viernes, 27 de noviembre de 2009

El Archbishop idólatra (un epígono del "espíritu de Asís)


Pienso que una acción tan escandalosa como esta debe ser publicada; no se puede callarla, ni taparla, ni disimularla. Pienso que habría que dirigir cartas de denuncia y protesta a quien corresponda pidiendo una retractación, una corrección, una reparación pública: Una penitencia pública. Porque el pecado de idolatría del Arzobispo Nichols ha sido público, y tiene que purgarse en público. ¿Nunca se ha depuesto a un Arzobispo por hereje? ¿Nunca se ha destituído a un Arzobispo por pecados escandalosos? Y la idolatría es un gravísimo pecado, impensable en un sacerdote, inconcebible en un obispo. Un Arzobispo "paganizando" en público debería ser un obispo desautorizado públicamente. Pro bono fidei, pro bono Ecclesiae.

La primera vez que un Papa pisó una sinagoga, visitó una mezquita, alternó con paganos...a algunos les hizo gracia. Son los mismos que han hecho un pan-ecclesialismo omni-comprensivo pluri-espiritualista; los que se han ido alejando cada vez más del credo y se han puesto a cantar mantras; dejando la Cruz y abrazando al idolillo pagano de turno, hoy un Buda, mañana un Confucio, luego un Shiva, después un lama reencarnado. Y un Talmud. Y un Corán.

El otro día comenté en el blog de un amigo que por no hacer una cosa tan "insignificante" como esa que ha practicado Nichols, por sólo eso, iban los Cristianos al circo de las fieras y eran destrozados por los leones del César perseguidor. Tres siglos duraron las Persecuciones, de las que uno se podía librar echando un puñadito de incienso delante de una estatua del Numen Imperatoris. Sólo con eso se libraba uno de ser arrojado a las fieras, con un "gesto" como ese que ha hecho el Archbishop Vincent Nichols.

Por eso - además de por otras cuestiones - es tan escandaloso lo de Nichols, un Arzobispo confraternizando con los paganos, participando de un rito con idólotras. Quizá los mismos (o los primos hermanos) de los que están quemando iglesias, asaltando colegios, y matando cristianos en la India. Yo no soy especialista en paganismo ni distingo mucho a un idólatra de otro. Pero ese rapado de la túnica azafrán que le pone en la frente a Nichols él sabrá qué (ceniza de Miércoles de Ceniza no es, seguro), ese de la ropa anaranjada, ese debe de estar muy cerca, muy cerquita, de los que persiguen cristianos en la India.

¿Qué saca Nichols de todo eso, aparte del escándalo? ¿Buena imagen? ¿Piensa que eso le da puntos y prestigio como hombre de Iglesia? ¿Una demostración, un alarde de tolerancia? ¿Un perfil de hombre de diálogo? ¿Ha ganado credibilidad?

Cuando uno considera que se acerca la beatificación de Juan Pablo II, teme uno que con el beato se beatifiquen todos sus hechos. Y uno se echa a temblar. Porque teme actos como este de Nichols, que, bien mirado, al final no es más que "retomar" o "relanzar" o "repetir" o "emular" el "espíritu de Asís", aquel malhadado y nefasto "espíritu" que sentó en un estrado a todos con todos y al Papa, Cabeza Visible de la Iglesia, entre todos y con todos como uno más. Que lo estofen con oro de caridad o lo pinten con niebla difuminada para que no se note, pero el "espíritu de Asís" desprendía un tufo insalubre de sincretismo y de indiferentismo. Con el Papa en el centro. Y ahora ese Nichols, para que se vea, para que se entienda, que aquello de Asís ha causado indigestión y tiene resaca, mucha resaca.



¿Y qué más? ¿Habrá más? ¿Más nicholaseo filo-paganizante? No diré, no les contaré, en quién estoy pensando, pero desde Martini a Schonbörn hay más de uno y de dos y de tres...que irían "¡con mucho gusto, cómo no!" a una y a dos y a tres de esas matinèes o soirèes con infieles paganos. Con foto y con prensa y con youtube si hace falta.

Yo, si pudiera, movilizaría una campaña pidiendo la destitución de Nichols. Por lo menos dejo este articulete, para que conste.

En todo caso, añadan Uds. - si son conscientes - ese nombre "Nichols" a la lista vergonzosa de los que están y no debieran estar, de los que son pero no debieran ser.

Procelosos tiempos los nuestros. Demasiadas brumas para que luzca el sol. Lo peor es que son sombras internas, no externas.


&.

3 comentarios:

párvulo dijo...

D. Terzio:

siempre lo mismo. ¿Cree usted que en Roma no lo saben? No sé lo bastante de historia de la Iglesia. Pero intuyo que nunca los Papas corruptos y los obispos y cardenales corruptos, desde su corrupción, digo, nunca se atrevieron a tocar los dogmas. Lo que ocurre ahora es mucho peor. Al dogma se le escupe cada día, con conocimiento y consentimiento de Roma. ¿No serán los últimos Papas la pieza que falta en el mecanismo de destrucción? ¿La pieza que mantiene sujeto al pueblo fiel mientras deja hacer a la brigada de demolición? ¿Cree que exagero?

Embajador en el Infierno dijo...

Hombre D. Terzio, usted sabe mejor que yo que a todo un Arzobispo de Toledo y Cardenal Primado de España (Carranza) lo metieron en las cárceles de la Inquisición por sospecha de herejía. Pero eran tiempos de intolerancia y represión, ya sabe.

Ahora el Arzobispo Nichols tiene que hacer estas cosas para evitar su muerte civil, cosa a la que algunos temen más que un martirio de los de antes.

Laus Deo! dijo...

Don Terzio:

¿No era este obispo el que había puesto el altar en su catedral ad oriens? ¿El que celebraba tan dignísimamente?

¿Qué pasó?

Es como para echarse a temblar si ni la defensa de la Traditio nos deja inmunes de tontás heréticas...