insisto en el tono, tan desenvuelto, tan suficiente, tan resuelto, tan decidido, tan determinado. Y en este caso, dadas las circunstancias, estas actitudes no son cualidades, pienso yo.

Pero ahí están, sin embargo, prelados de altas competencias, luces y asistencias, acompañando lo de Lerma, ese fenómeno: Cardenales, nuncios, arzobispos, obispos...Van a estar todos ellos en la presentación pública-solemne de la nueva institución religiosa, con televisión y todo (dos cadenas, según he entendido), el próximo Sábado 12 de Febrero - D. m. - en la Catedral de Burgos, cabe el Cofre del Cid, donde el Papamoscas.



Y el hábito, que será lo más llamativo de la presentación en sociedad (eclesiástica): Una túnica vaquera con cordón blanco y pañoleta azul, en vez de toca (de calzado no me consta si sandalias simples o si otro tipo más concorde con el look vaquero, no sé).

Un espectáculo. Pero todo un espectáculo montado en tan poco tiempo, con tanta improvisación, apenas unas semanas después del bombazo de la ex-claustración de las neo-communistas, que, si se piensa mejor, parece no tan improvisado, no tan repentino.

Campanas sobre campanas. A ver en qué queda.

Como habrán ustedes advertido, es evidente que no me gustan las novedades ni las novelerías. Si son religiosas, menos. Si desde que asoman la gaita traen ya el marchamo de santas-santas, muchísimo menos. Porque eso es lo más chocante de este invento de Lerma, el 'santo súbito' que se han colgado ellas mismas (lean, lean la carta) y que le jalean los de la claque filo-lermistas (formidable batallón de bobo-católicos, juanpablistas y vivalpapas & cía).

¿Se me permite decir, concluyendo, que qué atrevida es la ignorancia?

Pues aunque no se me permita, dígolo (y no lo digo por mí): ¡Qué atrevida es la ignorancia!


n.b. En sustancia, excepto el añadido de la noticia de la fecha de presentación y lo del look vaquero, que me he enterado esta misma tarde, este articulete lo tenía preparado para colgarlo en el blog Motu Proprio de in-Religión en no-Libertad...pero no ha podido ser. ¡Con lo divertido que hubiera sido! (para todos (y todas)). Sorry.


+T.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que lo del hábito no es muy original, las Hermanitas del Cordero tienen uno similar.
No sé si además del hábito piensan también copiarles el modo de hace. Veremos.
Juvenal

Cernuda dijo...

Es Vd. cojonudo, Pater (no publique este comentario si le parece inoportuno: no problem, como Vd. dice).

Jordi Morrós dijo...

Después de leer la carta-encíclica de sor Verónica junto con el post de Terzio sinceramente sólo me surge pronunciar una expresión (muy propia de Terzio por otro lado):

"Oremus".

PD. Por estos mundos internáuticos circulan comentarios muy ácidos respecto a los rasgos psicológicos de Sor Verónica, que sin duda compiten con los comentarios devocionales al estilo "santo subito" respecto a la fundadora y a sus seguidoras. Sin duda que aún me reitero más en la expresión anterior, y quien quiera o le interese puede consultar ambos tipos de comentarios aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2011/01/23/magna-solemne-profesion-veroniquesas-iglesia-religion-burgos-veronica.shtml

Pablo Pomar dijo...

Una monja de 80 años dentro de un hábito de tela vaquera... ¿Pero es que piensan mantenerse eternamente jóvenes?

Coronel Kurtz dijo...

Ni siquiera para despedir a su amado Francisco, quiso Clara abandonar su celda, teniendo que pasar el cortejo fúnebre a distancia del convento para que pudiesen saludarlo por última vez desde alguna ventana.

¡Qué diferencia!

"El amor que no puede sufrir no es digno de ese nombre." - Chiara Offeduccio.

San Isidoro dijo...

Lo de la túnica vaquera es de coña, ¿no?

Anónimo dijo...

Es el juanpablismo en acción. Si a Juan Pablo II lo bendijo un indio chaman con plumas y pipa de la paz, ¿por qué las monjas no van a usar vaquero en el hábito y hasta un buen Stetson tejano para cubrirse la cabeza?

genjo dijo...

Después de su premonición sobre lo de los vaqueros, no he podido menos que sonreir al leer lo de la tela vaquera.
O sea que sí.

Madri leño dijo...

Como el mejor análisis de la carta ya ha sido hecho por el Páter.Señalo que me parece demasiado extensa y verborreica.
En cuanto al contenido, me sugiere una predeterminación por parte de Dios, que a mí por formación me cuesta bastante aceptar. La Revelación universal terminó con la muerte del último de los apóstoles.
Y como católico acepto que Dios puede revelarse de manera particular, el santo Padre Pío de Pietrelcina, es el caso más reciente que recuerdo. Pero cuando ocurre este hecho extraordinario, las personas elegidas son absolutamente extraorinarias.
Mi pregunta es, la madre Berzosa ¿es así de extraordinaria?
Puede que lo sea, pero yo no me imagino el hábito de San Pío con tela vaquera. ¿y ustedes?

Gracias y un saludo.

Antílope dijo...

Madre mía, no he podido terminar de leerlo, vaya coñazo!!.El presentar miles de fragmentos simultáneamente, tratando de hacer y decir algo coherente, y quedarse todo en nada.Me ha recordado cuando llamo a mi madre, pero mi mamá no es pedante ni pretenciosa.
Sobre el vestuario yo no me alarmaría.El uniforme de las féminas hoy día es pantalón tejano con la bota dentro, lo que era inimaginable, es que terminarían así monjas, pero si son progres, va con el espíritu de la época.No me choca demasiado.

Vicente dijo...

Me parece que el asunto de la tela vaquera es sólo el chocolate del loro. Incluso, diría que tampoco me parece algo tan susceptible de provocar rechazo. Es muy posible que hoy en día sea más barato abastecerse de metros de tela "jeans" que comprar paño grueso franciscano.

Así las cosas, como el problema no es el tejido, sugiero que al dar la opinión del asunto nos centremos más en el meollo de la cuestión (que estupendamente explica Terzio) a fin de no parecer unos simples carcas que sólo rechazamos lo nuevo de forma casi automática.

brigante dijo...

Algunos comentaristas de blogs de religión vienen exponiendo que existe cierta vinculación entre esta "nueva orden" y los kikos. ¿Hay algo de cierto en ello?

Antílope dijo...

Sr Vicente por favor, no utilice las muletillas progres como amenaza " de no parecer unos simples carcas" ¿y qué? ¿rechazar lo nuevo?¿pero qué dice? estamos hablando de monjas, de una orden franciscana.Van los franciscanos, las órdenes másculinas, con unos pantalones caídos enseñando los calzoncillos? como los niñatos malcriados de botellón?.No; van con su hábito y el cordón anudado, como instauró el serafín San Francisco, como tienen que ser.

Esta monjas lee a von Balthasar y la revista Cosmopolitan, a la vez me temo.

Anónimo dijo...

brigante: hasta donde yo sé, hay muchos grupos ("comunidades") de kikos que acuden a las visitas de La Aguilera, o Lerma, y muchas novicias salen de estos grupos kikos, contagiadas por los espectáculos de risitas, olas y sevillanas que suelen gastarse cuando hay visitas.

Esto lo puedo asegurar porque yo fui con un grupo kiko.

La vinculación originaria ya no sé si provendrá de que alguna vinculación personal de Sor Verónica o de alguna otra monja con los kikos.

Lucas

Hildegarde dijo...

Flipo con Flop, Colega... yo pensaba que lo de la tela vaquera y pañoleta era una broma... pero piensa mal y te quedarás corto... Demasié pa mi moto.

Pues nada, que amenicen la velada con Lady Gaga y Eminem... total... ya que estamos

Vicente dijo...

Distinguido Antílope:

1. Precisamente porque estamos hablando de monjas -y precisamente porque estamos hablando de una "orden franciscana"- me parece bastante irrelevante el asunto del vaquero. ¿Circuncisos o incircuncisos?

2. Rechazar lo nuevo por el simple hecho de serlo me parece un poco menos estupido que rechazar lo viejo por viejo. Sólo un poco menos.

3. Armar su crítica con la comparación de vestir a los franciscanos con pantalones caídos que enseñen los calzoncillos me parece muy pobre y bastante desproporcionado. Las monjas no han dicho que vayan a ir en top, en minifalda o con manga corta. ¿No le parece sacar las cosas un poco de quicio? Simplemente digo que la tela vaquera, decentemente limpia y de un color discreto, aunque irrite toda mi sensibilidad estética, no me parece algo que pueda ser razonablemente condenable. En cambio, la presunción o el mesianismo epidérmico de una abadesa sí, por ejemplo.

4. Y probablemente, teniendo en cuenta el contenido de la revista, también le sobre la alusión a Cosmopolitan. No le hace parecer ni más ortodoxo ni menos provocador, sino que, incluso, denota una insatisfacción espiritual muy alejada de la paz interior de Cristo -situación desde la cual, según mi punto de vista, no resulta especialmente adecuado criticar con tan poca serenidad la vivencia cristiana del prójimo- además de que, probablemente, pueda ofender justificadamente a unas monjas que serán todo lo inmaduras que queramos, que estarán todo lo "juanpablizadas" que queramos, pero que no dejan de estar donde están por una intención noble -con Cruz o sin ella (ya les llegará si deciden seguirLe)-, pero noble al fin y al cabo.

5. Sin acritud, "of course", pero con ánimo de purgar un discurso carca. Sí, carca. Carca y muy poco fundado. Y como si algo tiene la Tradición es suficiente fundamentación, le sobra carcoma al discurso de sus presuntos apologetas. Lo antiguo bueno, lo viejo bello y lo vetusto virtuoso se imponen por sí solos sin exabruptos cavernarios de chusqueros sin talento.

Anónimo dijo...

Fué un pinochetazo edulcorado con sacarina...plus la filosofía podrida de DE Lubac y Urs Von Balthasar. A ver en que resulta este otro experimento de los neocons. Aunque debo reconocer que el de los kikos les ha resultado una minita de oro, llevando dinero por carretadas al Vaticano. De allí que se atropelle a los obispos nipones para meterlos con calzador. Ojalá así se hubiera metido el Motu Propio, con esa fibra. Y otro gallo nos cantaría...

azahar dijo...

¡Muy fashion todo!, con vaqueros incluidos.

Con respecto a la interminable carta: Un pliego de descargo con una declaración de intenciones para justificarse ante el público.

Un saludo, Terzio.

AMDG dijo...

A mi también me escama el tono “activista” de estas chicas.

Que Dios la asista, es decir, que se lo pidan continuamente, porque si no ya sabemos quien se meterá de por medio.

Esperanza dijo...

¡tela vaquera! Qué congregación más megafashion ¿no? ¿y distinguirán también entre tela vaquera primavera-verano tipo “ algodón denim” y tela vaquera de los pantalones de invierno?... ya en serio: estaba leyendo la carta pero no pude seguir cuando llegué a esta frase de sor Verónica: «... nosotras somos Clarisas, llevamos este hábito y hemos profesado esta Regla...«
Ay, ay, ay!!pero ¿cuándo y por qué se les habrá ocurrido dejar la regla que profesaron y su hábito y cambiarlo por otro de tela vaquera?. De la lectura de la carta, no obtengo respuestas.

Agus Alonso-G. dijo...

A mí, más que el tono activista, los cantos, el neoconservadurismo y toda la leche, lo que realmente me escama es el tono general de la longaniza de comentarios de este post. Dan para un bonito 'remake' de la Ladies Decency League de 'La diligencia' fordiana.

Ya lo siento, don Terzio, pero el tema me toca de cerca y seguiré saltando hasta que no haya una realidad que me golpee en la boca.

Anónimo dijo...

Resumen de la carta, que no es para las hermanas, obviamente, sino para nosotros, los lectores:

Que el monasterio de Lerma fue siempre, no su vocación, sino "un lugar seguro de espera" para algo que no se sabía qué iba a ser. Que todas las novicias cuando profesaban, expresaban la misma inquietud de que no se sentían Clarisas. Es decir, que todas habían acudido al convento, no por tener vocación de clarisas, sino por tener vocación veroniquesa.

Que cuando profesaban estaban previamente veroniqueadas, porque todas tenían la misma inseguridad en su profesión de la Regla.

No me gusta que diga que "son las primeras sorprendidas por este designio de Dios", porque ella misma durante toda la carta va diciendo que veía que debía tomar otro camino hace un montón de años. Así que sorpresa no puede haber mucha.

Y añado que cuando yo fui a La Aguilera hace dos años, la impresión que me llevé fue exactamente la de que se habían trasladado a este otro monasterio desde Lerma, por falta de espacio, sí, pero también para montarse otro chiringuito. porque quienes no han estado por allí deben saber que en La Aguilera hay 2 ó 3 monjas ancianas, de las Clarisas de toda la vida, y 98 jovenzuelas con abundantes novicias que ni ellas mismas sabían decir cuando les llegaba el turno por qué habían tomado el hábito.

Impresión directa.

Anónimo dijo...

Deberán conseguir un buen par de máquinas para lavar los hábitos pues la tela de jean es un poquitín pesadita...que les toquen buenos días soleados para que se sequen jejeje...

Anónimo dijo...

Siempre me he preguntando como es que entrando con vocación a clausura, en el caso, Clarisa, como se puede cambiar a otra cosa... si tengo vocación a clausura y a clarisa, pues tiene que ser eso y no otra cosa... ahora me lo explico.... en cuanto al habito de tela vaquera, conozco otra congregación que su habito religioso también es de tela, la cuestión de como es el habito nuevo, a mi modo de ver, es lo de menos.... gracias.

Anónimo dijo...

A mi tampoco me gusto nada el saludo de Sor Veronica a Rainiro y como la cojia de la mano para irse al locutorio y luego tooooodo el jolgorio... ahora vamos a ver el tiempo que dura todo esto y en que acaba!!!