miércoles, 9 de junio de 2010

Dos estilos para una verdad (o la verdad de los viejos contra la hipocresía de la madurez)


De entre todas las repercusiones que ha tenido el asalto criminal a los barcos de los cooperantes pro-palestinos, me ha llamado la atención, por su dramatismo "intra-personajístico" el pequeño bombazo de la veterana periodista-corresponsal de la Casa Blanca. Esta es la noticia: Un comentario anti-israelí acaba con la carrera de la corresponsal decana de la Casa Blanca.

La señora, a punto de cuplir 90 años, se ha despachado a su gusto y ha hecho erupción como un volcán humano con 50 años de lava de pasión contenida. Lava periodística, sangre y linfa de opinión, análisis, comentario y publicidad, todo eso que corre por las venas de un profesional. Y esta veterana periodista lo es.

El mascarón facial de la Helen Thomas es formidable, digno de un casting de pelis de terror de serie B. En cuanto vi la foto me acordé, de un golpe y sin solución de continuidad de imagen, de Golda Meir y de uno de los monstruos peludos de The Muppets/Los Teleñecos. Una monstruosidad de mujer; quiero decir que es de esas que son atractivas por su misma constitución anti-estética, que trasluce un fenomenal carácter-personaje.

Cincuenta años en los límites de la corrección política, preguntando/acosando a los presidentes de los USA y a los personajes que entran y salen de la White House, incordiante y provocadora sin pasar la línea de lo que no se debe decir para poder seguir comiendo del periódico nuestro de cada día, todo eso han amasado esas impactantes facciones medio drag-queen, medio ninot de falla. Formidable señora, en todo caso e indiscutiblemente.

Volviendo al exabrupto de Doña Helen Thomas, me preguntó cuántas veces se habrá tenido que morder la lengua y los puños para no soltar por su boquita de carmín la sentencia que ha lanzado como un bombazo contenido. Cito tal cual la noticia, tal y como sale en El Mundo:


"...La controversia empezó el 27 de mayo, día en el que la Casa Blanca celebra el Día de la Herencia Judía. Cuando el rabino David Nesenoff, fundador de la web Rabbilive.com preguntó a Thomas - "¿Algo que decir sobre Israel?", respondió H. Thomas: -"Dígales que se vayan de una vez de Palestina". "¿Algún comentario mejor?", insistió Nesenoff, con voz distendida, mientras Thomas se reía: -"Recuerde: esa gente está siendo ocupada", replicó la periodista, refiriéndose a los palestinos. Añadió: -"Y es su tierra. No es Alemania, no es Polonia". "Entonces, ¿a dónde deberían ir", preguntó Nesenoff. - "A casa", dijo Helen. "¿Dónde está su casa?", insistió el rabino. -"Alemania, Polonia, América, el resto del mundo"...contestó la Thomas.


No me resisto a poner el youtube, con la carátula parlante y la voz espesa de la formidable Mrs Thomas:



Más claro, agua: Aquello, Palestina, no es su tierra. Que se vayan a sus respectivas naciones de origen, a Alemania, Polonia, América y el resto del mundo. Que se dispersen, más llanamente, dicho con todas las letras.

A mi me hace muchísima gracia la salida de este vejestorio fenomenal (dejando en paréntesis lo trágico del caso y sus implicaciones). La hiper-sensibilidad israelí y sus hipersensibles terminales nerviosos, esa gran "red" del judaísmo internacional, ha reaccionado como cabía esperar. En los EEUU se ha dictado el herem contra la Thomas, que ha sido ipso facto obligada a retirarse de su decanato de honor. Una patada y un portazo, sin contemplaciones. Por blasfema, por impúdica, por indecente, por irreverente, por decir lo que no se debe de quien no se debe: Israel es tabú, Israel no se toca, Israel es incuestionable, incriticable, incondenable, indefectible, irreprochable. Si alguien se atreve a rozar a Israel, Israel lo fulmina como cuando el Arca exterminó a Uzá (II Sam 6,3-8).



Y a mí me da mucha pena de la berrenda Helen Thomas. Tantos años sin decir lo que pensaba y sentía, mascando freno, a cuatro bridas que sujetaba ella misma para no desbocarse como potra sin domar.¡Patética y tremenda Thomas!

Pero, por otra parte, quizá ahora sus palabras tengan más efecto que si las hubiera dicho y publicado hace cuarenta años. A lo mejor esta vaca brava es una vaca vieja con más peligro que una vaquilla resabiada de tentadero, más toreada que una novilla de feria de pueblo. Y ahí está, formidable adefesio aguardentoso que dicen que bebe whysky como la reina madre de Inglaterra (la difunta), conservada en alcohol como un viejo pirata del Caribe. Desde luego ha hecho historia. Si se cuentan de ella mil anécdotas, con esta última se ha asegurado una dificil de superar. La Thomas ha salido, sí, pero por la puerta grande, como los toreros que cortan dos orejas y rabo. ¡Vaya si los ha cortado!

En resumen, yo diría que un triunfo de la conciencia sobre la corrección política. Un triunfo de la verdad sobre la oportunidad.

p.s. La segunda parte del articulete iba a hablar sobre estos dos, un ministro y un ex-ministro zapateristas, dos fantoches de gabinete, baldones de la Justicia, uno y otro; masones, se dice. Con mucho gusto, han aceptado no sé qué galardón de esos que no se sabe bien si agradecen servicios prestados o suponen futuros favores (todo legal, of course). El que otorga el premio es uno de esos ubícuos apéndices de Israel, una "federación" de tantas por el estilo que habrá por ahí. Iba a escribir sobre el acto y las palabritas liberal-indiferentistas-panreligiosas de los excelentísimos petardos. Pero prefiero no decir nada más. El monstruo moral de la Thomas ha devorado el canapé pastelero de esta segunda parte de mi articulete.

p.p.s. Del monigote negrito de tómbola Omama, tampoco iba a decir nada. Diré solamente que en este caso de la formidable y berrenda Helen Thomas se ha comportado como el negrito esclavito "sí bwana" que lleva en los genes. Un esperpento de chocolate.

&.

16 comentarios:

P. Eduardo Guzmán dijo...

¿Esta mujer no ha escrito memorias o cosas así donde suelte por su boca a gusto?

¿Y si le decimos que escriba un blog?

¿Se lo cerrarán los judidos?

Embajador en el Infierno dijo...

Perdón D. Terzio pero la usurpadora "Reina" madre no bebía menjunje escocés, sino ginebra. Y en grandes cantidades. Por eso se mantuvo viva tantos años....dicen.

Terzio dijo...

Oh!, matices, matices, meros matices.

Confieso que me gustan estas damas dipsómanas (que no beodas). A la fenomenal Helen Thomas me la imagino fumando habanos y escribiendo en barrera la gacetilla de la Corrida de la Prensa, exquisitez que se ha perdido por no haber nacido castiza en estos pagos.

Por supuesto, nada que ver esta incomparable berrenda Thomas con algunas horripilantes gacetilleras indígenas de por aquí.

Tratándose de monstruos así, prefiero que sean extranjeras. Y nuestras nacionales que se mantengan en sus labores y oficios apropiados a su género y estado.

'

Esperanza dijo...

Ostras Little Peter (que significa ostras, Pedrín!) que mujer más feaaaaaa... (ay, Señor, ten piedad que yo no quiero estar así de horrible cuando sea mayor)

Inconscientemente me he acordado del dicho "la cara es un espejo del alma"...Quizá esta sea una excepción.

En fin, que la gente sincera me parece admirable en todo caso. Pero mucho más cuando empiezan a serlo a los 30, por ej.

Anónimo dijo...

La verdad, don Terzio, qué tres artículos lleva lleva.

Ya sabe que opino sobre lo que opina de Israel, comprendo le traiga al fresco, pero no deja de sorprenderme porque en todo lo demás suele dar en el blanco.

Don Terzio,¿cúal es la casa de los judíos? ¿España de la que fueron expulsados, Portugal donde ocurrió lo mismo? ¿Europa del Este, de donde no sólo fueron expulsados sino exterminados? Como comprenderá su patria será Israel, Judea, Galilea, Traconítide, Cisjornadia, de donde fueron a su vez expulsados por Adriano.

Y aunque acepto su recomendación de no hablar de las profecías, de alguna forma tendrán que cumplirse, ¿no?
Juvenal

airfoil dijo...

Los EEUU es una provincia de Israel, y regido por un triunvirato: Larry Summers, Rahm Emmanuel y Tim Geithner ,los tres son furibundos sionistas y en el caso de Emmanuel ex oficial del IDF en la guerra del Libano; Obama esta para firmar en el renglon donde el triunvirato le ordene.
In turn, el triunvirato recibe ordenes desde Tel Aviv, y no tardaron mucho en recibir ordenes despedir a Hellen Thomas.
Sin rodeos y fulminante.
Sayanims anywhere?.

Peace.

Terzio dijo...

Los judíos no son "nación", son religión. Es paradójico que en el momento de más secularización y pérdida de su identidad religiosa hayan insistido más en la consideración nacionalista. Los ciudadanos del estado de Israel son "artificiales", no son "naturales" (aunque ellos ponderen a sus sabras como indígenas/autóctonos, en realidad no lo son).

A los cristianos (a los católicos) se nos ha impuesto una especie de tabú que impide hablar de la parte del misterio de fe que importa a los judíos. Pero cualquier interpretación de los hechos (ocupación de Palestina, creación del estado de Israel, apropiación de Jerusalén, etc. ) que no tenga en cuenta lo que respecta a la fe, yerra por insuficiente. El itinerario que el sionismo se ha trazado está siempre supeditado al designio de la Providencia, y el que prescinde de este juicio (por falta de fe) entiende parcialmente estos hechos. El creyente los especta con esperanza, pero a la vez con temor y temblor, por lo que implican.

'

Anónimo dijo...

Pues Don Terzio yo no la veo tan fea, que quiere que le diga O quizás es que sea de esas personas feas que gustan, que tiene "un algo". Sin duda es más guapa que las tres cuartas partes de todo el Arte Contemporáneo.

Alejandro B.

anco marcio dijo...

Pues será fea, o no, que el libro de los gustos es blanco, pero ya me gustaría a mí, que muchas plumillas de aquí les cantaran a alguien las cuarenta como lady Helen las canta. Aquí muchos Audis, mucho Môet Chandon, aviones Falcon, American Express y mucho talante, pero poco talento, menos trabajo y ninguna dignidad. Hacen falta aquí periodistas de raza que no estén de pesebreros de los amos de este cortijillo que, por cierto, van a dejar como un plato.

MBA dijo...

Wow. Está caliente la sangre por aquí. En cuanto a lo de la Helen, ¿es del mismo grupo Hearst de Ciudadano Kane? ¿El de "vamos a hacerle una guerra a España en Cuba? ¿Al del meter el Lousitania en el Atlántico? ¿Seguimos con la lista? Buenos servicios prestados poniendo en "evidencia" el poder de los "judíos" en los medios americanos. Lamentablemente toda la maquinaria en su día volcada hacia otros ahora va contra Israel.
Y, perdón, con todos los respetos y ya que nos ponemos bíblicos, mejor aquello de Balak y Bilam. En sentido más práctico, dos errores, hasta dónde yo se, no hacen un acierto. Lo que se está poniendo en duda es el derecho de autodeterminación del pueblo judío, lo que dificulta el diálogo porque implica aceptar algunas cosas que son, objetivamente, falaces. Como que el Judío no es Pueblo. Que la legislación canónica esté separada de la vida, o que mire en otras partes, no convierten a esa mirada en referencia de "otros modos", sino más bien en la exhibición de las propias limitaciones.
Resulta que por un lado el problema es el Islam y por otro es Israel. Pero al que hay que "desactivar" (¿quién?) es a Israel. Entregarlo mientras; ¿qué? ¿Se preparan para ir a por el "otro", a por los moros? Si aceptas el anti-islamismo como discurso, no tienes más remedio que aceptar el anti-cristianismo como respuesta. Simplificación por simplificación.

La "red judía"como la llamas es muy fácil de entender. Son simple y llanamente unos cuantos millones de hombres y mujeres que de pronto ven claramente un futuro sin Estado de Israel en el que el futuro de nuestros hijos queda en manos de personas que dicen esas cosas que se dicen por aquí hoy. El impulso de Amalek.

Terzio dijo...

Simpática la señora, ¿verdad?

De lo que dices, estimado MBA, te respondería más extenso, pero tengo que hacerme el almuerzo, algo siempre complicado en mis circunstancias.

Pero te re-cuestiono una de tus cuestiones: ¿El derecho de auto-determinación del Pueblo Judío supone la no-determinación del Pueblo Palestino? Porque ese es el meollo de lo que discuto. Lo demás, referente al caso, es secundario, accesorio y hasta prescindible. Insisto: Dado el caso, este concreto caso.

'

MBA dijo...

Esto me ha gustado. Especialmente la delicadeza a la hora de seleccionar las palabras. Agradezco el detalle de dejar claro lo de "el caso" concreto. Pero inevitablemente, nego majorem: ¿Por qué ese es todo el enfoque, que la auto-determinación implica la extirpación de otro? El problema no es de discurso, sino más bien de gramática. No le será desconocido el amigo Martin Buber (por aquello de las verdades de los viejos) sionista, y hasta de los que ya estaba dando clase en la Universidad Hebrea de Jerusalén cuando no existía el Estado de Israel. Me refiero a esa terrible institución en la que a día de hoy estudian árabes, judíos y todo aquel que cumpla los requisitos académicos necesarios. De terribles lugares como ese salen los criminales que pretenden crear empresas y relaciones que crean empleo, como esos que patearon en la autónoma por ser israelíes. Pero me desvío del caso.

Buber. La relación con el otro, el diálogo y sus variedades. El Yo-Yo, en el que sólo eres aceptado como aquel del que se habla o al que se habla, pero poco más. Eso Yo-Eso, el otro que es una cosa, lleva a esos discursos en los que se demoniza y todo es enemigo. Y en que las cosas se estudian de una forma tan rigurosa que no hay espacio para nada sustancial. Pero en este caso tendríamos un modelo más a lo Nosotros-Nosotros, otra de las formas de no hablar del "yo", de la primera persona, ese discurso protegido e infantil en el que no emerge ninguna individualidad. "los judíos", "los cristianos", "los de estepona". Pero esto que se dice por aquí en estos días se parece más a esa actitud "Nosotros-Ellos" en el que el mundo se divide en dos, en los "Hijos de la Luz" y los "Hijos de las Oscuridad". Quien ocupa el papel de quien, eso ya va en gustos. Pero en todas estas actitudes no hay espacio para hablar de un "tú", de establecer un diálogo. Se cede por completo a los impulsos y en la indignación, de forma muy sutil, se empiezan por borrar y cruzar ciertas líneas rojas que nunca deberían cruzarse. Me refiero a las del sentido común. Y en ese sentido, hay un problema en plantear: "¿El derecho de auto-determinación del Pueblo Judío supone la no-determinación del Pueblo Palestino?" Porque la que está en cuestión en todo momento es la autodeterminación del Pueblo Judío, no la del Pueblo Palestino. Lo que se cuestiona y se persigue como legítimo objeto de justicia es la articulación política de la autodeterminación palestina; esto es, la creación de un Estado. Pero no el derecho en sí a tener ese Estado. Eso no lo pone nadie en duda. En este caso lo que se está poniendo en duda es toda la legitimidad del "entramado"; es decir, si Israel "tenía" derecho a Israel en 1948 y si, a la vista de su comportamiento, ese derecho no debería ser revocado o, en cualquier caso, limitado. La formulación de la pregunta no es "este caso", sino "todo el caso".

Usted mueve.

Terzio dijo...

No. En 1948 Israel no tiene derecho a Israel porque no existía entonces ningún Israel ni ha existido nada equiparable desde el tiempo de mi paisano Adriano.

Insisto en que "Pueblo Judío" no es equivalente a "estado de Israel", algo obvio para muchos judíos.

(perdón, pero no sigo porque es tarde y tengo que retirarme).

Cordialiter!

'

MBA dijo...

Y la otra:
Cito: "Insisto en que "Pueblo Judío" no es equivalente a "estado de Israel", algo obvio para muchos judíos".
Es cierto. Pero la refutación es interna, en el contexto de la formulación. El Estado de Israel es una evidencia de la existencia de un Pueblo Judío, de un todo mayor a una de las partes que usted mismo reconoce. No es el Estado de Israel el que produce judíos, sino algunos judíos los que producen el Estado de Israel. ¿Cuántos? Pues a día de hoy, después de lo que pasó en esos sitios a los que Helen recomienda volver, algo más de 5 de los 13 millones de judíos en el mundo. Que es decir, por ponernos escrupulosos, menos de la mitad. Porque asumamos por un momento que esos 13 millones de judíos fuera de Israel piensan de forma unánime que Israel no es parte de ellos. Así que de momento afecta a menos de la mitad de la población judía mundial si nos ponemos así. Pero creo que en este caso no va por ahí, sino más bien por el sentido de “qué es Israel”, donde ya la cuestión entra en cuestiones más complicadas y de fondo. Quiero decir, que uno de aquellos judíos que no estaba de acuerdo con una acepción de Israel se llamaba Pablo, y era un judío helenizado del Norte, de por ahí se decía que de Tarso, de por dónde hoy está Turquía. Pero es que precisamente para eso se crean los estados y se separan los derechos, para que queden claras las cosas que se pueden poner claras. Hay un Estado de Israel que es la expresión legítima dada por la Comunidad Internacional en reconocimiento de un territorio. En ese territorio se espera que vivan dos comunidades, una que se denomina judía y otra que se denomina “árabe”. Hay un problema sobre los límites físicos en el que han de vivir esas comunidades. Y luego está la palabra Israel en otros sentidos, que es más complejo. Pero que, para este caso, no aplica. O al menos, no debería. O si debería, debería decirse claro. En todos los significados “Israel” es, en todo caso, una palabra singular en todas las categorías.

MBA dijo...

Lamento pillarle a deshoras. Y agradezco de nuevo la contundente brevedad y concisión de los argumentos. Otro nego majoren y un nego consequentiam de regalo.
Cito: "No. En 1948 Israel no tiene derecho a Israel porque no existía entonces ningún Israel ni ha existido nada equiparable desde el tiempo de mi paisano Adriano."
Verdadero el enfoque: tal y como lo veía Adriano, el paisano de Hispalis, no ha habido nada parecido, esto es, un gobierno autónomo sobre un territorio que coincide "mah o menoh" con el actual Estado de Israel y con algunas de sus zonas calientes (puesto que le recuerdo que las polis helenizadas no tenían ninguna gana de ser parte de Judea y andaban por las zonas palestinas de hoy). Así que eso es cierto, como lo veía Adriano, no ha habido nada parecido. Pero como lo veía Adriano tampoco tenía ninguna santidad intrínseca el lugar. Y los que suceden a Adriano no tienen otro interés que en las zonas del Santo Sepulcro y el Monte de los Olivos. El Templo es un basurero. Y hasta que no llegan los árabes, no se permite a los judíos estar en la ciudad. Pero un poco más al Norte, escapados de Adriano, en Tiberias, va a recaer una parte del Sanedrín. No ese del evangelio, retratado como una caricatura y que en la práctica es parte del problema, que han metido "gente política" en el Templo. Sino del de verdad, esto es, ese Israel del que proceden los que pueden llegar a ser miembros del tribunal. El que se había retirado aún con el Templo en pie a Yavne, el de Rabí Akiba. Hay judíos por allí, en Israel, mientras se les permite y en el resto de los puntos del mundo en que se encuentran se lee cada día, desde entonces a esta parte, una vieja oración de más de 2500 años de antigüedad que habla de la Restauración del Templo. El tiempo judío es el tiempo de las horas y los días de Eretz Israel, de la Tierra de Israel. Con él se marcan los meses, las horas, las festividades. No, ese Israel no lo ve Adriano, ni sus paisanos. Pero la falta de evidencia, no es evidencia de la falta. De hecho, no en Hispalis sino en la muy noble y legendaria Córdoba había uno que se llamaba Yehuda Halevi, allá por esos días del Cid, andaba cantando Siónidas, cantos a Sión. En realidad el muchacho era del norte, pero le gustó el asunto de Al-Andalus y terminó en Jerusalén. Allí mismo, donde ya había judíos, aunque en breve se iban a terminar con la llegada de los chicos de Urbano II. Es curioso que para no existir, cuando a alguien le daban una patada en el culo aquí, terminaba allí. Lo mismo que con Najmánides, que termina en Jerusalén. O con los miembros de las academias antes toledanas que van a parar a Safed después de 1492. No se, para no existir, mira que es recurrente y persistente la relación "individuo judío" ---> "territorio".

Terzio dijo...

Estimado MBA: Las andanzas, venturas y desventuras de la Diáspora conforman una historia fascinante y admirable, tambíen para mí. Pero todo eso debería haber hecho más sensible al nuevo Israel para comprender su desafortunada irrupción en Palestina a costa de exponer al pueblo que allí vivía a repetir situaciones parecidas a las de la Diáspora.

Item más: Parece como si la historia del Israel dotara de cierta superioridad supra-nacional por encima de otros derechos igualmente dignos y con exclusión de otras razones tan meritorias. Los hechos y las formas desde 1947-48 al presente parecen haberse desenvuelto según ese supuesto que privilegia a Israel a costa de los palestinos y sus derechos, también históricos, también justos.

Y así la epopeya de Israel ha consumado su último capítulo suscitando elementos para formar la epopeya de Palestina.

'