domingo, 28 de julio de 2013

En estado de 'JMJ'




Cuando el Señor dijo que fuéramos como niños no quiso decir que nos comportáramos como niños. Mucho menos como adolescentes. Y no dijo nunca que nos mantuviéramos jóvenes. Desear la juventud perpetua no es una aspiración cristiana, por el contrario, ese fue uno de los mitos antiguos del paganismo, uno de los más perdurables, que incluso llegó hasta el Medievo. Algunos de los valientes que emprendieron la conquista del Nuevo Mundo buscaban también la fuente de la eterna juventud; Ponce de León descubrió La Florida buscando aquella legendaria fuente.

En estos días de la JMJ hemos visto quasi realizada la ancestral aspiración de la vuelta a la juventud, contagiados por el ambiente juvenil de la muchachada católica internacional; ha sido fácil sentirse joven con los jóvenes, moverse entre ellos y con ellos expresar la fe en el Señor desde una Iglesia joven, de jóvenes y para jóvenes.

Pero en cuanto tengamos un poco despierta la (cada vez más necesaria) conciencia crítica, advertimos que algo falla, puesto que las proclamas junioristas sólo sirven, realmente, para los jóvenes participantes (presentes o conectados), sencillamente porque es engañoso extrapolarlas y alentar un estado permanente y general de JMJ en la Iglesia, que no es joven toda ella. En el fondo parece que se aceptara sin discusión una peligrosa confusión: La de identificar juventud con bien, la identificación de juventud como ideal, declarar que la santidad se identifica con la juventud (o viceversa). Esa, al menos, es la impresión, resultando la curiosa paradoja de que en la época más anti-dogmática de todos los tiempos surgen dogmas nuevos y absolutos, como este del juniorismo eclesial, vagamente definido pero quasi universalmente profesado.

Si hubiera que precisar en qué consiste, qué significa y aporta la juventud a la Iglesia, sería fácil y rápido hacer una relación de tópicos: Inconformismo, rebeldía, desprendimiento material, desinhibición, sinceridad, ausencia de prejuicios, altruismo, capacidad lúdica, etc. Una lista de 'méritos' de la juventud, en suma, tan relativamente real como revisable en cuanto a su justo valor. Una lista apreciable, en todo caso, siempre que incorporara ideales y virtudes cristianas, identificándose con ellas según el animoso, optimista y alegre espíritu juvenil.

El entusiasmo y el ambiente alegre es contagioso en las JMJs, es patente. Pero también la impresión de que esa 'movida' es más externa que interna; es decir, que el entusiasmo que se exterioriza no se corresponde con una conversión interior que luego de traduzca en una vida religiosa, devota y virtuosa. A la postre, la mayoría de los grupos juveniles pueden mantener luego en sus encuentros un entusiasmo formal, pero raramente un compromiso espiritual perseverante.

¿Puede haber culpa pastoral? ¿Se puede acusar a los pastores? Entiendo que sí, por dos razones:

1) por frívolo mimetismo con las formas
2) por ausencia de una formación doctrinal/espiritual/moral seria y exigente

Un comentarista de ExOrbe me mandó el yutube que he puesto de cabecera, una grabación que esta mañana ya corría por internet. En la escena que recoge la grabación, la imagen de nuestra Jerarquía es patética; pocas veces se habrá visto un escenario tan elocuente para ilustrar la crisis de identidad de un estamento sagrado que, hasta hace unos 50 años, se caracterizaba por la conciencia de una alta y sagrada dignidad, y hoy se desfigura identificándose con la insustancial frivolidad de un ambiente tópicamente 'juvenil'. Podrían corear con los chicos ensayados la cantinela de 'Esta es la juventud del Papa' cambiando la letra y diciendo, mientras bailan, 'Esta es la Jerarquía del Papa' o 'Somos los obispos del Papa'. Con todo ritmo. A toda marcha. Armando el lío.

Y todos contentos. Todos satisfechos, emborrachados de entusiasmo. Con la engañosa ilusión de que eso es y así se hace la 'nuevangelización'.

Nunca he estado en una JMJ. Comprendo que a algunos le sirva como excitante, una experiencia estimulante para los buenos (y equívoca para los incipientes). Esta mañana he llegado con retraso a la Misa de 9'30 porque ayer estuve hasta las 3 y pico de la madrugada siguiendo la vigilia de adoración de la JMJ, retransmitida en directo desde Copacabana. La celebración tuvo momentos emocionantes, con el Señor expuesto en la Custodia, centro de todo el acto. El Papa, con pocas palabras, señaló un claro esquema de vida: Oración, Sacramentos y obras de misericordia. Las cámaras ponían primeros planos de jóvenes llorando emocionados, rostros sinceros, recogidos, orantes. Se interpretaron algunas canciones, intercaladas entre los minutos de silencio y las preces; todos los cantantes estaban igualmente emocionados, todos cantaron arrodillados, hasta los que se acompañaron de la guitarra, nunca lo había visto antes. Sin gustar de ese tipo de celebraciones, tengo que reconocer que el ambiente de oración era muy atrayente. Se cantó el Tantum Ergo en portugués, con una melodía muy adecuada, el Papa incensó y dio la bendición con el Santísimo; después de la bendición se rezaron las preces de alabanza. El Sacramento, expuesto en una gran custodia, de diseño moderno, fue retirado en una pequeña procesión, portado en andas por cuatro diáconos con dalmáticas, acompañados por acólitos ceriferarios. Como conclusión, ante la imagen de Ntrª Srª Aparecida, se cantó la Salve Regina. Todo me pareció muy digno. Para muchos jóvenes participantes en las jmjs esos momentos son especialmente emotivos y muy recordados luego.

Pero son una especie de paréntesis en medio de un tono general bullicioso, agitado, donde lo contagioso no es el recogimiento sino el tono exaltado, ligero, quasi frívolo. Por ejemplo, esta foto que me han mandado y que no sabía si sacar, pero al final he decidido poner. Total, es una imagen, simpática, desinhibida, juvenil e ingenuamente descriptiva del ambiente sano y amable de las JMJs; disfruten Uds. de la instantánea:



Como se trata de un posado para una cámara, no hay sorpresa en la instantánea del conocido prelado, tan juvenil, así, con la chaqueta por la cabeza, como disfrazado de monja, con las manitas juntas, en piadosa estampa.

Lo que pasa es que viendo el pectoral y sabiendo que es obispo (y un obispo en circunstancias muy especiales), nos cuestionamos la personalidad y el peso de esta nuestra Jerarquía, que Dios guarde (y perfeccione).

Total son pequeñeces, detalles de esta gran movida de la JMJ, que vuelve adolescentes y bailones a los obispos. Justo lo que necesitamos para los males que afectan a la Iglesia.


+T.

17 comentarios:

Miles Dei dijo...

Los caballeros Jedi prosperan... La fuerza de Francisco está con ellos.

Anónimo dijo...

Mi santa esposa al verlos en las noticias ha sentenciado:
- Me dan vergüenza ajena.

Lo que Dios ha escondido a los purpurados se lo ha mostrado a loa sencillos.

Señor, ten piedad.

Santi.

Anónimo dijo...

Pues mientras estos purpurados jugetones hacían la ola en el estrado de la misa de hoy y otros curas superestares cantaban canciones pop también en el estrado, muchas mujeres repartían la comunión por la playa, como se pudo ver en la retransmisión de Tv. Supongo que es parte del lío que manda montar Bergoglio. Por cierto ¿No se siente Vd. aludido, D. Terzio? ¿Va a salir Vd. de su rutina parroquial para insertarse en el mundo de verdad, como le pide reiteradamente el obispo de Roma?

Pedro

Roberto Hope dijo...

¿Cómo pueden hombres maduros y supuestamente sabios, aceptar hacer el ridículo de esa manera? Sacrifican su dignidad en aras del Concilio Vaticano II

Teresa dijo...

La Misa de ayer en Copacabana fue, para mí, la antítesis de como debe celebrarse una Misa. Es cierto que el Papa celebró muy dignamente, aunque se saltó el "pro multis", pero todo lo demás fue lamentable, desde la música, a los obispos con gorritos y máquinas de fotos, pasando por la actitud de muchos de los asistentes.

Che dijo...

Soy Argentino... me dió verguenza ajena los "Episcopos" bailanteros. La liturgia -especialmente la música- fue mala. La JMJ es un buen botón de muestra. Gracias Don T. por sus palabras sabias. ME TEMO QUE AQUÍ COMENZÓ EL PONTIFICADO DE BERGOGLIO... COSAS PEORES VEREMOS TODAVÍA. Pidamos al Señor que tenga piedad de nosotros.

Wamba dijo...

"Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis días de reposo apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos."

Ezequiel 22:26

Garro dijo...

Don Terzio bien que mal este articulo habla de algo que ya es comun en nuestra iglesia, la decadencia juniorista es una pantalla que oculta cosas mas graves como estas

http://statveritasblog.blogspot.com/2013/07/reportaje-francisco-quien-soy-yo-para.html

http://rorate-caeli.blogspot.com/2013/07/important-pope-francis-severely.html

sin ser tremendista, esos comentarios y esa prohibición realmente nos remiten a una situacón preapocliptica sino es que ya.

Wamba dijo...

Francisco restringe la misa tradicional. Se avecina un cisma también en la iglesia conciliar?

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350567?sp=y

http://rorate-caeli.blogspot.com/2013/07/important-pope-francis-severely.html

Al fina esto acaba con la reforma del Novus Ordo, y Novus Ordo para todos como las lentejas.

Jose dijo...

Aquì en Italia he sabido hoy que, a los "francescani de la Immacolata" les han puesto un comisario manifestando que es voluntad del Papa Francisco que para celebrar segun el "vetus ordo" como han hecho desde el 2007, a partir de ahora necesitan el permiso expreso de su superior. Se puede bailar, ridiculizar un altar (como el de santa Maria Mayor) poniendo encima un balòn, pero no celebrar con la dignidad de siglos. Eso no! Sinceramente, yo voy a obedecer al Papa... pero nadie me va a quitar de la cabeza que tenemos el Papa que nos merecemos. Que Dios tenga piedad de nosotros.

Garro dijo...

Reconozcamos algo Wamba, mejor Novus Ordo para todos que una simbiosis de ambos ritos, mientras la FSSPX aun resguarde este tesoro queda un remanente seguro para la Tradición.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO:¿José está Vd seguro de los que dice de los Franciscanos de la Inmaculada?

jose dijo...

A PEDRO HISPANO: Sì, lo de los Franciscanos de la Inmaculada han sido comisariados e invitados a alinearse con la eclesiologia de papa Bergoglio. Los documentos se estan publicando en "messa in latino".

David dijo...

Un video de una canción durante la Adoración Eucarística:

http://www.romereports.com/palio/la-conmovedora-cancion-que-sono-durante-la-adoracion-eucaristica-de-la-jmj-spanish-10749.html#.Uf4pz9JznYd

Dios le bendiga.

victoria dijo...


Ann Barnhardt dice que despues de VII dos o tres sacerdotes en los Estados Unidos cntinuaron oficiando la Santa Misa tradicional. Nunca nadie los obligo a oficiar el Novus Ordo. Ella tambien dice:

My gut feeling since the beginning has been that he is going to try to "unify" the Novus Ordo and the Old Mass, which has nothing to do with unification and everything to do with destroying/suppressing/forbidding anything that is not the Novus Ordo. IF he tries that or any other tactic, don't worry. Don't trouble yourselves. God sent us a saint long ago who gave us clear directions on how to proceed. I give you St. Robert Bellarmine, Doctor of the Church. His friends call him Bob.
"Just as it is licit to resist the Pontiff who attacks the body, so also is it licit to resist him who attacks souls or destroys the civil order or above all, tries to destroy the Church. I say that it is licit to resist him by not doing what he orders and by impeding the execution of his will. It is not licit, however, to judge him, to punish him, or to depose him, for these are acts proper to a superior."
(St. Robert Bellarmine, De Romano Pontifice. II.29.)

Desolado Corazon de Jesus, ten misericordia de nosotros

Victoria

hector dijo...

Este prelado, el de la chaqueta por encima de la cabeza, es el Obispo de San Sebastian el Mons.Munilla.

Anónimo dijo...

Victora tuvieron suerte, nadie habrá anoticiado a Roma de eso sino ya los hubieran censurado.