martes, 29 de abril de 2008

Caterinato

La primera imagen que tengo de Siena es el perfil de la ciudad - el Duomo dominante - desde San Doménico. Y la segunda la bajada por una calle pendiente hasta la Fonte Branda. De San Doménico recuerdo más el interior, y especialmente la capilla con las pinturas del Sodoma, con escenas de la vida de la Santa. Y otra vez la Fonte Branda.


Fontebranda es su barrio, el de la Oca. A la Fonte Branda iba a recoger el agua; y en Fontebranda estaban también los lavaderos. En la Fonte Branda e dintorni siempre había gente, desde el amanecer hasta la noche. Por ir, hasta el demonio andaba por allí, y una lápida lo cita con verso del canto XXX del Inferno dantesco. Otro día, persiguó a Catherina, que rodó escalones abajo y por poco cae en la fuente. Pero Catherina salió indemne, y el demonio sin presa.


Siena es Catherina por los alrededores de San Doménico y Fontebranda. En el centro de la ciudad, Siena es más de San Bernardino y el Santo Nome di Gesú, que es el emblema que más se ve sobre las puertas humildes y los ventanales señoriales. La misma Piazza del Campo se sella y protege con el IHS encapsulado en su orla de rayos. Y el Comune lo luce en su Palazzo, porque entonces los hombres creían y temían, aunque pecaran.

Del Duomo bicolor, azul y blanco, recuerdo los mosáicos del pavimento, las pinturas del Pinturicchio con las escenas de Pio II Piccolomini, y la Madonna del Voto mirándome con los ojazos con que miró a Catherina y a Bernardino.


En San Doménico tienen la cabeza de la Santa, en un relicario sin enmascarar (la Santa, que nuca quiso parecer atractiva, estará feliz y conforme). El cuerpo está en la Minerva, en Roma, bajo el Altar Mayor, en un sarcófago de mármol policromado, precioso. Como es co-patrona de Italia junto con San Francesco, hoy, en la misa Mayor, una representación de autoridades fajados con la bandera italiana, ofrendan un cáliz en el ofertorio. Es un voto. Y lo cumplen.

De entre todas la Santas de la Edad Media, la hija de Mona Lapa y el tintor Benincassa, sobresale. Todavía no tiene quien se le empareje. Y no sé qué pensará ella, pero me parece que no exagero: Cuando - otra vez - la Iglesia se descomponía en la cúspide, el corazón del Cuerpo de Cristo latía santo y ardiente en el pecho de Caterina, tan amado Él y tan amante ella.

&.

14 comentarios:

Sangre Azul dijo...

Estaba esperando este post. Gracias.

Anónimo dijo...

¡EXCELENTE NOTICIA!

VARAPALO
A LA EDUCACIÓN PARA LA IDEOLOGIA ZAPATERINA

Los jueces andaluces han puesto el primer palo al rodillo zapaterino, gracias a la iniciativa de la sociedad civil valiente.

Texto de la sentencia:
http://www.hazteoir.org/files/STSJAnd'30-04-08.pdf

Terzio dijo...

Que tiene mucho que ver con Stª Catalina de Siena, precisamente.

Stª Catalina que aprendió a leer y escribir de repente, sin escuela. A lo mejor esa es la clave de la noticia y su relación con Stª Caterina.

Por lo demás, es de educada consideración dejar nombre y señas si se comenta en un blog que es personal y, hasta donde concibo, relativamente privado.

Y, hazteoires y valentías aparte, miro de soslayo y circunspecto la sentencia y sus consecuencias. La verdad.

A Zapatero el varapalo, a ser posible, en las urnas y con mayorías. Lo demás, agua de borrajas y estampita de beatas.

Más o menos.

'

Manuel Montero dijo...

He descubierto su blog a través de los comentarios que hace usted a Alfaraz. Me decido a abordarlo, sin haber leído sino a trozos, como suele pasar, porque me gustaría saber si la santa de la imagen es una STA Catalina de Siena por el Sodoma, como usted anuncia, porque el aire se me hace más tardío. Soy lector de la santa desde las navidades pasadas, aunque conocía su historia por el libro (que cito en francés) Bulles, de Slotterdijk. En realidad compré a la santa de siena en una librería comunista porque esta buscando a la otra Catalina, la de Génova, y su Purgatorio, que me intriga. Si mi blog, al que se accede por mi link (está usted invitado a tomar parte), no es una presentación pertinente, y como usted parece creyente, le diré que me pasa lo que a Buñuel, que decía ser ateo gracias a Dios, y que construyó desde esa exterioridad toda una reflexión de artista sobre la teología. Gracias por su atención.

Terzio dijo...

No sé si conoces la obra de Sigrid Undset "Catalina de Siena". Es muy buena, con el añadido de la intimista literatura nórdica de su autora. No tengo a mano bibliográfia, pero está editada en castellano.

La ilustración de la Santa la tomé sin referencias, pero no me parece del Sodoma (aunque sí del quattrocento). La serie del Sodoma en San Doménico es bellísima; lamentablemente, no encuentro reproducciones en internet, pero he subido esta al subefotos, por si la quieres guardar. Es un pormenor -quizá el que más me gusta- de uno de esos frescos.

'

Manuel Montero dijo...

Se me ha esfumado el comentario. Decía que en la última imagen sí se reconoce al Sodoma y su insuficiencia para dar cuenta del vigor de la santa. Me preguntaba si habría alguna Catalina de Siena por Buffalmacco, también conocido como Maestro del Camposanto de Pisa. El me parecía más capaz de trasmitir el apasionamiento que se lee en las páginas de Catalina. Pero no sé si cronológicamente fueron prácticamente contemporáneos, porque desde luego Buffalmacco es lo que en Historia del Arte, en relación al Renacimiento, se llama o se llamaba, un Primitivo, y la santa es también si no recuerdo mal del final del gótico. Lo dejo a usted mirar por su lado, yo echaré una ojeada a la monografía de Luciano Bellosi sobre Buffalmacco.

Terzio dijo...

Sería muy extraño. Los retratos de coetáneos eran en el Trecento, todavía, muy raros; rarísimos.

Y Buonamico pinta sobre todo, me parece, fuera de Siena. Y Catalina - pienso - sería muy reacia a ser pintada. El retrato más antiguo de la Santa que recuerdo es una tabla de Simone Martini, o su entorno.

La huella del terrible y fascinante Trecento quedó bien marcada en el pintor y en la Santa.

Del Buffalmacco te puedo mandar por mail Le Vite del Vasari (si no la tienes).

Sobre iconografía de la Stª, esta bibliografía es muy completa:

-Kaftal, George, Saint Catherine in Tuscan painting (Oxford 1949).

-catalogue Catherina van Siëna 1347-1380, levensschets; Catharina in de kunst, cataloog, inventaris, L.J. van Nueten and R. van Wassenhove (eds.) (Louvain: Dominican Convent, 1980).

-Bianchi, Lidia, and Diega Giunta, Iconografia di Santa Caterina da Siena (Rome 1988).

-catalogue Catherine de Sienne, André Vauchez and Jean Chiffoleau (eds.) (Avignon: Palais des Papes, 1992).

-catalogue Catharina : testi ed immagini di S. Catarina di Siena nelle raccolte casanatensi, Giuliana Cavallini and Angela Adriana Cavarra (eds.) (Milan 1998) - Rome, Biblioteca Casanatense.

'

Manuel Montero dijo...

Ya me parecía. Tengo a mano dos Santa Catalina de Buffalmacco pero deben de ser una mártir anterior. Está con un libro y una rueda dentada de suplicio mortal. Es más bien entonces una imagen inspiradora para nuestra Catalina. Buffalmacco la muestra robusta y guapa a la vez, con ojos almendrados y mentón de campesina. En los dos casos lleva una corona real. Yo creo que la de Siena no será muy diferente de ese rostro. Gracias por la bibliografía, acepto el envío, y me pregunto cuando se presentará la ocasión de consultar debidamente las monografías de las que usted me habla, tan documentadamente. Menudo ridículo, querido Terzio, yo (aunque he añadido "hombre de letras" en mi perfil) soy en esencia un pintor, que instintivamente, aún rodeado de libros, vive en el desorden. Respecto a lo de agnóstico, tiene razón, es algo cursi. Ya le explicaré lo que soy. Si le interesa mis libros están a la venta clicando en el vínculo Mon éditeur de mi blog, la gran mayoría en castellano, y el que está en inglés lleva la traducción castellana anexa al final.

Manuel Montero dijo...

He visto la de Simone Martini hace un momento. Solamente el detalle de la cabeza. Es muy superior a la imagen que preside su post, que está llena de recursos fáciles en su construcción (se lo dice un pintor).

Manuel Montero dijo...

Y perdone que siga comentando. ...ya he visto que la mártir es la de Alejandría, ajusticiada en revancha (y con un suplicio análogo) según Ignacio Gómez de Liaño por la muerte a manos de fanáticos cristianos de la filósofa Hipatia, a la que este escritor dedica una obra de teatro, recientemente publicada por Siruela.

Terzio dijo...

Sí, la Caterina con rueda, corona y espada (también palma y cabeza de rey con turbante a sus pies) es Catalina de Alejandría. La confusión con la Hipatia filósofa y demás, es la corrupción interpolada de varias tradiciones y noticias más o menos legendarias, algunas sesgadamente anticristianas. Fue una de las grandes devociones del medievo, con una amplísima y riquísima iconografía que, practicamente, desaparece en el barroco.

Escribí aquí y aquí algo sobre ella.

La cabeza de Stº Caterina di Siena que ilustra esta entrada la escogí por amable y suave; la de Martini es muy bella, y fija ya el tipo iconográfico. Como la de Alejandría, tiene una amplia iconografía. Incluso a partir del Renacimiento se las presenta asociadas, las dos santas vírgenes recibiendo el anillo desposorio del Niño Jesús en brazos de la Virgen (Virgo virginum/Regina virginum).

'

Manuel Montero dijo...

Me han gustado las entradas sobre sta Catalina de Alejandría. La leyenda áurea de jacques de la Voragine, de la que tengo el segundo tomo en francés, siempre me ha hecho soñar y ha inspirado algunos cuadros y grabados (sobre todo en el periodo 1995-2000). Como cuenta Alfaraz en su blog que dice que algunos de sus libros los tiene que cojer de casa de su padre, en su propia ciudad, imagínese yo que tengo los libros entre varias casas para las que hace falta coger un avión.
Encuentro que la Iglesia esclerosándose en cuestiones morales y queriendo intervenir en política ha dejado olvidado su carácter de depositaria de lo misterioso, legendario, de la fantasía, y con ello ha cortado para largo rato su vínculo con los artistas. Personajes como usted me recuerdan al bueno de Carhaix (no tengo el libro a mano y me excuso por la ortografía) el sacristán y ¿campanero? de la novela Là-bas de Huysmans. Aunque se parece por momentos más a Cazotte. Felicidades.

Manuel Montero dijo...

Entre varias casas "y trasteros" debería decir (por mi taller) que tengo los libros. La ausencia de algunos de ellos me llega a paralizar y no puedo pintar hasta bajarlos a España o subirlos a Francia, según. De forma que arrastro un sobrepeso como el pirata su tesoro.

Terzio dijo...

Oh! yo tengo libros por dos, tres, y hasta cuatro sitios; cada vez más difíciles de contener y administrar. Me cuesta regalarlos, me gusta prestarlos, y detesto que me los pierdan o roben.

Lo que dices de la Iglesia supone que fijas tu atención en determinadas noticias sobre la Iglesia y desconoces (porque no estan a tu alcance? porque no las buscas?) otras que te darían un concepto más justo y apropiado de la Iglesia.

Visita este blog:

The lion and the cardinal

Es de un americano (yo le deduzco algo de japonés). En los meses pasados - busca- publicó una serie sobre la Danza Macabra y otras imágenes circa mortem (me parece recordar que tambien algunas del Camposanto de Pisa, con las pinturas del Buonamico); también publica algunos grabados suyos. Muy curioso. Y es católico que se relaciona con buenos católicos.

'