martes, 30 de marzo de 2010

Cizaña selecta y purpurada, anti-celibataria (anti-benedictina?)



"Hay que replantear el celibato". Esto se decía que había dicho el Cardenal Martini, publicado en la prensa alemana y austriaca, y también en la italiana. Pero algo habrá debido pasar (alguna amonestación, alguna llamada al orden???) porque ayer por la tarde aparecía en el mismo diario italiano que daba la noticia anterior un desmentido: "Martini dice que él nunca dijo que había que replantear el celibato" (perdón, pero la página del diario virtual TGcom no me permite el enlace directo a la noticia).

El comentario de su eminencia Martini era (o no era, depende si lo dijo o no...) a propósito de lo de la pederastía; y el eminente Martini soltaba el despropósito - eso decía la prensa ayer por la mañana - de que "hay que replantear la obligación del celibato" a propósito del escándalo mediático de las pederastías. Y yo me preguntaba por qué conexión de hechos y/o de conceptos entendía el Eminentísimo Martini que el celibato (que es no casarse) tenga relación con los hiper-magnificados casos de pederastía (que es un cierto gusto-atracción sexual por los impúberes). ¿Es que pensaría el Cardenal que casando a un pederasta se le quitan las tendencias? ¿O que el no tener cónyuge deriva en apetecer el tocamiento de los zagales? ¿O que casando a los curas - y a los Cardenales - se acaban las pederastías???

Con esta (si lo ha dicho, porque parece que sí, parece que no) van no sé cuántas salidas de tono/ de orden de Martini, que no es tonto (aunque sea equívoco). Con la Iglesia en el estado (y con el panorama) que Juan Pablo II le dejó a su sucesor y los frentes de controversia-oposición que se le han ido abriendo a Benedicto XVI, las "cositas" de Martini se han convertido en una pieza más del tablero en el que parece que hay Eminencias que le hacen el contra-juego a Benedicto, una especie de sed-contra quasi perenne. Y no son "piezas" inocentes las que juegan a la contra con B16 como antagonista (?).

En la mente de una serie de bien identificados prelados de primera fila, en estos últimos años, la descalificación del celibato y su puesta en crisis ha sido una relativa constante. A veces con sorpresas tan inesperadas como el golpecito de Hummes; otras han sido menos sorprendentes, como las "dudas" de Schonbörn. ¿Tanto les pesa, tanto les incordia el celibato?

Además, tocante al caso de las pederastías, es una falsa apreciación fruto de un prejuicio, porque el problema no es el celibato, son las personas y la formación de esas personas, su "ambiente", y - en muchos casos - sus obispos y superiores, y otras razones que se implican en unos casos problemáticos que nunca se vuelven "problema" por la sóla cuestión del celibato. El problema ya existía antes o iba a existir después, con o sin celibato. El celibato no es el "catalizador" de la pederastía.

Que el celibato no es un condicionante de la pederastía, se patentiza en el caso de pederastas que no son célibes ni son curas, como este famoso sesentayochero, que como es moderno-post-moderno-post-marxista y verde-verde, no es "escándaloso" a pesar de ser pederasta (sin más comentarios).

Cuando se pone en el disparadero al celibato, no se reconoce que lo que se está poniendo en la picota es el Sacerdocio Católico, del que el celibato forma parte accidental pero muy gravemente formal. El celibato no es un capricho, no es una ocurrencia, no ha sido algo improvisado. Tampoco es ni ha sido algo a-problemático, puesto que en cada momento, en cada época, ha tenido sus "tensiones"; pero la problemática anti-celibataria, cuando ha surgido, no ha sido por el celibato ex-sese, sino como expresión-postulación de conceptos muy contrarios al Sacerdocio Católico. Item más: Desde el wyclifismo y los movimientos pre-reformistas hasta la consumación definitiva de la Reforma Protestante, ha existido una constante identificación de anti-celibatarismo con anti-romanismo y anti-catolicismo.

Por eso resulta tan desasosegante que sea un cardenal de la Santa Romana Iglesia quien se atreva a cuestionar el celibato sacerdotal. Si ha sido Martini (aunque se haya excusado y replegado velas) se trataría de un Cardenal jesuita, para más paradoja, formado en su juventud según los rectos y sanos principios de la espiritualidad de la Compañía de Jesús y el "sentire cum Ecclesia" como norma intencional.

¿Qué ha pasado para que en el 2010 Cardenales como Martini, Hummes, Schonbörn, y con ellos algunos prelados de un lado y de otro, destaquen y salgan a los medios por disentir y no sentir con el Papa, con la Iglesia? ¿Están articulando para un futuro próximo (?) lo que los gestores-manipuladores Vaticano 2º no sacaron adelante? ¿Piensan que este es el momento, aprovechando el "escándalo" de las pederastías? ¿Hay alguien en la Iglesia interesado en gestionar a favor del contra-celibatarismo el caso de las pedofilias? ¿Está ocurriendo una deliberada puesta en escena de escándalos y escandalizados con el fin de potenciar las reivindicaciones de los anti-celibataristas??? ¿Alguien está articulando-dirigiendo todo este escenario para presionar a Benedicto XVI?

Tiempos penosos, confusos, muy turbios, son los nuestros. Gracias a Dios la cabeza, Benedicto, se mantiene clara, pero la agitación de los turbados y sus turbulenecias comienza justo debajo de él, en algunos personajes de la Jerarquía que debería apoyarle y asistirle y confortarle.

Martini ya no entra en Cónclave, gracias a Dios; pero otros de su tendencia, sí. Y no para ahi la mala veta, porque se trata de toda una generación - y dos, y tres - de obispos y prelados de-formados en seminarios y universidades donde más que nutrirse de recta doctrina y confirmarse en la fe, se les ha llenado de dudas, con la "crítica" como sistema y la devaluación de todo lo católico como resultado.

Cuanto antes desaparezcan de la escena, mejor. Pero la cizaña de Martini, Schonbörn et alii no se va a erradicar en un pontificado (ni en dos, ni en tres).

Las secuelas del avenate post-conciliar están siendo tan profundas y lesivas como ya se está probando. Por ejemplo, y este es otro "caso",(véase con precaución porque no es un youtube decente de ver en Semana Santa, advierto):



Es Mahoney, otro Cardenal, este con edad de Cónclave todavía. Tan estrafalario de doctrina como de "liturgia". Tan des-católico como ese espectáculo pseudo litúrgico que "preside" en Los Ángeles, California, USA.

Como decía, la cizaña está muy esparcida, y en algunos casos es muy "eminente".

Oremus!


&.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy casado y soy padre de un niño y una niña. Por mi Matrimonio, me debo a mi mujer y a mis hijos, no soy libre para disponer de mi tiempo en cualquier hora y lugar. Si tuviera que acompañar a mi hijo a un cumpleaños y en ese momento tuviera que dar la extramaución, ¿que deberería de hacer?, elegir entre ser padre o sacerdote. El celibato es un paso adelante y no un paso atrás. El problema es que la sociedad actual, llena de soberbia, piensa que la vida es perfecta por si misma, pero la vida llega a la perfección por la caridad, es decir, por la negación del yo.

Terzio dijo...

No me gustan los anónimos; de todas formas te re-comento que ese dilema ha dejado de ser "operativo", ya que no entra dentro del "planteamiento" general de muchos sacerdotes "modernos".
El concepto del sacerdote como ministro de los Sacramentos está en crisis, casi en el mismo "plano" que el celibato. Precisamente por no fundamentar bien una teología-espiritualidad sacerdotal se devaluan y minimizan las esencias y sus expresiones. El celibato no es "esencia", pero sí es forma aneja.

Por otro lado el dilema está reducido, es insuficiente, si se estima sólo como una renuncia a la familia y no como una ofrenda-consagración integral (córpore et ánima) a Cristo Sacerdote.

'

Anónimo dijo...

El Cardenal Mahony no es uno que ya en su momento tuvo que pagar sumas astronómicas por escándalos de abusos? y aparte, no reconoció él mismo que era homosexual, y tuvo que pagarle millones a su cosodomita?

En todo caso, lo que él sí apreciaba era que los candidatos a seminaristas de su diócesis venían con un "back ground" de experiencias sexuales muy diversas (ver el libro de Michael S. Rose, Good by, good men)

¿Para cuándo su renuncia? ¿O espera a que le estalle algún nuevo escándalo mediático?

Puritana porteña

P.S.: muy buena su última aclaración en el comentario de las 00:39 del 31/03/10

anco marcio dijo...

No estoy de acuerdo con el anónimo y si con Dómine Terzio. Pienso que no es una cuestión de tiempo, suegra y cumpleaños. El sacerdocio es una vocación en la que, si se quiere, formal, pero también sustancialmente, el celibato conforma el modo de servir, seguir, imitar y consagrarse a Cristo. Desde luego, nada tiene que ver el celibato y el matrimonio con las conductas aberrantes, patológicas o criminales. Gracias Dómine por sus reflexiones, acertadísimas, sobre esta y otras cuestiones; nos tranquiliza y enseña.

Pepito grillo dijo...

¡Madre mía! ¡Qué espectáculo!

No sé por qué, pero viendo el video me ha recordado al libro "El padre Elías", en el que hay pasajes donde se intenta desvirtuar la religión cristiana y crear un batiburrillo-mezcolanza new age donde todo quepa.

Coronel Kurtz dijo...

Tanto a Mahoney como a Martini les encantaría ser Antipapas. El problema es que no les dan los tiempos.

Si nuestros enemigos no han podido aún con nosotros, creo que es porque sus egoísmos les impiden unirse. Aunque "tan sólo con que sea quitado de en medio el que ahora le retiene, entonces se manifestará el Impío... con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán..."

San Isidoro dijo...

1º.- La foto, ¿es un montaje?

2º.- Mi cura me recomendó una biografía del Cardenal Newman. Me sorprendió que, en su época de anglicano, lo primero que se plantease el joven Newman fuera la necesidad del celibato cuando precisamente, ellos no lo tenían.

3º.- Muy bonita la postalita de Tissot del post anterior.

Esperanza dijo...

Es verdad que avanza la oscuridad o que la cizaña se hace muy visible, pero siguiendo el hilo del comentario de Pepito Grillo, según el Apocalipsis las cosas tienen que ponerse aún peor ¿no?

Por cierto, que 9 minutos de ese vídeo es demasiada penitencia incluso para estos días del año litúrgico. No creo que hayamos sido tan malos :)
Si alguna vez llegan a generalizarse ese tipo de misas? en España, yo me quedo en casa.