miércoles, 30 de noviembre de 2011

No transige la conciencia


Cuando han confirmado la noticia, que ya se rumoreaba, me he acordado del título de una novelita, una narración, de mi querida Fernán Caballero; que no tiene nada que ver con el caso, sólo lo apropiado de su título para sentenciar esta novedad.

Zp se va, lo han echado, lo han hundido (¡él se ha hundido!) estrepitosamente. Si tuviera vergüenza, diríase que se va avergonzado, pero ni su partido ni él tienen suficiente materia moral para ruborizarse. Si se les pone la cara colorada es por ira, por mala voluntad herida y ensoberbecida.

Que son malos y están rellenos de de ponzoña, lo prueba que todavía, como los reptiles, aun aplastados revuelven la cola y muerden con veneno. Toda esta semana pasada desde su derrota electoral, los medios que controlan casi absolutamente, no hablan de los vencedores sino del psoe, de sus suciedades, de la panda corrupta, sus alcantarillas y sus ratas. Si sacan a relucir al Donmariano ganador y su tropa es para achacarles los problemazos que van dejando y criticarles en adelanto lo que todavía no han empezado a hacer. La canalla marxista es así, y la viciosa tendencia pro-izquierdosa que parece dominar prensa, radio y televisión favorece a los malos que se van y dan caña a los que todavía no han llegado; que sean buenos, regulares o también malos, ya se verá.

Entre las bombas lapa que el infame sociata y su patrulla dejan al Donmariano y su club está la resolución del problema no existente y artificiosamente creado por el resentido acomplejado Zp y su des-memoria histórica. Hoy han publicado las resoluciones de la bochornosa comisión contra-Valle de los Caídos, recomendando la exhumación y el traslado de los restos del Caudillo y la preterición de los de JoseAntonio.

Por lo visto, en el texto redactado por los comisionados se menciona la salvedad de que la Iglesia ceda, puesto que le compete por estar así convenido en los vigentes tratados Iglesia-Estado. La cuestión, pues, se deja finalmente en manos de nuestra Jerarquía. ¿Qué resolverán nuestros jerarcas?

Yo espero (¡deseo!) que no tengan nada que resolver y que la repugnante comisión y sus recomendaciones se apulgaren en el oscuro rincón de un archivo. Quiero que Rajoy y su nueva gente ignoren el asunto y la recomendación, que barran el estiércol que Zp y su inmunda piara han esparcido. Que se olvide todo.

Pero, si tuvieran que decidir porque la cobardïa se impone al pundonor y los que van a gobernar demuestren compartir la mala ralea de las ratas vencidas, si nuestros Obispos tuvieran que decidir el pseudo-dilema, que no olviden nuestros Jerarcas de quién es el cuerpo que se exhumaría: Que no olviden que son los restos de quien defendió a la Iglesia y demostró ser su fidelísimo valedor cuando la Iglesia en España sucumbía y se veía obligada a volver a las catacumbas, chorreando sangre de Mártires.


Franco no fue un personaje para olvidar, sino un hombre, un jefe de estado al que admirar. Y no digo que fuera perfecto, porque la perfección sólo es atributo de Dios: Digo que fue admirable, y para la Iglesia un defensor y un aliado providencial. Si la Iglesia lo olvidara, si por complacer la vileza de los resentidos la Iglesia de España transigiera, estaría pecando contra sí misma, deshonrando su propia conciencia.

Si la obra de misericordia manda enterrar a los muertos, desenterrarlos para ofenderlos (y de eso se trata, no de otra cosa) es un sacrilegio que clama justicia. Una justicia que si no la hacen los hombres, la hará Dios.

Algunas veces, para algunos hechos, predico que las acciones contra Dios, contra la Iglesia, contra la fe, contra la piedad, contra la familía, contra los inocentes, todos esos crímenes se pagan siempre, bien en la vida o bien en la muerte, pero se pagan todos. Hasta el último céntimo, dice el Evangelio.

Yo rezo para que no haya que pagar así, tan culpablemente cara, esta deuda de gratitud, piedad y honra. Que no la tenga que pagar nadie con castigo, sino que prevalezca la honrosa memoria del que pretenden humillar postumamente.

Qué vergüenza que fueran tan cobardes con el hombre que vivió y ahora quieran vengarse en sus honorables restos, tan dignos, tan respetables para cualquier español de bien.

Ellos demuestran lo que son. Espero que otros mejores les demuestren que no transige la conciencia.

+T.

16 comentarios:

Andrew dijo...

Un dato que puede ser importancia: seguramente es peor enemigo el obispado de Madrid, y de otros lugares, que Zapatero o su "comisión". Ya se sabe que el enemigo de dentro es mucho más peligroso que el de fuera.

LFU dijo...

¡Bravo!

Esperanza dijo...

También deseo que se olviden de ese informe, y que si hace falta vuelvan a pedir otro informe a otra esa comisión (previamente remozada)... si será por triquiñuelas administrativas y por informes...
Pero aguardo con cierta desconfianza la llegada del nuevo Gobierno en este tema. Creo recordar, que fue una corporación municipal pepera que gobernaba con mayoría, la que suprimió las calles que en León estaban dedicadas a José Antonio, a Franco, a Calvo Sotelo,etc.

tente dijo...

Odioso Zp y madito psoe. Pero peor me parece que nadie en el PP haya sido capaz de asumir esa defensa.

Domingo R. dijo...

Me alegra ver que hay gente como usted que no se avergüenza de defender la historia verdadera y a sus heróicos protagonistas: Francisco Franco lo fue. Como usted dice, fue un hombre providencial para España.

Unknown dijo...

Más alto, se podrá decir, pero más claro, imposible. Es una verdad como una catedral todo lo expuesto en este magnífico artículo

Unknown dijo...

Más alto se podrá decir, pero más claro, imposible. Magnífico artículo que pone a las claras la bajeza de esta gentuza que quiere morir matando por la espalda. Este es un rasgo de esta chusma infecta, ir a lo traidor, bien que lo demostraron en abril de 1931 y en el verano de 1936

Pioquinto dijo...

Cómo corrían las ratas a Francia! Todo era oír el nombre del caudillo, para que aceleraran el paso. Pero había tantas ratas, que hasta formaron gobierno. Una de las ratas más asesinas, Carrillo, el chacal de Paracuellos fué homenajeado y abrazado por el rey. No lo puedo entender.
El vencedor de la última cruzada Francisco Franco, salvador de España, no puede descansar en paz. El quiso un cementerio donde reposaran los españoles, sin diferencia de bandos, como reconciliación. Ahora toca a la jerarquía defender el Valle. Yo no apostaría ni un euro. La cobardía se vuelve endémica.

azahar dijo...

Yo no deseo que se olvide ese informe, ni deseo que se quede archivado.

Lo deseable es que se tenga la valentía y coherencia de responder con un NO.

Una negativa a esa resolución infame, que no responde más que a finalidades rencorosas y envidiosas de unos personajes mediocres.

¿Por qué se tiene que olvidar ese miserable informe? Es mejor zanjar el tema y darlo por solucionado anulando sus conclusiones y tirándolo a la basura. Si queda ahí, algún día, alguien le quitará el polvo y volveremos a empezar con la misma matraca.

Anónimo dijo...

"Al llegar para mí la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio, pido a Dios me acoja benigno a su presencia, pues quise vivir y morir como católico. En el nombre de Cristo me honro y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir.
Pido perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos sin que yo los tuviera por tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquéllos que lo fueron de España, a la que amo hasta el último aliento de mi vida, que ya sé próximo.
Quiero agradecer a cuantos han colaborado, con entusiasmo, entrega y abnegación en la empresa de hacer una España unida, grande y libre.
Por el amor que siento por nuestra Patria os pido que perseveréis en la unidad y en la paz, y que rodeéis a don Juan Carlos de Borbón del mismo afecto y lealtad que a mí me habéis brindado y le prestéis en todo momento el mismo apoyo de colaboración que de vosotros he tenido.
No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta. Velad también vosotros y deponed, frente a los supremos intereses de la Patria y del pueblo español, toda mira personal.
No cejéis en alcanzar la justicia social y la cultura para todos los hombres de España, y haced de ello vuestro primordial objetivo. Mantened la unidad de las tierras de España, exaltando la rica multiplicidad de las regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la Patria.
Quisiera en mi último momento unir los nombres de Dios y de España y abrazaros a todos para gritar juntos por última vez en los umbrales de mi muerte: ¡Arriba España! ¡Viva España!

Uribante dijo...

España tiene la gloria y la tragedia de "las dos Españas". Sólo en nuestro país puede ocurrir la bajeza que estamos contemplando. No creo que nuestros obispos defrauden nuestra memoria histórica permitiendo la enormidad que han propuesto esos resentidos. No puedo creer que sean capaces de tanta cobardía y tanta vileza.

Jordi Morrós dijo...

Yo no voy a entrar a discutir sobre lo que hay que hacer o dejar de hacer con el Valle de los Caídos.

Sólo os aporto una breve cita de un libro que he encontrado por estos mundos internáuticos públicada por un nieto del general Franco, y quizás la opinión de la familia también se debería tener en cuenta por mucha figura histórica que este general haya sido.

"Mi abuelo nunca dijo que le enterraran en el Valle de los Caídos. Nunca creyó que aquel fuese su lugar. Tenía otros planes. Hacía años que mi abuela y él tenían un panteón en El Pardo y siempre pensó que allí, cerca de donde había pasado la mayor parte de su vida, descansaría. Pero cuando murió, las más altas instancias del país nos preguntaron si nos parecía bien enterrarle al lado de José Antonio Primo de Rivera. El dolor y la incertidumbre nos habían confundido. Nos habían presionado. Supimos que había muerto el régimen y por un momento nos olvidamos del hombre. Y mi abuela accedió a que se lo llevaran al Valle de los Caídos. Él no lo había concebido como su mausoleo y mi abuela lamentaría el resto de su vida no poder compartir con su marido la tumba de El Pardo que compraron juntos"

Francisco Franco Martínez-Bordiú, "La naturaleza de Franco. Cuando mi abuelo era persona", p. 220.

Tulkas dijo...

Que la Jerarquía en España defendiera un cementerio supondría que comparten y creen la doctrina sobre los Novísimos. Y eso ya es mucho pedir.

Miles Dei dijo...

Pero cuando murió, las más altas instancias del país nos preguntaron si nos parecía bien enterrarle al lado de José Antonio Primo de Rivera.


Sobre esto mismo puse un comentario donde indicaba sutilmente un porqué pero no ha sido publicado. En fin.

Andrew dijo...

Pues podrían también sacar a Felipe II de El Escorial: también Felipe II era un pedazo de dictador y de nacional-católico y tuvo la iniciativa personal de construir bajo su reinado un inmenso monumento con monasterio y basílica, obra personal suya. Fuera la tumba de Felipe II de El Escorial.

azahar dijo...

¿Y desde cuándo les ha importado a muchos los deseos del Caudillo y de su familia?. Cuando les han vilipendiado hasta la saciedad.

¿Ahora vienen, esos mismos, alegando motivos familiares? Todo por conveniencia y para salirse con la suya.

La familia no ha sido consultada en ningún momento, nadie les ha preguntado y, en cualquier caso, la Fundación Nacional Francisco Franco ya ha respondido adecuadamente a ese informe y desde el punto de vista legal, es materialmente inviable lo que se pretende.

Todo ha sido una venganza promovida por rastreros sin conciencia, desde el principio hasta el final. No olvidemos que el traslado de los restos del Caudillo es la guinda del pastel.

Ya llevamos más de un año soportando diversas tropelías en el Valle de los Caídos y los que ahora se "conmueven" han callado o alentado para conseguir el cierre, sin considerar la opinión de los que se han resistido.