martes, 5 de abril de 2011

Filo-lefebvristas en el disparadero (5º asalto iraburita)


Iraburu amenaza con 7 artículos (ya lleva 5). Me han dicho que se justifica diciendo que la septena en la Biblia significa la perfección. Me extraña que a la vejez se haya vuelto biblicista con fuego en la pluma, como si se hubiera auto-endosado la potencia aniquiladora de un ángel castigador (bíblico). Y todavía me extraña más que parezca aspirar a la perfección no por la calidad de lo que expone, sino por acumulación de articuletes, siendo, entiendo yo, todo lo contrario, por lo menos en la serie articulera, de la que podría decirse que hoy peor que ayer pero menos que mañana.

Y del autor en tanto que autor, quasi lo mismo: El ex-cabeza visible de la ortodoxia hispana (a partir del 1er. articulete de la serie cayó irremisiblemente del pedestal) se empeña en atacar y herir al miembro sano, el miembro más sano, la pars sanior de la Iglesia Católica (bis: léase esta última parte de la frase otra vez: "...se empeña en atacar y herir al miembro sano, el miembro más sano, la pars sanior de la Iglesia Católica"). Así.

El discurso iraburita, ya agotado desde la 1ª entrega, se repite e insiste machaconamente en lo cismático. Una insistencia cargada de prejuicios negativos contra la FSSPX que obvia otros cismas de hecho (suponiendo que el caso de la FSSPX sea cismático, que no lo es). En la Iglesia actual, se podría decir (y yo lo digo), se sufren cismas por comisión y por omisión. Me explico:

- un cisma por comisión entiendo que sería cuando se nombran o se mantienen obispos manifiestamente desafectos al dogma católico; de entre ellos muchos (casi todos?) de los pertenecientes a determinadas congregaciones religiosas, generalemente en diócesis de misión. Citaría, por ejemplo, a nuestro Nicolás Castellanos, o el mitificado Casaldáliga, o ese que ha salido a relucir hace poco con escándalo declarándose pro-abortista filantrópico, el tal Juan Godayol, y los demás como ellos. Cada vez que se ha nombrado, se ha mantenido y/o no se ha sustituído y/o penado canónicamente a uno de estos 'prelados', se ha cometido, de hecho, un cisma interno que afecta a la integridad de la Iglesia Católica.

- un cisma por omisión sería (y cito el caso por parecerme un ejemplo claro del concepto) el ocurrido hace un par de años en Austria, cuando la jerarquía del país con el presidente de la C.E. el Cardenal Schönborn a la cabeza, se niegan a aceptar el nombramiento del nuevo auxiliar de Linz, Gerhard Wagner, obligando a la Stª Sede a ceder a sus presiones y revocar el nombramiento del obispo electo. Situaciones como la de Austria se repiten en diverso grado, con parecidas tensiones, en otras partes, con más o menos reconocimiento y/o publicidad. De hecho, significan un cisma interno que afecta gravemente a la autoridad de la Iglesia, en cuanto se la niega, o se la impide, o se la frena.

Un tema este, el del disenso y la descomposición interna de la Iglesia, que Iraburu ha tratado ampliamente, ya sea en ensayos particulares, ya passim en otras obras publicadas. Por ejemplo, en su ensayo Infidelidades en la Iglesia, habla de los graves casos de disidencia post-conciliar y también de las reprobaciones oficiales que califica como "tardías, débiles o inexistentes". Sic.

En esa misma obra Iraburu habla de un triple modo de servir a la verdad:
1º-predicar la verdad 2º-defenderla de los errores contrarios, y 3º-reprobar eficazmente a los maestros del error.

En conciencia, en su conciencia sacerdotal, como hombre de Iglesia y teólogo, sinceramente, de verdad y con la mano en el pecho: ¿Se atreve a sostener Iraburu que la FSSPX no predica la verdad católica, no defiende esa verdad de los errores, no se opone eficazmente a los que egendran y difunden esos errores?

Por contra, el llamado 'cisma' de los lefebvristas resulta ser una sólida concentración de identidad e integridad católicas dentro de un agitado espacio de desintegración y división intra-católico. A veces tan alarmante (constatemente alarmante) como la última noticia que acabo de recoger, unos artículos del hoy Cardenal Ravasi en los que soltaba herejías como esta:

"...Sono da evitare due estremi:
1) credere che Gesù risuscitò Lazzaro da morte, nel modo e nei particolari descritti da Giovanni; 2) che lʼintera storia è una pura invenzione dell'evangelista"

(Es un comentario a propósito del milagro de la Resurrección de Lázaro; Ravasi escribe que habría que evitar dos extremos: 1º) creer que el Señor resucitó a Lázaro de la muerte de la forma y con los detalles descritos en la narración de San Juan y 2º) suponer que toda la historia es una pura invención del evangelista. Como se ve, Ravasi opta por una 'via media' que no dice ni sí ni no sino todo lo contrario, exponiendo un discurso ambiguo que disuelve el Evangelio. Lo gravísimo es que respecto a la Resurrección del Señor opina y enseña algo por el estilo. Y con esas ideas, con esos méritos, llegó a ser nombrado primero obispo y luego cardenal)

Con la Iglesia sumida en este estado de confusión y con una Jerarquía en la que caben personajes como Ravasi, resulta paradójico que se combata y rechace desde una pretendida responsabilidad católica aquello que representa y mantiene actualmente lo más genuina y contrastablemente católico. La FSSPX no ha perdido ni un punto del catolicismo que se ha ido demoliendo de forma constante desde la clausura del Concilio Vaticano IIº hasta el presente. Todo lo que se ha perdido, desde la teología a la pastoral, la espiritualidad y la moral, la eclesiología y la misión, la conciencia y la identidad, todo se mantiene y atesora celosamente, como un precioso don, dentro de la FSSPX: Un espejo donde la Iglesia se mira y descubre (traumatizada? avergonzada? estupefacta?) su propia imagen-identidad-conciencia perdida y/o deformada.

Me pregunto cual será el tipo de reacción que experimentará Iraburu cuando se mida con los sacerdotes y los miembros de la FSSPX, si estupefacción, si vergüenza o si shock traumático. Si no sintiera, sería porque ha perdido aquello de lo que presumía, la sensibilidad católica que hasta hace poco parecía ser su santo y seña. Quizá por eso ataca ahora, disparando a la diana más católica, como una especie de él sabrá qué tipo de extraña catarsis.


No sé si será consciente de que al atacar (y ya van cinco arremetidas y amenaza siete) adopta las trazas del enemigo, de uno de esos a los que he llamado cismáticos por comisión u omisión, que no están penalizados canónicamente, pero que de hecho son una pena interna para la Iglesia, a la que desintegran y desarticulan infectándola con sus desviaciones contra-católicas. Triste decadencia la de Iraburu, pasar de ser campeón católico a cripto-aliado vergonzante de los peores enemigos intra-católicos, esos que él mismo denuncia (o denunciaba).

Somos (me considero) una generación posterior a los hechos, y juzgamos los episodios pasados con otros referentes actuales. Por ejemplo, nos resulta patente la devaluación flagrante y acelerada del pontificado de Juan Pablo IIº post mortem. El caso de su próxima (y precipitada) beatificación ocurre en medio de la descomposición de una memoria que será más relativizada en cuanto vaya quedando más patente la insustancialidad de un pontificado y la gravedad de los hechos acaecidos en su transcurso, ya fueran consentidos, ocultados o ignorados. El entusiasmo de los adeptos se verá cada vez más contrastado por las evidencias. Desgraciadamente.

Al mismo tiempo, desde entonces al presente, ha ido confirmándose y resaltando la solidez de la FSSPX, cada vez más valorada por quienes profesamos (¡queremos profesar!) el Credo católico de todos los siglos con una conciencia católica sin merma, sin confusiones, sin desviaciones doctrinales, sin nocivas promiscuidades, sin contradictorias mixtificaciones, sin incompatibles añadidos.

Ignoro la etiología exacta de ese mal que afecta a los que ven enemigos donde deberían ver garantes. Espero que sea una fiebre pasajera, y que no les deje secuelas irreparables en la recta inteligencia y la buena voluntad.

A pesar de que ya van cinco arrechuchos (y se anuncian dos más).

+T.

20 comentarios:

Longinus dijo...

Porqué tanta inquina? Se moverían acaso intereses inconfesables? Se pasaría la charola al cardenal Rouco y compañía. para montar un teatrito?
Un odio patológico contra el lefebvrismo
no es bueno, aunque el turbomagno sentenció que : "Aquellos que se aferran a formas caducas, no forman parte de los fieles". Gulp!

Bendita sea la Internet, que nos da la oportunidad de enterarnos de las dos o tres caras de un asunto, con enfoques varios. Se ha acabado el monopolio de la información, para disgusto y coraje del crytoprotestante y neocon director de Info-bleep!

Actualmente, yo lucho desde la trinchera de la FSSPX en un estado donde hay pocos católicos y los que hay, son light.El obispo diocesano se la tiene jurada a la Santa Misa Tridentina y no permite más que UNA MISA AL AÑO. Por éso tuve que irme a una parroqia de la FSSPX. Pero el futuro está en la tradición, si no, compáresen las jumentudes de las JMJ con éste video, durante una ordenación sacerdotal de la FSSPX:

http://www.youtube.com/watch?v=X2gYRNUYnO0

Hay material para restaurar la Santa Iglesia Católica.
Un saludo, páter Terzio.

Antonius dijo...

Así a bote pronto:

La sangre que Jesús derramó no es contra nadie, sino por todos, y la que se está derramando en esta época en muchos lugares del mundo la evoca continuamente. Federico Lombardi, director de la sala de prensa de la Santa Sede.

La Iglesia Católica no hace distinciones entre religiones de primera clase y segunda clase Cardenal Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

Y a dia de hoy la lista seria interminables.

Pues esta es la Iglesia con la que Ilaburu & Cia. están en plena comunión. Que maniobras tan... "extrañas"... En fin, no siento ni pena ni verguenza por Iraburu & Cia., es lo que hay y es lo que seguira habiendo.

Y veo que quizás de alguna manera se podría decir que la Iglesia o será "lefebvtista" o no será, habida cuenta de lo visto y por ver. Veremos como sigue evolucionando esto año tras año, va a estar """divertido""".

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Si fue un cálculo de Iraburu (contra toda evidencia, no estoy seguro)fue un mal cálculo.
Las cosas no están como en el juanpablismo, el benedictismo ha inoculado algunos gérmenes de crítica en el católico intelectuoso. El uso de argumentos demagógicos, la apelación voluntarista a la autoridad, la ocultación de hechos decisivos, la prepotencia "teologal-devocionista" ya no cuela.

Para decirlo en ripio interno, ya no cuela lo de Buela.

P. Eduardo Guzmán dijo...

Don Terzio:

En esta barahúnda el único vencedor será el Maligno, que se gozará de vernos reñidos. Hasta el final nadie es dichoso, y a lo peor, nuestro hermano Iraburu se nos vuelve hereje, como Tertuliano.

Sólo un apunte. De la FSSPX, doctrinalmente, es tontería acusarla de herejía sensu estricto. Ahora bien, ese celo por preservar la identidad católica, ¿no le ha llevado a cierta esclerosis, oxidación? Pero eso no es herejía...

Más valdrá pecar de oxidados que de oxigenados, y quedar como una voluta de humo, inconsistente y disipada en la altura de las bóvedas.

párvulo dijo...

Gracias D. Terzio.

párvulo dijo...

Gracias D. Terzio. Ha sido un alivio encontrar esta entrada. Llevo dos domingos saliéndome de Misa. No soporto al cura micro en mano paseando entre los bancos haciendo preguntas a los infantes y hablando como si se dirigiese a subnormales mientras en la nave lateral amenazan las guitarras. Esto es una burla. Esto es LA burla del CVII.

Antonius dijo...

Pues yo opino que la Tradición no tiene nada de óxido sino todo lo contrario, en estos tiempos no hay mejor lubricante que la Santa Tradición.

alaxt dijo...

Vaya Don Terzio!! esto se pone cada dia mejor. A lo mejor don Iraburu lo hace con el deseo de suscitar todas las excelentes respuestas de gentes como Ud, como los Infocaóticos, Petrus Hispanicus, y muchos más, etc. y que al final harán que más personas se acerquen a la fraternidad, sobre todo cuando se descubre lo que realmente está detrás de la falacia esa de la "comunión" con el Papa.
Da pena ajena ver lo sesgado de la información que usa Don Iraburu en este y todos sus artículos.
En fín, lo mejor de esos artículos son las respuestas desde otros sitios de la red como este. Algunos dicen que esto es una cacería y difamación, pero son los mismos que después de cada artículo del P Iraburu le escriben "gracias padre por este artículo tan esclarecedor¿?".
Adelante pues. como siempre, excelente post (ya parezco adulador de infocatolica)

azahar dijo...

Realmente ha causado expectación lo ocurrido. Aún no me lo puedo creer.

Lo positivo de todo esto es que ha dado lugar a que mucha gente sienta interés por la FSSPX y haya profundizado un poco más, descubriendo los errores en los que muchos estaban inmersos.

No sólo en lo relativo a un repudio injusto sino a un desconocimiento sobre su fundamento.

Sinceramente, no encuentro explicación a esta saga presentada y a esta campaña de desprestigio de los lefebvrianos promovida por Infocatólica, mofándose con tal descaro, teniendo material corrupto de sobra para arremeter en contra.

Muy acertado artículo, Terzio.

Longinus dijo...

Estimado r. p. Eduardo Guzmán, sólo basta con visitar Religión Digita del inefable César Vidal para aquilatar el grado de descomposición alcanzado en nuestra querida Iglesia. Allí encontramos un pequeño Asís, donde se encuentran desde anglicanos, musulmanes, progresaurios variopintos, el renegado "hermano Cortés" de las viñetas blasfemas, l "Mefistófiles" Jesús Bastante, el apóstata Jairo del Agua y otros herejes en diferentes grados. Ah, pero éso sí, en plena comunión con la Santa Sede!

No podemos eludir la confrontación directa con la falsa doctrina. Los protestantes que estaban fuera, ahora se pasean en triunfo por la Plaza de San Pedro, del brazo de los cismáticos. Y los últimos infieles, los malos de la películas, somos los tradicionales, los parias. No se puede concebir que un protestante como el hermano Roger Taizé, que no era católico,(RIP), por tanto no creía en la presencia real, recibiera la Sagrada Eucaristía.
Eso es un sacrilegio.

Muchos buenos sacerdotes han muerto prematuramente, del corazón, de tristeza o de diabetes, tratando inútilmente de aglutinar el agua y el aceite, si usted me entiende. Y otros muchos se sientes vejados y se quedan en silencio. Y dejan hacer. Y dejan las ovejas sin pastor. Y la IGLESIA MILITANTE NECESITA DE TODOS SUS HIJOS, PORQUE LA BATALLA FINAL SE ACERCA, DONDE DEBEMOS DE DAR TESTIMONIO Y AFRONTAR EL MARTIRIO, si es necesario. Esto no es juego. Esta de por medio la Salvación de nuestra propia alma inmortal y de millones de otras.
Saludos, páter dom W+.

Madri leño dijo...

Admirado y querido Páter, a mí lo que más me mosquea de las opiniones "interpretativas" de Ravasi y Cía. sobre el evangelio de S. Juan es que no sea llamado a capítulo por el Santo Padre, encuestado y en caso de ratificarse en sus necedades expulsado. Personas, por decir algo amable, con mando y plaza como éste y otros de su ralea y con ascendiente sobre muchos católicos son un auténtico cáncer para la Iglesia. Supongo que el "bicho" tendrá habilidad dialéctica para escurrir el bulto llegado el caso, pero bien interrogado por responsables de clara inteligencia y discernimiento, dudo mucho que lo consiguiera.
Usted, que también se mueve por Roma, ¿Cree que SS.BXVI. tiene miedo de limpiar la Iglesia, de arriba a abajo de esta gentuza? y si es así, ¿de qué tiene miedo?

Gracia y un saludo.

Antonius dijo...

Estimado Longinus.

Perdón por la intromisión pero si no me equivoco Religión Digital no tiene nada que ver con César Vidal sino con Jose Manuel Vidal.

En cualquier caso y particularmente tan "inefable" opinión tengo del uno como del otro aunque mas de César Vidal porque lo he leído y seguido mas, mientras que a Jose Manuel Vidal solo conozco lo suficiente como para no hacerle el mas mínimo caso.

Ambos son sujetos muy peligrosos aunque no me atrevo a decir cual de ellos lo es mas, yo diría que César Vidal por su popularidad y por la difusión de su "obra" incluso entre católicos. Puedo contar que he llegado a sentir vergüenza ajena del tipo de opiniones (defendiendo sus libelos anticatólicos) que he escuchado sobre César Vidal por parte de católicos y hasta de sacerdotes, siendo como es un hereje de lo mas dañino.

Perdón si me he equivocado en lo que he dicho, pues tampoco conozco mucho del tema y jamás me he pasado por Religión Digital.

Hermenegildo dijo...

Magistral, D. Terzio. De lo mejor que se ha escrito sobre los artículos de Iraburu.

Ahora bien, pienso que la memoria del pontificado de Juan Pablo II sólo está perdiendo valor entre los católicos conscientes, que somos, por desgracia, una exigua minoría.

Pablo Pomar dijo...

Además de lo dicho, creo que a la imagen de Juan Pablo II le ha venido mal un sucesor tan fetén como el que ha tenido, que hubiese empequeñecido a cualquiera.
Ahora bien, yo aún me estremezco cuando recuerdo el momento en que lo tuve cerca y cómo me sentí entonces.
Las colas que hay en la cripta para venerar su tumba también son una señal.
La velocidad en la beatificación, por el contrario, sí que es chocante.

Aquilifer dijo...

¿Las colas son una señal? Peregrino argumento, desde luego. También se producen descomunales colas para asistir a los macroconciertos de las estrellas del Rock&Roll y los enfervorizados fans igualmente "se estremecen" en lo más íntimo de su ser cuando tienen la dicha de contemplar in situ a sus ídolos mundanos. Últimamente están comentando todas las televisiones las interminables colas de "estremecidas" adolescentes que acuden a adorar a un excelso niñato internacional que dicen que canta.
También se producen todos los días en La Meca, supongo, interminables colas de fieles para girar alrededor de esa piedra negra. Curioso argumento éste de las "colas" y los "estremecimientos"

Longinus dijo...

Perdón. Antonius y gracias por la corrección fraterna, se trata de José Manuel Vidal. A César Vidal lo escuche nombrer y los confundí. Gracias nuevamente.

Don Pablo, muchas canonizaciones posconciliares se han hecho al vapor y sobre las rodillas. Edith Stein, Madre Teresa, Maximilian Kolbe, Jose María Escriva,etc. Lejos de mí juzgarlas. Me preocuparé cuando empiecen las beatificaciones de Lutero, Ghandi, Buda, Mahoma, Romero, Camilo Torres y Che Guevara.

Hermenegildo dijo...

Yo creo que, sólo por la entereza con la que llevó su dura enfermedad, Juan Pablo II está en el Cielo. Y se beatifica la persona, no el pontificado.
Ahora bien, pienso que una beatificación es algo muy serio como para tomársela con más calma.

Anónimo dijo...

Una dura enfermedad no es sinónimo de beatitud.

Quaerens dijo...

Longinus:

Eres injusto al menos con Madre Teresa, con Edith Stein y con el padre Kolbe.

Los textos de Edith están fácilmente disponibles y nunca está de más acercarse sin prejuicios a esta santa co-patrona de Europa.

A Kolbe no se le beatificó por haber muerto en Birkenau y que el hayan puesto una estatua en la fachada de Westminster, aunque afea su fama, no empece su santidad.

De la madre Teresa nada que decir.

Hermenegildo dijo...

Anónimo: una dura enfermedad purifica un alma.