lunes, 22 de diciembre de 2008

Puer Tympanista (vulgo El Tamborilero)




Con la lotería sorteada, ya se puede felicitar las Pascuas y cantar villancicos, propiamente.

Y propongo este para abrir boca con cierto estilo, sin vulgaridades. Porque la versión que presento merece ensayarse y cantarse. Sic!

Si se aprende de memoria, mejor. Ya se sabe que para las cosas serias nada como el latín, que en el Cielo entienden muy muy bien y, para ciertas cosas, prefieren (sin duda) y es preferible escoger con garantías.

Itaque, ecce versio cantici natalis Pueri Tympani:


Iter ducens ad Betlehem
transit per vallem nivosum pum-pum
volunt pastores Regem videre
portantes dona Ei rumpum-pum-pum, rumpum-pum-pum,
rumpum-pum-pum.

Natus in stabula Betlehem
Deus Infans
[hic corus dicit in eco "Deus Infans" bis in diminuendo]
Infans Jesu, po-rumpum-pum-pum
Sum pauper sicut Tu, po-rumpum-pum-pum
Afferre nequeo, po-rompom-pom-pum
Quod dignum Domino, po-rompom-pom-pum, rompom-pom-pom, rompom-pum-pum
Tibi pulsem vis, po-rompom-pom-pum
Tympanum

In itinere ad Betlehem
Cum rythmo tympani deambulo pom-pom
Nulla meliora Tibi possideo
Gravis sonus amoris canticum est
rompom-pom-pum, rompom-pom-pum

Cum vidit me Deus coram-porompompom
Subrisit mihi-iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii... ... ...

¿Qué tal? Encontré la versión y la he re-versionado in principio et fine. Advierto que hay que tener sentido del ritmo y cierta gracia para la acomodación del verso, porque si no no sale.

Bueno, pues ya está. A conformarse si no ha habido premio lotero, y a ensayar el villancico con una copita de anís para entonarse adecuadamente, que ya mismo es Navidad.

Salutem!

p.s. Si no les sale a Uds. mínimamente presentable, siempre queda el recurso del karaoke con Raphael:




#

4 comentarios:

Joaquín dijo...

O Terzie! Tu es iucundus supernus!

prudentius de barcino dijo...

Apreciado Don Terzio:
Es usted más osado con el latín que el cardenal Pericle Felici con su diccionario de neologismos, que tantos buenas risas nos trajo enmedio a la monotonía de las tardes invernales del Seminario. Pero confiéseme que la copa de anís salió de la alacena antes de hora y ya fue preludio del artículo hodierno, si no es que no se explica humanamente! Otro día le explicaré como en el Seminario íbamos poniendo a cada comida de la rutina semanal el nombre de uno de los documentos del Concilio. Ya verá, ya verá..

airfoil dijo...

Eso si que es verdad, el latin tiene aurea de veracidad y credulidad por si solo; por eso debe de ser "el idioma internacional" de cielo.

Peace !.

AE dijo...

jajajjajajaja!

¿Dónde lo encontro? :p

Me quedo con él. Al menos divertido.

Prudentius de barcino, lo prometido es deuda.

¡Feliz navidad!