lunes, 11 de abril de 2011

La decadencia de los válidos y la obcecación de los resentidos (Iraburismo agudo, 6º avenate)

El pasado Sábado, por un mensaje de un contacto del facebook, me enteré de que había muerto el p. Cándido Pozo, un quasi héroe de la resistencia de los últimos jesuítas-jesuítas; que el Señor le haya dado la Gloria.

Como él, de su estilo fiel y batallador, apenas quedan ya padres en la Compañía. Aparte de su obra publicada y sus trabajos, no deja herederos, ni seguidores, ni continuadores (dentro de la Compañía, quiero decir). Herederos, seguidores y continuadores efectivos, reales o potenciales, quería decir. Con el p. Pozo se va también el representante de una cierta continuidad de los teólogos jesuítas de renombrada calidad, los ortodoxos, los fieles y leales ignacianos. Al ir desapareciendo, se patentiza la depauperación de la Compañía, imparable en su penoso languidecer, irrefrenable en su desgraciada corrupción y descomposición.

Los que apreciamos, a pesar de todo, a la Compañía, lamentamos que no se realizara aquel supuesto proyecto de una provincia ignaciana que se quiso fuera la reserva de la pars sanior de la Compañía que Arrupe recibió robusta y dejó sumida en crisis letal de identidad formal y material. Si aquel proyecto hubiera podido ser, quizá hoy tuviéramos sucesores de los Aldama, de Solano, de Pozo. Pero ni aquello se realizó en su momento, ni ahora hay quien encarne dentro de la Compañía esa veta saludable que todavía quedaba, manteniendo una intra-ortodoxia entre la defección de la mayoría.

Pozo ha muerto denigrado por los suyos, un proscrito, abandonado y preterido. En la Compañía, los alabados, venerados, admirados, eran los neo-jesuítas de comando activista, los Diez-Alegría, Ellacuría, Castillo & cía.

Y la Jerarquía ¿ha estimado a Pozo? Yo diría que le admitieron, pero nunca lo promovieron. En sus mejores días, el voluminoso Don Marcelo recogía en Toledo a estos 'ortodoxos oficiales', prestándoles el púlpito toledano. Pero nada más. En parecido sentido, la presencia del p. Cándido Pozo en la abigarrada, colorista y promíscua lista de la Comisión Teológica Internacional, era quasi-testimonial.

Contó, sin embargo, con los fidelísimos discipulos de la Compañía, los jesuitones incombustibles, acérrimos. Tengo un par de parientes entre ellos, de inconfundible estilo, leales hasta la médula, concentrados en los últimos islotes-reliquias de las Congregaciones, organizando tandas de ejercicios espirituales para septuagenarios y otros pequeños apostolados. Cuando ya no queden jesuítas de fiar (y quedan dos docenas de fiables, poco más o menos), no sé qué harán. Porque los jesuítas que pudieron ser terminaron de seminaristas en Toledo, o se ubicaron luego en Madrid y Getafe, o se buscaron alguna sinecura tipo CEU. Casi todos han rematado juanpablistas o rouquistas.

Supongo que Iraburu (que ya va por el 6º avenate contra-filolefebvrista) reflexionará sobre estos hechos, personajes e historias personales, la trayectoria y el final de cada uno: Una historia de francotiradores, a lo sumo guerrilleros, que terminan exhaustos y (reconozcámoslo) derrotados, vencidos por lo que hay.

La coyuntura de Iraburu se aventura aun más desazonante, porque Iraburu no cuenta siquiera con esa tropilla de leales que han tenido estos formidables. Si alguno quiere valorar los posibles de Iraburu, échele un vistazo a la galería de presentes en su Infocatatónica, y hágase idea de la partida y de quienes la forman.

Item más: Todavía, estos últimos aguerridos de la Compañía como Solano, Aldama, Pozo, Bover, han dejado una obra teológica estupenda, referencial, imprescindible incluso. Iraburu, sin embargo, no llega a más; a pesar de su apreciabilísima ortodoxia, una rara especie entre el estercolero de autores y publicaciones neo-modernistas.

No obvio lo sobrenatural, los caminos humildes por los que el Señor conduce sus planes providentes. Pero no olvido que la historia de la Iglesia demuestra que las reformas, las grandes reformas necesarias en tiempos de grandes crisis, sólo se han realizado gracias a la acción de sólidas resistencias y/o reacciones, fuertes, claras, decididas, leales consigo mismas e inflexibles a la hora de enfrentarse con los problemas, dificultades, corruptelas y desviaciones del momento, capite et in membris, con la firme y recta conciencia de obrar pro bono Ecclesiae.

Vuelvo a decir a esos buenos reticentes que atacar a los mejores resistentes es frustrar las esperanzas de regeneración. Dudo que a estas alturas el re-confirmado ánimo obcecado del iraburismo atacante atine a distinguir siquiera qué es lo que está haciendo/consiguiendo con estas andanadas bastardas. Hasta yo mismo dudo de que Iraburu y su partida puedan ser ya considerados siquiera como 'buenos reticentes', dado que se les ve resbalar tan aceleradamente por ese plano inclinado del juanpablismo, tan peligroso.

El juanpablismo resulta ser de complicada conceptuación: Por su cima parece que toca la cumbre del Sinaí; por la mitad contemporiza con lo que se encuentra; y por debajo se sume en la profunda confusión del abismo post-moderno. Ya he dicho que tiene figura de plano inclinado. Iraburu debería haberlo notado.


Entiendo (y entiendo bien) que valorar a los que tienen muy determinada y contrastada vocación de solidificar y mantener el edificio en pie, sin peligrosas inclinaciones periclitantes, es una necesidad, una urgencia. Verles como elementos desintegrantes es sufrir una muy nociva y distorsionada apreciación de las cosas y sus perspectivas: Al presente, son ellos los más firmes elementos de sostén, los más sólidos pilares para reemplazar las estructuras fallidas. Y no hay otros, ni de su calidad ni de su resistencia. Lo están demostrando, con frutos muy reconocibles.

p.s. Preguntándome por la etiología de estos avenates iraburitas, me he acordado de aquella precisa definición: 'Tristitia boni alieni'.

¿Será al fin eso, sólo eso?


+T.

18 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Muy bueno. Lo que cuenta del seminario toledano es muy similar a lo que fue en la Argentina el seminario de Mons. Tortolo en Paraná, luego emigrado a San Rafael. También en éstos cooperó algún jesuita y los resultados fueron muy parecidos.

En cualquier caso, como ya preveía Castellani, 20 años antes del Vaticano II, los problemas de la Compañía estaban ahí para quien quería verlos.

Martin Ellingham dijo...

D. Terzio:

¿El último de Iraburu no contiene una exageración sobre el objeto secundario de la infalibilidad al extenderlo hasta la “prudencialidad” de una reforma litúrgica? Que la infalibilidad garantice negativamente ortodoxia y validez, pase, pero que además haga prudencialmente oportuna la reforma parece tentar al Espíritu Santo y caer en un mecanicismo pneumatológico. Salvo mejor juicio.

Saludos.

Genjo dijo...

Sin ser para nada experto en estos temas, la idea que me hago -a falta de información más precisa- es que ha habido una orientación-mandato por parte de alguna alta instancia, que ha sido recogida por el equipo directivo de Infocatólica.
Pareciera digna de encomio la tarea de lacerar a quienes, amando la tradición, ven con preocupación profunda los avatares que al presente -y más acentuados que hace unos años, como usted hace unos días señalaba- sigue padeciendo la Iglesia. Porque la impresión que da -así ellas mismas lo dicen- es que esas instancias están en lo primaveral.
Así que más que de invidia hablaría yo de oboedientia. Que, en este caso, a mí me parece ciega.
El resultado se ve. Exagerando un poco, o diciéndolo a la tremenda, creo que lo que queda en los antifilos es cerrazón y arremetida.

Alonso R. dijo...

Comparto su apreciación crítica, D. Terzio y se la agradezco. Todos los que hemos conocido a la Compañía de Jesús tal y como era antes de la decadencia hemos sufrido por tantos errores internos y externos. Tiene usted razón cuando apunta que la regeneración está en clave FSSPX, porque de otros sitios no se esperan reacciones eficaces. Por eso es tan lamentable la animadversión de gente como Iraburu con esos artículos cargados de mala voluntad.

A. Ruiz-T.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Apreciado Terzio, yo no hablaría de envidia. En realidad, me parece que hay una fuerte incomprensión y miedo en Iraburu. Incomprensión del fenómeno tradicional, al que no ha estudiado a fondo (hay que ser muy ignaro para señalar como abuso preconciliar "palabras inaudibles en los textos eucarísticos", ignorando el silencio del Canon, prescripto por el Concilio de Trento), miedo a que este fenomeno se le escape de las manos, incluso entre sus lectores, y llegue a conclusiones para las que él no tiene coraje de asumir. Eso sí, la falta de honestidad intelectual en la presentación de sus argumentos invalida su gesto.
Un destino trágico el de Iraburu.

Ciriaco de Málaga dijo...

¿Dónde y cuándo están hechas las fotografías de este post, D. Terzio?

Terzio dijo...

La primera, la de arriba, la tengo archivada como "primera misa en colonia abril 1945"; la segunda no sé si es Francia o Bélgica o puede que Alemania. Suelo coleccionar las fotos que veo passim por internet; si tienen algunas referencias las conservo, pero si no me quedo como tú, sin saber más datos.

'

Anónimo dijo...

Es un hecho repetido el que las resistencias a la autodemolición fueron toleradas en espera de su desaparición por razones biológicas. Sólo se salvó la que inició Mons. Lefebvre porque los 4 obispos de alguna manera la institucionalizaron

Longinus dijo...

Creo que en Infocacótica se ha llevado a cabo un ajuste de cuentas/purga stalinliana, que el gordo director tuvo que orquestar por oscuras presiones. Lo que pasa es que están ardidos porque han dejado de ser el referente del Catolicismo de habla española. Esto de los blogs es muy volátil, páter Terzio, en el resbaladero del juanpablismo, es una apuesta riesgosa. Y ahora al p. Iraburu lo están utilizando como tropa de choque. "Reforma o apostasía?" La Iglesia utilizó la palabra "Contrarreforma", pero él utiliza la protestante "reforma". Y en la apostasía, creo que ya tenemos tiempo inmersos hasta el cuello. Los jesuitas eran la vanguardia, la élite. Y los han infiltrado y destrozado. Por éso, temo por la FSSPX, bien podrían inocularla, si no es que ya está. Pues habrá que formar pequeños bastiones de resistencia, como en la reconquista de España.

Un apunte fuera de tema, dom W+, aunque usted no sea profeta ni hijo de profeta:

"El Catecismo destinado a los jóvenes de la JMJ recomienda el uso de anticonceptivos".

YOUCAT recomienda tener mucho cuidado con las enfermedades de transmisi[on sexual y embarazos no deseados.

Será una extensión de la "bula" del condón para chaperos o una extensión de la misma, viendo la popularidad que ha alcanzado aquella? Saludos, páter.

Mario dijo...

Decía usted que los que pudieron haber sido acabaron en "juanpablistas" o "rouquistas". ¿Cual cree que son las diferencias entre el "juanpablismo" y el "rouquismo"? Un saludo y muchas gracias.

Perlimplín dijo...

Yo conocí al P. Pozo fugazmente en un par de clases sobre Teología. Hacía honor a su apellido en cuanto sabiduría.

Un verdadero maestro de ortodoxia.

Anónimo dijo...

Estimados:
Estando el año pasado en San Rafael, escuche de un Padre del IVE un argumrnto parecido al de Iraburu.
El Padre en cuestion pregunto "¿Cual es la Misa mas perseguida hoy en dia?". Todos respondimos la Misa Tradicional. Pero no; no era esa la respuesta. fue la siguiente: "La mIsa mas perseguida es la Misa de Rito Ordinario, pues los lefevbristas la niegan, y los progresistas la deforman".
La respuesta llevaba implicita una conclusion, que creo, se le puede aplicar al articulo VI (lamentable) de Iraburu. Y dice asi:"los unicos que celebramos bien la Misa somos nosotros. Ademas decimos que Juan Pablo II es el Papa mas grande de la historia (Buela dixit), y seguimos sin reticencias el CVII y todo el Magisterio, que es infalible en su totalidad". Esto lo puede decir Fuentes, Iraburu, alguien del Opus, un Legionario, o cualquier conservador.

Nos toman por idiotas. Y, ademas, menosprecian el pensamiento realista. ¡Cuanto les hace falta leer el vademecum del realista de Gilson!

Los invitaria a recorrer la Arquidiocesis de Buenos Aires, e infinidad de parroquias de otras dicesis. Parece que todos se pusieron de acuerdo para agregar "belleza" al son de guitarras, ritmos modernos, realizar ofertorios de cualquier tipo de elementos, y un larguisimo etc. Pero no es el Rito, es la forma en que se celebra, nos dicen. Vengan con nosotros que celebramos bien. Nos toman el pelo.
Parece que el rito no estan infalible, porque Benedicto XVI cambio el "todos" por "muchos" , en una de sus primeras desiciones como Pontifice. SEa anatema!!!!!!! Dice Iraburu, pues toco el Canon (la plegaria eucaristica, mejor dicho).

Lo lamento Iraburu, pero nunca vi una Misa de Siempre mal celebrada. Ya sea en La Reja, Los Frailes de la Inmaculada, La Plata, con Mons. Baseotto.

No nos tomen mas por estupidos con la infabilidad. Cuando Liberio condeno a Atanasio fue presionado dice Iraburu. El Espiritu Santo no lo asistio. ¿Fue infalible Clemente VIX cuando suprimio la Compañia?

La coto aqui. Gracias por el espacio.

UN ABRAZO EN CRISTO

EL BETO, filo-lefe

Antonius dijo...

Longinus

A mi me da la impresión de que la FSSPX está infiltrada y bien infiltrada y desde hace mucho tiempo, y lo digo por lo que leo a diario en Radio Cristiandad, con informaciones y análisis contundentes al respecto.

Lo que haya de venir en la FSSPX yo creo que dependerá de la reacción de los fieles bien para ponerse una venda en los ojos bien para abandonar en masa la FSSPX bien para presionar de alguna manera y combatir la infiltración con el fin de aniquilarla y expulsarla. Ya veremos.

Con respecto a Iraburu & Cia. vuelvo a decir que lo que están haciendo es lamentable. La Iglesia definitivamente tocó fondo y no contentos nos pusimos a buscar petroleo. Que mala pinta tiene todo.

Terzio dijo...

Antonius & Longinus seu Longinus & Antonius: ¿Os habeis practicado un análisis de infiltraciones? Os lo pregunto porque teneis toda la pinta (es mi impresión) de estar inflitrados hasta el píloro et plus ultra. Como ya sabreis, en caso de infiltración es el propio afectado el último en darse cuenta de su aguda inflitración. Conque ¡alerta! Cavete inflitrationem !!!

Yo que vosotros me andaría con mucho cuidado. Os vuelvo a recomendar: Análisis de infiltración, diario si hiciera falta (que os hace, me temo).

Si os diera negativo, haceos otro y no pareis hasta que os den con la infiltración invasiva y aguda que sospecho teneis. Cerebral, me temo que sea.

Yes.

'

Ciriaco de Málaga dijo...

Un amigo me dice, apreciado D. Terzio, que en la primera foto, la de la catedral de Colonia, los soldados que aparecen de rodillas son estadounidenses. De la misma nacionalidad que aquellos que la bombardearon.

Longinus dijo...

Cristianos contra cristianos. Esa fué la gran paradoja de la guerra. Pero éso, por sabido se calla. Nos hicimos el hara-kiri y Europa, cuna de la Civilización Occidental está en eclipse. Si no se revierte la tendencia, ésa Civilización, cuyo núcleo es el Catolicismo, se morirá.

Querido páter Terzio: entre Antonius y yo, hablamos un lenguaje críptico, red code, que en el bazar Tradicional, sólo puede ser entendido por los conspiranoicos, no por los profanos. Soooooo sorry! Y un saludo , como siempre.

Hermenegildo dijo...

¿De qué iglesia es la segunda foto?

Francisco Alfredo dijo...

Es la Catedral de Münster, en Alemania.