miércoles, 25 de abril de 2007

Tan lejana proximidad


A veinte y pico años luz de la tierra, han descubierto un planeta (exo-planeta, precisa la noticia, pero yo no sé precisar qué sea la exo-planetidad) que, según sus científicos descubridores, reúne las condiciones para una eventual vida: Densidad de atmósfera, temperatura, gravedad, agua...

No me queda claro si a 20 y pico años luz y con un telescopio desde Chile, se pueda precisar tanto; tampoco si el concepto de vida que se entiende es vida vegetal, animal o racional; incluso me cabe la duda de si se distinguen esos niveles de vida cuando la ciencia de hoy habla de vida. De todas formas, esa vida a 20 y pico años luz, sería - si ha sido, es o fuese - una vida extra-terrestre.

La vida extra-terrestre es, hasta ahora, una ficción en la que el hombre ha proyectado sus límites. Desde Verne hasta Asimov pasando por el cómic y el cine, el género de ciencia-ficción ha extrapolado a los mundos extraterrestres las miserias y veleidades terrenas, tal y como los griegos trasladaban al Olimpo y su Panteón inmortal las cosas más pedestres de su mundo heleno, desde las infidelidades domésticas, a los celos, las envidias y las venganzas de los mortales.

La sugestión de existir en un universo cerrado, es una de las fatalidades heredadas que la ciencia, el pensamiento y la ficción repiten atávicamente, sin poder liberarse de ella; quizá por el lastre que el mismo Universo material y su gravedad (sea lo que sea esa gravedad del Cosmos) impone sobre los que lo habitamos.

Cuando se olvida la profunda revelación de que "...en Él vivimos nos movemos y existimos...", hasta el mundo más remoto será el repetido escenario de un previsible hastío; para uno que espera Cielos nuevos y nueva Tierra, el exo-planeta de la estrella Gliese-581, es una tediosa vulgaridad...a veinte y pico años luz.

~

5 comentarios:

Juanan dijo...

C.S. Lewis introducía la idea de unos seres extraterrestres inocentes, sin pecado original, en su llamada trilogía cósmica. La verdad es que es bastante bonito de leer, y se ve claramente el pensamiento de Lewis. Claro que él siempre ha ido un poco ligerito de ropas, pero bueno.

Terzio dijo...

¿Qué quieres decir con "ligerito de ropas"?; es que no sé bien a qué te refieres.

C.S.Lewis tuvo respecto a esos mundos imaginados sus diferencias con Tolkien, que también utilizó la ficción espacio-temporal para ESdLA y sus otras narraciones dependientes.

La hipótesis de un mundo sin pecado(y sus consecuencias)es un atractiva posibilidad(?) que desconocemos. Sin embargo, las verdades reveladas parecen comprender todo el Universo, con lo cual el status actual de "otros mundos" no diferiría sustancialmente del nuestro. En eso, Tolkien es más "realista" que Lewis.

#

Juanan dijo...

Ligerito de ropas porque es más explícito que Tolkien encuanto a expresar sus ideas.

Lo de los otros mundos inocentes es algo complejo. Si fueran inocentes, no sabríamos como sería la vida allí. En la novela de Lewis, el Sistema Solar tiene varios mundos con varias razas y civilizaciones, gobernados por un ser superior, una especie de ángel. La Tierra es llamada Planeta Silencioso porque no habla el idioma de los otros desde que su "ángel" se rebeló contra Dios.

Por otro lado, si también fueran pecadores... ¿sería o hubiera sido necesaria la Pasión de Cristo también en ese mundo? ¿O entraría en su plan de salvación el conocer nuestra civilización?

Pero esto ya es más que ciencia-ficción, teología-ficción...

Terzio dijo...

Tío, me lees las ideas; contigo da gusto.

Yes, yes & yes.

La Salvación de Xtº alcanza a todo el universo creado (cfr. Rm 8,19-22 ss.); una de las teologías más innovadoras del siglo XX, la del jesuíta francés P.Teilhard de Chardín, va en ese sentido.

En directo te contaré -D.m.- más.

#

Tente dijo...

Yo iba a decir algo, pero no se si interrumpo.

De todas formas, sería de chiste estar 20 años por el espacio a velocidad de la luz, llegar a Gliese-581, y que el planeta ya no estuviera, ¿verdad?