jueves, 24 de febrero de 2011

Contra-liturgias: Violaciones, permisiones, reacciones y prohibiciones


En estos días de expectación de la instrucción sobre el motu proprio Summorum Pontificum, resulta más clamorosa la impiedad litúrgica manifiesta y hasta gustosamente consentida y atrevidamente promovida por los que están considerados optimiores en nuestra Iglesia Católica (huelga decir que los peores considerados somos los católicos conscientes motupropristas - summorumpontificumsistas (un servidor, el que esto escribe, entre ellos)). Pero voy a lo que decía, a ilustrar con una muestra lo que permite y/o le gusta a la mayoría de nuestra jerarquía:



Es una misa celebrada en la Iglesia de la Stmª Trinidad de Berna, el pasado 19 de Septiembre 2010, Domingo; celebra el párroco Gregor Tolusso (católico) y "concelebra" el pastor protestante Manfred Stuber, de la comunidad luterana de Berna. Aquí pueden leer más detalles.

Adviertan la soltura cargada de suficiencia con la que celebra el sacerdote católico, cómo toma y parte la oblata antes de pronunciar las palabras de la consagración, y cómo eleva luego, con esa premeditada (y seguramente muy ensayada) colocación de manos y Hostia (el anillo que luce es un chocante detalle, no siendo obispo, pero, dadas las demás circunstancias, un pecadillo sin importancia, una vanidad, una fruslería).

En el video parece como si después de la consagración de la Hostia se acercara el pastor protestante a consagrar el cáliz; pero no, no es eso, el vídeo está cortado. El momento en que accede el pastor luterano al altar es cuando toca rezar el Padrenuetro: Dice unas palabras, un comentario ecuménico sobre "la libertad en la diversidad". Y seguidamente rezan todos juntos el Padrenuestro.

Cuando llega la Comunión, el cura celebrante le da la comunión al pastor protestante. Y también le confía una de las píxides para que administre la comunión a los fieles presentes (no es de extrañar que los luteranos presentes, si los hubo, siguieran el ejemplo de su pastor y comulgaran también; no me consta pero lo deduzco).

Al término de la misa, le hicieron una entrevista a los dos, el sacerdote católico y el pastor protestante, que se explicaron con toda su turbadora confusión inter-ecuménica. Aunque el luterano dejó muy claro que donde los católicos veían a Cristo él sólo veía pan (se refería a la Comunión que hacía unos minutos había recibido).

La misa fue retransmitida en directo por la televisión suiza. Suiza es la patria del hace poco nombrado presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, el cardenal Kurt Koch. Ese es su "ambiente", que (probablemente) le influirá en su comprensión del ecumenismo católico. No estoy diciendo - sería temerario por mi parte - que el Cardenal Koch comparta los conceptos pervertidos que animan y la liturgia que violan los curas del estilo del párroco suizo Gregor Tolusso, el del vídeo. Lo que supongo es la influencia (¿mala/buena?) que casos como este, que suceden en su misma patria, ejercerán sobre el Cardenal Koch.

Aunque, a pesar de lo dicho, me atrevo a concluir con cierta desconfianza cuando no me consta que el párroco violador litúrgico haya sido amonestado, sancionado canónicamente y/o removido de su cargo pastoral. Por lo que deduzco que o bien se comparten ideas y formas, o bien se toleran, o bien no se atreven a intervenir. No sé decir cual de estas situaciones de no-respuesta/no-reacción sea más grave

Me hago estas reflexiones en esta misma semana en que un sacerdote francés, el párroco de Thiberville, l'abbé Francis Michel, se despedía de su parroquia y sus feligreses porque su obispo le abrió un expediente canónico, que Roma falló a favor del obispo y contra el cura párroco de Thiberville por haber cometido el horrendo (?) crimen (?) de celebrar la Misa tradicional en su parroquia, gozando del favor de sus feligreses pero en contra de los criterios de su desgraciadamente ya famoso obispo, Mons. Nourrichard, obispo de Evreux.

Y así están las cosas. Y eso es lo que tenemos. A la espera de la instrucción sobre el motu proprio Summorum Pontificum, como dije al empezar.

Un animoso ambiente, cargado de esperanzas, muy optimista, ¿verdad?

p.s. Obvio decir que las violaciones litúrgicas como las de Berna y de toda especie, aun peores, se perpetran cotidie por todo el Orbe, passim, bajo el cayado callado de nuestros impasibles, indiferentes, impertérritos, y/o displicentes prelados.


+T.

10 comentarios:

San Isidoro dijo...

¿Eso no es communicatio in sacris?

Se preguntaba el beato Newman, si de la celebración de la Misa - la que él conoció claro, Usus Antiquior - no se sacaban 600 dogmas. ¿Qué pensaría hoy el Beato de esto?

¡Señor ven pronto!

Martin Ellingham dijo...

Don Terzio:

Gracias a Dios nunca me ha tocado asistir a semejante show litúrgico en el Novus Ordo.

No tome mi pregunta como una sospecha temeraria, pero: ¿hay intención de hacer lo que hace la Iglesia en un cura que hace estas cosas? Sinceramente, tengo muchas dudas, que juzgo razonables.

La amplitud del Aquinate para juzgar sobre la intención sacramental en ministros herejes y cismáticos, parece superada en exceso por estos aquelarres ecumaníacos que creo el Santo Doctor no pudo imaginar.

Saludos.

Terzio dijo...

El Misterio se realiza sub mínimis en cuanto haya una materia válida acompañada de una intención virtual suficiente...que se supone tiene el sacerdote válidamente ordenado aunque no actualice formalmente esa intención con un acto explícito de voluntad o con alguna fórmula reconocida.

¿Garantías? En un caso como el del vídeo, muy pocas. Más bien parece explicitarse un 'desafío' y una intencionalidad de orden pseudo-ecuménico que estaría subordinando a esa misma desviada intención la propia intención litúrgico-sacramental. Si además, como refiere el artículo de Kreutz el cura improvisó una plegaria eucarñistica compuesta/inventada por él mismo, la conclusión sobre el valor de lo celebrado es muy negativa...Aunque el mismo sentido católico se atenga a reconocer el mínimo necesario (--> sacerdote, materia, fórmula de consagración), sin ignorar la profanación que, juntamente, se pueda estar realizando.

Lo grave es que todo esto lo discutamos aquí mientras los obispos ignoran este y otros casos. Con el agravante añadido de que considerarán, si llegara el caso, a Mr. Martin Ellingham y a Dom Terzio los elementos peligrosos, discordante y desintegrantes del caso: Nosotros somos los conflictivos.

Y así.

'

Madri leño dijo...

Páter estoy bastante anonado y estupefacto.
Que un sacerdote dé la comunión a personas que no se encuentran en perfecta disposición para recibirlas ¿no es sacrilegio? Quiero decir que él sabía perfectamente a quien se lo daba y aún así lo hizo. Si cualquier católico es susceptible de cometer sacrilegio, en el caso de un sacerdote ¿no es materia muy, muy grave?
Nada digo del pastor protestante y su grey, pues para ellos sólo era pan.
Pero lo del sacerdote no lo entiendo, Páter ¿eso es o no es provocar el sacrilegio? Estoy escandalizado, apenado y atribulado, por eso le pido que, si tiene a bien, nos de algo de luz sobre materia e incitación al sacrilegio (si es que lo son).
Muchas gracias, Páter

Jordi Morrós dijo...

Yo sólo voy a hacer un pequeño comentario sobre aquel dicho que dice: "las comparaciones siempre son odiosas", aplicado a este caso que probablemente muestra una peculiar y doble vara de medir.

No he acabado de entender el caso de l'abbé Michel ya que en el link se insinúa que responde más a un reajuste parroquial que a una reacción contraria a su celebración según el rito de Pío V, pero si el reajuste fuera causado por el rito litúrgico del "abbé" ciertamente que la comparación con la celebración de Berna sería francamente odiosa y sería preocupante que hubiera esta doble vara de medición.

Esperanza dijo...

Uf, yo tampoco he asistido a nada igual aquí, y como me lleguase el momento _Dios no lo quiera_ no vuelvo a la parroquia en cuestión.
Lo del video, con el párroco y el protestante "poniendo en escena" una "Vermischung" ecumaniaca (no me atrevo a llamarlo Misa). Podrá pasar en cualquier país del mundo, pero los de habla alemana parecen unos alumnos aventajados de esas "contra-liturgias"
Y mientras tanto, he leido en el blog de "secretum meum mihi" que unos australianos que no aceptan traducir el Misal Romano, quieren un "indulto" para seguir en sus trece.
Ay, Señor!

David dijo...

Buenas noches padre.

Dice:
p.s. Obvio decir que las violaciones litúrgicas como las de Berna y de toda especie, aun peores, se perpetran cotidie por todo el Orbe, passim, bajo el cayado callado de nuestros impasibles, indiferentes, impertérritos, y/o displicentes prelados.

Añadiría que también nos tenemos que echar la culpa los que pudiendo haber hecho más, primero rezado, y luego de mil formas (aquí cada uno piense en algo), no lo hicimos.

Hermenegildo dijo...

Gracias a Dios, estos "numeritos" no son nada frecuentes en España.
En todo caso, no debemos justificar la necesidad de "Summorum Pontificum" en los abusos que se cometen en el Novus Ordo. Aunque estos abusos no existieran, el Usus Antiquior seguiría siendo superior al Novus Ordo y "Summorum Pontificum" estaría perfectamente justificado por la necesidad de poner este tesoro litúrgico a disposición de toda la Iglesia.

Quaerens dijo...

Yo he visto abusos de la misma intensidad aunque menos llamativos en una parroquia del sur de Madrid: el Evangelio leído por un laico, el resto de las lecturas no se leen nunca, la plegaria eucarística inventada... y así todos los domingos. El resto de los días no se celebra misa (¿afortunadamente?).

Pero cuando vas a Novus Ordo bien celebrado percibes hasta qué punto se ha depauperado la Divina Liturgia desde la reforma postconciliar y la Imposición Paulina. Visítense, por ejemplo, las liturgias de las catedrales.

Hay una pérdida de riqueza textual, gestual, simbólica y por cierto también en lo que a actuosa participatio se refiere.

Y esta pérdida está en el texto del Novus Ordo.

Yo desde hace ya mucho tiempo voy con un misal y sigo la estructura del Antiquior aunque esté en el Novus Ordo, sobre todo en el Ofertorio y en el Canon, cuyas oraciones presento, indigno, al que se sienta en el Trono, pues están en plural.

Terzio dijo...

David, generalizas impropiamente cuando utilizas el plural, usando ese "nos" culpabilizador. Además de que la responsabilidad mayor y más grave pertenece a la jerarquía, descendiendo a los particulares, es evidente que ignoras lo que otros hayan hecho o puedan estar haciendo al respecto, procurando corregir defectos, deformaciones o transgresiones. De todas formas, recomiendo una acción práctica al alcance de todos: Dejar de asistir a las parroquias donde se cometan o se consientan abusos. Y acudir a las parroquias respetuosas y respetables.

Pienso como tú, Hermenegildo: La venerabilidad del rito antiguo está archi-aquilatada por la práctica de siglos y la referencia de tanta santidad de personas y de hechos, incluyendo una pacífica posesión que sólo se alteró con la violenta imposición del novus ordo. Sin embargo, la generalización del nuevo rito y su recepción acrítica y/o inconsciente ha sepultado practicamente el rito tradicional, que ha sido erradicado y borrado de la conciencia litúrgica de los fieles, gravándolo, además, con conceptos y juicios peyorativos falsos, vanos e irreverentes.

Quaerens, no eres el único que utiliza el misal manual con devoción durante la Stª Misa; conozco más de un caso, todos con provecho y fruto excelente.

'