domingo, 7 de noviembre de 2010

Unas palabras del Papa sobre España


Estas palabras de Benedicto XVI:

"En España ha nacido una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como lo vimos precisamente en los años treinta, y esta disputa, más aún, este enfrentamiento entre fe y modernidad, ambos muy vivaces, se realiza hoy nuevamente"

estas palabras dichas ante la prensa, en el avión, cuando volaba de Roma a Santiago de Compostela, con el presidente Zp huído a Afganistán, tienen un valor, un significado mucho más que contundente.

Item más siendo el 6 de Noviembre la fiesta-memoria litúrgica de los SS. Mártires Españoles del siglo XX , las víctimas de aquel secularismo ateo, republicano, masón, marxista, criminal y anti-español.

Tampoco ha sido casualidad que haya sido el mismo día, el de la peregrinación del Papa a España, el escogido para cerrar el acceso a la basílica de Stª Cruz del Valle de los Caídos.

¡Cuán miserables! Aferrados a la peor historia de España, violentando y falseando su des-memoria histórica.

Lástima que el Papa tenga que volver a Roma, tan pronto...y qué desgracia que Zp regrese de Afganistán, tan pronto.

Estos años, cuando pasen, deberían rasparse de la crónica hispana, como han hecho, como están haciendo ellos con el pasado que les acusa desde la Historia.

+T.

5 comentarios:

in Te confido dijo...

Quizás no nos damos cuenta, enfrascados como estamos en el actual guirigay social y político, pero estos años están siendo oscuros (muy oscuros). El mal y el sufrimiento que se están perpetrando en España es inmenso. Estamos ciegos y no vemos que vivimos en Babilonia, la gran prostituta. Y lo malo es que se está produciendo con la aquiescencia de gran parte de la sociedad española.

Amarrémonos a la esperanza gloriosa de Cristo resucitado. Él es el único que puede salvar a España (o lo que quede de ella).

Antonio Rivero dijo...

Y lo peor: hacen ver a la gente que la guerra civil fue una alta trición, cuando fue en un primer momento, el intento de defender la legalidad republicana frente a los revolucionarios y después una Santa Cruzada frente los agresores de nuestra fé. Si les molesta eso, que no hubieran quemado conventos, iglesias, violado monjas, matado a frailes, perseguido a los cristianos, destruyendo la labor educativa del clero... ¿Creían que nos íbamos a quedar con los brazos cruzados?

Un Saludo

airfoil dijo...

Lo que es curioso, antes y durante la guerra civil,el gobierno repubicano, quemaron docenas y docenas de igesias catolicas y asesinaron a diezmil curas, monjas y religiosos.
Sinembargo, no tocaron ni a un rabino ni ninguna sinagoga. Lo mismo ocurrio en la Union Sovietica.
Que alguien me explique.

Antonio Rivero dijo...

Ehhh! La Unión Soviética, no solo persiguió a ortodoxos y católicos, sino que además, bajo el régimen estalinista, más concretamente en 1956, cuando se desenvolvía la guerra del Sinaí, asesinó con claro signo antisemita a multitud de médicos judíos. Estos hechos, están relatados, además de en los archivos históricos, en la obra maestra de literatura y crónica periodística "Todo Fluye" de Vasili Grossman.

El gobierno republicano en España difícilmente pudo ser antisemita por diversas razones, aunque entre ellas destacan dos: en España no había un numero considerable de judíos (en la URSS y Europa central sí) y España representaba un régimen democrático que estaba en contra del nacismo, al margen de todas las consideraciones sobre la maldad o bondad de su vigencia.

Yo soy monárquico, tradicionalista, católico, y repudio la República del 36 como algo oscuro en la historia de España, pero cuando hay que ser objetivo lo soy, y esta es una cuestión que merece objetividad y delicadeza.

Un Saludo

Esperanza dijo...

Las fotos y vídeos que se han visto de la Misa de campaña en el Valle de los Caídos, son un testimonio gráfico de ese laicismo agresivo del que habló Benedicto XVI... Y Rouco, ¿qué opinará de esto?
A veces, tengo la sensación -que me gustaría que fuera falsa- de que los católicos estamos poco movilizados, en general. Y otras veces pienso, sobre todo en relación con el secularismo, en esa frase que el libro del Apocalipsis pone en boca del Señor: "... cambiaré el candelabro de sitio...". Y todos estos ataques laicistas tienen un trasfondo tan misterioso...