sábado, 18 de mayo de 2013

Ravasi en la Bienal





Si tuvo o no tuvo posibilidades en el pasado Cónclave, él sabrá. Aunque su desaparición - ¡dos meses sin ravasadas! - de los mentideros eclesiásticos ha durado poco, porque Ravasi parece no tolerar bien un régimen de discreción, acostumbrado como está al primer plano. Así que vuelve a ocupar ese exquisito espacio cultural-eclesial que parece le crearon ex-profeso durante el bertonato (i.e. el tiempo en que gobernó(?) Bertone).

Decir 'bienal' suena a invento de avispados agentes de las pseudo-élites políticamente correctas, expertos en morder teta mamatoria y no soltarla. Los socialistas, verbigracia, han sido virtuosos en el arte de bienalizar las 7 artes y sponsorizar provechosamente trampolines de la pseudo-cultura liberal-marxista. La bienal de arte de Venezia pertenece a esa especie de perdederos de recursos públicos, publicidad de espónsores y mantenimiento de degenerados subvencionados (sedicentes 'artistas').

Que en semejante putiferia (sic) tenga la Iglesia algo que ver, sólo se le puede ocurrir a una mente vaga-iluminada como la de Ravasi, con el agravante de que vende la burra bajo la etiqueta de 'nueva evangelización', esa especie de marchamo denominación de origen que todo lo tapa y justifica y convalida y homologa. Un buen invento para tipos del perfil de Ravasi, cuya aportación a la nuevangelización sólo será - como le corresponde al personaje - una tramoya de confuso modernismo por fuera con vacío penumbroso dentro. Como experto sofista palabrero, el Emmº Ravasi utiliza un plural (mayestático?) que disimula, más bien, su personalísima implicación en el asunto:

"Hemos elegido un texto del Génesis y lo hemos hecho “leer” mediante estas obras de arte, con un lenguaje contemporáneo y artístico"

El lenguaje contemporáneo leerá artísticamente el Génesis (11 primeros capítulos) según la secuencia Creación/De-Creación/Re-Creación, que no se sabe bien si evoca la historia de Creación-Caída-Gracia o quizá alguna ocurrencia más peregrina según Ravasi y la cuadrilla de contemporáneos pseudo-artistas. A favor de la pluralidad semiótica de lo que se exponga, juega la rica gama colorista de esos capítulos de Gn, cargados de sugestiva imaginería divina y humana, cósmica e incluso caótica, terrible, admirable y fascinante.

Pero la mano artística y la mente creativa del siglo XXI no están a la altura del Michelángelo de la Sixtina, precisamente, y, en su inane bloqueo formal-esencial, lo que Ravasi lleva a la bienal (además de palabras) son las tres o cuatro mamarrachadas que se pueden ver en el YouTube: Una sala con regusto a montaje manido post-Andy Warhol, unas fotografías en blanco y negro con absurdos planos y perspectivas de no se sabe qué, y una ristra de bombillas colgadas en una pared desconchada. Las fotos de los autores perpetradores de las 'obras' sumen a cualquiera en ese estado de inquietud que se sufre al enfrentarte a un demente evidente con síntomas de inmediata crisis. O algo así.

El colmo desatinador, es la estafa del coste de la participación y el pabellón de la Santa Sede en la bienal, pues el precio de la ocurrencia cultural nuevangelizadora de Ravasi es una cifra indecente, pornográfico-económica, diría yo. Tanto más estridente cuanto todo ello sucede sub umbra Papae Francisci y sus sencilleces minimalistas infra-ostentosas. No sé, verdaderamente, como casa y se encuadra el costosísimo capricho elitista de Ravasi en la reforma curialesca (tan pregonada) del Papa Francisco. Es un misterio. O una de esas cuotas que se pagan al que quieres tener callado y/o contento.

Pero Ravasi no calla. El siempre equívoco Ravasi parlotea que su pabellón en la bienal tiene como objeto 'recuperar aquella tradición por la que arte y fe iban de la mano'.

En este punto, si Ravasi fuera Polichinela y declamara en el proscenio, el público patearía, rechiflaría y se partiría en espasmos desternillantes de risa tragicómica: ¿La fe de la mano del arte de la bienal?

Aunque, considerando gravemente el estado de la fe post-conciliar, uno conviene, con el alma en los pies, que sí, que estamos sumidos en tales bajuras de fe (y de costumbres) que quizá no merezcamos otra expresión adecuada a las circunstancias, sino esos cuatro monigotes que dejarán patente en el pabellón de la Santa Sede cómo está la Santa Sede que se presenta a la bienal de Venezia. Completando el esperpento, Ravasi sería un adefesio más, un estrambote vivo, apéndice de sí mismo y su obra.

Mientras, la fe que sí fue de la mano de los Maestros Venecianos resplandecerá suavemente, abstraída en contraluces y sombras, por las basílicas, iglesias, conventos y capillas de la dorada y declinante Venezia, la ciudad espejo del ocaso cultural de nuestro Occidente de decrepitud galopante, que organiza banales bienales con lo que nunca podrá ser arte. Ni tampoco cultura. Ni, mucho menos, evangelización.


p.s. Por cierto, que lo que España lleva a la bienal veneziana también es digno de ver: Una carga de escombros. Muy alegórico (si el vulgar timo admitiera alegorías). Huelgan más comentarios.


+T.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

A quién quiera ver cultura de la mano de la fe que recorra las mas de trescientas iglesias de Roma.

genjo dijo...

Estos "romanos" están locos.
O algo peor.

Aracelis dijo...

Genjo. Estos "romanos" están locos,
de acuerdo. Pero la "escombrera" que
lleva España,¿que?.Cortitos se quedan.Olvidaron el "basurero",

Hyeronimus dijo...

Líbrenos Dios de estas ba-ravasadas.

Ἰουστινιανός dijo...

Ya que va a Venecia, haría bien el cardenal en pasarse por la iglesia de San Simon Piccolo; pero no creo que soportase un sermón de P. Konrad -y menos aún asistir a la Misa de siempre.

http://venezia.fssp.it/pages/intro.php
http://sansimonpiccolo.blogspot.com.es/

Y gracias por esta magnífica bitácora. Kyrie eleison

Anónimo dijo...

Es mucho peor esto de Piero Manzoni:

http://youtu.be/pedQo1In4Cs

Soledad

Miles Dei dijo...

Lo que lleva España es parte de lo que es la cultura contemporánea: pura decadencia. La Santa Sede quiere voluntariamente aceptar la decadencia como muestra de expresión cultural. Por eso lleva años interesada en salir en la bienal.

¿Que podemos hacer cuando los pastores que deberían velar por el rebaño no avisan de la decadencia sino que se regodean en ella so capa de neoevangelizar?

Ravasi es un mero peon de un juego mucho mayor de derribo de la Iglesia.

Anónimo dijo...

Me parece estupendo y necesario "recuperar aquella tradición por la que arte y fe iban de la mano", pero probablemente un estercolero como la Bienal de Venecia no sea el lugar ni el marco más apropiado para hacerlo.

A ese tenebroso lugar, apartado de la verdadera belleza que es la Verdad, un cura sólo debe ir parapetado tras su frasco de agua bendita.


@ J.M Guerrero

Anónimo dijo...

Perdón pater por salirme del hilo de su entrada, pero al leer esto se me ha puesto los pelos como escarpia, " (...) E invitó a unirse a los cristianos «que sufren tanto, que hacen la experiencia del límite entre la vida y la muerte», reiterando su llamado por una verdadera libertad religiosa para todos. «Para todos», porque según Francisco, «todos deben ser libres en su confesión religiosa, porque son hijos de Dios»."

¿Es ésto una herejía? ¿A qué Dios se refiere el papa, al de los católicos no creo? y si no es una herejía ¿qué es lo que afirma Francisco? ¿Es normal que un papa se salga de la doctrina católica de esta manera tan visible?. ¿Es consciente del daño que hace con sus palabras llena de contradicciones y errores doctrinales a los católicos?, a mi al menos me lo hace.

Las ocurrencias diarias de este papa nos llevan al borde del abismo.


@ J.M guerrero

Anónimo dijo...

Horrorizado estoy, Pater: ¿Si todos somos hijos del mismo Dios, como afirma el papa, para qué salir a evangelizar y a enseñar la Palabra de Nuestro Señor Jesucristo?


(esta misma pregunta me la han censurado en Infocatólica)



@ J.M Guerrero

ALBERTO dijo...

Por si te interesa, J. M. Guerrero, sobre los hijos de Dios en las ESCRITURAS y en la doctrina de la Iglesia: http://www.newoxfordreview.org/article.jsp?did=1108-kneibert

Terzio dijo...

Hay que distinguir: La filiación adoptiva del cristiano por su vinculación por la gracia a Cristo, Hijo Único de Dios: Por Cristo, Hijo del Padre, somos hijos adoptivos de Dios y herederos; por otra parte existe una Paternidad Divina que abarca a todos los hombres, llamados a ser hijos de Dios 'en plenitud' (en Cristo, es decir)---> en este sentido, la expresión 'hijos de Dios' se utiliza en el Antiguo Testamento; el mismo Evangelio lo hace explícitamente, en la explicación de la 'profecía de Caifás de Jn 11, 49-52:

"...Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel año, les dijo: «Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación.» Esto no lo dijo por su propia cuenta, sino que, como era Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación
y no sólo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos
.


'

Anónimo dijo...

Como dice San Pablo «Si la trompeta no da sino un sonido confuso, ¿quién se preparará para labatalla?»

Anónimo dijo...

Les encantan los escombros, es que asi dejaron a la Iglesia.

Anónimo dijo...

Perdón que me salga del tema de este post, pero quería preguntar que opinan ustedes de la palabras del Papa Francisco que a continuación pego. Confieso que a mi me han causado mucha extrañeza y después de leerlas no dejo de preguntarme: “¿Dónde queda la EFICACIA DEL BAUTISMO que ACTUALIZA LA REDENCION?”
Aqui un extracto:
“El Señor a todos, a todos nos ha redimido con la sangre de Cristo: a todos, no solo a los católicos. A todos. ‘Padre ¿a los ateos?’ También a ellos. ¡A todos! ¡Y esta sangre nos hace hijos de Dios de primera categoría! ¡Hemos sido creados hijos a semejanza de Dios y la sangre de Cristo nos ha redimido a todos! Y todos nosotros tenemos el deber de hacer el bien. Y este mandamiento de hacer el bien para todos, creo que es un bello camino hacia la paz. Si nosotros, cada uno por su parte, hacemos el bien a los demás, nos encontramos allí, haciendo el bien, y poco a poco, lentamente, creamos la cultura del encuentro que tanto necesitamos. Encontrarse haciendo el bien. ‘Pero yo no creo padre, ¡yo soy ateo!’. Pero haz el bien: ¡nos encontramos allí!”
http://www.aleteia.org/es/religion/noticias/papa-francisco-matar-en-nombre-de-dios-es-una-blasfemia-1553001

Kigalop@

Terzio dijo...

Si, Kigalop, resulta desconcertante. A veces me digo que hay que hacer también, en este caso, la hermenéutica de continuidad que decía B16, si me explico.

También hago la abstracción de que se está dirigiendo a cristianos, que habla a católicos y que cuando dice 'todos' se refiere a católicos y a cristianos.

O que - como es también presumible - son charlas espontáneas, faltas, por improvisación, de una adecuada estructuración conforme a la doctrina.

En fin, que me hago estas consideraciones para mantener el supuesto valor de las mismas. Si me expreso y me entiendes.

'