martes, 13 de enero de 2009

Un Cardenal tachado por la izquierda

Esta mañana leía la noticia de la muerte del Cardenal Pio Laghi recordando un par de veces que coincidí con él. Esta clase de escenas que se recuerdan son como viejas películas con imagen y voz a retazos, que se van y vienen, como fotogramas de la memoria decolorados por el tiempo. No recuerdo exactamente qué dijo, pero sí que contaba una anécdota simpática antes dar gracias al levantarse de la mesa, que dijo la oración en latín: "Agimus Tibi gratias..."
.
Me ha chocado profundamente la manera en que dan la noticia. Seguramente una agencia ha redactado la noticia matriz que circula por ahí, por un periódico y otro. El "dossier" del Cardenal Pio Laghi está informado de manera burda y sesgada, redactado por alguna mano afectada y predispuesta en contra. Claro que estamos en tiempos en que todo lo que ha sido de algunos que han sido, es malo. Y toda la maldad de los malos de antes se admite sin reservas (o se tapa con todo reservismo) por los malos que hoy mandan (y sus piaras).

La Iglesia desde los días nuestro mismo Señor ha pasado por muchos y distintos tribunales. Sólo en la madrugada-dia de la Pasión sufrió Cristo la comparecencia ante tres (cuatro si se considera como tal la escena ante Anás). Desde entonces, han sido mucho los tribunales. El de la historia y sus re-versiones es constante, y el "tribunal popular" que tienen montado los revolucionaristas y las izquierdas, siempre tiene causa abierta contra la Iglesia y sus hombres.

Las izquierdas y revolucioneros en general son las que aplauden cualquier talante eclesiástico que se incline, escore o sea proclive a sus siniestras simpatías. Un cura marxista con metralleta será cantado popularmente y aprovechado ad nauseam por la propaganda siniestra de las siniestras. Pero ay! del cura, obispo o jerarquía que estreche la mano a un militar, a un dictador (de derechas) o a cualquier poderoso anti-izquierdista que sea o haya sido. Eso jamás se olvidará ni se le cerrará la causa que permanecerá un siglo, y dos, y tres y cuatro, y cinco, y seis y siete...siglos y siglos más siendo acusado por el dedo siniestro de las siniestras.

Las siniestras están muy diversificadas y son de relativa compleja tipificación. Siniestras han sido y son los jacobinos, los masones, los liberales, los marxistas, los socialistas, los comunistas, los anarquistas...y hasta Fidel en Cuba y Chaves en Venezuela y Mao en la China y Zp en la Moncloa, por ejemplo. Dificil de explicar a fondo cada una de estas siniestralidades, pero cada una con el común denominador anticatólico como síndrome común vinculante. En eso, por lo menos, todos-as se parecen.

La noticia de la muerte del Cardenal Pio Laghi aparece en los medios eclesiásticos con la sobria circunspección de los curricula de gente de Iglesia: Un sumario de años, de encargos y de ministerios cumplidos. El curriculum de Pio Laghi es admirable, y muy variado; merece leerse. También tuvo que ver con cosas de Tierra Santa, cosas que no perdonan muchos de los autores de los violencias en los Santos Lugares (el estado de Israel es otra siniestra dificil de tipificar). En Belén, trabajó incansable hasta conseguir un istituto de enseñanaza media para los jóvenes palestinos:

Egli è stato all'origine della fondazione dell'Università di Betlemme, che è amministrata dai Fratelli dal 1973. Il Cardinale sembra riverberare, in molti suoi aspetti, la preoccupazione per i poveri manifestata da La Salle trecento anni prima. Nel 1972, era Delegato Apostolico in Terra Santa. A quell'epoca, aveva manifestato la necessità ugente di fondare un instituto per l'insegnamento superiore sulla Riva Occidentale, per la popolazione araba e in particolare per i cristiani, che non avevano alcuna possibilità di accedere all'insegnamento superiore. A causa della pressione esercitata dalle autorità israeliane sulla popolazione araba, se il progetto non si fosse realizzato immediatamente "sarebbe stato troppo tardi. E' la nostra ultima possibilità!". Da tanti anni strenuo sostenitore dell'Insegnamento Cattolico, aveva lavorato intensamente per la fondazione di un'Università sulla Riva Ovest, e la nostra Università Lasalliana di oggi esiste anche grazie alla sua perspicacia ed al suo sostegno.

Un hombre digno con una carrera digna al servicio de la institución más digna. Ha muerto en un sencillo hospital romano, de esos que dan facilicidades a la gente de Iglesia, tan justita siempre en presupuesto, aunque uno sea "príncipe de la Iglesia", vista la solemne púrpura y reciba tratamiento de Eminentísimo y Reverendísimo Señor.


La noticia del ABC remarcaba los años de la nunciatura de Laghi en Argentina, manchando la figura y la actividad del Cardenal con una ominosa recriminación basada sólo en la malévola sospecha que toda siniestra lanza (o inventa) contra todo el que no se le haya rendido o congraciado. De todo el artículo abecedero, la mención anecdótica de esa religiosa francesa (me gustaría saber más datos sobre ella, sería interesante) resulta repugnante.

Pero ahí quedó, la sombra sobre el hombre porque no fue hombre que alternara con las siniestras. Todo su crímen (su sospecha) es haber alternado diplomáticamente con el tiempo, los hombres y las circunstancias que le tocaron. Si sus últimas palabras son esas que dicen que dijo, fue escrupuloso con su conciencia hasta el final.

A veces, a muchos hombres buenos, la conciencia les duele no porque tengan maldades de que dolerse, sino porque los malos le han herido hasta en eso tan intímo, su conciencia.

Era el cardenal titular de San Pietro in Vincoli. En el lema de su stemma puso las palabras que inspiran y sostienen a tantos que briegan por la Iglesia: "In verbo tuo"... Por tu palabra echaré la red".
In pace!

&.

3 comentarios:

Ignacio dijo...

Ni los muertos dejan descansar en paz; ni respetan nada.

San Isidoro dijo...

Sin conocer de nada a este Cardenal y tras leer el obituario del ABC (¡quién te ha visto y quién te ve y eso que está cambiando la marcha que llevaba!), me parece algo similar - salvando las distancias - al caso de S.S. Pío XII con los judíos: como el Nuncio no cogió una metralleta, sino que su labor fue callada, sin alharacas, no pasa el corte moral de nuestra sociedad inmoral.

En fin, un asco.

David dijo...

Magnífico diplomático. Y excelente y virtuoso cardenal. Dignisimo sucesor de los apóstoles. RIP.