sábado, 6 de junio de 2015

La elusión de su Santo Nombre

Si evangelizar es predicar a Jesucristo, Hijo de Dios, encarnado, muerto y resucitado, que se sienta a la Diestra del Padre y ha de venir a juzgar a vivos y muertos, si eso es evangelizar ¿qué es eludir, callar, ocultar el nombre de Jesucristo voluntariamente, deliberadamente, con toda intención? ¿Cómo se llama ese acto? ¿Noevangelizar? ¿Pseudo-evangelizar? ¿Negavangelizar?

Dice el Señor: 'Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres.' Mt 10, 32-33

En Mc 8, 38: '...Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos ángeles.'

En Lc 9, 26: '...Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en su gloria y en la gloria del Padre y de los santos ángeles.'

Callar, no decir, no pronunciar el Nombre del Señor ante infieles, ¿es renegar o es avergonzarse?

Es, indudablemente, falta de parresía, aquel don, aquella virtud de los Apóstoles y los primeros cristianos, que testimoniaban por doquier a Cristo, con su nombre y sus hechos, sin vergüenza, con santa impudicia, con la contundente caridad de aquel lema paulino 'veritatem facientes in charitate', obrando la verdad en caridad.

Lo desconcertante es que el negacionista, el silente, el taciturno, el púdico, el timorato, el acomplejado es, ni más ni menos, que PP Franciscus, el mismo que luce tanto desparpajo con los de casa y que hoy se ha amilanado ante un rabino y un alfaquí, en Sarajevo.



¿Por qué? ¿Por respeto? ¿Qué respeto?

Con pena he leído (no he rezado) la 'oración interreligiosa' PP Franciscus para la ocasión:

Dios todopoderoso y eterno, Padre bueno y misericordioso; Creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles; Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, Rey y Señor del pasado, del presente y del futuro; único juez de todos los hombres, que recompensas a tus fieles con la gloria eterna. Nosotros, descendientes de Abrahán según la fe en ti, único Dios, judíos, cristianos y musulmanes, humildemente nos ponemos en tu presencia y con confianza te pedimos por este país, Bosnia y Herzegovina, para que puedan habitarlo en paz y armonía hombres y mujeres creyentes de distintas religiones, naciones y culturas. Te pedimos, Padre, que esto mismo suceda en todos los países del mundo. Refuerza, en cada uno de nosotros, la fe y la esperanza, el respeto recíproco y el amor sincero por todos nuestros hermanos y hermanas.Haz que, con valentía, nos comprometamos a construir la justicia social, a ser hombres de buena voluntad, llenos de comprensión recíproca y de perdón, pacientes artesanos de diálogo y de paz. Que todos nuestros pensamientos, palabras y obras estén en armonía con tu santa voluntad. Todo sea para tu honor y gloria, y para nuestra salvación. A ti sea la alabanza y la gloria, por los siglos de los siglos, Dios nuestro. Amén.
(ver aquí)

No la recen Uds. tampoco. No recen ese texto que elude nombrar a Cristo, Dios verdadero.

Recen ustedes, mejor, un Avemaría por las (rectas) intenciones del Papa, las misiones católicas, la conversión de los infieles, extirpación de las herejías y exaltación de la Santa Iglesia Católica, como rezaban nuestros padres, sin vergüenza.

Y añadan, en desagravio, un rotundo: ¡ Bendito y alabado sea el Santísimo Nombre de Jesús !!!

...en el Cielo, en la Tierra, en el infierno...y en Sarajevo.

Amén, Jesús.


+T.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta "oración" es una muestra más del camino de perdición que, por desgracia, viene recorriendo la Iglesia desde que apareció este falso ecumenismo que nos agobia. Nadie puede ir al Padre sino por el Hijo. ¿Cómo invocar al Padre eludiendo al Hijo? ¿A quién invocan si no lo hacen en nombre de Cristo?
¿Dóne quedó el Per Ipsum et cum Ipso et in Ipso que cierra el Canon, la Oración por antonomasia de la Iglesia?
Si esto no es la apostasía, entonces ¿qué es?
Mario Caponnetto

Anónimo dijo...

Si aquellos días no fueran abreviados.... la congoja es saber si estamos en "aquellos días", la duda es saber hasta donde vamos a llegar, que tan bajo vamos a llegar... con esta apostasía silenciosa...a que montes hemos de correr...este señor nos demuestra que siempre se puede ir mas bajo... exaltando la ecología en sus encíclicas y renunciando a confesar a Cristo frente a cismatios y paganos...Kyrie Eleison Himas...

Gregorio dijo...

"Sancti Nominis tui, Domine, timorem pariter et amorem fac nos habere perpetuum: quia numquam tua gubernatione destituis, quos in soliditate tuae dilectionis instituis. Qui vivis et regnas in saecula saeculorum. Amen."

"Haced, Señor, que estemos siempre poseídos del temor y juntamente del amor de vuestro santo Nombre: puesto que nunca retiráis vuestra providencia de los que habéis afirmado en la solidez de vuestro amor. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén."

(De la oración final de las Letanías del Santísimo Nombre de Jesús).

Lo de este Papa resulta cansino dijo...

Lo importante es llevarnos bien con todos: judíos, islamistas, budistas, etc., y hablar de Cristo, proclamarlo, perturba esa paz-calmosa con todos. Es la paz-calmosa que venden las agencias de viajes, la que se encuentra en una playa caribeña preciosa.
El Papa Francisco ha llegado a la conclusión siguiente: Cristo desune, mejor no nombrarlo, omitirlo es unirnos.

Y a todo esto, ¿a quién le interesan los discursos que da con estos tipos? No conozco a nadie que les interese. Hasta los más francisquistas no le echan cuenta a menos que nos hable de la nueva "misericordia" (eso sí que será misericordia verdadera y no la de hasta ahora) que se hará vigente tras el sínodo de la familia.
El Papa Francisco ¿de verdad se cree que se le presta atención por los pocos católicos que quedan a lo que dice en estas extrañas reuniones?

A mí me debería interesar pero lo evito para que no me suba la tensión arterial. Soy hipertenso y me tomo en serio lo más sagrado.
Soy tonto e hipertenso, las dos cosas.

Anónimo dijo...

Non so se lei,padre ha visto le foto da Serajevo della ferula rotta ed attaccata con lo scotch, la ferula orribile di Paolo VI che papa Benedetto sostituì con quella d'oro di Pio IX......ta semeìa ton kairos.La 'preghiera' mi pare un comunicato ONU tanto è gelidamente asettica, apolitica, a-cristiana, omnicomprensiva....mala tempora currunt, oremus.

Esperanza dijo...

Parece que no quiere que Cristo reine.
Qué fuerte!
Uno de los misterios del Rosario de hoy lo recé por la conversión de Francisco.

Anónimo dijo...

Estimado: Lo de este Papa resulta cansino: por favor cuide su hipertensión. Rece mucho y tome la medicación que le indique su médico de cabecera.
Amico Anónimo italiano: La ferula rotta ed attaccata con lo scotch é un segno de che tutto crolla in questo Pontificato.
Mario Caponnerro.

Jorge Benitez dijo...

Si Juan Pablo II reconoció la "Apostasía silenciosa" hoy con dolor vemos aparecer desde Roma la "Apostasía escandalosa"... Velad y Orad...

Antonio dijo...

Sigamos rezando por las, como bien dice, Padre, rectas intenciones del Santo Padre. Por las intenciones sin adjetivo que recen los que comulgan con ruedas de molino. Hoy me he sorprendido con la complicada interpretación allanadora propia del Ecumenismo-a-cualquier-precio del axioma Extra Ecclesiam nulla salus Resulta que Ecclesia es cualquiera que conoce a Cristo y lo acepta como Hijo de Dios y Redentor nuestro. Nulla Salus solo para quien, conociéndolo, no sigue sus enseñanzas. Así nuestros "hermanos separados" se salvan igualmente. La Iglesia Católica hace dejadez de funciones y entrega sin luchar la exclusiva de la salvación.
En cambio, poca salvación hay para una Iglesia que esconde el Nombre(sobre todo nombre)de su Fundador Divino para no estorbar un discurso entreguista y miserable promotor de una Iglesia a la Carta, donde si unos principios no gustan, tengo otros, y si la Cruz que llevo en mi pecho te escandaliza, la escondo tras mi sotana... O donde se acepta como presente el sacrilegio de una Cruz inserta en una estrella de David, todo ello rodeado por la media luna mahometana.

Ruy dijo...

No hay bajo el cielo otro nombre en que podamos ser salvos (Act 4, 12).

Rafael Siècle dijo...

Esa "plegaria" más se parece a esa canción "My Sweet Lord", de George Harrison, que a una oración católica. Si seguimos así, de aquí a poco vamos a terminar con "oraciones" a la Fuerza Superior, al Logos, a lo Inefable, al Espíritu Desconocido, a la Madre Tierra o de plano al Gran Arquitecto. Por supuesto que nadie debe rezar la plegaria francisquista.

Juan Antonio dijo...

Es el neo-Papado que nos ha dejado el Concilio. Sin poder temporal pero más "político" que nunca, en el peor y más innoble sentido de la palabra. Asistimos a la politización (¿peronización?) de la Iglesia de Dios: son políticas las canonizaciones (casi siempre ya por decreto y sin el preceptivo milagro), político el sínodo de los Obispos (¿hace falta explicarlo?), políticas las encíclicas, políticas las audiencias y las recepciones (como la que motiva la entrada de hoy), políticos los nombramientos episcopales, políticos los viajes pontificios, política la teología (orientada siempre exclusivamente al ecumenismo y al "diálogo interreligioso" -¡horribile dictu!-), política la liturgia (cuajada de "gestos" descatolizantes y pretendidamente subversivos, como celebrar la Misa in Coena Domini en una prisión para mujeres)...

Naturalmente, el "politicismo" viene acompañado por la reata de vicios que le son consustanciales: el cinismo, la doblez, el cálculo, la cicatería, la adulación, el populismo, la demagogia... Un Papa demagogo que juega al despiste. ¡Quién lo hubiera dicho hace tan solo unos años!