domingo, 27 de diciembre de 2009

La Misa de medianoche de Navidad adelantada (comentarios)


No sé si alguno, como yo, ha tenido la impresión de que la Misa del Gallo celebrada por Benedicto XVI en San Pedro del Vaticano dos horas antes de la medianoche ha sido/puede ser la solemne puntilla para la ya agonizante Misa de Medianoche de Navidad. Será cosa de esperar y ver si se repite ese horario adelantado en los próximos años, y a ver qué pasa.

En mi parroquia la asistencia a la Misa del Gallo ha ido decayendo desde los últimos 15 años hasta el presente. La asistencia de fieles no pasa de los cincuenta o sesenta, a lo sumo setenta personas. En los pueblos es distinto, porque las parroquias de pueblo suelen mantener con más arraigo los cultos tradicionales. Pero en las ciudades la decadencia de la Misa del Gallo me parece que es general, con las excepciones que haya que hacer.

El problema es de horarios y hábitos. Y, por supuesto, de falta de devoción. Y - por supuesto también - el ya habitual problema de las “libertades” que las “conveniencias pastorales” y el permisivo “si parece oportuno” prestan a los acomodadores de la liturgia post-conciliar.

Si la Vigilia Pascual puede adelantarse hasta casi la puesta de sol dejando de ser una vigilia de noche-madrugada para convertirse en una celebración vespertina, todo ello por “razones pastorales", a fortiori parece congruente (según esas “razones") adelantar dos horas o tres o cuatro o cinco la Misa de medianoche de Navidad. El problema es que deja de ser, entonces, Misa de medianoche. Este 24-25 de Diciembre la Misa papal del Vaticano concluía aproximadamente a la hora en que tenía que haber comenzado. Si se considera que las cosas de Roma suponen cierta “normatividad", qué duda cabe que el “ejemplo” vaticano servirá para que muchos horarios se adelanten igualmente, finiquitándose por doquier el horario litúrgico tradicional de la Misa del Gallo.

Teniendo en cuenta el absoluto relativismo imperante, el “¡qué más da!” o el “¡si es lo mismo!” etc. la Misa de medianoche a las 12 p.m. tiene los dias (las noches) contadas. Al tiempo.

La liturgia de Navidad es antiquísima. Se ha ido formando a través de los siglos con cierta fijación definitiva hacia los siglos VII-VIII, cuando ya existía esa secuencia de celebraciones:

- Misa de la Vigilia
- Misa de Medianoche
- Misa del Alba
- Misa del Día

Eran Misas estacionales que se celebraban por el Papa en una determinada Iglesia Estacional. Principalmente era la Basílica de Stª María Mayor la que centraba todas estas celebraciones. La vinculación de la Basílica Liberiana a la liturgia de Navidad, a más de la devoción y el culto a la Madre del Señor, tiene su motivo por las reliquias del Pesebre que se veneran en la “Confesión", debajo del Altar Mayor***1, y en la capilla de la cripta del Sagrario.

El orden de las estaciones de las Misas de Navidad era este:

- Vigilia: Statio ad Stª Mariam Maiorem
- Ad Primam Misam in nocte: Statio ad Stª Mariam Maiorem ad Praesepe
- Ad secundam Missam in aurora: Statio ad Stª Anastasiam
- Ad tertiam Missam in die Nativitatis Domini: Statio ad Stª Mariam Maiorem ***2

El dia de San Esteban la estación era en S. Stéfano Rotondo, en el Celio. Y el día de S. Juan Evangelista volvía a ser en Stª Maria Maggiore. El plano estacional se circunscribe dentro de ese área cercana al Laterano, donde residieron los Papas de la antigüedad y el medievo hasta que se trasladaron al Vaticano en el Renacimiento, y en el XVII-XVIII al Quirinale.

Cada una de las Misas tiene sus oraciones y lecturas propias. Al mantener cierto ritmo de vigilia, el rezo de las horas litúrgicas se iban intercalando entre las celebraciones, desde la misma Misa de la Vigilia hasta la Misa del día. Posteriormente, en las abadías y los conventos se adaptó y respetó esta secuencia que conformó en el Misal esa especialísima estructura litúrgica de la Solemnidad de la Natividad del Señor, que tiene un cierto paralelo con las celebraciones del Triduo Sacro de la Pascua, que serían las que inspiraron remotamente la distribución de las Misas de Navidad.

Con la reforma litúrgica del post-concilio, la Misa de la Vigilia que se celebraba el 24 Dic. por la mañana, se empezó a celebrar por la tarde, ya como de Misa de vísperas, valiendo para cumplir el precepto. En muchas parroquias no se celebraba y quedaba solamente la Misa de medianoche, pero en otras se fue introduciendo la Misa de víspera-vigilia de Navidad. Al poco ya se trastocaban los formularios con lecturas y oraciones propias para cada Misa y se adelantaban las oraciones y lecturas de la Misa de medianoche a la de la vigila-víspera. Obsérvese que esta novedosa costumbre de las “misas de comodidad” se inventan/inician en iglesias conventuales, de comunidades religiosas, por motivos “razonables", y progresivamente se van extendiendo e imitando en las demás iglesias y parroquias, para “comodidad” de los feligreses, etc. El resultado es una alteración de la Liturgia según el capricho de cada párroco o rector.

Por eso, repito, el adelanto de la Misa del Vaticano dará pié a la proliferación de horarios y de Misas alteradas, ahora con la justificación y la excusa de que si el papa lo hace, entonces es que se puede. Y muchos hasta lo entenderán como "recomendable".

Indudablemente, estas celebraciones con todas sus complejidades y solemnidades se crearon/formaron como liturgias pontificales, catedralicias, abaciales, basilicales etc. En el culto estacional romano el Papa celebra asistido por la capella pontificia, la corte prelaticia y el concurso de los fieles. Si se trata de un culto catedralicio, el cabildo y el coro canonical asisten igualmente al obispo; si es de una celebración abacial, monástica o conventual, el abad o el prior celebran con la asistencia de la comunidad. Y cuando es de una clausura de monjas, lo mismo. El “problema pastoral” ocurre cuando se trata del culto parroquial habitual, que es el que cuenta con el concurso común de los fieles.

En las ciudades, la peculiaridad de la sociedad urbana moderna, con sus hábitos y horarios, impone un ritmo al que las parroquias se ven forzadas a acomodarse para poder mantener un culto adaptado a las posibilidades de los feligreses. Todo esto podría hacerse con respeto a la Liturgia, pero de hecho está probado que las indiscreciones arbitrarias se imponen sobre las prescripciones litúrgicas, y cada vez es más frecuente encontrarse en las parroquias urbanas “misas de gallo” a la siete o las ocho o las ocho y media de la tarde.



Esa novedad de la hora “acomodada” de la Misa papal no es ni temprana ni tardía, sino todo lo contrario. La explicación de haberse procurado un horario más temprano para no fatigar al Papa es relativamente prescindible, puesto que el Papa no está “obligado” a celebrar la Misa de medianoche. No sé, no puedo precisar, desde qué época dejaron los Papas de celebrar personalmente las liturgias estacionales; pero desde el siglo XII en adelante lo raro era que el Papa celebrara, y lo habitual que delegara en algún cardenal esas celebraciones.

Lo recuerdo porque la gente parece que se ha olvidado de todo esto. Entre las muchas novedades del pontificado de Juan Pablo II, una de las más llamativas fue la habitual presencia del Papa en todas las celebraciones, marcando un ritmo que se mantuvo a pesar, incluso, de su decrepitud física, hasta casi el final de sus días. Benedicto XVI, desde el principio de su pontificado, se desmarcó de ese ritmo. Personalmente, yo preferiría que se desmarcara aun más. Por ejemplo, veo preferible que la Misa de Nochebuena sea a su hora y la celebre un cardenal delegado. Preferiría que la Misa Papal “solemne” fuera la del Dia de Navidad, con la Bendición Urbi et Orbi a continuación. Incluso, si fuera necesario, la sóla presencia del Papa en la Bendición bastaría, si me explico.

Lo que no termina de parecerme “justificado", a pesar de todo, es la mudanza del horario litúrgico.

Como curiosidad: En los Misales antiguos aparece la rúbrica que advertía de que si el sacerdote iba a celebrar el Día de Navidad las tres Misas previstas en la liturgia, no hiciera ni sumiera las abluciones del cáliz ni en la Misa 1ª ni en la 2ª, que se purificara los dedos en un vaso aparte y que sólo al final de la 3ª Misa sumiera las abluciones, para no romper el ayuno.

Cuento este detalle para que se caiga en la cuenta de cuánto han cambiado las cosas, casi siempre en detrimento de la reverencia, el respeto y la dignidad tradicional del culto y sus ministros.

Espero, en fin, que lo del horario “acomodado” del vaticano no trascienda y no se “universalicen” las Misas de medianoche con adelantos al gusto del celebrante y/o el lugar.



***1 Los fragmentos del Pesebre están expuestos en un precioso relicario-urna de oro y plata, regalo de España a la Basílica por mano de Dª Isabel IIª (los Reyes de España son Patronos y canónigos honorarios de la Basílica de Santa María Mayor). El Sagrario de la Basilica se conoce como Capella Sistina, por haber sido edificada en tiempos de Sixto V, que quiso ser sepultado allí. La capilla se edificó sobre otra más antigua, que subsiste como cripta. Esta capilla inferior contiene tierra y piedras de la gruta de Belén llevadas a Roma junto con el cuerpo de San Jerónimo, que descansa en esa misma cripta de la Capilla del Santísimo.

***2 Más antiguamente, esta Misa del día de Navidad, la más solemne, se celebraba en la Basílica de San Pedro. Por ejemplo, la coronación de Carlomagno en el año 800 tuvo lugar en esta Basílica justo antes de la Misa de Navidad, casi en el mismo punto donde cayó Benedicto XVI la otra noche, en el primer tramo de la nave central (hay un disco de pórfido rojo, resto del pavimento de la vieja basílica constantiniana, que marca justamente el sitio donde Carlomagno arrodillado recibió de manos del Papa León III la corona imperial). Hacia el año 1100 la Misa trasladó su estación a Stª María Mayor, por proximidad con el Palacio Laterano, residencia entonces de los Papas, como dije más arriba.


+T.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

En el caso de los pueblos (al menos los pequeños) La situación es aun peor, y el problema no es la comodidad, sino la escasez de sacerdotes. Si un sacerdote tiene que atender 7 parroquias, dificilmente podra decir la misa a media noche en las 7 parroquias. En esos casos poder asistir a misa esa noche, en la propia parroquia( aunque sea adelantada 2 o 3 horas) ya es un privilegio y un gesto de buena disposición por parte del sacerdote. Otros, segus su criterio mas ortodoxos, la dicen en una parroquia a las 12 y el que no pueda desplazarse (en muchos pueblos no hay servicio de autobuses ni taxis de dia, cuanto menos a las 12 de la noche), que se jo..

anco marcio dijo...

Con todo respeto: No estoy de acuerdo con que se rompa una tradición secular. El papa estará muy mayor, lo sé, pero también considero que, por ese camino, se puede trastocar todo en función de la salud de S.S, y eso, entiendo que no debe ser así. Traditio est traditio y no debe cambiarse en función de las aptitudes físicas de los celebrantes, máxime si puede nombrarse a un delegado para la celebración. Se está cediendo en muchas cuestiones que, a priori, parecen “formales”, pero, ojo, tras las mismas hay una auténtica labor de socavamiento de la tradición que, no lo olvidemos, no es nuestra, es un legado que debemos transmitir. La tradición era la comunión, no en la mano, y se cedió…después se cedió en no arrodillarse ante el Santísimo Sacramento, y se cedió…Después con el ayuno, después con…y hemos acabado oyendo que Cristo era ecologista, y comunista y qué sé yo. Ojo, con tanta cesión, que luego nos lamentaremos. Yo, con todo respeto, protesto.

Kahlenberg dijo...

En la parroquia del pueblo de mis padres, donde paso las vacaciones, este año por decisión del parroco, empezó la misa a las 11 (de lo cual por llegar la madrugada del 24 no me enteré y llegue tarde).

Aunque bueno, llamar misa a ese híbrido de concierto de Navidad, tenderete folclórico y pseudo eucaristia, es mucho llamar.

Belen viviente delante del altar, villancicos constantes, el ofertorio hecho con poesías de niños vestidos de pastores con los trajes típicos, angeles....

Así que en las pequeñas comunidades rurales, pues... va a ser que no es que sean muy ortodoxos, eso si, había una asistencia aceptable.

Anónimo dijo...

Yo pensé lo mismo que usted, claro está sin ser consciente de todo ese conocimiento litúrgico con el que usted nos obsequia, pero el resumen viene a ser el mismo. ¿Si Roma misma no se afienza en sus tradiciones quién cree que va a hacerlo por ella en estos momentos que tanta falta nos hace Roma a Occidente?

Por cierto, sería bueno que usted que está en esa parte de nuestra España nos cuente que está pasando con los Belenes en localidades como Lepe o Estepona... ¿Sería necesario enviar unos Guzmanes? Quizá con eso nos derrimamos de lo de Z, aunque me temo que haría falta mucho más... nos es Z un Vellido Dolfos cualquiera..

Jorge dijo...

Nosotros pasamos la Navidad en un el pueblo de mi mujer, en la provincia de León, con mis hijos, mis nueras, mis nietos y mi suegra y allí sí hemos podido asistir a la Misa del Gallo, a media noche, muy dignamente celebrada y con el pregón de las Calendas al comienzo de la Misa, pero reconozco que es una excepción y coincido con Ud.,don Terzio, en que lo del Vaticano este año no es un buen indicio.

La realidad es que se está imponiendo la liturgia a la carta y así,la Adoración Nocturna, comienza a las 7 de la tarde en atención a que sólo asisten personas mayores, las misas exequiales muchas veces parecen de Gloria, ignorando que el Purgatorio existe y que es imprescindible rezar por las ánimas que allí esperan la purificación y así podríamos citar varias docenas de ejemplos.

Esta misma mañana he sabido que el párroco de una parroquia próxima al pueblo en el que estamos,dice que tiene mucha devoción al Apostol Santiago y preside una asociación que fomenta el Camino Jacobeo y debido a esta devoción suya, ha decidido que el día 31 va a celebrar un simulacro de apertura de la Puerta Santa en su Iglesia, con una ceremonia inventada por él, naturalmente, que conociendo al personaje me da pavor imaginar.

Para rematar la faena, él mismo reconoce que aunque la Puerta Santa, o del Perdón, sólo es la de la catedral compostelana y la de la colegiata de Villafranca del Bierzo, para casos excepcionales, él dará la bendición jacobea (¿?)
a quienes entren por la puerta de su parroquia.

Disculpe Ud. la extensión de este comentario don Terzio, pero tenía qeu contar este desatino en un sitio en el que estoy seguro de que van a comprender el desasosiego que siento desde que me he enterado de este despropósito.

Outsider friar dijo...

Pues mire, Terzio, en mi parroquia adelantamos este año sensiblemente la misa de medianoche. Fue una decisión difícil, meditada, consultada previamente con la feligresía unas semanas antes (no fue la decisión atolondrada de un párroco comodón). Los argumentos que usted esgrime son consistentes y válidos, pero la verdad es que en los últimos años la asistencia había descendido a poco más de 60 personas. En cambio, adelantándola llenamos nuestro templo; como al salir entregamos un recuerdo por persona, pudimos computar: 307. Familias con niños, ancianitas emocionadas que hacía años que no asistían en la noche de Navidad, etc. Fue una eucaristía muy dignamente celebrada, sin montajes ni creatividades disparatadas. ¿Una herida de muerte a la tradición? ¿Una cesión indebida a los tiempos y costumbres actuales? No lo sé, tal vez. No soy párroco, no adopto las decisiones, pero reconozco que el tema no tiene una fácil solución.

Fernando Galán dijo...

Sobre la piedra de porfido, un "monsignore" romano me contó que, en la basílica constantiniana, se encontraba enfrente del Altar de la Basílica. Con la reforma de la misma, fué colocada allí. Como me lo contaron, lo cuento

Cata dijo...

Si, ciertamente Jorge sabe de lo que habla, a todos los párrocos de la zona del Bierzo, sobre todo, les ha dado por abrir puertas el próximo día 31-1 y desparramar bendiciones, suerte tenemos que no nos digan un día de estos la Santa Misa en Llionés. Y con el Obispo que tenemos no me extraña, aquí cada uno a lo suyo y don Camilo también.

Terzio dijo...

Así es, F. G. : El disco de pórfido es uno de los elementos de la vieja basílica conservado y desplazado que ha guardado, sin embrago, su memoria. Las narraciones de aquella coronación, con todas sus imprecisiones, coinciden en que Carlos estaba arrodillado delante del Altar cuando el Papa León le impuso la corona.

'

Terzio dijo...

Estimado OutsiderFr :

Todos hacemos acomodaciones forzados por las circunstancias. Entender la liturgia como un código tirano y tabú sería quasi sacrílego.
Lo que no empece para que en ciertos niveles - y sobre todo en el más alto - las cosas santas se mantengan sin novedad por razón, precisamente, de la santidad de las cosas y el nivel (que es lo que comento en el articulillo).

Si me explico.

'