domingo, 20 de mayo de 2007

Los noticiarios de hoy traen la crónica de las nuevas acciones miitares del estado de Israel sobre los palestinos de Gaza, una nueva razzia de castigo, como una especie de envalentonado Sansón del tercer milenio contra unos gabaonitas contemporáneos.

La comparación con el Antiguo Testamento me brota casi espontánea cuando sale Israel, aunque el concepto bíblico de Israel sea un concepto veterotestamentario, cerrado, acabado; lo que queda de aquel Israel de las promesas está en la Biblia, porque el Israel auténtico se llama y es la Iglesia. Absolutamente.

Hay, perdura, sobrevive, una porción obcecada, remisa al Evangelio que se auto-reconoce como heredera político religiosa de aquel viejo Israel. En lo religioso, su destino es un apéndice de la propia Iglesia, que reza solemnemente por su conversión. En lo político, su proyecto es uno de los peores errores y más sangrientos tráumas del siglo XX y lo que llevamos de este.

Los cristianos hemos entendido mal y trágicamente la convivencia histórica con este Israel. Hasta hace pocos lustros no se comprendió la compañía valiosamente testimonial del nuevo"resto de Israel" en el propio transcurso temporal de la Iglesia, que reconoce el valor de su existencia y su inserción providencial en la Economía Salutis.

Políticamente, sin embargo, la inconcebible actitud del moderno estado de Israel, exije desde la moral política cristiana un severo juicio. La historia contemporánea tiene en ese estado sionista una de sus peores llagas abiertas, con consecuencias para la estabilidad y la paz internacional.

Hoy también sale en la prensa que en no sé qué universidad han descubierto un medio para medir la profundidad de un agujero negro: Deberían ensayarlo antes con el estado de Israel y medirle la hondura de su demencial política de perpetuo conflicto.

#

9 comentarios:

Juanan dijo...

Qué brutos son los que tienen armas peligrosas, ¿eh?

Terzio dijo...

Es malo, muy malo, armarse por principio y definirse o auto-afirmarse desde las armas o con los armas como única dialéctica.

El moderno estado de Israel es un peligroso error, en este sentido.

~

JOSAN dijo...

A mí lo que me parece fatal es que ataquen civiles, que constuyan ese muro y que disparen con tanques a quien les ataca con piendras.Sus reacciones desmedidas: un terrorista suicidda, una ciudad devastada. Les han dado su Estado (injustamente) quitándole sus tierras a los palestinos. Después de todo lo malos que han sido con ellos, los judíos deberían ser algo más amorosos. Pero en fin, también mataron a Jesús...

Valea dijo...

La otra cara de la mismo moneda

El Ejército libanés reanuda los ataques a la milicia islamista tras un domingo sangriento

Terzio dijo...

El Líbano no sólo ha perdido la paz y una parte de su población a cuenta de las terribles e injustificables "acciones" de Israel, sino que ha perdido hasta su personalidad como nación independiente: O es el eco de Siria o el de Israel; traumatizado vasallo, sigue la voz de su amo (el que toque).

P.s. Recuerdo a los visitantes que el Blog es personal y no un foro de debate; se admiten a tertuliantes frecuentes, no a ocasionales divergentes y mono-tematizados.

¿Capito? Pués a ver.

^~^

Tente dijo...

Con permiso...

El que lea lo que has escrito, ni se imagina que sabes hebreo y tienes la banderita de Israel pinchada entre tus libracos. Y si te oyeran cantar Jerusalen Gold, alucinarían.

Si es que eres muy complicao y con demasié profundidá.

Pero si tú lo dices, me fio más de tu opinión.

:)

Terzio dijo...

Eres un indiscreto, Tente mio; no necesitas venia para escribir aquí, pero del bastonazo no te libras; ya sabes con qué mimo se debe corregir a los íntimos.

Que te fies de mí, te honra y es mi honra.

~

Valea dijo...

Capito, me doy por enterado

Tente dijo...

A "Valea" lo has espantado, creo. Eres un tremendo rev...ndo.

Pero en este tema, tú tienes más razón.