viernes, 9 de noviembre de 2012

Una cum Papa...sed sine Papa



La peregrinación de grupos tradicionalistas católicos a Roma ha animado estas últimas semanas las webs tradis. Más de dos mil, casi tres mil peregrinos, han estado en la Misa celebrada en San Pedro del Vaticano por el Cardenal Cañizares, el prefecto de Culto y Sacramentos. En vez de en la capilla del Sagrario, como en anteriores y menos numerosas celebraciones de otros años, la Santa Misa se ha celebrado en el Altar de la Sede.

Que los asistentes eran numerosos se puede ver en las fotos; las sillas ocupaban todo el espacio detrás de los bancos de delante del ábside, colmando todo el trasaltar de la Confesión; los asientos y los fieles de pie se extendían hasta los laterales del baldaquino, por ambas naves. Los fieles formaban ese grupo heterogéneo en edad y condición, ancianos, familias con niños, adultos y jóvenes, todos perfectamente 'participantes', siguiendo los sagrados ritos con sus misales, cantando o rezando las partes de la Misa según era corriente en todas las iglesias católicas cincuenta años atrás. Son una extraordinaria muestra de lo que pudo haber sido y no ha sido, como ellos podrían ser hoy los católicos piadosos, militantes, conscientes, dignamente preparados y aptos para participar del culto católico de siempre, como siempre, con el plus de ser, estar y moverse en el siglo XXI. Son, gracias a las instituciones más firmes y activas del Catolicismo Tradicional, que se han encargado de formarles y asistirles, lo mejor de la Iglesia, la mejor parte de la Iglesia militante actual.

El coro rebosaba de clérigos, todo el amplio coro del ábside central de San Pedro repleto de sacerdotes, religiosos, minoristas y seminaristas en hábito coral. También asistió una digna representación de revmos. prelados, el más representativo, quizá, Mons. Agustín di Noia, vicepresidente de Ecclesia Dei. El Cardenal Cañizares estuvo también asistido por un escogido clero, entre ellos monseñor Ferrer Grenesche, subsecretario de Culto y Sacramentos, y el reverendo Don Almiro de Andrade (fssp) oficial de Ecclesia Dei, que actuó como ceremoniero.

Extraordinaria concurrencia de fieles, dignísima representación de clero asistente y celebrante, pero el Papa no estuvo. Mandó su bendición  y saludo a los presentes por intermedio del Cardenal Bertone, Secretario de Estado, del quien se leyó un mensaje firmado que, además de la bendición papal, contenía estas chocantes palabras:

"...En este Año de la Fe,  mientras la Iglesia celebra el quincuagésimo aniversario de apertura del Concilio Vaticano II, el Santo Padre invita a todos los fieles a manifestar de manera particular su unidad en la fe; así serán eficaces agentes de la nueva evangelización."


He dicho 'chocantes palabras' porque citar/nombrar en esa ocasión, ante esos muy determinados fieles, palabras/conceptos como 'Concilio Vaticano II' y 'nueva evangelización' me parece salirse de tono; yo diría, incluso, que resultaba 'provocativo', o, por lo menos, indiscreto. Entiéndaseme. Compréndase que los católicos conscientes recordamos el Vaticano 2º, pero no lo celebramos. Y sobre algunos neo-conceptos pastorales mantenemos cierta distancia crítica. Sin duda, probablemente, sería cosa de Bertone; no me cuadra, no imagino al Papa, tan delicadamente atento y mesurado en formas y expresiones, dadas las circunstancias y los circunstantes. A los huépedes - más si son peregrinos, más todavía en una efemérides así - se les debe toda atención y regalo. Las espuelas están fuera de lugar, y las menciones incómodas también.

Fuera lo que fuese, a eso se redujo la presencia del Papa, una presencia más virtual que real, casi intencional remota. Con lo cerca que están los Palacios Apostólicos, pared con pared. Con lo fácil que se baja de la casa del Papa a la casa de Pedro. Con lo que hubieran disfrutado los peregrinos si el Papa hubiera aparecido un momento, unos minutos, en la Loggia delle Benedizioni, la que da al interior de la Basílica,  y hubiera bendecido a sus peregrinos católicos, sin más palabras, sólo la bendición, su bendición, porque por él, por Benedicto XVI (además de por la Misa, en primer lugar) habían ido a Roma, todos con el Papa en la mente y en los rezos. ¿Se merecían o no una presencia, una bendición de consuelo y confortación, de ánimo y benevolencia de parte del Vicario de Cristo? Por eso el seco mensaje del Cardenal Bertone me parece poco, desabrido, corriente, demasiado expeditivo y oficialóide para una ocasión tan solemne, tan memorable: Después de cincuenta años, un Cardenal celebraba la Misa que siempre se celebró en aquel privilegiado lugar, cabe la Cátedra de San Pedro, en el corazón de la Catolicidad.

Después nos enteramos de que ha habido presiones, indirectas o directas, interferencias, intervenciones y consejos para que el Papa pareciera lo menos posible, lo mínimo. Hasta parece que no ha gustado ni esa mínima comparecencia virtual en la carta mensaje de Bertone. Priemro fue Andrea Tornielli quien dió el aviso, en su blog Sacri Palazzi; después en el blog Messa in Latino identificaron la pista de Tornielli y señalan la web de korazym.org como especialmente implicada en las 'presiones', concretamente este artículo que dice al final esto:

"....Intanto il 3 novembre sarà il cardinale Cañizares Llovera, prefetto del Culto Divino, alle 15.00 a celebrare il pontificale con il rito straordinario. Il Papa per ora non ha fatto sapere se ci sarà da parte sua una forma di partecipazione. Negli ambienti vicini dicono di si. Ma certo anche un messaggio sarebbe un gesto che rischia di essere frainteso dalla maggioranza dei fedeli del mondo che ama e vive la riforma liturgica traendone grandi frutti spirituali. Resta il fatto che un gesto di amore verso l'unità potrebbe trasformarsi agli occhi di molti fedeli come un volgersi indietro.
Allora forse il migliore consiglio per i fedeli di parrocchie e movimenti di tutto il mondo è quello del Papa di riprendere in mano i documenti del Concilio e rileggerli davvero, senza lasciarsi condurre da strani venti di dottrina che soffiano avanti ed indietro ma raramente verso Cristo. // 

// ... Mientras tanto, el 3 de noviembre sel cardenal Cañizares Llovera, Prefecto de Culto Divino a las15 h. para celebrar el pontifical según el rito extraordinario. El Papa no ha comunicado por ahora si participará de alguna forma. En los ambientes próximos dicen que sí. Pero, por supuesto, incluso un mensaje sería un acto que corre el riesgo de ser mal entendido por la mayoría de los fieles en el mundo que aman y viven los grandes frutos espirituales conseguidos por la reforma litúrgica. El hecho es que un gesto de amor hacia la unidad podría convertirse a los ojos de muchos de los fieles como dar volverse a atrás.

Así que tal vez el mejor consejo para los fieles de las parroquias y de los movimientos de todo el mundo es el que nos hace Papa para tomar los documentos del Consejo y leerlos de verdad, sin dejarse llevar por los vientos de extraña doctrina que soplan adelante y atrás, pero rara vez en dirección a Cristo. "

El articulete lleva carga de trilita, rezumando bad milk con sublimado de cicuta. Lo más sorprendente es enterarse de que los responsables y redactores de la web Korazym.org son, ni más ni menos, que los jmj's italianos (gmg's), una organización con bastante presencia de neocatecumenales y otros socios de algunos bien conocidos movimientos neo-católicos, con toda su agresiva y militante juventud, comportándose como si fueran unas juventudes socialistas, o unos pperos juniors, o una joven guardia roja. Quasi lo mismo, con el mismo ímpetu sectario/ideológico militante, pero corrosivamente críticos con el catolicismo tradicional mientras alardean de mil iniciativas ecuménicas e inter-religiosas.

Si esto fuera verdad, si las críticas de Korazym y grupos afines hubieran pesado para que al final la presencia del Papa en la Misa del 3 de Noviembre quedara reducida a la seca y antipática carta-mensaje de Bertone, se confirmaría, una vez más, lo que antes fue sospecha y hoy es vox pópuli: Que la presión de ciertos sectores y grupos de la Curia vaticana y de la iglesia de Italia están impidiendo/vetando que el Santo Padre celebre en público la Santa Misa que él mismo reconoció solemnemente vigente en y para toda la Iglesia. Si el celebrante, Cardenal Cañizares, explicaba un par de días antes que celebraría para hacer ver y entender que la celebración de la Misa según el misal antiguo es normal y debe ser visto con absoluta normalidad, resulta más desconcertante la paradoja de que el Papa del motu proprio Summorum Pontificum no puede hacer uso de su propio motu proprio, porque no le dejan.

En su entorno, cada vez aparecen más inquietantes ciertas figuras que, poco a poco, van desprendiéndose de la discreta prudencia y comedimiento de los recién llegados para ir dejando ver bajo la suave lana el pelaje feroz, como, por ejemplo (salva reverentia) el Emmº Cardenal Koch y sus últimas declaraciones, tan manifiestamente antipáticas (si no hostiles) con la Tradición y sus representantes más exigentes.

A cinco años del m.p. Summorum Pontificum, este es el panorama. Lo de la Misa en el Altar de la Cátedra es un mero signo alentador, ilusionante, pero, realmente, es sólo un punto, un pormenor en un escenario mayor más bien desalentador y sub mínimis. No cabe el entusiasmo. No se encuentran, salvo excepciones, cáuces favorables para que las posibilidades del motu proprio se desarrollen, arraiguen y fructifiquen. Item más: En el organigrama de la nuevangelización, la recuperación de la liturgia tradicional no tiene, al parecer, ningún sitio, ninguna oportunidad.


Concluyo con esta sorpresa, este friki-youtube que me encontré el otro día, por casulidad. Además de los capisayos celestones de monseñor Gilles Wach y sus canónigos del icrss, también tenemos otras rarezas en la galería de excéntricidades tradis. Escuchen, vean, disfruten atque tarareen este improptu summòo-summóo-summóorum pontíficum:




Un friki-tradi muy simpático, pienso yo. Ruego para que todos podamos mantener y compartir su, según parece, firme y decidido aliento (praeter musicam).


+T.

18 comentarios:

Walter E. Kurtz dijo...

Es que me parece que, justamente, éste es el problema: el frikismo que también se ha metido en el campo tradicionalista.

Me parece que, lamentablemente, muchos se meten a tradicionalista como bien podrían meterse en los focolares, los kikos o los carismáticos... y, de hecho, muchos vienen de estos grupos.

Muchos se toman el tradicionalismo como si se tratara de un movimiento primaveral. Con sus propias taras y aún renegando del juampablismo, son, en esencia, lo mismo.

Hay mucha limpieza que hacer, mucha puntilla que quitar, mucha crítica destructiva y sin caridad, mucha mala teología (contaminada con dosis de jansenismo, maniqueísmo, donatismo, etc.), mucho desconocimiento de la verdad que decimos defender, un catecismo mal aprendido y peor puesto en práctica, ausencia absoluta de obras de misericordia, la opinología sobre todo lo que hay...

Me temo que esto es peor en los grupos Ecclesia Dei que en la FSSPX; pero tampoco ella ha logrado inocularse del todo.

Es, ciertamente, un problema de este tiempo, del ambiente en el que vivimos. Pero, de alguna manera, deberíamos, aunque sea, tomar conciencia de ello.

Y empezar a limpiar... empezando por nosotros mismos.

Isaac García Expósito dijo...

Magnífico artículo D. Terzio. Ciertamente podía haber sido más, pero también menos. Además, ¿alguien pensaba que una vez promulgado el Motu Proprio esto iba a ser un camino de rosas?

Santi dijo...

siento discrepar con la vision del papa prisionero en el vaticano. si un papa quiere, puede. dar misa a peregrinos tradicionales, bendecirlos o irse a esquiar.

yo ya no me creo nada de lo del entorno. sino que es mas bien la jugada maestra de un ajedrecista experto. porque su santdad tendra defectos y virtudes, pero inteligencia a raudales.

el motu propio y los contactos y cesiones a los tradicionalistas han dividido posiciones, y ciertamente, estan mas proximos a su figura. sin oposicion, o muy debilitada, llegaremos al enriquecimiento mutuo. ¿que será? un unico rito que permitira los abusos del n.o. y que diluira lo que queda como actual f.ex.

como es ciencia ficcion o historia ficcion... me permito reconicer quebestoy equivocado y esperar acontecimientos. al final, la reforma vaticanosegundista se impondra con estas cesiones, "caramelos envenenados".
y ojala me equivoque pero poco nos queda de la santa misa de siempre...

Miles Dei dijo...

Pues mi impresión es otra en base a otras evidencias.

La Santa Misa fue celebrada chapuceramente por Cañizares (confirmado que se saltó la rúbrica que manda juntar los dedos)y que lo mismo celebra a los Kikos que a cualquier otro y eso me hace pensar que la liturgia no le importa tanto, sino que quizás se ha dado cuenta que la cacareada reforma litúrgica es eso: un cacareo.

Una cum Papa nostro, sed Papa nostro cum una. Con una sola forma del rito romano por más que se pida y sea recomendable y propicio que celebre en la otra.

No creo que el Papa esté prisionero en este punto. No. Es muy consciente de lo que quiere y como lo quiere y si no hace más es porque no quiere.

Rorate Coeli dio las misas tradicionales celebradas en basílicas romanas por cardenales, obispos o superiores de congregaciones religiosas y resulta a una por año.

Pero quizás la solución es mucho más sencilla que todo eso. ¿Que van a examinar la Misa Catecumenal? Pues cheque de Mendoza al óbolo de San Pedro. Así es la calidad de la celda de Pedro. Una calidad que ya cantó Dante bastante bien.

Summorum Pontificum ha sido un timo y como en todo timo sólo se engaña el que tiene cierta avaricia. En eso le doy la razón. El frikismo por encntrar el corazón tradicional del Papa ha sido la base del timo.


Pioquinto dijo...

Se puede hablar más claro, pero no más fuerte, dear Páter Terzio. La bad milk abundó.

Nos recordaron por enésima ocasión de que somos el leprosario de la Iglesia. Y qué remedio. Primero es la Santa Misa. Aunque la celebremos de puntitas y en silencio, sin tanto bombo y platillo, pero dedicada sólo a El.

Los pellizcos, pescozones y el retorcimiento de brazos están a la orden del día. El Usus Antquior se resiste a desaparecer y hacer felices a una panda progre que se la tiene jurada.

SS Paulo VI afirmó tajantemente que la Santa Misa amenazaba todas las deformas, perdón, reformas del Concilio Vaticano II. Que no podía permitirse su proliferación, como le dijo a Jean Guitton.

Luego viene el cardenal Bertone a echar tierra, que no trabajamos por la unidad con los progresaurios, queriendo mezclar el agua con el aceite quemado automotriiz, que no sé qué, que hay que trabajar por la neo-evangelización. El que tiene la antigua , no necesita la nueva. Hay este extraño movimiento de metamorfosis, de convertir al católico de a pie, de ser novus ordo a otra cosa, sea focolar, sea kiko o sea carismático. Y éso sí está la mar de bien.

Mientras tanto, los ingenieron litúrgicos trabajan en formas de alterar, retorcer, adornar y de cualquier manera cambiar la Santa Misa de siempre. Me ha tocado ver una preciosas monaguillas con sendas capas magnas, pero que bastante "tradicionales".

Un abrazo en Cristo, estimado padre W+.

Tulkas dijo...

A mí también me dejó un regusto profundamente desagradable la nota del Papa dirigida a los asistentes a la Misa Tradicional.

Yo estoy convencido de que el Papa piensa que el Novus Ordo es superior: ritualmente simplificado pero conservando lo esencial, con muchas más Lecturas diferentes y susceptible de ser interpretado al Bromptom Oratory Style.

Perfecto. El problema es que si las cosas que se han eliminado, han sido eliminadas por considerarlas "menos útiles" (según la Sacrosanctum Concilium), yo ya no entiendo nada: el Introibo, la estructura escriturística de la Misa concretada en el Proprium Misaae, el último Evangelio, las preces leoninas (¿serán acaso inútiles éstas?), el Ofertorio completo...

Yo no entiendo nada.

Por eso voy a Misa Novus Ordo (si no hay más remedio) con misal tradicional, y sigo éste, salga el sol por donde salga.

observador dijo...

"Son, gracias a las instituciones más firmes y activas del Catolicismo Tradicional, que se han encargado de formarles y asistirles, lo mejor de la Iglesia, la mejor parte de la Iglesia militante actual."
¿De verdad? Serán, a lo más, lo mejor en lo ideológico-simbólico porque no destacan especialmente ni por sus obras de caridad, ni por su empuje evangelizador, ni por sus mártires (salvo el martirio incruento de que el Papa no baje a saludarles personalmente; quizás les queda pequeña la audiencia común a la que asisten los demás grupos).
Entiendo que su entretenido blog va de que le gustaría que la Iglesia conservara el estilo de los años '30. Muy legítimo. Y que estos peregrinos le gustan porque conservan precisamente ese estilo. Fenomenal. Pero de ahí a sostener que el estilo es la clave de evaluación espiritual de un movimiento eclesial, hay un trecho largo. Esa evaluación deberá más bien basarse en la caridad y la santidad, que gracias a Dios no escasean en ninguno de los estilos-sensibilidades mayores de la Iglesia.
Como supongo que los peregrinos, y usted mismo, son católicos ortodoxos, no cismáticos lefebristas, aceptarán todos los concilios ecuménicos, incluido el CV2, y no les molestará que el Papa lo mencione (como por otra parte es su deber, para espaventar ambigüedades). No entiendo qué problema tiene con ello.
En fin, muy bonita la misa, que refleja la unidad en la pluralidad, propia de una Iglesia de 1400 millones de personas pertenecientes a casi cada cultura humana.

Isaac García Expósito dijo...

Pues yo discrepo de los discrepantes. ¿Cómo podemos decir que estamos peor que antes? ¿La situación es ahora peor que en los tiempos de Paulo VI, cuándo se liberalizó la comunión en la mano? ¿Estamos peor que en tiempos de Juan Pablo II?

Como se dice en el argot futbolístico, vamos a bajar la pelota al suelo.

El Papa puede hacer mucho más, pero también mucho menos. Miles, Summorum no ha sido un timo. Gracias al Motu Proprio yo he conocido la Misa de siempre. Si hoy estamos hablando de la celebración de la Misa en Roma se por Summorum.

Seamos honestos. Vuelvo a decirlo, el Papa puede hacer mucho más, pero también mucho menos. Él ha cogido el balón y lo ha puesto a rodar. Ha dicho, ¿no queréis la Misa? Ahí la tenéis, a ver qué hacéis. ¿Y qué hemos hecho? Poco. Hay que volver a la Tradición tomando como centro la Liturgia. Nutrirnos de la Liturgia. Dar Catequesis a los niños y muchas más acciones que se pueden desarrollar, cada uno en su estado.

El problema del tradicionalismo - por llamarlo de alguna manera -, a mi modesto modo de ver, es su disgregación, su falta de acción conjunta. Summorum es la Misa, pero también el Breviarium y la Catequesis.

No sé si me explico.

Santi dijo...

isaac,
ojalá estés en lo cierto. veamos que sale del mutuo enriquecimiento...yo creo que el tema nos supera y quizás nos llevemos sorpresas.
su santidad puede dar efectivamente más... y también menos. pero la opción de dar menos habría mantenido un status quo que tampoco interesaba.

sp es verdad que nos ha permitido participar. pero es un paripé o papel mojado. madrid, toledo, sevilla... con los dedos de la mano. esa convivencia, ese pedir y se os dará es una farsa. y hablo por propia experiencia.

Anónimo dijo...

Que bueno sería que obviase los comentarios de los observadores idiotas, de esos ya hay suficiente en los otros blogs. Pero en fín uds sabrá, para eso es el dueño del blog.

Miles Dei dijo...

Situación objetiva:

La FSSPX no es la Tradición, pero hasta 2009 era un referente para la Tradición. Un referente de como se podía decir que no a los abusos de la Iglesia conciliar y a la vez dar unos frutos espléndidos con todas las deficiencias que podamos poner en toda obra humana en el tiempo como bien afirma el coronel.

En estos años el referente se ha hecho pedazos y la obra de Lefebvre es ahora motivo de escándalo más que de orgullo para la Tradición.

Lo peor es que mientras el superior parece dejar caer que le han engañado o mejor, utilizado en un juego que no entiende, el grupo friki se empeña en decir que es un traidor y que tenía planeada una entrega a Roma ¿pero entrega de qué? Un obispo sale expulsado y un análisis sereno nos hace las posturas y acciones de este obispo aún menos inteligibles que su expulsión.

Y puede que entre tanto griterio se nos pase la simple y sencilla verdad: los que han manipulado un concilio de 2000 obispos bien pueden manipular a gusto para destruir lo que era el referente de la Tradición.

Esa es mi impresión de porqué la cosa puede estar peor. Los dos últimos artículos de Don Angel David Martín Rubio dan otra visión del tema congruente con este pensamiento: ahora tenemos en lugar de un grupo combativo por la verdad contra los abusos y ofensas a la misma, a un grupo de neocones a la moda tradi entregados totalmente a la manipulación, por un lado y, por el otro, a los más exaltados. Y ya no hay una referencia clara para decir: mira que bello es lo que defienden y como se forman y como los premia Dios por su fidelidad. Ahora solo tenemos un gallinero tradi y, como dijo alguien en este sitio, la probabilidad de que el proximo Papa toque los bongos en San Pedro es cada vez más alta.

Tulkas dijo...

La catequesis y la predicacion, efectivamente. Recuperar la claridad doctrinal, que es cosa de la Iglesia de los años treinta pero que no lo es, por cierto, de la de ahora.

La diferencia entre el estilo de la Iglesia de los años treinta y oa de ahora es que entonces tu ibas a Misa y el cura te predicaba con crudeza e integridad las cosas de la Fe. Hoy vas a Misa y o yi tengo una pesima suerte y la levo teniendo desde hace mas de diez años, y no se te predica nada con sustancia. Las homilias son un sucedaneo ramplon de los libros de autoayuda.

Sera ese el estilo?

Evidentemente, recuperar la Misa Tradicional NO es suficiente si no hay predicacion y catequesis.

Anónimo dijo...

Miles, todo lo que tocan lo destruyen.

Anónimo dijo...

El observador que no entienda que haga oración y le pregunte a Dios pues mas de lo que aquí se explica sobre el tema imposible. Es decir si no entiende con eso es porque no quiere entender.

Isaac García Expósito dijo...

Por lo visto el observador tiene la capacidad de ver las obras de caridad, o el impulso evangelizador, de los grupos tradicionales. Es una pena que ese conocimiento no le alcance a ver la obra de la FSSP en Colombia. Por ejemplo.

Y respecto al martirio, pues habrá que volver a recordar la enseñanza agustinina: martyres non facit poena, sed causa.

La fortaleza publicitada no es recomendable. Como dice San Ambrosio: "la fortaleza sin justicia es palanca del mal".

AMDG dijo...

Le he echado una ojeada al sitio de los "jornaleros" y me parecería muy grave que esos chavales tuvieran semejante capacidad de influencia.

Pioquinto dijo...

Está bien que los tradicionales tengan su chiringuito, pero bien supervisados, manumisos y bien calladitos en su jaula del zoológico, una de tantas miles de opciones disponibles hoy día. ¿Quieres ser kiko? Adelante. ¿Quieres más ritmo y música de banda? A los carismáticos. Y así, ad náusea.
Mientras , boicoteamos todo lo que se refiera al catecismo de la Santa Misa Tridentina, que desaparecerá eventualmente cuando pase la "moda" o les metamos otra "reforma de la reforma". Y hay que exorcizar al fantasma de Lefebvre. Saludos, Páter.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Coincido con PIOQUINTO porque no veo realizada en el dia a dia ni la definición de Iglesia preconciliar de "Congregación de fieles cristianos cuya cabeza visible es el Papa" ni la post conciliar "Pueblo de Dios que con Jesucristo resucitado y guiado por el Espiritu Santo camina hacia Dios Padre"
Hoy habría que decir que la Iglesia se ha convertido en una CONFEDERACION DE MOVIMIENTOS. Y eso, desde luego, no es la Iglesia. Y así nos va. Así que a resistir, resistir y resistir que ahí está la promesa del Señor que no puede fallar. Aunque mientras tanto nos toque pasarlas canutas.