sábado, 19 de febrero de 2011

Conjura prelaticia contra el Motu Proprio


Antes que nada, entren ustedes en este enlace y firmen:


Súplica al Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, respecto a la instrucción/aclaración sobre el Motu Proprio Summorum Pontificum


La alarma parece muy cierta. Cada vez son más los comentarios sobre las filtraciones: Algunos importantes prelados de la Curia Vaticana han intervenido para restringir el alcance del Motu Proprio Summorum Pontificum. La esperada instrucción sobre el Motu Proprio estaría ya redactada, lista para la firma papal y su publicación en la próxima Cuaresma.

En Italia ha saltado la alarma, entre otras cosas, porque el nuevo documento parece que no va a contemplar la aplicación de Summorum Pontíficum al Rito Ambrosiano; en el mismo sentido, se deduce que tampoco se permitiría la recuperación en España del antiguo Rito Mozárabe.

Las explicaciones de los bien informados "vaticanistas", intentando desactivar la alarma, no hacen sino confirmar los rumores. Uno de los más graves sería la exclusión del Sacramento del Orden, que salvo excepciones muy determinadas no podría celebrarse según el antiguo rito (forma extraordinaria).

La impresión general es que se ha maniobrado oscuramente para hacer aparecer el Motu Proprio del 7 de Julio del 2007 (7-VII-07) como una concesión sólo para los grupos tradicionalistas, privándole del carácter universal, para la toda la Iglesia, que aparece evidente en el texto original.

Incluso se señala a dos sospechosos principales: Nuestro Cañizares y el maltés Scicluna. Serían los dos principales interventores de este lamentable asunto.

Una vez más queda en evidencia la calidad católica de la Curia Vaticana, uno de los más constantes y entorpecedores handicaps del pontificado de Benedicto XVI.

Que Cañizares sea poco simpatizante del rito antiguo, parece probarse suficientemente sólo con decir que, siendo quien es y ocupando el puesto que ocupa, todavía no ha celebrado en España ni una sóla Misa tradicional. Y las que ha celebrado en Roma, parece haber sido por obligado cumplimiento de algún encargo expreso, pero no por gusto, simpatía o proclividad con el  venerabilísimo Rito antiguo. Lamentable, penoso, pero cierto y comprobable.

¿En qué quedará el asunto y cómo se resolverá? Habrá que esperar a la publicación de la antes anhelada y ahora temida instrución.

Y, mientras tanto, rezar y encomendar esta santa intención.

Ad maiorem Dei Gloriam!


+T.

16 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Hecho.

Conde de Monforte dijo...

Firmado

Quaerens dijo...

Antes me parecía impropio rogar al Señor la restauración de la Liturgia, consideraba que había cosas más importantes.

Conforme han ido transcurriendo los últimos 18 meses, que han sido fundamentales para mi crecimiento en la comprensión y en el amor a la Liturgia de la Iglesia (vía libros de 1962, of course), considero que implorar a Dios el retorno pleno de la tradición litúrgica e incluso la progresiva reforma, minimización e incluso desaparición del Novus Ordo es imperativo.

Voy a misa casi siempre a Novus Ordo y muy rara vez al Antiquior porque en mi ciudad sólo hay un sitio los domingos por la mañana y la estructura familiar me lo dificulta enormemente.

Pero vivo la Liturgia en las coordenadas del Usus Antiquior incluso aunque lo que se esté celebrando sea Novus Ordo, excepto las lecturas. El resto: Proprium, Offertorium, Canon, oraciones leoninas, Credo nicenoconstantinopolitano, y latín, que es la lengua de la Iglesia de Occidente.


Entiendo que el Novus Ordo cumple su misión: facilita que el pueblo reciba las gracias del Sacramento sin muchos problemas. Por ejemplo: no hay que llevar un libro, no implica necesariamente el grado de actuosa participatio que tienes que tener en el Antiquor, no necesita la atención que el otro... recibes lo mismo pero es todo mucho más sencillo. Entiendo que la extrema simplificación del Novus Ordo facilita las cosas: no hace falta nada, vas, recibes al Señor, y ya está. No precisa que te involucres personalmente en lo que se celebra, ni que atiendas, ni que ames la Liturgia. El Novus Ordo es un buen pan de los viandantes, cumples el precepto y recibes al Señor. ¿Tiene acaso la Liturgia otra finalidad?

Ahora bien, somos hombres. ¿Nos basta con ésto? ¿No necesitamos acaso que se nos predique, que se nos muestre el Misterio? ¿No necesitamos acaso reconocer, como dice Scott Hahn, que si Dios nos ha dado cuerpo es precisamente para que le adoremos en la Liturgia?

AMDG dijo...

¿Y no será mejor así? ¿No provocará una reacción de huida hacia los tradicionalistas?

Una pregunta, Terzio. ¿Que implicaciones canónicas tiene el dejar la parroquia de toda la vida y acudir a la FSSPX?

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Ya he firmado.

Gracias por tu valentía.

ADVENIAT REGNVM TVVM

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Gracias por tu valentía.

Ya he firmado.

ADVENIAT REGNVM TVVM

Terzio dijo...

Si se trata de la asistencia a Misa dominical etc. practicamente ninguna... Salvo que los oratorios, capillas e iglesias de la FSSPX no son 'parroquias'. Es uno de los problemas que arrastran desde su aparición: Al no estar incardinados como clero en ninguna diocesis, no tienen colación canónica. Las Misas son válidas, pero ciertos sacramentos (matrimonio muy especialmente) estan fuera propiamente de la jurisdicción canónica, puesto que no son 'párrocos' con capacidad legítima para asistir válidamente a un matrimonio. Pero eso mismo les sucede - mutatis mutandis - a los religiosos en las iglesias conventuales que no son parroquia o a los clérigos miembros de congregaciones o sociedades apostólicas, que tampoco pueden asistir a matrimonios si no es por delegación expresa del párroco o el ordinario del lugar; el bautismo se administra en caso de necesidad (un concepto bastante 'elástico' que vale para muchas situaciones) pero después sucede el problema del registro sacramental, que no se pude hacer sino en una parroquia; sobre la confesión, lo mismo: la 'necesidad' es una justificación suficiente. Sobre la asistencia a la Misa dominical, ten muy claro que si no tienes una parroquia católica con garantias, mejor que asistas a una iglesia con sacerdotes católicos-católicos, si me entiendes.

Considera que todas las "facilidades" que por razones de ecumenismo se les reconocen a católicos y no católicos en caso de necesidad o por circunstancias las más variadas, a fortiori se entienden igualmente válidas para una cuestión como esta.

Puedes echar un vistazo al Código cc. 208-31 y concluir sobre lo que te afectan esos "derechos y deberes de los fieles".

'

Madri leño dijo...

Páter, he firmado, aunque me parece que la petición está más bien encaminada a sacerdotes que a laicos. Como todos somos Iglesia, espero haber hecho bien.
También señalar que la liturgia en latín me parece bellísima. Para mí lo ideal sería la combinación de misas en latín con las de las lenguas vernáculas de cada país. Digo esto, porque si al principio de mi conversión, mi única opción de escuchar Misa, hubiese sido en latín, aparte de "chinarme" bastante, creo que me hubiese "enfriado".
Al igual que a un niño se le enseña a leer empezando por las vocales y no por El Quijote; entiendo que en la Misa, que siempre es una especial ayuda, se debe poder optar en función del grado de amor a Dios y de preparación que se tenga.

Gracia y un saludo.

Terzio dijo...

Madrileño: El culto litúrgico utiliza un vocabulario-fórmulario muy concreto, poco variable. Con un mes asistiendo a Misa, lo dominarías suficientemente. Si no, para eso estan los "misales"; antes se llevaban a Misa y con ellos los fieles seguían la celebración atenta y devotamente.

Desde luego el latín no debe ser visto como obstáculo, porque no lo ha sido durante los muchos siglos en que ha servido como lengua litúrgica. Se olvida, también, que el culto en lenguas comunes se generalizó sólo desde 1969, y que la decadencia católica ha coincidido precisamente con el abandono del latín y la implantación de la nueva liturgia.

Una reflexión final: La gente joven se aprenden sin entender las canciones en inglés, y al cabo de una temporada de repetirlas se saben de memoria y reconocen un repertorio bastante pesado (y de pésimo gusto). Digo esto para que caigamos en la cuenta de que tenemos prejuicios contra el latín que no tenemos ni reconocemos con otros idiomas y otras circunstancias. Es curioso.

Madri leño dijo...

Páter, o yo no me he explicado bien (lo más lógico) o usted no me ha entendido bien (lo más improbable).
Mi director espiritual celebra misa en latín y gracias a él yo la puedo seguir perfectamente. De mi conversión hace ya muchos años, a Dios gracias, he querido destacar mi experiencia con la Misa porque me parece importante. No tengo ningún prejuicio contra el latín (bendito sea) ni contra la Misa en latín. En mi opinión cuando el mundo esté reevangelizado el idioma "oficial" del mundo será el latín en lugar del inglés. Pero Páter, usted siempre ha sido realista (de realidad, no de monárquico); entre la juventud española ¿cuántos entienden latín?
y ¿entre los católicos?
Dice usted que con los misales se sigue la misa ¿está seguro? No será que aquellos que conocen la Misa , por ejemplo en español, son capaces de seguirla con el misal en latín. ¿Está seguro de que los que asistan a Misa por primera vez, si ésta es en latín, se van a enterar de la Misa la media en un mes?
Repito, Páter, que la liturgia en latín es bellísima, pero creo que en esto como en casi todo se trata de una cuestión de grados. El neófito de 9 ó de 59 años que hace la Primera Comunión, en mi opinión, bastante perdido anda para asistir a una misa en latín.
Eso sí, Páter, entre mi opinión y la suya (de usted), me quedo con la suya (de usted).

Gracia y un saludo.

Anónimo dijo...

Nací en el 61, por lo que no recuerdo la misa anterior. hice la primera Comunión en el 68 y en español. Pero en casa de mis padres había misales (se veían muy usados), y cuando cambió la Liturgia editaron unos libritos con las oraciones en español, para que la gente supiera contestar (y de esos librillos si que me acuerdo, porque me los prestaba mi madre para que siguiera la Misa). Luego nunca hubo problemas de entendederas. Y les aseguro que ha sido tal el desmadre y el "desmisterio" que son justo los no practicantes los que más hartos están de guitarritas y palmaditas y más echan de menos la grandiosidad de la celebración anterior.
Por cierto, con la muerte de mis padres, rescaté de mi casa dos "Misalito Regina", uno para mí y otro para usted, D. Terzio, si lo quiere, claro.

Blanca

Anónimo dijo...

Cuando no son patadas bajo la mesa, son "golpes bajos". Nada cambia bajo el sol. Perdóneme, páter dom W+, como asistente asiduo a una iglesia de la SSPX, empujado por un obispo que nos regaló la Usus Antiquior un miércoles por la tarde, como premio de consolación y en versión bastante descafeinada, a regañadientes, me he ido a las barricadas con los "lefes". Por alguna extraña razón, todas las religiones del mundanal mundo tienen un lugar en el cosmos espiritual del ecumenismo moderno, menos los susodichos "lefes". Y no tengo empacho en comulgar con ellos. La última misa novus ordo a la que asistí, tuvo que contenerme de subir al altar y aplacar a dos acólitas que estaban jugando y riendo durante la consagración. Y el padre? Bien, gracias. Un ambiente festivo , jocoso, easygoing y sobretodo, las chinches guitarritas tocando a todo meter.
Estoy firmando la petición de mis hermanos novusordoítas, para frenar a los caballos de Troya que siguen en lo suyo, envenenando el ambiente. Un abrazo en Xto. Jesús.

Quaerens dijo...

Yo no hablaría de "novusordoísmo". El Novus Ordo es cosa santa, válida y aprobada por la Iglesia. Ante todo, es COSA SANTA.

Esperanza dijo...

Acabo de firmar!!
Por cierto, que casi todos los que firman son hombres...
Yo conocí la Misa Tradicional en Inglaterra hace unos 4 años, cuando estuve una temporadita en Oxford y también en Londres, con ocasión de la boda de un familiar.Y quedé impactada ante el descubrimiento. Desde entonces, cuando voy a una misa Novus Ordo, ya no es lo mismo. No digo que no se adore verdaderamente a Dios en una misa Novus Ordo, peeero...hay grados... Eso si por alguno de mis viajes no caigo en una iglesia que desconozco, y salgo casi enfadada o xq tocan las maracas de Machín o porque se ponen a leer a Blas de Otero o... bueno, para qué seguir. No sé si estoy exagerando, pero es así.
Siempre que puedo asisto a Misa Tradicional (en Madrid o en mi ciudad natal). Y rezo para que de una vez, se forme un grupo donde vivo.
Y en mi mesilla, junto a mi Biblia, el misal de 1952 que fue de mi padre.

Un saludo, D. Terzio, y gracias x el enlace.

Anónimo dijo...

Quarens, nunca afirmé que la misa Novus Ordo no fuera santa. He aprendido que si se da la fórmula de consagración, la forma y la substancia adecuada, más la correcta intención, son válidas.
Pero hay de misas a misas, prácticamente todo el espectro. He asistido a cientas por 30+ años y ninguna es igual a la otra, siempre entra en juego la creatividad del celebrante y parece que es una sinfonía inconclusa. No hay dos misas Novus Ordo idénticas, a veces se saltan partes y por allí dicen que ya está por allí la versión de la misa que no requiere CONSAGRACION. (¡¡¡¡¡????).
Ah , y me olvidaba que a veces, el padre da chance a mujeres aspirantes a sacerdotisa, que consagren. Es como un laboratorio. Y también están las misas Novus Ordo pentecostal-carismática, la misa kika, la de los niños, etc. La creatividad humana es infinita.
En cambio la Misa Tridentina está canonizada. Y allí está la diferencia, de lo ordinario, a lo extraordinario. Y algunos han demostrado ser demasiado ordinarios.

Quaerens dijo...

Anónimo:

Mi experiencia es similiar a la que relata Esperanza, sólo que mi estancia en Inglaterra fue bastante más larga. ¿Iba a ser acaso en vano la sangre de tantos mártires ingleses? ¡No, no lo ha sido!

Yo no he salido del Novus Ordo por contemplar sus abusos, sino por haber conocido algo mejor. Una defensa del Usus Antiquor basada en los abusos que se dan dentro del Novus Ordo es ponerse al nivel del cardenal Arinze, que dice que si no fuera por los abusos no se solicitaría Usus Antiquor.

Mira, lo que yo ha percibido y de lo que estoy plenamente convencido es de la INFINITA superioridad del Usus Antiquor sobre el Novus Ordo, en todos ycada uno de sus detalles. Incluso el mayor número de lecturas del Novus Ordo no me parece una ventaja cuando se vive el Usus Antiquor con sus elementos imprescindibles: el Breviario, el Misal y la Sagrada Escritura.

Aunque en el Novus Ordo no hubiese abusos el Antiquior serguiría siendo preferible.