martes, 7 de octubre de 2014

El Sínodo de Francisco

 
PP Franciscus ha repetido (se repite mucho) que no se debe criticar, que la crítica hace tanto daño a la Iglesia, que la murmuración intra-eclesial es tan nociva, etc. etc. etc. Sin embargo, él mismo no deja de criticar, lanzar puyas (siempre en la misma dirección) y arremeter contra algún bando bien caracterizado...pero que al final no identifica. PP Franciscus pide claridades que él no da.

Comenzar el Sínodo llamando 'fariseos' a los obispos no es alentador. Cuando en la Misa de apertura del Sínodo PP Franciscus espetó a los cardenales y obispos presentes (concelebrantes y asistentes) que "...(para saciar su avidez de poder y dinero) los malos pastores cargan los hombros de las personas con pesos insoportables que ellos no mueven ni siquiera con un dedo", PP Franciscus estaba perfilando tan peyorativamente a la Jerarquía que cuesta no creer que mantenga un prejuicio muy negativo sobre, por lo menos, una parte notable de los asistentes al Sínodo. Si no, ¿por qué les lanzó esa tremenda crítica?

Ayer Domingo, en la parroquia, predicando la Parábola de los Viñadores Homicidas, comencé explicando lo que el mismo Evangelio deja muy claro al principio: Que el Señor dirigió aquella parábola a los 'principes sacerdotum et seniores populi' (Mt 21,23) y también al final del texto se recalca que "...Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos". (Mt 21,45). ¿Sintieron lo mismo los prelados presentes? Confieso que me parece terrible.

¿De verdad cree PP Franciscus que la Jerarquía es un sanedrín de saduceos y fariseos ávidos de poder y dinero que cargan los hombros de los fieles con pesos insoportables? ¿Se refería...a quién, a qué?

Pensando en la campaña pre-sinodal de Kasper, se podría suponer que PP Franciscus se refería a la onerosa carga espiritual de vetar la Comunión a los divorciados mal-casados. ¿Sería eso?

La Comunión, el Sacramento de la Eucaristía, se implica en el desorden del divorcio y el adulterio de manera - entiendo yo - muy ligera. El Sacramento de la Comunión ha sufrido desde los años '50 una contínua rebaja pastoral-espiritual tan enorme que (es un detalle elocuente) se ha pasado en cincuenta años de la tradicional práctica del ayuno eucarístico desde la noche-víspera de la Comunión al actual ayuno de una quasi-hora que supone, prácticamente, la anulación del ayuno eucarístico con la consiguiente pérdida de conciencia eucarística y del práctico (quasi universal) incumplimiento de las tres cosas necesarias para comulgar bien: 1. Estar en gracia de Dios 2. Guardar el ayuno eucarístico 3. Saber a Quien se recibe

Los numerosísimos comulgantes del catolicismo postconciliar 1. han perdido la conciencia de pecado-gracia, 2. ignoran y no practican el ayuno eucarístico, 3. no tienen recta, formada y devota consciencia de la Presencia.

Como para la eclesiología y teología sacramental del post-concilio la Misa, más que Oblación-Sacrificio-Acción-Comunión, es, sobre todo, sinaxis-reunión-fiesta-asamblea comunitaria, la recepción del Sacramento es, más que nada, un acto comunitario, social. Por eso la insistencia en la admisión-acogida de los excluidos que, por enfatizarse el comunitarismo de la Misa (y los Sacramentos) quedan más señalados como excluidos. Cuando se entiende la Comunión (y la Misa) como un sacramento social, otras consideraciones morales-espirituales quedan minimizadas y relegadas. Exigen desde la perspectiva de la comunidad-comunión la admisión a la eucaristía como expresión comunitarista y superación de disciplinas, penas y exclusiones canónicas.

Si el Sínodo admitiera a los divorciados malcasados a la Comunión, el golpe lesivo, muy grave, sería doble: Al Matrimonio y a la Eucaristía. A los ojos de los fieles, quedarían devaluados los dos Sacramentos; de hecho, sería así. Las consecuencias también serían degenerantes, afectando a la moral familiar, la pastoral sacramental y la doctrina-teología de ambos Sacramentos.,

El timón de la Iglesia está en manos de jerarcas que sintieron la frustración de no ver puesto en práctica el V2º en toda su plenitud, desplegado en todas sus posibilidades y alcances (reales o supuestos), según la variopinta gama de reformas y novedades alentadas por el espectral 'espíritu del concilio'. El estímulo francisquista está removiendo todo aquel mundo.

Hasta dentro de dos semanas no sabremos en queda el Sínodo. Y luego un largo año hasta el otoño del 2015, a la espera del documento final.

Hasta entonces, sin exageradas aprensiones, oremus pro Ecclesia (et trememus etiam).


p.s. Del cartel con la pintura de Marc Chagall sólo me gusta que el novio es macho y la novia hembra.


+T.

7 comentarios:

Andrés Flake dijo...

"Del cartel con la pintura de Marc Chagall sólo me gusta que el novio es macho y la novia hembra".

... o viceversa, D. Terzio, o viceversa. Que quiénes somos nosotros para juzgar...

Anónimo dijo...

Páter:
Tiene toda la razón Andrés Flake:
El pie de esta foto reza:
"Bautismo de Génesis, en brazos de su padre biológico. De corbata, a la izquierda, la madre biológica. Eso que hay en el centro es un cura."
Foto: http://3.bp.blogspot.com/-PxNFhGjZ8W0/VBYd-79GDZI/AAAAAAAAQrA/o-TMeRIhKxQ/s1600/0914_bautismo_pareja_trans_nicolastraverso.jpg_1853027552.jpg

Sacada de:
http://in-exspectatione.blogspot.com.es/2014/09/malas-primicias-nuestras.html

Saludos,
Fortu

Anónimo dijo...

Who am I to judge? I am, ehm, I should be the pope, beg your pardon, I'm a catholic bishop among bishops,sorry, better only bishop of Rome, here for a vacation of 2 or 3 years and after back to Baires where I belong, anyway this is not my job, I'm a freethinker,liberal, jewsfriendly, love everyone but true catholics.....and, after all who are you to judge me?Shaun the sheep.

Asustadísimo dijo...

Muy bien explicado don Tercio.
¿Hemos de esperar hasta el año que viene para conocer lo que resuelven
los padres sinodales?
.....
El sufrimiento a cuentagotas.

Anónimo dijo...

Serán pullas y no puyas
lo que arroja el buen Francisco
a quien revienta el aprisco
y extravía ovejas suyas.

Terzio dijo...

P-u-Y-a-s , indeseable atque impertinente comentador: Puyas como las de los garrochistas, puyas como las de los picadores, puyas que dan puyazos .

'

Anónimo dijo...

Querido Terzio:
¿Qué es eso del "sueño" de Dios? ¿no habría qué practicarle un examen de antidoiping a Bergoglio?