viernes, 10 de octubre de 2008

La Inquisición es CosaNostra

En el colmo de la desfachatez histórico-criminal, los panormitanos de Palermo capital de Sicilia, sacan a relucir grafitti que dicen del tiempo y las cárceles de la Inquisición para tiznar a España, la Inquisición y, de camino, también a la Iglesia.

La noticia además la redacta el consabido-a gacetillero-a con currículum de aprobado y enchufe parental (muy típico del ABC de estos últimos años) con datos insufribles como que "...Torquemada instaló una de las prisiones, donde, desde 1605 a 1782, interrogó y torturó a cientos de inocentes en el nombre de Dios." Con dos pares de mendas (si les cupiera apéndices semejantes al periodistilla que fuere); tanto más cuanto el muy recordado y venerable Fray Tomás (q.S.G.h.) no llegó a conocer en carne mortal la entrada del 1.500, a saber.

Al Palermo de las criptas de los Capuchinos con las pseudo-momias de los panormitanos que en paz descansen, se les suma ahora esta otra nueva galería de horrores que se podra visitar a módicos precios por los turistas, que pasaran de los esplendores de la Capella Palatina a las sordideces de las mazmorras inquisitoriales.


A propósito de la noticia opino que lo más digno de investigar sería el llamativo caso de que todo lo que enseñan los sicilianos lo hicieron genios foráneos de paso por la bella Sicilia: Los templos de Agrigento, son griegos; la Capilla Palatina, la mandaron hacer los germanos Hohenstauffen y la hicieron bizantinos constatinopolitanos; los castillos y palacios de los Anjou, son franceses, y las mazmorras de la Inquisición, hispano-aragonesas.

Total, que lo único digno de interés que les queda made in Sicilia y 100% obra de los sicilianos es la "Cosa Nostra" (que como es cosa suya, no la enseñan).

¡Qué disgusto!
.
¿No?

&.

19 comentarios:

Tente dijo...

Una pregun indiscreta: ¿Qué te gustaría más, ser inquisidor o capo mafioso?

Y, como estoy lejos, me libro del cogotazo me darías, pero siento curiosidad por saberlo.

Tuyo siempre:

Tt

Ignacio dijo...

Uno de mis intimos lamentos es la benevolencia de la inquisición; que a tiempos vista la encuentro a veces hasta timorata.

el_capullo dijo...

Aunque Palermo es hermosa, y los templos de Agrigento imponentes, en conjunto Sicilia es uno de los destinos viajeros que más me ha defraudado. No creo que vuelva, ni para ver ese Museo de la Inquisición. Por cierto, algo parecido están queriendo montar en el mercado de Triana, con el doble delito de hacerlo en terreno propio.

Ignacio dijo...

Explanatio ab surda

En ibiza,1981 coincidí con Lawrence Durrell: la diferencia enre los dos borrachos era su perversa mariconez; yo era joven, hubo juerga en discotecas y demás, hable algo, escuche mucho, aprendi mucho: no en vano escribió el cuarteto de Alejandría; en aquella época me sublimó aquella obra.

Una frase de ahí es "para amar a una ciudad, basta con haber amado a uno de sus habitantes"

Hay otra Sicilia, siempre que encuentres tu Apollonia.

Y Triana es un lugar adecuado para ese museo, si es que en estos tiempos los museos tienen alguna razon de ser.


(Deán,en las redes sociales de internet me han pedido, y he aceptado, que sea del grupo cien por cien Triana: obviamente, he aceptado con honor.)

Terzio dijo...

Tú verás!

Triana es alter mundus. deberías ir un año al Rocío con la Hdad. de Triana, seguro que hacías buenas migas.

Y estoy contigo en lo del museo de la inquisición (como tenía pensado escribir algo, ya me explicaré, D.m.)

p.s. No me gusta L.Durrell; el que hace gracia es su hermano Gerald, el naturalista, con las historias de la familia en Corfú, simpatiquísimas.

'

Ignacio dijo...

En persona, desmontó la idea del escritor cualfuera que tuviera, borracho, drogado, gordo, sobón, maricón, depravado, preferí achacarlo a la vejez.
Pero el Cuarteto de Alejandria es una obra muy bien escrita; marcó mucho a los de mi generación que sabíamos leer y lo hacíamos (cuatro)
ylo cierto es que referescó mucho de tanto obligarorio progre; no la juzgo ahora con la misma vbenevolencia, pero son afectos pueriles que prefieres mantener.

Si verdaderamente pudiera, yo iría con la Esperanza de Triana, claro, de lo que haga falta. Una ciudad así (el barrio suburbial está al otro lado de Guadalquivir)una ciudad asi, que me acoja, me siento más que halagado.

Terzio dijo...

Ogh!

Has cometido crímen y pecado de lesa trianidad: Confundir el Rocío con la Esperanza es como suponer que un toro es un rana.

Suspendido con malísima nota, que no te capacita para aspirar a nada que sea trianero. Por lo pronto.

Sorry, my friend.

'

Ignacio dijo...

Cumpliré la penitencia necesaria, con autentica devooción.

Mendrugo dijo...

La Magna Hispalensis se gloría de contar entre sus titulares a don Fernando de Valdés. Sería muy justo hacerle un homenaje.

Mendrugo dijo...

Y por cierto: Parece mentira que en esos reinos, que eran de la corona de Aragón, tuviesen esa costumbre de conservar las momias y esqueletos de sus muertos, sin enterrarlos como manda la piedad cristiana. ¿No os parece?

Terzio dijo...

Eso era cosa, más bien, de los Capuchinos y su extraña necrofilia (de entonces). El toque siciliano añade "encanto" a tan macabra exposisción.

'

Ignacio dijo...

A mi pesar, cada día España entera homenajea a Valdés haciendo procesos infames como el que le encamó a Carranza.

Sevilla tiene otros elementos mas dignos de honra, a mi criterio.
Aunque mi criterio no valga.

Terzio dijo...

Este comentario me ha salido en el post de más arriba, pero lo repito aquí:

A Fernando de Valdés?!!!

Lo siento pero disiento: Fernando de Valdés es una de las figuras más antipáticas de nuestro episcopologio hispalense. Nunca le gustó Sevilla, envidió siempre ser Primado en Toledo, y se vengó de fr. Bartolomé de Carranza alentando y sosteniendo el inicuo proceso contra él.

Además, se quiso enterrar (con espléndido cenotafio pagado con rentas de su mitra sevillana) en su tierra. Así que le dediquen sufragios y honores los asturianos, y que le toquen las gaitas y brinden con sidra por él.

'

Mendrugo dijo...

¡Cuánta antipatía! Pues a mí don Fernando de Valdés me cae mejor que a vosotros, y no me creo las intenciones aviesas en el caso Carranza, aunque las sugiera don Marcelino. Entre otras razones, también subjetivas, reacciono contra la denigración general. Fue ante todo un probo funcionario. No voy a ser yo quien le rehabilite, pero espero que lo será cuando se revise la Historia de la Inquisición.

Terzio dijo...

Ad Kalendas Graecas!

'

Mendrugo dijo...

Valdés está muy bien biografiado por González Novalín. Yo la tengo con sus anexos. Un mamotreto pero os la recomiendo: está llena de perlas que revelan a un hombre algo gris pero recto y leal. Tranquis, que no os voy a endilgar el Novalín por entregas pero, por ejemplo, ¿sabíais que su primer protector fue el Cardenal Cisneros? Sin tener deudo con él, le hizo familiar suyo y le encargó redactar las Constituciones nuevas del Colegio de San Ildefonso de Alcalá (1517).

Terzio dijo...

Ah! a Don Marcelino no alcancé a tratarle, pero sí que conozco al repulido Novalín, perpetuo montserratino.

A cualquier figura histórica se le toma afecto en cuanto se le trata. Como supondrás también tengo una galeria de tremendos personajes que me caen en gracia, pero las simpatías no excusan, si me explico. Tocante a Valdés, nunca quiso a Sevilla; y en lo de Carranza fue uno de los principales actores: El trio que formó con Melchor Cano y Soto fue de auténtico acoso y derribo.

'

ignacio dijo...

Cisneros le protegió; tal vez. O tal vez no: la unica fuente es él. Menendez P. es claramente partidario de Valdés en la trifulca, aunque reconoce que le dedicó una semana al tema; no tenía intenciones aviesas simplemente urdió una trama enorme por buscarle por donde cogerlo y lo cogen porque "María eligió la mejor parte" y "exclamó: ahora que lo tengo, no soltaré pieza"
Con las constituciones del colegio de San Ildefonso, hubo que pedirle a Carranza, y las Casas allí alojados que "las revisaran".

No hizo ni una por error que podamos achacar a la piedad: todos sus actos conocidos son contra alguien, adulando a alguien, o ambos lados.

No, Valdés, como que ni en Sevilla ni España, demasiados Valdés tenemos.

Sangre Azul dijo...

"...Torquemada instaló una de las prisiones, donde, desde 1605 a 1782, interrogó y torturó a cientos de inocentes en el nombre de Dios."
Además del anacronismo, cuesta imaginarse a alguien interrogando y torturando gente por 177 años.