miércoles, 29 de abril de 2009

Son lo que son

El dicho - con perdón - es este: "Puta la madre, puta hija y puta la manta que las cobija". En mi casa no se decían estas cosas, gracias a Dios. Pero iba por la calle una vieja muy celebrada, sabia y refranera, decente y devota, que tenía en la lengua lo más a propósito para cada ocasión. Y - gracias a Dios también - decía lo que tenía que decir cuando había que decir algo. Y recuerdo que decía eso. Y ahora lo digo yo de esas dos y de las demás y los demás que las consienten sin darle un patada y mandarlas al estercolero del que nunca debieron salir.

Pero estiércoles es lo que hay en la Carrera de San Jerónimo, que apenas se salvan los dos leones de la puerta y poco más. Todo lo demás es basura, o está en proceso de llegar a serlo en podrida plenitud de descomposición.

Por estas y los que las tapan (la manta del partido de los mantas) la alternativa al talante no es posible, no existe. Por eso los que están manteniendo al pperío con manifestaciones semestrales y/o moñitos blancos y/o otras iniciativas y/o plataformas y/o webs (como esa del "ciudadano activo", ja-ja-ja (buena coartada)) etc. etc. etc. son tan "mantas" y tan abominables. Todos (y si hubiera alguna mitra prelaticia en el sostén, manta la mitra también).

Y no hay más.

Pero debería haber ya algo más que talantes y mantas que tapan di-puta-das donde poder elegir. Y que le hagan la misma propaganda los que hoy, todavía, para su inmensa vergüenza - si les queda - hacen campaña para votar la manta de esas dos como "mal menor".
.
&.

5 comentarios:

San Isidoro dijo...

Esto es el PP. ¿Queda algún católico engañado?

Bloggofrénico dijo...

Amén.

anco marcio dijo...

¿Alguien encuentra rastros de valores cristianos en el pperío? ¿Qué hicieron durante ocho años con la ley del aborto? ¿se atreven con el lobby de cineastas y cineastos?.Esta historia de la reprobación es el colmo. Que no me cuenten más que hay que votarlos como mal menor.

JL Martínez Hens dijo...

Sin pelos en la lengua...

Terzio dijo...

Y en el coco, tampoco.

'