miércoles, 3 de diciembre de 2014

La Fe de Javier (en defensa de)

 
 
Cuando el remolino de las palabras sigue agitando conciencias, cuando tantos se han preguntado estos días el valor y el alcance de las palabras de PP Franciscus que parecía que decía, que dijo, que había dicho que en la Gloria estaríamos todos, tutti e tutte, everibody, omnes cum ómnibus: "...E’ bello pensare questo, pensare al Cielo. Tutti noi ci troveremo lassù, tutti." (aquí texto completo); aun estando avisados de la facundi característica de PP Franciscus y de su muy limitada capacidad lingüística, aun así, quisiéramos templar el entusiasmo pan-glorificacionista francisquista con este estupendo Sed Contra:


Eterno Dios, Criador de todas las cosas : Acordaos que Vos criasteis las almas de los infieles haciéndolas a vuestra imagen y semejanza.

Mirad, Señor, como en oprobio vuestro se llenan de ellas los infiernos. Acordaos, Padre celestial, de vuestro Hijo Jesucristo, que derramando tan liberalmente su sangre, padeció por ellas. No permitáis que sea vuestro Hijo por más tiempo menospreciado de los infieles, antes aplacado con los ruegos y oraciones de vuestros escogidos los Santos y de la Iglesia, Esposa benditísima de vuestro mismo Hijo, acordaos de vuestra misericordia, y olvidando su idolatría e infidelidad, haced que ellos conozcan también al que enviasteis, Jesucristo, Hijo vuestro, que es salud, vida y resurrección nuestra, por el cual somos libres y nos salvamos; a quien sea dada la gloria por infinitos siglos de los siglos. Amén.


¿Verdad que parece, confrontando los dos textos, el papal y el javierista, que parecen de distinta religión y doctrina, siendo ambos de la misma? ¿Verdad que parecen opuestos? Pues no, es sólo equívoca impresión, confusión, pues son los dos de la misma Iglesia y sus autores incluso de la misma Compañía. Pero conste que si algo falla en lo dicho y/o expuesto, el fallo no es de Javier, que escribió y rezó esa oración hace cinco siglos; no, el desajuste no es de Javier. Ergo...

Ergo - iba diciendo - hoy que es la fiesta de San Francisco Javier, español tan grande, universal, no mezquino regionalista reduccionista, todo lo contrario: espléndido universalista católico imperialista (imperialista del Reino de Cristo, of course) capitán espiritual de la España grande y más grande, la España del Plus Ultra, hoy que es la fiesta del enorme Javier que predicaba, evangelizaba y bautizaba sin perderse en inculturaciones, ni enredarse en dialoguismos, ni promiscuirse en interreligiosismos ni pseudo-misericordi-caridadizarse firmando acuerdos ni ligarse con paganistidades ( Uds. me entiendo (si yo me explico))...Y todo eso, con todo lo demás.

Pues hoy que es el dia de San Francisco Javier, a quien invoco, por lo que me toca, todos los días (de noche también), hoy - como iba diciendo - quería dejar patente esta muestra preciosa, fina perla oriental, de la particular lex orandi lex credendi de Javier: Eso creía y eso rezaba, así oraba porque era lo que la Fe le ilustraba, el gran misionero católico Francisco Javier modelo de santos misioneros.

En mi parroquia, los devotos le han montado un altar muy bonito:



Este pasado año conseguí un cuadro antiguo representando la muerte de Javier, una clásica iconografía javierista:




Y acompaño el texto del Divino Impaciente correspondiente a la escena:

"Postrado a tus pies benditos
aquí estoy, Dios de bondades,
entre estas dos soledades
del mar y el cielo infinitos.

Con sal en la borda escritos
fracasos de su poder,
vencida de tanto hacer
frente al mar y al oleaje,
ya va a rendir su viaje
la barquilla de Javier...

Te he confesado hasta el fin
con firmeza y sin rubor;
no puse nunca, Señor,
la luz bajo el celemín.

Me cercaron, con rigor,
angustias y sufrimientos.
Pero de mis desalientos
vencí, Señor, con ahínco.
Me diste cinco talentos
y te devuelvo otros cinco.

...

¡Cuida a mi gente española!
y si algún día mi casta
reniega de Tí y no basta
para aplacar tu poder
en la balanza poner
sus propios merecimientos,
¡pon también los sufrimientos
que por Tí sufrió Javier!

...

¡Morir! ¡Cuanto queda,
tanto que hacer en tu obsequio!

...

¡Señor, en Tí espero!
Sí...No me ocultes tu rostro,
ya va a buscarte tu siervo.

In Te, Dómine, speravi,
non confundar in aeternum!
.

(Telón)


Cuánto me emociona esa oración, esa recomendación: '¡Cuida a mi gente española!'. Una intención tan valiente cuando Pemán la escribió y cuando se recitaba en la escena de la España que se dirigía al martirio que nuestros enemigos tramaban: ¡Cuida a mi gente española!

Recen Uds. con Javier esta oración ferviente, misionera, evangelizadora y católica. Y metan en las intenciones de Javier (con Javier) a su compañero de Societas, ya saben Uds. a quien me refiero, no hará falta que explicite.



Ex Voto


+T.

14 comentarios:

Otavianni dijo...

Querido p. Tercio. Mi enhorabuena y felicitación. Yo soy sacerdote, como Javier, español, como Javier, y llevo hasta su nombre porque me llamo así por él. Por suerte no pertenezco a su Societas. Cuando contemplo el vuelo de este Santo... Me pregunto... ¿Han cortado alas al Espíritu que empujó a Javier? Saludos.

Otavianni dijo...

Por cierto, me ha llenado de emoción la imagen y las palabras que, aunque conocidas y rezadas, me han resultado quasi novedosas

Flectamus Genua dijo...

Desde hace tiempo, y lamentablemente, me resulta confuso pensar o decir aquello de “y sin embargo, tenemos la misma Religión”. Depende de como se mire, y de con que liberalidad se haga la afirmación, o con qué nivel de imprecisión. Porque a estas alturas es evidente que la Religión de un San Francisco Javier no es en términos prácticos (no sé si decir subjetivos también) la misma que la del otro (se está convirtiendo en un innombrable…).

----

Por otra parte me ha chocado un poco la pésima opinión que tienen algunos de absolutamente todo lo jesuita. Es la parte que empieza con:

EL SIDA DE LA IGLESIA: LOS JESUITAS

Sólo Dios sabe lo mucho que odio a los jesuitas.

Otavianni dijo...

Yo por ejemplo he dicho anteriormente que por suerte no pertenezco a la Societas Iesu, pero sin embargo han dado mucha gloria a Dios y a la vida de la Iglesia desde su fundación A. M. D. G. Sin ir más lejos uno de los tesoros son los ejercicios espirituales que hago todos los años. Pero ahora la Compañía de Jesus, ¿es la misma que fundó su Padre San Ignacio? ¿Se avergüenzan quizas del pio propósito con que fue fundada?

Terzio dijo...

Hace algún tiempo, aquí en Ex Orbe publicamos algo sobre la calamitosa actualidad jesuítica:

Ignacio, un capitán traicionado por su tropa

Anónimo dijo...

El problema no son los jesuitas sino el marxismo que les entró en los sesenta.

Anónimo dijo...

No es traicionado por su tropa es el mismo virus que atacó a toda la iglesia en los sesenta.

Anónimo dijo...


Paul Claudel escribió, en 1912, un magnífico poema a San Francisco Javier que tradujo al español el gran Gerardo Diego. He aquí algunos de sus versos:


“Tras Alejandro Magno y ese Baca del que habla la poesía/
He aquí a Francisco, el tercero, que hacia el Asia emprende su vía/
Sin armas, sin ejércitos, sin falange, sin elefantes/
Y tampoco rey entre un gran brinco de perros de guerra y coronado radiante/
El más alto sobre el alto centelleo de lorigas y entre sus dedos la uva de Europa/
Sino solo del todo y chico y negro y sucio de ropa/
¡Y empuñando fuerte la Cruz!
Se ha hecho un vasto silencio sobre el mar inundado de luz/
Y hacia Satán el barco avanza y boga,
Ya de ese umbral maldito viene un hálito que ahoga
[…]
La inmensa Asia está cercada por este hombre chiquito de Navarra y de Roma.
Alto más que el trueno y más agudo que el clarín
[…]
Francisco, Capitán de Dios, terminó su última caravana/
Sin zapatos en sus pies y su carne más gastada que su sotana/
El hizo lo que le dijeron, sino todo, lo que pudo, nunca atrás/
Que lo acuesten por tierra porque ya no puede más”.

Mario Caponnetto



Anónimo dijo...

Ayer en la homilia de la misa de SFJavier en una iglesia jesuita dijeron tantas burradas que parecía que el santo se había convertido al vaticano segundo jajajaj salí masticando vidrio...

Anónimo dijo...

sida, lepra y cáncer de la iglesia es el modernismo y su dilecto hijo el marxismo tercermundista...y los jesuitas lo absorvieron como casi todas las congregaciones en la iglesia..

Un barrocker dijo...

Yo pido perdón al dueño de la casa por enredar aquí con lo que se dice en otras, pero me desconcierta la visión tan negativa que tienen algunos sobre San Ignacio, la Compañía, la Contrarreforma y el Barroco. Lo que más me fastidia es que la denigración de estas formas históricas del catolicismo venga de unos católicos netos, tradicionales y conscientes, de gran perspicacia y sólida formación (los wanderianos, vaya). Yo les admiro y les sigo, y aprendo mucho de ellos, pero intuyo que en esto del Barroco y los jesuitas «se pasan», por más que ciertas desviaciones jesuíticas estén en el origen de muchos males que aquejan hoy a la Iglesia. Como dirían ellos, «botan el agua de la tina con el niño dentro». Me gustaría leer algo más ecuánime y dicho por alguien igualmente católico-católico, tomista y newmaniano.

Socráticus dijo...

Fragmentos del libro “La Compañía de Jesús contra la Iglesia y el Estado”, de Carlos A. Disandro y Jorge L. Street:

"Pretendemos además señalar en los inequívocos antecedentes de los conflictos institucionales de la Compañía con la corona española, en América, el verdadero rumbo de un enfrentamiento que culminará con Carlos III, y que no tiene ninguna relación de fondo con las maquinaciones anticatólicas, descriptas por la bibliografía jesuita y pro-jesuita, para velar el sentido de una organización superestatal, antinacional e imperialista (en el sentido peyorativo del término); y subrayar también en los graves conflictos canónicos con los obispos no una mera cuestión de temperamentos humanos, sino el despuntar de una grave distorsión teológica, que habrá de consolidarse precisamente en el siglo XVII, y que pretende reconducir la Iglesia a la esfera del judaísmo, anular las tendencias del teandrismo crístico, establecer un judeocristianismo monoteísta, contrario a la tradición de los más decisivos concilios doctrinales. En los cuatro siglos de la Compañía de Jesús ese rumbo ha culminado al fin con el ecumenismo del Vaticano II, cuyos antecedentes pueden rastrearse en muchas cuestiones, doctrinas, polémicas, personajes, libros de fin del siglo XVI y del siglo XVII"

"Las antiguas pretensiones del judaísmo rabínico de la diáspora helenístico-romana, a saber, insumir el cristianismo en una gnosis judeo cristiana , interrumpidas desde el siglo V, se reanudan hacia el fin de la Edad Media, y terminan por definirse y concentrarse, en el seno mismo de la Iglesia, por obra del Instituto ignaciano de
la Compañía de Jesús."

"Surge con irrefutable evidencia que judaísmo barroco y “Compañía de Jesús” intentaron sobre la base de la conquista española (magnífica y heroica) otra conquista, que tendiera a establecer una impronta semítica, que significara simplemente la muerte de España. En este proyecto fracasaron; quedaron empero las consecuencias espirituales y políticas de tal empresa."

interpretatio dijo...

Querido Terzio:

En este pontificado tan peculiar, conviene leer blogs como el suyo, o como este que acaba de comenzar y no me parece oportuno y sensato: http://conciliumcrisis.blogspot.mx/

Rigoberto

interpretatio dijo...

Querido Terzio:

Creo que por escribir en la noche, se me ha ido un "no". El blog que recomiendo ME PARECE OPPORTUNO,

Un abrazo

Rigoberto

http://conciliumcrisis.blogspot.mx/