martes, 6 de diciembre de 2011

Novell, otra vez Novell (coda-estrambote al articulete anterior)


Addenda a modo de estrambote al articulete anterior:

Por responder a un comentario, me he encontrado este borrador de un articulete sobre Novell que empecé a componer a primeros de Agosto pasado y quedó sin publicar. Lo hago ahora para confirmar que el novillo episcopal apunta maneras la mar de preocupantes.

Supuesta la escasa mejoría que suelen experimentar los prelados cuando se ponen la mitra por montera, la deriva de este pimpollo Novell puede ser de las que dejen huella, ¡el Señor nos libre!

Dicho lo cual, ahí va el borrador, tal como me quedó en Agosto (que Uds lo pasen bien):

No sé si esto que voy a criticar fue antes o después de lo del programa de Buenafuente, intuyo que es anterior. Pero acabo de descubrir esta entrevista publicada en El País y no me resisto a comentarla porque corrobora mis peores sospechas.

Locuaz y divertido, así califica el periodista entrevistador al prelado entrevistado. Dos calificativos que pueden ser positivos para un relaciones públicas, por ejemplo, pero que resultan impropiamente chocantes si se refieren a un obispo.

¿Cómo tiene que ser un obispo? No quiero decir que un obispo deba de ser taciturno y aburrido, no. Pero en absoluto deben ser su locuacidad y su ligereza lo que más resalte a primera vista. ¡Es que es joven! - dirán algunos - . ¡Es que por eso mismo! - les respondería yo - . Ademas no considero que 41 años sea la edad del pavo; con 41 años uno no es ni debe parecer un adolescente.

La entrevista de El País ustedes verán si al leen o no. Por si les diera pereza, les hago un florilegio de citas (en negritas el entrevistador/en cursiva Novell):

"...los obispos tienen que ser valientes. Personas de Dios, preparadas, capaces de dialogar, de hacerse cargo de que vivimos en una sociedad que no es la de hace 40 años, sino la de 2011, que hayan nacido en este contexto plural, donde la Iglesia es una institución con su importancia, pero no la única. Hombres valientes para afrontar los cambios que la Iglesia tendrá que dar en estos años."

"...¿Cuáles son los retos del siglo XXI? El primero es transmitir la fe a la nueva generación. Lograr que, si quiere, crea en Jesucristo y viva según su Evangelio. Para eso hacen falta personas que hablen un lenguaje sensible a los problemas de hoy"

"...Un conocido le recuerda de seminarista defendiendo el fin del celibato en el Concilio Tarraconense de 1995. Es verdad, defendía cosas con ímpetu porque digo lo que pienso y entonces pensaba eso. Era deudor de quien me había formado."

"...Jesús no habló de celibato. No, y la Iglesia no ha dicho que eso no puede cambiar."

Hay más, léanlo con paciencia. El final es una verdadera traca. No me puedo explicar cómo un obispo, un obispo de la Iglesia Católica, aunque sea un obispo recien nombrado, un obispo recién ordenado, un bisbet jr. pueda decir esas cosas en una entrevista. Una entrevista al periódico oficioso del psoe, órgano oficioso del anti-catolicismo español.

Si alguno piensa que tengo mantengo manías y prejucios personales, que lo piense; pero que piense también que tengo razones y tengo razón.

p.s. Por supuesto ¡Oremus!
+T.

8 comentarios:

Nicolás dijo...

Perdone Don Terzio soy de la otra orilla del Atlántico y sólo dos o tres he leído El País en ejemplares atrasados, cedidos por la Embajada de España en esta ciudad y al revisar la sección de avisos clasificados he advertido los reclamos de las muchas clínicas de Madrid que ofrecen "aborto legal". ¿Puede o debe un obispo de la Santa Iglesia conceder una entrevista y por lo tanto colaborar con un medio que difunde la cultura de la muerte con tanto desparpajo? En mi modesta opinión, no solamente los obispos sino incluso los laicos deberían abstenerse de colaborar con ese periódico, en cualquier forma que sea.

Anónimo dijo...

Adversus Haereses dijo:

Padre, es realmente escandalosa esa nota, máxime porque "el periodista" que fue recibido por Novell y a quien le pidió que le pusiera los gemelos (y con qué frase...) es una mujer: es la escritora y periodista Luz Sánchez Mellado.

Sinceramente, inspira mucha vergüenza; el inicio de este Novell huele feo y terminará peor. Aunque lo incorporaré a mis especiales impetraciones de martirio, a ver si lo ayudamos a salvarse...

Dios lo bendiga.

Anónimo dijo...

Este obispo me pone enfermo.

Anónimo dijo...

Novelería barata. No hay más.
Y cómo duele decir esto... No lo sabe ni él.







@ Torrijitas

Joan dijo...

Lo que a usted le joroba, Terzio, es que no le hayan hecho obispo a usted. Al menos, Novell da la cara y predica a tiempo y a destiempo. Y lo que dice está bastante en la órbita de lo que decía y escribía Juan Pablo II. Haga usted examen de conciencia y antes de andar examinando a obispos, pregúntese si no es su propia frustración de cura mediocre lo que le mueve a escribir aquí.

Terzio dijo...

No señorito, que se equivoca usted, que ni se imagina (el berrenchín se lo impide) que lo que a mí me gustaría ser es Patriarca de Moscú (con Zar reinante; Romanov, preferentemente).

Es obvio.

Ea! Váyase usted por ahí y, de camino, dígale al bisbet Novell que deje el look barba-de-bombero y que se afeite mejor (venden unas cuchillas de tres hojas la mar de buenas).

Si quiere, hasta le puede darle un beso (de mi parte no) donde acostumbre (me refiero al anillo, of course).

'

Antonius dijo...

Lo de JP2 ha estado sublime, por eso lo primero que he pensado con la respuesta de Terzio sobre el ósculo es que el lugar de destino iba a ser el corán, ya saben, ese inocente y muy digno de respeto librito en el que se llama al degüello sistemático de cristianos, entre otras muchas mas prendas que no tienen desperdicio cristiano. Desde luego, que gran ejemplo de fraternidad catĺica el del fanático del bisbe yunior. Se entiende, los frutos, y tal...

Roberto Hope dijo...

Don Joan: Precisamente, lo malo es que emule a Juan Pablo II en los mismos errores que cometió éste.