martes, 30 de agosto de 2011

Nuevas evangelizaciones, animadas atracciones


Insistiendo (insisto yo) en lo de las jmjs a propósito de nuestra JMJ (que ya pasó, gracias a Dios (y en la que no ha habido que lamentar desgracias, a Dios gracias)); dándale vueltas al tema, aunque no me guste, tengo que reconocer su efecto, su repercusión. Iba a decir en las almas; me freno y digo en las gentes, en nuestros comunes y corrientes católicos de buena voluntad. ¿Pero qué clase de efecto, qué tipo de impresión?

Yo diría - se puede decir - que una jmj viene a ser una especie de 'feria ambulante'; una feria católica, of course. Esta tarde mismo he recogido un mail de una entusiasmada amiga que me cuenta su 'experiencia' jmjotista, resaltando la visita a un sitio en el que exponían un monotemático sobre la Madre Teresa. El mail de mi amiga entusiasmada (quizá abuso - ella me dispensará - de confianza) dice esto:

"...ha habido en la calle Serrano una exposición de la Madre Teresa de Calcuta, preciosa...Es enorme...(exponen) hasta reliquias de la Madre Teresa...me cuentan el bien tan enorme que está haciendo a muchísima gente sea católica o no...Me comentan que ha habido hasta verdaderas conversiones viendo la exposición..."

Considerándolo, mutatis mutandis, es lo mismo que podría haber contado un peregrino de aquellos que asistieron al legendario primer Jubileo Romano, el del 1300, que asombró hasta la mismísimo Dante. Aquel proto-jubileo católico cerraba, por así decir, el capítulo de las peregrinaciones del Medievo; con Jerusalén dada por perdida y las Cruzadas por fracasadas, la atención 'festiva' de los devotos de la ya decadente Edad Media se focalizaba en Roma, a punto de vivirse las grandes crisis de los siglos XIV-XV (Avignon y Cisma de Occidente, la devastadora Peste Negra, y la Guerra de los Cien Años). La convocatoria del Jubileo animó de otra forma aquel agitado siglo, un siglo 'matriz' de las tendencias que se explicitarían en las centurias sucesivas.

Pero el hombre del trecento no busca en el jubileo el 'encuentro' (aunque existió); ni el 'intercambio' (aunque se diera); ni tampoco la 'fiesta' (aunque las hubo). El romero que caminaba a Roma iba buscando perdón, indulgencia, quería asegurarse el Cielo que bien sabía que no estaba en la tierra. Era una Cristiandad asolada por acontecimientos internos y externos que acudía ansiosa a encontrarse con Cristo. En Roma es el tiempo en que aparecen en las iglesias y basílicas las imágenes talladas del Crucifijo, la época en que las Santas videntes Catalina y Brígida ven y reviven la Pasión del Señor, fuente de una mística dulce y dolorosa a la vez.

Los testimonios sobre la JMJ recién celebrada insisten en expresiones como 'encuentro', 'intercambio', 'comunión', 'experiencia'. Todo muy característico de ese modo de pensar tan marcadamente 'antropocentrista' que define a la Iglesia post-conciliar, la Iglesia de la post-modernidad que hasta invierte el concepto de 'penitencia' tradicional para convertirlo (entenderlo y re-plantearlo) como 'fiesta'.

En este marco, con estas coordenadas, explicar como 'feria ambulante' (sin ningún prejucio peyorativo) las jmjs no me parece desacertado. Tiene sentido. No juzgaré cuánto, de qué especie, cualidad y/o calidad. Incluso recalco que las jmjs serán sólo una parte del planning más general de la Nueva Evangelización. En este youtube, el capo de la neo-misión, Don Rino Fisichella, avisa de próximos eventos, en tono menor que el de las jmjs, pero con el sello característico de estas novedades:



Lo que en en los años 1940-1960 eran las 'Misiones Populares' toman ahora este perfil juanpablista, definitivamente urbano. Si no lo han advertido, la voz en off traduce las palabras de Fisichella: "...vivir una experiencia de comunión, de alegría, de fiesta, de oración..."

También oración, por supuesto. Pero con esos, digamos, catalizadores que he subrayado. Un ejemplo ilustrativo lo vimos en uno de los actos de la JMJ, en el Escorial, en el Patio de los Reyes, donde el Papa Benedicto habló a las monjas jóvenes. Entre todas ellas destacaba el grupo de las neo-monjas ex-clarisas de Lerma, con su archi-publicitada híper-promovida ideadora sor Berzosa, discreta entre el grupo pero fermentándolo todo con ese extraño chupy-guay-guirigay de coplillas, movimientos, ritmos y expresiones corporales. Me alarma que esta monja bisoña esté citada (con foto y todo) entre los agentes neo-vangelizadores de lo que sea que vaya a ser eso que Monseñor Fisichella va a dirigir en esas ciudades descatolizadas: Barcelona, Budapest, Bruselas, Dublín, Colonia, Lisboa, Liverpool, París, Turín, Varsovia y Viena.

Inquietante, ¿no? Por lo menos para un católico consciente como el que esto escribe, tan sesibles como somos a las novelerías, las movidas y los eventos con tufo juanpablista.

Termino con otro recorte del mail de mi amiga, la entusiasta participante de la JMJ, dando testimonio de una de las actividades en la que participó:

"...Nosotras estuvimos en la Carpa que tenían instalada en el Retiro; era una carpa de Adoración; y no os podeis ni imaginar la cantidad de gente que había en cola para entrar..."


Son formas, ya lo sé, nuevas formas. Con todo su relativo valor, también lo sé. Pero son ya tantas las novedades, tan variado y vertiginoso el catálogo y su presentación que desconcierta la sucesión de la creatividad pastoral. Opino (con muchos).

Las formas crean formas y derivan formas nuevas. Formas nuevas de esas que dificultan/dificultarán comprender la Fe dentro del imprescindible marco de la Tradición; formas nuevas dificultosas/dificultantes que luego habrá que explicar con conceptos auxiliares como el de la 'hermeneútica de la continuidad'. Por ejemplo.

Lo que pasa es que las novedades no siempre se dejan explicar/adecuar con los conceptos auxiliares.

La gracia supone la naturaleza. Y si la naturaleza es tal, tal será el efecto final de la gracia sobre ella (salva siempre la Omnipotencia del que puede sacar de las piedras hijos de Abrahám).

Pero no se debe tentar a la Providencia, ni es prudente complicarle las circunstancias.

+T.

24 comentarios:

Hermenegildo dijo...

Hablando de ferias, en el Parque del Retiro llegó a instalarse una "feria de las vocaciones", con sus puestos en los que las distintas órdenes y congregaciones religiosas "vendían" su producto.

En cuanto a las carpas eucarísticas, he visto fotos en las que se ve gente durmiendo, con su saco de dormir y todo, dentro de dichas carpas, con el Santísimo expuesto.

Pioquinto dijo...

Asistimos como espectadores mudos a la metamorfosis de la Iglesia en una caricatura, que pierde poco a poco su identidad, para crearle otra diferente. Y este proceso no es natural, lo manejan desde arriba los pro-hombres, en complicidad con algunos carismáticos líderes. Se trajeron hermosas imágenes de toda España, pero como folklore, puesto que no se rezó en las estaciones.

En las peregrinaciones que yo conocí, todo era silencio, respeto, rezo y devoción. Las fiestas que se celebraban , eran las patronales, donde se cantaba y se paseaba en santa algarabía, con fuegos artificiales y todo. Se ha creado un engendro de las dos, con un delgado barniz de catolicismo.

Y lo que son los nuevos movimientos, son creados por gente creativa, haciendo sus propios ritos, de los que el máximo ejemplo son los kikos. Que reclaman conversiones, milagros, sanaciones?

Sí, los protestantes también. Me gustaría saber qué pensaría un católico de hace 60 años si presenciara algo así. Saludos, páter Terzio.

Terzio dijo...

Bueno, el patriarca Jacob durmió (como un patriarca) en Betel, y el rey Salomón también se fué a dormir al santuario de Gabaón. Conque el sueño honesto en recinto sagrado no es algo extraño ni pecaminoso en sí (no siendo irrespetuoso).

No quiero decir, tampoco, que sea recomendable, of course.

Sobre el merchandising o como se llame, no comment.

'

Antonius dijo...

En medio de una galerna formidable y los timoneles rumbo directo a los acantilados. La que nos vamos a dar. Es a lo que hay que prepararse, en mi opinión.

Por el estilo de escritura que tiene que emplear me da la sensación cada vez que leo al páter de que debe ser muy difícil para un sacerdote católico consciente encontrar formas de expresar la verdad. Por los timoneles, supongo. Que triste, que triste (por los timo-neles...).

Sobre el Via Crucis en su momento leí esto (páter, ¿los enlaces a RC los permite usted? Uno que puse no lo publicó). Ahí viene un enlace a los textos del "adulterado" Via Crucis. No he sido capaz de pasar de la apócrifa primera estación cuando se dice (negrita y mayúsculas son mías, obviamente):

Unidos a la oración de Cristo, oremos para que la Iglesia viva unida y en paz en la Tierra del Señor; para que cese toda persecución y discriminación por causa de la fe; y para que TODOS LOS QUE CREEN EN UN ÚNICO DIOS vivan en justicia la fraternidad, hasta que Dios nos conceda sentarnos en torno a su única mesa.

¿Que tal? Pues esta es la nueva evangelización... "Y si uno de nosotros o un ángel del Cielo os enseñare otro evangelio distinto, ¡sea anatema!"... y a buen entendedor...

Es tal el estado de podredumbre y envenenamiento que esto solo lo arregla la intervención divina. Oremos por el regreso de nuestro Señor Jesucristo. Porque... ¿queremos que regrese... si o no? Pues para que regrese la Iglesia debe sufrir primero la Cruz que sufrió Cristo... pero antes la Iglesia debe aceptar ese sacrificio en la Cruz voluntariamente, es decir la Iglesia ha de pasar primero por su Oración en el Huerto. ¿Aceptamos o no aceptamos? ¿Vamos a la Cruz o nos queremos escamotear? ¿Cargamos nosotros la Cruz o se la dejamos a otros en el futuro que sean mas valientes? ¿Amamos a Cristo o no lo amamos? ¿Cuanto lo amamos? ¿Le seguimos o no le seguimos? ¿Cuando será que la Iglesia tenga su Oración en el Huerto?

Yo creo que las cosas cada vez están mas claras, o mas oscuras según se mire, al menos es mi juicio particular.

Teresa dijo...

No soy entusiasta de estas macroconcentraciones, a pesar de haber participado en alguna cuando era joven, o tal vez por eso. La de Madrid la seguí, a ratos, por televisión, y sí hubo un momento que me impresionó. En Cuatro Vientos, después de la tormenta, cuando el Papa se arrodilló en adoración ante la magnífica custodia de Arfe y se hizo el silencio, sentí un escalofrío.

Rafael dijo...

Por cierto, algunos podrían aprender lecciones de "Nueva Evangelización" en el Valle de los Caídos: unos monjes perseguidos, aplicando dosis de valentía ante la persecución y sin callar la Verdad y las verdades, con misas y oraciones al más tradicional de los estilos, logran llenar de gente una basílica aislada en un monte. Y por cierto, los "kikos" frecuentan este lugar, lo cual no me parece mal.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO dice: Los kikos frecuentan el lugar pero, al menos hace unos años, celebraban su liturgia aparte. Quizá esto haya cambiado.
Lo de la JMJ estimo que es su escasa o nula relación con el dia a dia de la Iglesia lo que constituye su mayor debilidad. Los macroeventos y el dia a dia dos líneas paralelas que avanzan sin encontrarse. Lo que no quita que hagan bien a muchos pero no resuelven el problema fundamental. La prueba es que un impresentable como Fisichella se sube al carro.

Zoilo Garzon dijo...

Insisto en mi tema: el silencio de 2 millones de almas (no gentes) en adoración al Santísimo Sacramento, con el Vicario de Cristo de rodillas también en adoración es más elocuente que nuestras disquisiciones. No soy partidario de nada de lo que acompaña, en general, la parte festivalera de la JMJ, tampoco soy partidario y desconfío de todo lo que promueve u organiza la Conferencia Episcopal Española, pero no puedo menos que admirar y dar gracias a Dios por semejante Acto de Fe.
Ya solicité al blogero que publicara mis palabras de arepentimiento por juzgar la JMJ antes de su celebración. Sigo pidiendo perdón por ello a Dios en primer lugar y a los hombres.

Zoilo Garzon dijo...

Estimado moderador. No sé si se ha enviado mi comentario anterior. Lo repito condensado.

Dos millones de almas son más elocuentes que nuestras disquisiciones, lamentos y dedos en la llaga.

No soy festivalero, desconfío de todo lo que organice la Conferencia Episcopal, amo la Santa Tradición y estoy perplejo como todos los de este foro, pero...

Insisto que 2 millones de almas adorando al Santísimo Sacramento y con el Papa a la cabeza hablan por sí solas.

Por favor publique esto para igualmente hacer público mi arrepentimiento por críticas anteriores a la JMJ.

azahar dijo...

Opino como Rafael. Asistí a Misa en el Valle de los Caídos y estuve hablando con algún monje.

Ellos perseveran y acuden muchos fieles. Me quedé extraordinariamente sorprendida.

Es como todo, la verdadera atracción reside en la firmeza, no en los vaivenes que se llevan algunos.

Miles Dei dijo...

Tentar a la providencia. Ese es el magnífico resumen con el que coincido en todo y que es la actitud de la Iglesia de Laodicea, enriquecida y a la que no parece faltarle de nada.

Miles Dei dijo...

De dos millones nanay. Cuando los católicos dejan la ciencia para dedicarse a la magnificiencia de inflar datos mal vamos. El camino del padre de la mentira.

Anónimo dijo...

Mas valia dos almas devotas, que dos millones que asisten a espectaculos neopaganos solo por el desmadre que ello conlleva.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a ZOILO: Si me admite una sugerencia no se lleve tan mal rato. Es evidente que un despliegue de esas dimensiones tenía que tener sus aspectos positivos, incluso muy positivos. ¡Sólo faltaba eso! Y hay que tenerlos en cuenta y reconocerlos. Con agrado pero también con cierta moderación porque los responsables de la situación eclesial, que es catastrófica por muha JMJ que haya habido, pueden servirse de esos reconocimientos como coartada para justificarse por todo lo que tienen que hacer y no hacen.

Zoilo Garzon dijo...

Con permiso del páter (me he percatado que es quien modera)y en respuesta a Miles Dei y Pedro Hipano. No me exageren, por favor, pongamos que fueran 10.000 almas o mil, me quedaría satisfecho incluso si fueran todos ellos analfabetos. Sigue tratandose de un acto público de adoración al Santísimo con el Papa a la cabeza. Pues sí que pasan ustedes malos ratos si ante este hecho ven únicamente al Maligno circulando por entre esas almas. ¿No es el Mundo su reino?. También considero que está el padre de la mentira acechando, como no, pero yo y otros muchos adorabamos voluntaria y conscientemente a Jesucristo sacramentado. Yo no estoy contrargumentando, estoy exponiendo un hecho. Tampoco paso mal rato, no soy sensiblero ni escrupuloso pero si temeroso de Dios. Errare humanum est, perseverare diabolicum.
Gracias páter por publicar mi comentario con su resumen, todavía no me acabo de enterar cómo funcona esto.

Antonius dijo...

Cantidad versus CALIDAD. Esa es la cuestión.

Porque después de la macro adoración... ¿qué hay?

Aparentar (engañar) a través de los números es lo que está de moda en los últimos tiempos. Está bien que hubiera una gran cantidad de jóvenes haciendo oración piadosamente. Pero no es suficiente. Además de eso debemos preguntarnos que tan piadosamente viven sus vidas esos mismos jóvenes después de estos "bonitos" "festivales". ¿Alguien se animaría a dar un porcentaje?

Pasa lo mismo en nuestras iglesias. Por lo que veo me da la impresión de que muchos párrocos se toman (por instrucción y/o aquiescencia episcopal) el asunto como una cuestión de números, así que con tal de mantener la cuota de ancianas (y no tan ancianas) "beatas" son capaces de muchas cosas. Esas mismas "beatas" que monopolizan el "ministerio extraordinario", que administran el Sacramento (que Dios las perdone, y sobre todo a los curas y obispos que lo permiten y alientan), hasta en pantalón corto, muy veraniego, con transparencias notándose la ropa íntima; esas beatas que dicen creer en la presencia real pero se la pasan cascando con fruición antes, durante, y después de la Eucaristía; esas "beatas" que en realidad son las que mandan en las iglesias. Al cura difícilmente se le ocurrirá tomar la iniciativa para enseñarlas a comportarse respetuosamente: sería el acabose del cura en la parroquia, porque el vicio del cotilleo tiene su fuerza...

Se ve la cuota de rigor, pero no se ve calidad. Desde luego esto vale para nuestras iglesias, y mas o menos pasa lo mismo con las JMJs y similares.

Como han dicho antes, mas vale un alma verdaderamente piadosa que cien millones de fariseos modernistas.

Miles Dei dijo...

Sigue tratandose de un acto público de adoración al Santísimo con el Papa a la cabeza.
-------------------------------------

Suena muy mal eso de que la presencia del Papa aporta algo a un sacramento como la eucaristía. Pero que muy mal. Corríjanme si me equivoco, pero creo que tanto vale objetivamente la adoración perpetua que hace una humilde monjita en una capilla perdida en el santuario de Fátima, como aquella que se hace en una parroquia de una pedanía perdida a la que no acude nadie más que las dos viejecitas de siempre como esta del Papa con unos pocos cientos de miles de jóvenes más o menos desaliñados. El planteamiento fenomenológico de la fe vivida en la liturgia sacramental no es católico.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a ZOILO: Mire yo no me paso ningún mal rato. Sólo me permito sugerirle que no se lo pase Vd, como da la impresión por lo que escribe por partida doble. Claro que después de ese despliegue oceánico tuvo que haber cosas positivas como jóvenes que rezaran ante el Stmo. Y probablemente bastantes más cosas. Lo que yo le digo es que el macroevento y la vida diaria de la Iglesia y, sobre todo, el meter el bisturí a la crisis de la Iglesia tiene tan poca relación que uno de los que se apuntan a presidir una de las continuaciones o secuelas del macroevento es el impresentable de Fisichella que desde las páginas del Osservatore y en varias lenguas desautorizó al Arzobispo de Recife que no había hecho más que cumplir con su deber. Por eso le sugiero que no se lo tome tan a pecho. Pero, en fin, haga lo que le parezca.

Anónimo dijo...

Sobre la Adoración Eucarística del evento no veo más que incoherencias. Sobretodo la "egregia" incoherencia:
“La devoción eucarística, como se observa en la visita silenciosa de los devotos en la iglesia no debe ser pensada como una conversación con Dios. Esto asume que Dios está presente a nivel local y en un espacio determinado. La justificación de esto demuestra una falta de comprensión de los misterios cristológicos y del concepto mismo de Dios. Esto repugna al el pensamiento maduro del hombre que comprende la omnipresencia de Dios. Ir a la iglesia para poder visitar a Dios presente es un acto sin sentido que el hombre moderno rechaza con razón. ”(“Sacramentale Begründung der Christlichen Existenz (1966))
¡Tanto mutatus ab illo¡

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: perdone ANONIMO de las 11,20 ¿a qué viene esa cita de la "egregia" incoherencia? Espero que no sea lo que sospecho que es.

Anónimo dijo...

Pedro Hispano:
¿Por qué trae un argumento ad hominem? Y si fuera lo que Ud. prejuzga ¿hay necesidad de echarlo en cara?
Ud. dice:
¿A qué viene..? Si le parece inoportuno el comentario diga por qué. ¿Acaso no se hablaba de la adoración eucarística?
Egregia--- ¿He dicho algo impropio?
incoherencia---¿Cree Ud. que no existe?
Pero no me extraña que Ud. se comporte así en los comentarios. Es lo más común. Quizás con un poco de esfuerzo por su parte podría enriquecer el hilo con sus reflexiones. Si no es así valdría más abstenerse.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a ANONIMO de la 12,23: Me parece Vd. un cursi. Así que por lo que a Vd. respecta déme por "abstenido"

Cardenal Cisneros dijo...

Sobre lo expuesto de los dos millones de almas adorando el Santísimo Sacramento quisiera hacer dos breves comentarios.

1º Es Dios mismo quien sabe en esa concentración quien le adoraba y quien no. (yo estimo que el evento y lo que movía a los jóvenes asintentes en términos generales era cualquier cosa menos espiritu de penitencia,pureza y devoción)

2ºSi durante el "curso pastoral" es frecuente ver a jóvenes visitar al Santísimo Sacramento, con la debida constancia y piedad, y exponen como motivo lo ocurrido en la jmj. Tendré que afirmar que me equivoque, pero si es al revés estaré en lo correcto.

Anónimo dijo...

Un lector dijo:

Copio el texto de dos comentarios aparecidos en el blog de "Panorama Católico Internacional" a propósito de las 600.000 hostias que el temporal echó a perder. Si el P. Tercio o alguno de sus comentaristas pueden aclarar algo al respecto, se agradece:

"SOBRE SI ESTABAN O NO CONSGARADAS
Habiendo participado en la Vigilia y Sta. Eucaristía en 4 Vientos puedo asegurar que:

1. Las únicas formas consagradas estaban en los Sagrarios dentro de las Capillas, al frente de las cuales había 2 sacerdotes "voluntarios-jefes", para cuidar la Capilla, guiar la oración de Completas, Maitines, Laudes, y organizar las Confesiones. Del paradero de las formas consagradas no tengo conocimiento,pues fui de los que finalizada la Vigilia nos encaminamos hacia el altar para asegurarnoslos mejoreslugares junto al altar

TODAS las demás formas que había en las Capillas estaban SIN consagrar, pues debían serlo por los sacerdotes "voluntarios jefes" ayudados por los de cada predio" (alrededor de 5 por predio) en las Capillas, durante la Sta. Misa del Sto Padre, tomando los copones en sus manos en el momento del Ofertorio.

Es lo que puedo aportar pues concelebré y comulgué bajo las 2 especies ya que siendo 1 de los 14 mil sacerdote acreditado decidí ir a los lugares asignados para nosotros. (También es verdad que prácticamente la mitad de los sacerdotes acreditados no subieron a concelebrar junto al altar con el Sto. Padre).



Enviado por Anónimo el Lun, 09/05/2011 - 01:45.
responder
SOBRE SI ESTABAN O NO CONSAGRADAS
¿Cómo dice, Padre? ¿Que los sacerdotes apostados en cada capilla debían unirse "a distancia" al Ofertorio en el altar del palco central y consagrar, sin estar celebrando ellos la Misa entera en cada capilla, en una especie de "liturgia cósmica"? (que San Máximo el Confesor nos guarde...)

¿Eso quiso decir?