jueves, 19 de enero de 2012

Liturgia post-conciliar (comentando neo-rúbricas)


Un comentarista anónimo (que no sé por qué son maleducadamente anónimos los comentaristas, con lo fácil que es poner un nombre...y permanecer educadamente anónimo); dejó, decía, un link a una página de unos cursos de liturgia que imparten en la univ. de Comillas. Al final del articulete pondré el link, por si quieren Uds. pasar el mal rato (¡tengan cuidado) de exponerse a la herejía fina (esa que parece que no lo es pero termina siéndolo).

La página comienza con una crítica tópica-feroz a la Santa Misa tradicional, la que hubo y con la que se mantuvo nuestra Santa Madre Iglesia desde el siglo V-VI hasta el annus horribilis 1969 en que entró en vigor el novus ordo liturgicus de Pablo VI. Una crítica al ordo antiguo que tiene la gracia de caerme estupendamente bien porque me parece estupendo todo aquello que le achacan a la bendita liturgia pre-conciliar, incluído el rezo del Stº Rosario durante la Misa, piadosa costumbre que santificó a nuetros bisabuelos y tatarabuelos con más intensa religión que la que sacan nuestros hodiernos parroquianos (huelgan comprobaciones y estadísticas, por obvias y aplastantes).

No sé bien calcular cuántos años hará que aborrezco todo reformismo litúrgico; el caso es que me fue creciendo una intensa aversión y mantengo antipatías viscerales incontenibles hasta a los padres remotos de la reforma litúrgica, Dom Gueranger incluído (con subrayado). De aquellos indiscretos polvos, estos funestos lodos.

De un estilo afectadamente comedido, el autor de esas notas de la página de marras esconde infecciosa ponzoña, no menos venenosa, aunque disimule. Del cursillo susodicho, extraigo para Uds. estas perversas/corruptas citas, como muestra (cito en cursiva-negrita y comento en letra corriente-blog):

"...Cuando el sacerdote celebra la Misa él solo, sin nadie que le acompañe, entonces ya no existe ese quórum mínimo de dos requerido para que Cristo esté presente litúrgicamente."

¿No hay Presencia real, quiere decir; no hay Sacramento, no hay Sacrificio, no hay, pues, celebración; desaparece la función-munus sacerdotal si no hay 'asamblea'; el ministerio sagrado del sacerdote depende de un quorum que lo impide o lo posibilita?

"...En realidad, cuando el sacerdote tiene posibilidad de asistir a una celebración comunitaria durante ese día, no se justifica el que celebre una Misa él solo sin asistencia de nadie."

¿No se justifica el oficio ministerial en la Communio Sanctorum, en el Corpus Ecclesiae, dentro del verdadero y permanente (no transitorio, ni ocasional, ni funcional) orden ministerial sacerdotal?

"...En la liturgia más que hablar del sacerdote “celebrante”, habría que hablar del “presidente” de la celebración. El celebrante es siempre la asamblea entera. La asamblea es el verdadero sujeto de la celebración y dentro de ella cada uno desempeña su propio ministerio. El sacerdote no preside desde fuera de la asamblea, sino dentro de ella."

El anti-sacerdotalismo del post-concilio se disimula con la tesis 'asambleístico-comunitarista' que esconde una negación del sacerdocio ministerial y una confusa y difusa doctrina del sacerdocio común.

"...El presidente es a la vez el representante de Cristo cabeza, y el portavoz de la comunidad. En unas ocasiones actúa como portavoz de la comunidad que se dirige a Dios, y en otras como portavoz de Cristo que dialoga con su comunidad. Tiene que mostrar a la vez un rostro fraterno sin dejar de ser un icono de paternidad/maternidad. Saber combinar estas dos dimensiones simultáneamente es el secreto principal del arte de presidir."

De conceptos como este deriva el 'protagonismo' personalista-efectista que inculca la nueva liturgia en el sacerdote celebrante, que pasa de ser ministro sagrado servidor-celebrante del rito, a ser un actuante con la atención vuelta a la asamblea en vez de al Misterio. En este punto, el cambio de dirección del celebrante (en vez de cara al altar, vuelto a los fieles) es definitivamente significativo.

"...La nueva Institución dice que el sacerdote que preside la celebración tiene siempre el derecho de disponer del modo de celebrar los ritos que le competen a él, con tal que se ajuste a las rúbricas."

De hecho, las (imprecisas) rúbricas se ignoran y se impone la arbitraria y caprichosa adaptación y/o improvisación ad casum. El Misal se ignora y la celebración se transforma en ocurrente espontaneidad.

"...En las moniciones litúrgicas hay que tratar de evitar las “muletillas” que algunos usan para crear una sensación de “informalidad”. Me refiero a fórmulas tales como “Bueno, pues...” La verdadera comunicación se da en el mensaje, en la sencillez de las palabras, en la cordialidad de la voz, en el cruce de miradas, y no en la informalidad del lenguaje coloquial."

Lo del 'cruce de miradas' no sé cómo comentarlo para no decir una vulgaridad deshonesta. No sé si me explico. Pero me resulta una recomendación clamorosamente impropia.

"...La postura de pie es la postura del resucitado y debería ser la postura normal en la oración comunitaria. Es también la postura que se adopta normalmente durante el canto. En cambio se sienta uno para escuchar la palabra, para compartir los ecos o para meditar en silencio. La postura de rodillas puede enfatizar el momento de adoración."

Si se fijan, la forma de referirse a la genuflexión es, no sólo minimalista, sino reluctante: "puede enfatizar", dice, con una quasi displicente condescendencia. Es notorio, por supuesto, que son las otras posturas las que, sin decirlo explícitamente, se recomiendan. La genuflexión, como mera posibilidad, sólo para el momento de la adoración. Un momento, no más, para la adoración.

"...Si ya hay una cruz en el presbiterio en lugar bien visible, o si se está usando la cruz procesional, ya no hay necesidad de poner otra cruz pequeña sobre el altar."

En contra de la forma que recalca Benedicto XVI cuando celebra, la Cruz queda preterida, lejana; y si se pone en el altar, es - según parece decir el texto - una especie de subsidio prescindible, un elemento-mueble extraño sobre el ara.

"...(Oración Colecta) La inmensa mayoría de las colectas van dirigidas a la primera persona de la Santísima Trinidad. Desgraciadamente todas estas oraciones incumplen el consejo de Jesús que nos invita a orar llamando a Dios Padre. Las colectas se suelen dirigir a él llamándole “Señor”, y terminan refiriéndose a Jesucristo también como “Señor”, lo cual crea cierta confusión. Hubiese sido preferible usar el término “Padre” para dirigirse a la primera persona de la Trinidad, y diferenciarlo así mejor de Jesucristo a quien toda la tradición del Nuevo Testamento llama “Señor”."

Habrán advertido Uds. la aberrante 'teología' del comentario del perverso neo-liturgista. Empezando por no escribir con mayúculas Primera Persona, un detalle de por sí muy significativo. Si diseccionáramos lo que en este párrafo se afirma, se podrían deducir de todo ello sutiles derivaciones heterodoxas trinitario-cristológicas. Si la oración expone la fe (lex orandi, lex credendi) la explicación enseña el error con toda confusión - no diré intención - (¿sería temerario?).

"...(Ofertorio) Desde el Vaticano II se subraya que el “ofertorio” no es verdadero ofertorio, sino “preparación” y “presentación” del pan y del vino. Hay que eliminar de nuestro lenguaje ese término de ofertorio. El verdadero ofertorio tiene lugar durante la plegaria eucarística. La “presentación” en la nueva liturgia responde al momento en que Jesús tomó el pan y el cáliz en sus manos. En los dones presentados en el altar debemos vernos representados a nosotros mismos.

Si comparan ustedes las oraciones del Ofertorio de la Misa Tradicional (Suscipe Sancte Pater / Per huius acquae et vini / Offerimus Tibi / In spiritu humilitatis / Suscipe Sancta Trinitas ) con las del Misal de Pablo VI, captarán de inmediato la 'desvalorización' teológico-litúrgica sufrida por el Ofertorio. Muy significativamente, el perverso neo-liturgista le niega siquiera ese nombre, y deforma el sentido de la acción.

"...(Ofrendas) Es el momento de la segunda gran procesión que está acompañado por un canto preferentemente de la schola o también de toda la asamblea. Es mejor traer las ofrendas desde un lugar distante y así habrá un suficiente espacio para que la procesión sea significativa. Las ofrendas de la procesión deben ser ante todo el pan, el vino y la colecta. Se pueden añadir cosas de las que uno realmente se desprende y dona a los demás, para ser consumidas durante la Eucaristía (velas, flores), para el uso del templo (iconos, libros, objetos litúrgicos) o para los pobres (dinero, comida, ropa, juguetes). No tiene sentido ofertar cosas que luego uno vuelve a llevarse a casa después de la Misa. El simbolismo principal no es el de lo que los objetos significan sino el del acto de donación y desprendimiento. Si hubiera otros objetos ofrendados, podría haber una monición en el momento de la ofrenda..."

Con explicaciones como esta se justifican las extravagancias más absurdas, las 'ofrendas' más chocantes y estrambóticas. Como sucede.

"...la doble presentación no es un acto repetitivo, porque pan y vino tienen cada uno su especificidad y sus matices simbólicos... Toda la tradición judía de la bendición del pan y el vino ha conocido siempre una doble fórmula, una para el pan y otra para el vino. Hasta hoy se bendice doblemente al que “saca el pan de la tierra”, y al “creador del fruto de la vid”..."

La etiología judáica es una de las proclividades más acusadas de los neo-liturgistas post-conciliares. En el caso de las comunidades neocatecumenales (un caso tan de actualidad), la celebración se ha 'judaizado' por la incorporación o referencia de formas y elementos del judaísmo que desfiguran la liturgia de la Misa.


"... Cuando se lava uno las manos, debe mojarse no sólo las puntas de los dedos (minimalismo), sino las manos, restregándolas bien, aunque no hace falta llegar a los extremos de Lady Macbeth. De este modo el signo es mucho más visible. Hará falta después una verdadera toalla para secarse y no un simple pañito. Lo cual “complica” una vez más el ajuar litúrgico propio de una liturgia no minimalista. Pero recordemos una vez más qué poco escatiman los verdaderos profesionales y artistas todo el equipo necesario para su actuación."

Este comentario merecería el análisis de un experto psicoanalista. No por lo que pudiera esconder, sino por lo que parece evidenciar. Que un liturgista, entre todas las citas/referencias posibles para ilustrar con ejemplo, saque a colación a Lady Macbeth, opino que es definitivamente definitivo. No digo más.

"...(Cánon) La plegaría tiene un carácter eucológico, es decir, es una plegaria de bendición al Dios que nos bendice, y se inspira en el rito tradicional de bendición de la mesa o birkat haMazon. Conjuga las dos dimensiones de la bendición judía, la ascendente y la descendente, la anábasis y la catábasis."

Vuelvo a subrayar lo que dije un poco más arriba: La etiología judáica, tan constante; y tan impropia al referirse a una oración que no es (ni debe ser) judaizante. Una cosa es la referencia profético-veterotestamentaria y otra cosa la mal supuesta dependencia judáica. ¿Por qué ese filo-judaismo de la neo-liturgia y sus inventores/intérpretes?

"...Se debe evitar el compartir con los concelebrantes los textos presidenciales, imitando a los “sobrinos del pato Donald”."


Sí, dice eso: "Los sobrinos del Pato Donald". Sic. Supondrán (como cuando antes comparaba con Lady Macbeth) la gravedad crítica del autor del texto. Pero los neo-liturgistas son así, capaces de bromear con lo más sagrado, ridiculizar lo más santo.

"...Tras cada una de las dos consagraciones el presidente hace una genuflexión, y una elevación del Pan y el Vino consagrados. Esta genuflexión es un elemento bastante reciente que se remonta solo al siglo XIV."

Con ese 'bastante reciente', implícitamente, se desprecia todo lo que significa y supone el rito que se critica: La adoración que se hace luego de la Transubstanciación porque existe en el altar la Presencia real de Cristo. ¿Se insinúa, pues, que todo ello es una innovación del siglo XIV, de la Escolástica, de la teología del momento, un detalle litúrgico-historicista debido a la piedad de aquel siglo y que hoy perdura de manera impropia, prescindible?

"...La Institución general exhorta a que los fieles estén de rodillas durante la consagración, a menos que exista una causa razonable. Los que no se pongan de rodillas, que hagan una inclinación profunda mientras el presidente hace las dos genuflexiones después de consagrar el cuerpo y la sangre de Cristo (IGMR 43). Otros prefieren mantener una misma postura a lo largo de toda la plegaria eucarística para subrayar así su unidad. Hay una exhortación a que se procure que todos tengan una misma postura."

¿Y no existe una postura preferente prescrita y obligada, sin salvedades, sin vagos e imprecisos circunstanciales eximentes? ¿Y si en algún lugar no se arrodillan no puede uno arrodillarse? ¿Puede más y se impone la no-devoción de la incorrección de muchos que la piadosa devoción del que esté en minoría? ¿Son opciones equiparables?

"... La plegaria eucarística termina con la elevación solemne y la oración Per ipsum, que sigue siendo parte de la oración presidencial. En este momento sí conviene alzar el pan y el vino lo más alto posible. Si se usan varios copones y cálices, sólo se debe alzar un copón y un cáliz; hay que evitar que los concelebrantes exhiban toda la vajilla." .

Otra vez la comparación vulgar, irónica: La "vajilla", dice, para referirse al cáliz, la patena y el copón. Como dice, igualmente, "pan y vino", en minúsculas, en ves de decir el Cuerpo y la Sangre, o la Hostia y el Cáliz, con un lenguaje más indicativo del Sacramento.

"...En algunos lugares hay costumbre de que los fieles participen ya en la oración "Por Cristo, con él y en él". Hoy día no se puede hacer porque está explícitamente prohibido, pero valdría la pena repensar esa prohibición que se inspira en el miedo a que la anáfora pierda su carácter de oración presidencial."

Esa costumbre es una equívoca incorporación de los fieles a la oración propiamente (y exclusivamente) sacerdotal. Como se ve, el neo-liturgista opina en contra de la rúbrica y propone la práctica contraria, incitando a los demás (sean sacerdotes sean laicos) que ignoren lo prescrito y actuen según este criterio 'comunitario-asambleísta'. Adviértase, por otra parte, la reiteración de la palabra-concepto 'presidente/presidencial' para referirse al ministro sagrado, evitando el uso del nombre-concepto preciso de 'sacerdote/sacerdotal'.

"...Conviene hacer la fracción del pan de un modo ostensible, dando realce al hecho de romper el pan, de modo que toda la asamblea lo pueda percibir. Convendría usar pan con forma de pan, o al menos hostias grandes, que sea posible partir (IGMR 321). Éste es quizás uno de los puntos a los que de hecho se les hace caso omiso en la práctica pastoral generalizada. Podría fomentarse entre el equipo litúrgico el ministerio doméstico de preparar cada vez el pan para la eucaristía."


La insistencia en este particular es otro arqueologismo, muy reiterado en los comentarios litúrgicos de los años '70. En algunas neo-liturgias particulares (sectarias?) el 'gesto' de la fracción se hace con una llamativa y enfática ceremonia. Si ustedes la han presenciado alguna vez y si conocen las características del pan ázimo preparado según la manera que aconseja el neo-liturgista, habrán podido ver la dificultad para efectuar una respetuosa y cuidadosa fracción, por la misma naturaleza de la materia que puede ser o bien demasiado correosa, o bien demasiado dura, dependiendo del grado-punto de cocción en el horno. El resultado, en ambos casos, es el desprendimiento de múltiples partículas, fragmentos difíciles de recoger para la sunción y la purificacion de patenas, cálices, corporales y manteles.

"...(Comunión) Se recomienda que los fieles comulguen bajo las dos especies cuando la comunión no es demasiado masiva y el grupo es “definido, ordenado y homogéneo”. “La comunión tiene una expresión más plena por razón del signo cuando se hace bajo las dos especies” (Cf. Plan pastoral para al Archidiócesis de Madrid 2001-2002)"

La Comunión sub utraque specie fue antiguamente una reivindicación heterodoxa que la Iglesia combatió durante toda la Edad Media. Luego fue una de las prácticas características de los rituales protestantes, con la paradoja de la repartición del cáliz cuando propiamente ni se creía en la realidad sacramental del Sanguis Christi ni se celebraba la Misa por defecto de ministros ordenados y/o ritos adecuados. En el Concilio de Trento se confirma la práctica católica de la Comunión sub specie panis tantum, segun la antiquísima tradición católica. Cuando el Misal de Pablo VI autoriza la Comunión bajo las dos especies, hace una concesión parsimoniosa limitada a algunos casos, algunas circunstancias y algunas personas. Como la tendencia de la neo-liturgia es interpretativa y abusiva, la Comunión con la Hostia y el Cáliz se ha extendido, a veces de forma generalizada y dificilmente corregible en cuanto se ha creado la conciencia de un 'derecho de los fieles' a recibir la Comunión del Cáliz. Como ejemplo de lo que digo, recientemente, hace unos meses, un obispo de los EEUU prohibió esa práctica que se había extendido por todas las parroquias de su diócesis; a las dos semanas, el mismo obispo se vió obligado a revocar el decreto de prohibición debido al aluvión de protestas de sus diocesanos, que se resistían a dejar de recibir la Comunión del Cáliz. No sería extraño que, según esa cita del Plan Pastoral de Madrid, pronto pueda suceder lo mismo en la Archidiócesis de Rouco.

"...Hay que evitar la impresión de “self-service” que se produce cuando el sacerdote se sienta y pone el copón en el altar para que la gente se sirva. En los buenos restaurantes le sirven a uno."


Dos horrores: 1º, la forma en que se acepta el quasi-sacrilegio de la auto-comunión; decir "hay que evitar" supone reconocer que lo que se hace mal se puede hacer porque no está del todo mal aunque no sea correcto del todo. 2º, la forma como lo dice y la comparación que pone, trivializando la acción de la Sagrada Comunión (self-service, restaurante).

"...La Iglesia desea que los fieles participen consciente, piadosa y activamente en la Eucaristía (SC 48) y recuerda que la participación “más perfecta” en la Misa es recibir la comunión (SC 55). La nueva práctica de la Iglesia desde san Pío X exhorta a la comunión frecuente y aun diaria. La normativa posterior permite la comunión dos veces al día en ciertos casos (Inmensae caritatis, Cf. Enchiridion p. 281-283). El canon 917 afirma que “Quien ya ha recibido la Santísima Eucaristía puede de nuevo recibirla el mismo día sólo dentro de la celebración eucarística en la que participe”. Una interpretación maximalista de este canon pretendía que uno puede comulgar tantas veces cuantas participe en la Misa, pero una interpretación oficial ha aclarado que sólo se puede comulgar dos veces al día como máximo."

Este particular de la bi-comunión es un caso típico-demostrativo de la situación a que ha llegado la práctica sacramental post-conciliar. Insistir en la depreciación-desvalorización del Sacramento de la Comunión por parte de los fieles es algo que hacen muy pocos sacerdotes; la mayoría o ignora estos casos por despreocupación o desinterés, o - por un absurdo concepto de devoción/piedad eucarística - lo admiten e incluso aconsejan. Una práctica abusiva en contra de toda la tradición sacramental-eucarística; cuando ocurre, es síntoma de una piedad desviada, inconsciente, mal formada y mal aconsejada. En el fondo late una más o menos culpable ignorancia del Sacramento.

Aquí lo dejo. Pido disculpas por la extensión y la perorata, que, me temo, se ha vuelto pesada.

El texto con las rúbricas explicadas del neo-liturgista sigue. Este es el enlace, por si alguno quiere tomar más dosis del disparate:

Curso de neo-Liturgia

¡Ojo! que trae enlaces a otros textos de otros cursillos con resabios neo-arrianos y otras ponzoñas. No se vayan Uds. a envenenar.


+T.

46 comentarios:

Anónimo dijo...

Adversus Haereses, dijo:

" me fue creciendo una intensa aversión y mantengo antipatías viscerales incontenibles hasta a los padres remotos de la reforma litúrgica"

Qué bien lo dijo...

Ya me siento mejor. Esa afirmación me identifica plenamente.

Dios lo bendiga.

Miles Dei dijo...

Ayer en Rorate traté de tirarles del guindo sobre el tema de la liturgia en España, pero parece que no. Hay que pensar positivo y que aquí hay un gran movimiento a favor de la misa tradicional que va saliendo poco a poco del secreto en cuanto la gente lo conoce.

Ni conocen España ni los artistas de la puñalada trasera en forma de estoque oculto en los báculos.

Esto que muestra, padre Terzio, no es sino el pensamiento oficial de la jerarquía española sobre la liturgia de la Misa.

Es importante leer la parte de la adoración -culto fuera de la MIsa- y comparar con lo que enseña el Camino, salvando las ligeras variaciones ahostóricas de Carmen (poe ejemplo ella en vez de reacción a Berengario, lo considera reacción a Lutero porque seguramente ignora cuando se instituyó el oficio del Corpus Christi-. Una vez más entendemos donde y de qué manera nació la desviación litúrgica del Camino Neocatecumenal: de la de-formación que se daba en España en el inmediato posconcilio. Se entiende porqué uno de sus principales valedores es Cañizares. En la liturgia son oficialmente correctos para la mente de los más conservadores obispos españoles.

Por cierto, ayer se filtraba al ABC que había un decreto preparado. Hoy el cicornio se dedica a decir que el Papa lo ha rechazado... ¿?

Ojalá sea verdad, pero me da la impresión de que estamos en otro juego de puñaladas traseras tan propio de la jerarquía española. Ya nos enteraremos de los detalles de filtraciones pre-ante y post del eventum kikense y sus intenciones.

Santi dijo...

No sé el número de expulsiones y supresiones de la Compañía en total, pero una más no vendría mal. Lo salvable se incardina en la diócesis y lo no salvable a ganarse el jornal en otro sitio.

Y en una década, de lo salvable, se reconstruye fiel a su carisma inicial, lo que defendió el Concilio Vaticano II, la vuelta a las fuentes, en ser primera línea de defensa del Magisterio y Tradición... y no primera línea de la herejía.

Pero con la tibieza de pulso... aquí no passsa nada y veremos agotarse esta orden que tan buenos frutos dio a la Iglesia en un pasado.

borg3.14159265 dijo...

Domingo por la mañana. Nos preparamos para asistir a Misa Gregoriana.

Las niñas están inquietas. Mientras terminamos de vestirnos, enciendo la TV para buscar el canal de dibujos animados.

Al subir de canal, paso por La 2. Están dando la Misa dominical. Mons. Juan Antonio Reig Pla está consagrando.

Un plano de la Sagrada Forma. Media docena de planos de SER. Tres planos de los fieles. Tres del templo. Y venga más planos de SER, de los fieles y del templo. El realizador presenta la Misa tal y como le han indicado que lo haga.

Cuando entro en una iglesia, busco el Sagrario. Una vez localizado, no miro nada más hasta la Consagración. Entonces, hasta la Comunión, miro el altar. Después, vuelvo a mirar el Sagrario. Fíjamente. Sin distracciones. Ahí está la razón de mi ser.

Así lo hace mi mujer, y así se lo hemos enseñado a nuestros hijos.

Nuestro párroco no mira a los fieles. Cuando eleva la Sagrada Forma diciendo "Ecce Agnus Dei..." sólo La mira a Ella. Cuando La deposita en la lengua de cada fiel, lo hace mirándoLa a Ella.

Cuando veo algún oficiante mirar a los fieles, no puedo evitar sentir una terrible sensación de ridículo y pena.

Y al ver cómo algunos tratan la Sagrada Forma en el altar no puedo sino rezar actos de desagravio.

Y cuando veo cómo suben las ministras extraordinarias de la Eucaristía todos y cada uno de los días de la semana, en Misas en las que no comulgan más de una docena a de fieles, no puedo sino pedir perdón y llorar por dentro.

Llorar por dentro, rezar y esconderme para evitar que me crucifiquen. Antes de que lo hagan, que lo harán, no me cabe la menor duda, todavía tengo que educar a mis hijos.

Placeat tibi, Sancta Trinitas, obsequium servitutis meae.

Anónimo dijo...

Sobre la celebración por el sacerdote solo, en caso de que no haya pueblo al que servir en esa ocasión concreta,ya trata la Mediator Dei de Pio XII. Que tiene pleno sentido se deriva, entre otras cosas, de que la Misa es sobre todo para Dios.
PEDRO HISPANO

anco marcio dijo...

Dómine: No se haga mala sangre con estos estúpidos. Sencillamente, no tienen fe. Pensar que cuando un sacerdote celebra la Santa Misa, sin nadie que le acompañe (sic) ya no existe quórum…Resulta realmente aberrante. El celebrante es la asamblea (sic) y otras barbaridades, representan la negación de Cristo Eterno y Sumo Sacerdote. Roguemos al Señor por ésta prenda dorada y pidamos a la jerarquía que ponga un poco de cordura en la doctrina impartida.

Anónimo dijo...

Querido don Terzio:
Quisiera hacerle una consulta. El párroco de mi parroquia, llegado el Credo de la misa, se dirige a los fieles con una versión abreviada e interrogativa del mismo, similar a la que se incluye en el ritual del bautismo, pero no exatamente igual. Así, por ejemplo, dice:
--¿Creéis en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que nació de la Virgen María, padeció y fue sepultado y resucitó de entre los muertos?
Omite, pues, el descenso a los infiernos de Cristo, su Ascensión, su lugar en el cielo, su Segunda Venida y el Juicio Final.
Me subleva mucho esta versión de mi párroco que silencia dogmas fundamentales de la fe. ¿Mi enfado es razonable o peco de escrupuloso? Si mi enfado es razonable, ¿puedo hacérselo saber al sacerdote? Mil gracias

Terzio dijo...

Pues claro que se lo puedes decir; pero me temo que ignorará tu enfado y pasará por alto tu corrección: Si se salta a la torera el Misal, con más ligereza pasará por alto tu advertencia. Esto es lo previsible, generalmente.

Pero, de todas formas, díselo. Me consta que algunas veces estas intervenciones de los fieles hacen que los curas reaccionen y se enmienden cuando advierten que la gente está atenta y se preocupa por estos detalles que son verdaderamente importantes porque afectan a la fe y al culto: lex orandi, lex credendi.

'

Anónimo dijo...

Don Terzio:
Recuerdo haber leído en la biografía de Charles de Foucauld, escrita por Six, que estando solo en el desierto no podía celebrar...

"Sin Eucaristía
Después de su ordenación se marchó para llevar el Banquete del cual era el servidor. ¿Quién se interesa por lo que él quiere compartir? ¿Por qué haber vuelto a ese país donde ni siquiera puede celebrar la Eucaristía? (11).
En seis meses solamente pudo celebrar cinco veces aprovechando el paso de los dos únicos cristianos que quisieron” asistir” a su misa. ¿No hubiese hecho mejor quedándose en Beni-Abbés donde al menos podía celebrar la Eucaristía diariamente? ¿No era esa la cosa más útil que podía hacer por la salvación de los hombres?. Incluso durante la Navidad se quedó solo y sin misa por vez primera desde su conversión. A pesar de ello, eligió volver y quedarse entre esta gente indiferente. ¿Por qué? ¿Fue su último error? ¿Qué fue lo que le empujó a actuar así y justificar su elección?.
¿No debería, antes de estar inmovilizado sobre su cama, consumir el Santísimo de Sagrario? ¿Qué pasará si muere?. No obstante, ¿tendrá el valor de privarse de esta presencia que parece ser su sola razón de existir?. El cree firmemente que es esta presencia sacramental la que se refleja físicamente sobre el mundo. El Sagrario está allí, a dos metros de su cama esta proximidad es muy importante para él. Nunca se creyó autorizado a comulgar. Sin embargo lo preguntó. Pero lo que sobre todo espera obtener un día es el permiso para celebrar solo aunque hasta ese momento nunca se haya dado esa autorización. Jesús es el amo de lo imposible. Esta privación está de tal forma en contradicción con sus convicciones pasadas que no osa hablar a su familia o amigos. Menos mal que aún no conoce el futuro, ya que algunas semanas más tarde recibe la noticia de que no podrá conservar el pan consagrado en el sagrario mientras esté solo. Lo consumirá entonces, con la muerte en el alma, y, durante seis años, continuará con un sagrario vacío, obligado una vez más a revisar sus principios y sus convicciones, ya que así y todo, permanecerá allí."

http://www.carlosdefoucauld.org/ComunidadJesus/mesaprop34texto%202.htm

"Recibió además la autorización excepcional de poder exponer el Santísimo Sacramento para la adoración eucarística cuando hubiera dos personas que realizaran el culto de adoración durante al menos tres horas.[B 66]"

http://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_de_Foucauld

Saludos, Páter y no se me enfade con lo del anonimato: sólo significa eso, "sin nombre"...

Miles Dei dijo...

El artículo de Canals... El Pro Multis no traducido... La afrenta del Santuario de Loyola con uno de los obispos buenos dando la puntilla...

Esto es un no parar, hombre, no echen la culpa a los jesuitas. Echensela a quien la tiene. Los que aprendieron con los jesuitas y están encantados con lo que aprendieron y quieren que sea lo que se siga enseñando.

Terzio dijo...

Todos tenemos nombre, y en internete podemos tener mil nombres y mil alias, pero presentarse 'anónimo' en un blog me parece incorrecto y desconsiderado.

El texto del neo-liturgo cita como caso excepcional que justifica una Misa sine populo el caso del btº Charles de Foucauld; pero no dice que eso lo pudo hacer porque se podía y se puede hacer, sin contradicción alguna.

Primero fue el 'comunitarismo', ahora parece más que es el 'asambleismo' lo que se impone como crítica de los neo-liturgos a la celebración en privado de la Stª Misa. A lo sumo, lo ven como una extravagancia tolerada pero absolutamente en contra del 'sentido' de la Eucaristía porque por encima y antes del carácter/valor/fin sacrificial, impetratorio, satisfactorio, lautrético etc. de la Stª Misa ellos sólo destacan la dimensión de la comunión, incluso subrayando, muchas veces, el aspecto inter-comunitario por encima del de la misma Comunión sacramental de/con Cristo --> como detalle, es significativo el énfasis del intercambio del signo de paz (una ceremonia no obligada) por encima de la recitación 'Agnus Dei/Cordero de Dios' y la preparación inmediata para la Comunión.

'

Edgar dijo...

Ciertamente la mayor parte de los comentarios son deformaciones muy difundidas hoy en día en la mayor parte de las clases de liturgia en los seminarios en todo el mundo. Aquí en Guadalajara México por lo que me han comentado en el seminario diocesano (uno de los mas grandes del mundo) hay una animadversión muy profunda por los profesores a la liturgía antigua y una promoción similiar a las ideas expuestas en esta entrada amparadas en arqueologismos y falsas nociones de “pastoral”/ participación activa.

Antoni, desde Cataluña dijo...

Me quedo con la cuarta afirmación comentada, esa que dice:

"El presidente (...) tiene que mostrar a la vez un rostro fraterno sin dejar de ser un icono de paternidad/maternidad. Saber combinar estas dos dimensiones simultáneamente es el secreto principal del arte de presidir".

Me entero que "presidir" es un "arte" que tiene "secretos", de los cuales el principal es combinar la "fraternidad" con el simbolismo de los progenitores A y B. Igualito que si estuviéramos en una tenida de mandilones, oiga, con subtexto feminista incluido.

Con todo, no me parece del todo "fair play" aprovechar los delirios de los jesuitas para meterle un rejón al misal nuevo. Cierto que tiene defectos y que incorpora elementos algo chocantes, pero las afirmaciones que se comentan y con justicia se critican no son del misal nuevo, sino de un jesuita friqui que teológicamente está bastante fuera de la Iglesia Católica Romana.

Isaac García Expósito dijo...

En la Misa, ¿no está presente el ángel que sube la ofrenda al altar del cielo? ¿No está, acaso, la Iglesia Triunfante? No vemos porque nuestra fe es insuficiente.

Ese es el problema, la falta de fe.o

Charles Dei dijo...

El problema del nuevo misal es el dejar librada a las "necesidades pastorales" muchas cosas que son muy importantes en la liturgia. En el afán por flexibilizar la liturgia posibilitaron su deformación y la aparición de teorías extrañas (frikis) como las que comparte Terzio.

Solamente en la misa tradicional están las cosas suficientemente reguladas como para poder protestarle a un cura por lo que hace. Excepto cuando la cosa se pasa demasiado de la raya.

Un pequeño error en la lex orandi genera estragos en la lex credendi en un mayor o menor plazo de tiempo.

Tulkas dijo...

State pf the art del ars celebrandi made in Conferencia Episcopal Espanola, como ya dijo alguno.

De todas forma lo aquí expuesto es la variante high de catedrales, concatedrales, santuarios... Pero cada vez menos de la parroquia de barrio, donde se aplica el mas que defectuoso Novus Ordo , pero con un sentido de fidelidad que no se ve en la jerarquía desde hace décadas.

No es difícil ver en los extractos de dom winfrid un manual de liturgia mina.

ivan ivanovich dijo...

Esto es lo que se enseña y, desgraciadamente, lo que se practica en muchos lugares. En una ciudad siempre tienes la oportunidad de evitar todo ese montaje; si por circunstancias diversas, vas a una Misa de éstas, consideras esto del sacrificio del calvario, de la transustanciación, del ex opere operato, del carácter sacramental...Durante siglos un modo de decir Misa en la Iglesia latina; abrieron la puerta a la renovación o como quieran llamarlo y esto parece el caos. Dónde quedan la majestad de nuestro Dios y el servicio a los fieles? Sustituimos la sagrada teología por las artes escénicas, el latín por el english y tan felices de habernos conocido, el presidente monitoranimador de la asamblea por el ministro del altar y del sacrificio y todo nos queda delicuescente, vago,general y confuso.
Esta mañana he visto un blog que hablaba de la aprobación de la liturgia kika y tenía un montón de comentarios, para los cuales no he perdido el tiempo que Dios me ha dado. Si lo que necesitamos es que se celebre la Santa Misa de modo reverente y ya está!!!

Esperanza dijo...

Pues yo me quedo con la foto de la nena, probita, a la que han fotografiado haciendo el tonto. Puede que exagere, pero quizá con la ayuda de Dios, algún día, ella, y otros como ella, conocerán la liturgia tradicional de la Iglesia y lo que eso implica, y pensarán que han vivido en una “Corea del Norte” de la oración y de la fe.

Hermenegildo dijo...

El movimiento litúrgico iniciado por Don Gueranguer hizo sanas aportaciones a la liturgia que hoy día son irrenunciables. Pienso, sobre todo, en las Misas dialogadas.
No me veo yo hoy rezando el rosario durante la Misa.
Por lo demás, las citas del cursillo me parecen sencillamente terroríficas.

sofronio dijo...

Me fijo en el concepto del sacerdocio que implica el uso continuo de palabras y frases tales como ‘presidente’, ‘presidente de la celebración’, presidencial’, ‘quórum mínimo requerido’ (se supone que en la primera convocatoria, sólo, como n cualquier otra asamblea o reunión de escalera; es un decir) , ‘portavoz de la asamblea’ (¡ vamos como el portavoz del grupo parlamentario ¡)

¿Y todavía se pregunta alguien sobre la causa de que los seminarios estén vacíos, o más bien arrasados?

Lo peor es que siguen emperrados, son ciegos guiando a otros ciegos, y no dan el brazo a torcer.

Miren señores, como decía alguien cuyo nombre no viene al caso citar, un buen Santo Oficio es mucho más eficaz para llenar los seminarios, con el auxilio del Señor, que las más poderosas delegaciones de Pastoral Vocacional plagadas de falsas doctrinas sobre el sacerdocio. Siempre que ese Santo Oficio defienda la verdadera fe, y arroje a las colas del Instituto Nacional de Empleo, a estos ‘falsos profetas’, lobos con piel de oveja.

Sobran ‘showmaster espirituales’, como diría entonces cardenal Ratzinger en una introducción a Klaus Gamber, como este centro de entrenamiento de gestos ostensibles, laboratorio y fábrica de los abusos litúrgicos ‘nunc’ y por venir.

Faltan adoradores, gente ortodoxa y seria.

Genjo dijo...

El calificativo que se me viene a las mientes es "grotesco". No se trata de rúbricas, todas las indicaciones y comentarios parecen ocurrencias. Descabelladas, demenciales.
Y efectivamente eso no es el novus ordo. Pero el experimentalismo, las rúbricas y criterios de plastilina y la vacuidad -o la perversión- doctrinal han conducido, sobre la base del novus ordo a engendros de esta casta.
Con el vetus podrían, tal vez, darse otros engendros, pero nunca los de este tipo.

El Pensador dijo...

Leía yo este texto el otro día desde la web de Acción Litúrgica; y sólo me quedé leyéndolo hasta las críticas falsas que hacía a la Misa antigua. Muchas, si no todas, eran disparatadas.
Ahora, leyendo estos párrafos que se extraen del resto del texto, me dejan aun peor.
En fin, que Dios les perdone.

Anónimo dijo...

Fortu dice,

Sobre Charles de Foucauld:

"Le père va mieux et le père Buttin, procureur des Pères Blancs à Rome, lui a obtenu de Pie X, pape depuis 5 ans, le privilège de célébrer la messe sans servant.Il apprend la nouvelle par une lettre de Laperrine du 31 janvier et peut célébrer la messe seul le 1ier février."

http://chdefoucauld.canalblog.com/


"Il est le seul chrétien. Il ne peut pas célébrer l’Eucharistie, mais il choisit de rester...
pour les hommes. Cela durera six
mois, puis il recevra enfin l’autorisation de célébrer seul la Sainte Messe, mais pas de
garder le Saint-Sacrement."

http://www.sodalitium.eu/index.php?ind=downloads&op=download_file&ide=43&file=Soda-F58.pdf

Anónimo dijo...

Por cierto, Don Terzio, ¿antes de la reforma litúrgica sólo se podía comulgar una vez al día?

Cesar Augustus dijo...

Esto se ha vuelto común en varias Parroquias.

Súmenle a eso, canción de saludo antes de Misa, una especie de "aeróbicos" de alabanza en las exposiciones del Santísimo, ofrenda de varios tipos de objetos (recuerdo cuando expresaba mi descontento en un grupo Juvenil sobre la ofrenda de unos edificios raros), cambio del Credo por canciones, Padre Nuestro con música de las voces del silencio, etc.

Y eso que no son "progres" típicos, es más, hasta Parroquias "neocon" son algunas donde he visto esas rarezas y aberraciones.

Dios los Bendiga.

Anónimo dijo...

http://mediastream.vatican.va/h264dsl.sdp

Capuchino de Silos dijo...

Al anónimo que habla de su párroco yo le aconsejo que hable con él y le comente su preocupación. A mí, personalmente, me dió resultado en alguna cosa; solo en alguna. Por ejemplo: antes, no tenía cruz en el altar, ahora ha puesto una de pie, no en el altar, pero sí al lado del altar. Ahora tendré que hablar con él de nuevo pues en lugar de santiguarse al comienzo de la Santa Misa da los buenos días a los asistentes y todos le contestan menos yo que me pone de los mismos nervios y comienzo la Misa de mal humor. Así que a esa parroquia no suelo ir porque, siempre, hay algo que hace que pierda la paciencia.

Debería haber las mismas NORMAS para todos pues todos somos la misma Iglesia.

En Lanzarote, por ejemplo, no hay reclinatorio en ninguna iglesia para no tener que ponerse de rodillas en ninguna parte de la Misa, ni siquiera después de recibir la Comunión. Todo el mundo se queda de pie; y el Credo, en ninguna parroquia, (y las conocemos todas),se reza el más corto, y cada sacerdote celebra como le da la realísima gana y quiere.

Anónimo: estoy de acuerdo con D. Terzio ¡póngase un "nombre" hombre!

Tulkaa dijo...

La forma "benedictina" de celebrar la misa con la crucifijo sobre el altar es una solución para las basílicas romanas, pero fuera de allí (véase por ejemplo la misa diaria en EWTN) queda un poco ridículo y da la impresión de ser un mero "compromiso" para evitar que te critiquen.

Que sentido tiene celebrar mirando a los fieles, de cara a los fieles, e incluso "para que los fieles vean".

Ninguno.

Anónimo dijo...

Además Tulka a veces los veo como si fueran carniceros detrás del mostrador...uj que impresión fea me da..

Josefina dijo...

"Ahora tendré que hablar con él de nuevo pues en lugar de santiguarse al comienzo de la Santa Misa da los buenos días a los asistentes y todos le contestan menos yo que me pone de los mismos nervios y comienzo la Misa de mal humor. Así que a esa parroquia no suelo ir porque, siempre, hay algo que hace que pierda la paciencia."
-------
¡Me sentí totalmente identificada con esta frase! Tal cual me pasa a mí.
Y no digamos cuando al final el famoso Guía dice: "Nos despedimos del Padre Fulanito cantando...". Una vez no aguanté y fui a decirle al Padre Fulanito que yo no venía a Misa a verlo a él, sino a Nuestro Señor. Con lo cual creo que lo puse de mal humor al cura, (no, esto es una maldad, y no puedo afirmarlo) aunque me dijo que sí, que por supuesto tenía razón... Jeje.

Josefina dijo...

Otrosí digo: NO me da el estómago para leer el enlace. Sufiente con haber leído el post.

Pioquinto dijo...

Páter Terzio, estoy pasando la noche negra del alma, por lo de la luz verde a las excentricidades y creatividad de Kiko I el magno. Ya tiene años cometiendo los abusos y parece que ya le han dado permiso oficial, pero el lenguaje es medio nebuloso y ahí tiene a la manada de bloggeros infoneocónicos y de rd tratando de descifrarlos.

Esto va a levantar ámpula, de hoy en más existe el peligro que cada parroquia patente la liturgia a su arbitrio y capricho. Pero Roma locuta, disputa finita y cada quien a rascarse con sus uñas. Yo mi misa Tridentina no la dejo por nada. Salud, dom Terzio.

Tulkas dijo...

No. En general no hay ni tanta torpeza ni tanta infidelidad como para crear cada uno su propio uso.

Lo que si hay es sobrada falta de formación en los seminarios como para imitar el usus kikorum. No me extrañaría que los primeros en adoptar cierto aroma kiko en la misa fueran precisamente los Seminarios Diocesanos (total -dirán- si lo aprueba el Papa...). Lo que yo espero pero no deseo es una cierta kikizacion del Novus Ordo por doquier, particularmente en parroquias homogéneas y con una comunidad estable.

Y lo digo porque ha visto un peculiar ejemplo: la parroquia católica de Ogle Street en pleno centro de Londres esta arreglada al modo kiko, se celebra con aroma kiko pero no hay, que yo sepa, comunidad allí. Eso terminara pasando y !ya quisiera yo la ortodoxia, fidelidad, claridad doctrinal y solvencia del párroco de Ogle Street en el promedio de los curas nacionalrs!!

De aquí a poco dos opciones quedaran: o misa more kikorum o Santa Misa Tradicional.

Stella matutina, refugium peccatorum, causa nostrae laetitiae: ora pro nobis!!!!

sofronio dijo...

Veamos la voluntad de Dios en todo:

" Hace Dios con nosotros, como se suele haber acá un padre, que enojado con su hijo toma un palo que halló por ahi y castiga con él al hijo, y después al palo échale en el fuego, y al hijo hácele heredero de todos sus bienes. De esta manera, dice el santo, suele también el Señor tomar a los malos por instrumento y azote para castigar a los buenos"

"Y cuando aquel bárbaro Alarico iba a saquear y destruir Roma, le salió al encuentro un venerable y le dijo que no quisiere ser causa de tantos males como en aquella jornada se cometerían. Y él respondió: no voy yo por mi voluntad a Roma mas una persona me combate cada día y me atormenta, diciéndome: Ve a Roma y destruye la ciudad" .."Dejadle que el Señor le mandó que me maldijese, quiere decir que el Señor le ha tomado como instrumento para afligirme y castigarme" (Ejercicio de Perfección y Virtudes Cristianas, del P. Alonso Rdez.)

¿ No será el usus kikorom el palo con que el Padre castiga a sus herederos y que luego quema, o el abusivo Alarico empujado a destruir, para que la Roma arrepentida vuelva a amar el Culto a Dios?

"hágase Tú Voluntad"

Terzio dijo...

Me da alegría ver que se lee y se cita al P. Rodriguez; pero yo diría que entender como 'divina providencia' el conflicto interno de la Iglesia no es correcto, no es ese el sentido del ejemplo que pone el p. Rodriguez.

El Señor puede castigar a la Iglesia con agentes externos, como Atila, para purgar pecados o corregir errores, pero no se debe entender como acciones providenciales el disenso en el seno de la Iglesia, la ruptura de la comunión inter fideles y casos por el estilo. Estos, cuando se dan, suponen un pecado que luego se salda con consecuencias muy nocivas. Por ejemplo, la crisis-ruptura luterana etc. no es un castigo de la Providencia, es un pecado que tuvo consecuencias lamentables (sin entrar a discutir causas/circunstancias etc.).

¿Me explico?

'

Miles Dei dijo...

De dos maneras ha castigado Dios Nuestro Señor siempre y de entrambas nos castiga: la una es castigar los pecados; la otra, castigar con los pecados. No sé si acierto en temer la postrera por mayor, pues cuanto es peor el pecado que el castigo, tanto es peor castigo el pecado. Castiga Dios nuestras culpas con permitir que nuestros regocijos sean nuestras lágrimas; lo que se vio en dos fiestas de toros en la Plaza, adonde, en la primera, quemándose de noche hasta los cimientos una acera, no pereció nadie, y la segunda , no cayéndose nada ni ardiéndose una madera, murieron miserablemente tantas personas. Castiga Dios con permitir en Cádiz que nuestros puertos sean cosarios de nuestras mercancías y las anclas de nuestros navíos sus huracanes. Da a los rebeldes las plazas en Flandes. Da la flota, sin resistencia nuestra ni gasto de pólvora, a los herejes. Entrégales en el Brasil los lugares y puertos y las islas. Ábreles paso a Italia. Dales victorias en Alemania y socorros. Castigos son de Su mano, satisfaciones son de Su ira grandes y dolorosas. Mas, permitir que en la corte de V.M. azoten y quemen un crucifijo, que repetidamente fijen en los lugares públicos y sagrados carteles contra Su Ley sacrosanta y solamente verdadera, esto es castigar con los pecados. Y pecados tales, que en esta vida no pueden tener proporcionado castigo

Y como decía proféticamente Quevedo al final de ese escrito:

TODO LO ESCRIBO DEBAJO DE LA CORRECTIÓN DE LA SANTA IGLESIA ROMANA, Y SI ALGO HAY DISONANTE A SU SACRA DOCTRINA, DESDE LUEGO LO RETRATO.


Saludos, Padre, espero que el auto ki(r)kense no le haya dejado sin habla.

Terzio dijo...

Como Quevedo no es 'magisterio', quédese en el plano de lo que, expuesto con razón, puede mismamente ser con razón contradicho, si no en todo, al menos en parte.

Ideo concedo ad primam, sed nego últimam. Respondeo:

El pecado puede ser castigado con sus consecuencias mismas, pero castigar el pecado con la herejía no; otra cosa es dejar que la herejía se purgue con sus consecuencias, pero no hacer que surja en cuanto tal como castigo de la maldad.

Son distinciones importantes circa rem.

'

Miles Dei dijo...

No se, padre. ¿Acaso no es la herejía consecuencia de pecados anteriores? Aunque igual es a esa distinción a la que se refiere. Es obvio que hablamos de providencia que tolera en bien de... y no de Dios que quita o daña la fe.

Aunque sigue sin resolverse esa cuestión de auxiliis que hace de todo un misterio líado por los modernos.

Peccatum peccato punitur, decía un libro penitencial medieval. Eso es lo que tengo claro. Un pecado arrastra a otro y sirve de castigo.

Terzio dijo...

Yes. Lo que distingo/niego es que la herejía fuera/pudiera ser suscitada 'providencialmente' como castigo de pecados y pecadores, algo que repugna.

¿Te gusta el cine? Hay una peli española, 'El Rey pasmado' que saca en una escena una clásica exposición de estos temas: pecado, castigo, mérito, intercesión, providencia...etc. La peli (y no te digo que la veas (si no la has visto)) satiriza a la Iglesia, la Inquisición etc. pero tiene detalles curiosos, sed con mucho de impía (lo que son las cosas).

A mí - of course - me gustan los 'malos' de la peli, que son los buenos, claro (jueces del Stº Tribunal, frailes, curas y reverendos, etc.).

'

Miles Dei dijo...

La he visto, aunque me arrepentí de hacerlo. Prefiero a Quevedo para contar ironías de los austrias y sus validos.

Y para el tema, como no, el condenado por desconfíado de Don Tirso de Molina es más que ilustrativa de la confusión de auxiliis.

sofronio dijo...

apoyándome en el P. Alonso Rdez. Cito. "..en el pecado que hace el hombre concurren dos cosas: la una el movimiento y acto exterior;; la otra el desorden de la voluntad con que se aparta de lo que Dios manda. De la primera es autor Dios; de la segunda el hombre. Pongamos caso de que un hombre riñe con otro hombre y le mata.Para matarlo tuvo necesidad de echar mano de la espada, levantar y menear el brazo, tirar el golpe y hacer otros movimientos..que se pueden considerar por sí sin el desorden de la voluntad del hombre que los hizo para matar a otro. De todos estos movimientos en sí considerados es causa Dios y Él los hace como hace los otros efectos de las criaturas irracionales. Porque así como ellas no pueden ni menear ni obrara sin Dios, así también sin Él no pudiera el hombre ni menear el brazo ni echar mano a la espada. Pero además de esto, el hombre usase de esto para su necesaria defensa,en guerra justo o como ministro de justicia para matar a otro, no pecaría (abtenerse modernistas). pero la culpa, que es el defecto y desorden de la voluntad, con que el malo hace la injuria, ...no es causa Dios, aunque la permite, porque pudiéndola impedir no la impide por sus justos juicios" (fin cita)

¿ Conoceremos nosotros esos justos juicios, su providencia y voluntad ? No

Aplicándolo al tema : ¿Quisó Dios el acto cismático de Miguel I Cerulario en 1054? No ¿ Pudo impedirlo? Sí, pero no lo impidió pudiendo ¿por qué, cuáles sean esos Sus justos juicios?

A mi me gusta pensar, sin ningún fundamento por supuesto, que el pulmón del Este, única Iglesia con la cual pienso que hay posibilidad de unión ( o vuelta), podría ser la providencia de Dios, para detener esta locura litúrgica instalada in crescendo y la protestantización de muchos miembros de la Iglesia,en definitiva, la forma que Dios usase para destrozar al modernismo.

Seguro que no será como yo pienso, pero un bien mayor sacará ¿cómo? ni idea, más que sobrecogerme ante el misterio.

Aquilifer dijo...

Celebro lo que dice, páter. Mucha razón tiene vuestra paternidad: en la literatura hija de la Revolución los malos son los buenos.
Eso lo tengo particularmente claro en la ópera "Tosca", muy hermosa música, pero detestable y deprimente trama.
El verdadero héroe y tío simpático de esta obra no es el melindroso, traidor y memo Cavaradossi, sino el valiente Barón Scarpia. Y no hablemos del repugnante y miserable Angelotti. Siempre he apreciado y admirado al bueno de Scarpia y mucho lamento su alevosa muerte a manos de esa hembra desquiciada que además es un putón desorejado.

Dios le guarde siempre, páter. Está consiguiendo Vd. crear uno de las más estimables web de toda la internete mundial. No hay ocasión en que me ponga a navegar por la red y no sea ex orbe mi primer destino. Y me impaciento cuando se demora Vd. más de la cuenta en publicar otro de sus estupendos artículos.
Perdóneme por salirme del tema.

Terzio dijo...

El Condenado por Desconfiado es una de las obras más singulares de nuestro Teatro del Siglo de Oro, un monumento dramático-teológico. Yes, Miles.

Sofronio, yo también imagino historia-ficción reinterpretada desde consideraciones providenciales, muchas veces. Pero tengo que detenerme porque me expongo al delirio, soy demasiado imaginativo y me da miedo pensar. Me consuelo esperando que un día, en la Gloria, nos cuenten la Historia como Dios manda (si llegamos a la Gloria, Dios lo quiera).

El blog, amable (y exagerado) Aquilifer, es normalito, corriente, tan mejorable como su gestor. Y otra cosa: Scarpia es un horror, y un blasfemo que enmedio del Te Deum dice 'Tosca, mi fai dimenticare Iddio !!!'

Opino.

'

Miles Dei dijo...

Bueno, ya tiene traducido el discurso íntegro del Santo Padre:

http://divcomedia.blogspot.com/2012/01/que-dijo-el-papa-los-miembros-de-las.html

Más de uno se va a ver en verguenza de como lo han recortado.

¿Sabían que el Papa habló de la radicalidad del testimonio cristiano de aquel que sigue los libros litúrgicos con fidelidad?

Pues eso, a ver si son más radiales en escuchar, leer y hablar del Papa y no se portan como los tres monos sabios

AMDG dijo...

Se te pasó este: Tiene que mostrar a la vez un rostro fraterno sin dejar de ser un icono de paternidad/maternidad. Saber combinar estas dos dimensiones simultáneamente es el secreto principal del arte de presidir."

El cura icono de maternidad. Para reír si no fuera para llorar. Au8nque mejor comprender, como decía el impío Espinosa.
Cuando lo leí quise pensar que no habría malicia, sino ignoracia. Pero me parece ingenuo hablar de ignorancia, cuando todos los tiros apuntan en la misma dirección.

caramuixa dijo...

"...En realidad, cuando el sacerdote tiene posibilidad de asistir a una celebración comunitaria durante ese día, no se justifica el que celebre una Misa él solo sin asistencia de nadie."

jajajaja, los cartujos celebran cada misa conventual, y los padres después celebran en privado ayudados por un hermano, para toda la Iglesia Universal.