miércoles, 22 de septiembre de 2010

Intifada a la vista (Israel "inocente", of course)


Pues eso.

Quiero decir esto: La policía israelí irrumpe violentamente en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

Conque la Hilaria Clinton y su auto-propaganda como Doña Paloma de Paz Oriental quedan hechas unos zorros (le va, le va, le va...(con música de Julio Iglesias)). Y todo lo demás.

Y eso es lo que hay y lo que habrá. El grano viejo con nuevo abceso purulento. Hasta que reviente por Dios sabe dónde. Quizá, tal vez, por alguna novísima posible y probable casualidad israelí en esa misma Explanada de las Mezquitas que para Israel es una tentación. Una tentación diábolica. Muy ambicionada, como toda tentación hecha obsesión.

Y dentro de seis o siete mesecitos, nuevas conversaciones de paz con Israel en el papel de bueno victimalista y la pobre Palestina más inculpada que ayer pero menos que mañana.

Aunque lo más inmediato es esperar al Viernes próximo, el dia de oración de la morería, con la cabeza apuntando a la Meca inspiradora de vengaza y guerra santa. A ver cómo remata la jornada.

Israel, como de costumbre, se defenderá.
Solamente eso.
Nada más.
Pas rien.
Only.


Pax super Ierusalem!


+T.

3 comentarios:

Jordi Morrós dijo...

Copiemos sólo un párrafo de la noticia tal como aparece en ABC.

"El jefe de la Policía de Jerusalén, Aharon Franco, respaldó el relato asegurando que el guardia cayó “en una emboscada planeada que puso su vida en peligro”. En el distrito de los hechos, testigos aseguran que no hubo provocaciones. "

Y que conste que el párrafo no lo copio por el apellido del jefe de policía, aunque todo junto (el apellido y la supuesta provocación) me ha ayudado a pegar un pequeño salto en la silla de trabajo.

Cuánto dolor sobre Jerusalem, y qué duro es ser de los pobres (no sólo económicamente hablando) allí!

Coronel Kurtz dijo...

Bien por desenmascarar las provocaciones del sionismo y la judería internacional.

Terzio dijo...

No negaré que puedan haber laberintos, hilos de Ariadna, telas de araña, tramas, tramoyas, tramantes, trapecistas y tramoyistas (que siempre y en todos sitios los ha habido) pero soy bastante reacio a aceptar fenómenos paranormales de esa índole. Me basta reconocer las evidencias de la Historia y temer los chispazos que pueden prender la mecha y hacer que exploten los depósitos acumulados (de tantas cosas, de tantos desatinos, de tantos yerros...de tantos pecados, es decir). Es suficiente - ¡y tremenda! - explicación.

'