domingo, 24 de mayo de 2015

Romero, un beato para el des-catolicismo

Monseñor Romero es el beato querido por los des-católicos hispanoamericanos. El mártir enarbolado por la iglesia de pastoral revolucionaria que pierde fieles y se empeña en un populismo aun dependiente de postulados que se alejan del catolicismo, marcando el ritmo de la teología de la liberación.

¿Fue un mártir? Digamos, primeramente, que el concepto de 'mártir' quedó forzosamente reformulado cuando Juan Pablo II se empeñó en declarar mártir a Fray Maximiliano Kolbe, aun cuando su muerte carecía de algunos de los elementos integrantes de la, hasta entonces, concepción canónica del martirio. Desde entonces, caben en el concepto martirial otros modelos en los que prevalecen otras particularidades que antes no se hubieran considerado propiamente martiriales. En este nuevo concepto, lato y elástico, de martirio, sí cabe Oscar Romero, un buen sacerdote, un buen obispo. Y un mártir proclamado tal por muy determinados grupos y sectores de la Iglesia que luchaban al margen de las consideraciones de fe y virtud que probaron a los Mártires del Martirologio. Quizá, para estos casos, hubiera sido oportuno crear un nuevo 'martirologio', para distinguir y no confundir.

La procesión de entrada de la Misa de beatificación ha sido un lamentable dejá vú, con todos los sacerdotes cubiertos con gorras y sombreros, el gesto sin recogimiento, desinhibido, festivalero, según el estilo/formato juanpablista: Mucho clero poco pío.



En ese tipo de montajes neo-litúrgicos que el Papa Wojtyla inventó y difundió, la celebración del Misterio queda remota, mientras resalta una especie de auto-celebración complaciente en que la asamblea y sus motivaciones coyunturales ocupa todo reduciendo la Presencia y el Sacrificio a un mínimo. Sobresale más lo periférico que lo esencial necesario.

En la Misa de beatificación (aquí grabación en directo), quedaba claro que se celebraba a Romero. Queda confuso si se celebró a Cristo.

Cuando llevaban al altar-estrado una urna con las reliquias del neo-beato, la camiseta empapada en la sangre del obispo tiroteado mientras celebraba la Misa, el coro cantaba el Salmo 71 en la versión, letra y música, de Miguel Manzano, tan famosa en los años 70:

"...que él defienda a los humildes del pueblo y quebrante al explotador "

Una versión muy alejada del 'humiliabit calumniatorem' que dice aquel versículo del Salterio que pseudo-traduce (Sal 71, 4).

Estamos el 2015, en la Iglesia cuyos jerarcas son aquellos jóvenes que en los '70 cantaban con ensayado eco de trueno ese versículo del salmo de Manzano: -"...¡¡¡Quebrante al explotador!!!". Se cantaba mucho en los seminarios.

Al llegar la procesión de entrada al altar, el coro, al ritmo de chimpúm-chimpúm populachero, cantaba esto otro:

-"Vamos todos al banquete
a la mesa de la creación
cada cual con su taburete
tiene un puesto y una misión".



Sublime.


n.b. En todo momento, el celebrante-presidente-ausente, fue PP Franciscus. Nunca fue tan evidente que el Cardenal Angelo Amato era sólo la voz de su amo.


+T.

14 comentarios:

Lucas Mateo Arrieta dijo...

Padre Terzio, quitando los aires "juanpablistas" de la ceremonia, ¿qué opinión le merece la persona de Romero?

Saludos cordiales.

Hermenegildo dijo...

"Romero y Teresa de Calcuta: mismo error", por el P. Santiago Martín:

http://videos.religionenlibertad.com/video/yxoRruXjaP/Romero-y-Teresa-de-Calcuta-mismo-error

Anónimo dijo...

Pues pronto van a hacer beato al obispo brasileño Herder Camara, el "obispo rojo", el destructor de la Iglesia en Brasil.
Luis.

Raúl Benjamín dijo...

Ayer nomás iba pasando por el centro histórico de Cartagena, ese que tan bonito le quedó a los españoles en tierras americanas; y en la iglesia de San Pedro Claver (jesuitas) en todo el frente un cartel del beato; sacrílego, o blasfemo, o impío, o las tres al tiempo: imagine usted la virgen del perpetuo Socorro; ahora imagine que en vez de Virgen tenemos a Romero retocado con cara de Francisco, en vez de niño Jesus, un crío de barrio, en vez de ángeles Gabriel y Muguel, par helicópteros, y en caracteres cirílicos, romero mártir... Créame que me dieron ganas de montar y arrancar el póster... Varias veces estuve tentado a tomarle una foto y en todas me contuve... Lo haré para enviársela y que sepa de lo que hablo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Después de la muerte del cura español que me bautizó y con quien hice la catequesis y la primera comunión (1986), llegó un sacerdote nueva ola (hoy día un gran activista social...) escuché por primera vez el "vamos todos al banquete..."; entonces no entendía qué tenía que ver un taburete con la misa (hablando con protestantes me di cuenta que se llamaba teología de la liberación); cada vez hasta hoy (2015) es más difícil encontrar sacerdotes que celebren la misa apegada al canon.
Raúl G

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Una cosa es lo que hizo y como vivió y otra muy importante es la manipulación de su figura por el des - catolicismo como Vd. indica
Nada en sus escritos avala esas tesis y si no hubiera sido por esa manipulación tras su muerte, que elimina su ortodoxia, no estaríamos en este debate.

Creo que si fue martir y por odio a la fe y a señalar la injusticia, y entre mi y los castillos y pagolas varios hay un abismo.

Santi

Jorge dijo...

Claramente, la figura y legado de Mons. Romero ha sido secuestrada por la progresía eclesial y los seguidores de la "teología" de la liberación. Importante entonces proceder a sacarlo de tan nefastas redes.

Reveladora información y puntos de vista sobre el flamante Beato en los siguientes enlaces:

a.- Varios artículos en la web oficial de la Prelatura del Opus Dei: http://www.opusdei.org/es-es/search/?query=monse%C3%B1or+romero

b.- Entrevista a Santiago Mata, biógrafo de Mons. Oscar Romero: http://www.religionenlibertad.com/monsenor-romero-fue-asesinado-por-decir-en-una-homilia-que-una-42566.htm

¿Qué le parece, Don Terzio?

Cordialmente.

Anónimo dijo...

A Jorge le gusta el verso oficial parece....

Anónimo dijo...

La beatificación de Romero, por parte del Papa Francisco, no es un hecho aislado sino un paso más en la estrategia de rehabilitación de la Teología de la Liberación. Otros pasos: las invitaciones de Guitiérrez dar conferencias en el Vaticano, el inicio del proceso de beatificación del destructor de la Iglesia en Brasil, el "obispo rojo" Helder Cámara, etc. Paso a paso, el marxismo y la teología de la liberación van creciendo en la Iglesia.
Luis Bcn.

Anónimo dijo...

http://panoramacatolico.info/articulo/los-nombramientos-de-francisco

Dios me ama dijo...

Estamos viendo un resurgimiento de la teología de la liberación liderada internamente por Francisco en colaboración externa con los herejes a quienes el mismo se ha ido encargando de rehabilitar. Por ejemplo en Estados Unidos también en San Diego en la Iglesia del Sagrado Corazón de OB. Estos curas rebeldes del vaticano II han sacado todas las estatuas de la Iglesia y han dejado solo un monumento modernista y en una de las paredes al otro lado del coro que no esta a la vista del publico se encuentra una imagen de Lori Ann Piestewa, una mujer "católica" que murió en la guerra de Irak de las tribus indigenas Hopi. Como dije ellos han sacado todos los santos de la Iglesia no se ve ni siquiera a San Antonio de Padua pero tienen a una mujer que ellos consideran una mártir que ni siguiera ha sido canonizada ( una "heroína" feminista) Ahora el asunto no se queda allí además la imagen que esta en una vitrina como la que contienen reliquias se encuentra una escultura de una kachina ( un ídolo indígena) y en la pintura de Lori Ann Piestewa uno no puede distinguir si Lori es un hombre o una mujer y detrás de ella también se encuentra dibujada la kachina ). Lo claro del asunto es que la falsa iglesia de Bergoglio tiene sacramentos falsos y falsos santos y falsos milagros como nos advierte la Escritura de la impostura religiosa que de manera burlona imita a la Iglesia católica.