martes, 22 de mayo de 2007

Una estampa

Algunas veces se me entra una imagen dentro, y se queda. Luego vuelve, revuelve, y se hace familiar; una estampa, un grabado, una pintura, una foto...interiorizada.

Tienen un significado primero, impactante, por su belleza, por su elocuencia, por su actualidad, porque me traen un recuerdo, porque me emocionan, porque me inspiran un verso, porque me mueven una oración, porque me imponen un exámen. Las hay que me detienen y me dejan suspenso entre su mundo y el mio, el de la imagen y el que vivo. Me hacen más consciente, y me despabilan la conciencia, o la suscitan.

Si puedo y se puede, las guardo; después las dejo en reposo y, cuando pasa un tiempo, las saco y las miro y las pienso. Unas tienen fecha y oportunidad y salen cuando les toca, durante el año, o un día, en su momento; otras se quedan en el desván personal y salen o no, depende de que las busque o de que aparezcan ellas mismas por casualidad de remota y olvidada pero querida intencionalidad.

El otro dia, en la Fototeca de la Universidad, encontré esta placa:


Es un instantánea tomada por uno de los profesores del laboratorio de Arte, José Mª González-Nandín, en Marchena; parece más antigua, pero la ficha pone 1951. Una anciana (también parece mayor, pero no debe andar muy lejos de los setenta, si los tiene) sentada en la puerta de su casa, sobre una sillita baja, envuelta en su mantón, el pañuelo en la cabeza; más que mirar, tiene vuelta la cabeza en dirección al fotógrafo, los ojos cegatos; está a la resolana, con un poco de sombra sobre la pared, tras la silla.
.
El portón, despintado y con los cuarterones roídos, está abierto; un cochinillo está parado en el umbral, a punto de entrar en el portal de la casa. Casi se adivinan las alcobas de dentro, la corriente empedrada y el patinillo del corral. La calle está barrida, con las piedras descarnadas asomando del suelo terrizo; entre el umbral y la calle hay unas pocas losas de piedra; la pared está muy blanqueada, dejando ver en los desconchados las capas de cal vieja.
.
Han retratado - yo pienso que lo sabían - la dignidad resignada de la pobreza. No sé si cabe decir humildad, porque eso es virtud y es de dentro, pero debe andar muy cerca. También se podría poner cuento, con la historia que le pega al personaje y la escena. Un cuento de pobreza, de pared encalada, el mantón y la silla baja, con matices de gris y sombra, a la resolana.

~

6 comentarios:

Juanan dijo...

Qué bonita estampa. Precisamente vengo de leer en Un Mundo Feliz cuando Bernard y Lenina se encuentran con el viejo de Malpaís.

Tente dijo...

Parece mentira que sea de 1951; pero hace medio siglo de la foto, y se nota. Pero excelente como foto.
Tu comentario también.

(Cuántas cosas raras tienes en tu "desván").

JOSAN dijo...

Ver esta clase de estampas, me hace pensar en lo rápido que cambian las cosas. De cómo hace unos cincuenta años estábamos en esa situación y ahora somos lo que somos. Eso sí, en algunos aspectos me quedo con 1.951.

sivispotes dijo...

...

Toñi dijo...

Iba a decir que yo soy justo de la cosecha de la foto. Pero hete aquí que me he encontrado que había un usuario «sivispotes», user que he utilizado en alguna ocasión peor no en blogger, he puesto puntos suspensivos y me ha salido esa firma.

Si alguno lo conoce y le dice que cierre sesión... Bueno y si no se han enterado de lo que he puesto tampoco sucede demasiado.

Ah, a lo que iba, ni me parece tan vieja ni tan pobre: entonces la gente parecía mayor con esos vestido negros y esas pañoletas, sin cremas antiâge, ni, ni...

Terzio dijo...

Gentil Antoñita: Tu austera dignidad catellana mejora el cuadro como varita de hada; pero aciertas en que los afeites y el diseño son hoy un disfraz rejuvenecedor como hace setenta años los atuendos resultaban con efecto inverso.

Por cierto que Sivispotes es tan buen nombre como Adeodato o Quodvultdeus: Me gusta!...y hasta puede que lo use.

#