viernes, 13 de marzo de 2009

Explicando y corrigiendo: "Una frivolidad (uds. perdonen)"

Sobre todo porque es Cuaresma, y no pega rien de rien. Peeeeero...la carne es débil y la risa floja y no he podido resistirme. Conque, ahí va:





No es original mio, sino "captado" por ahí. Y supongo que es vero veríssimo y no montaje home-video ad casum. Juzguen ustedes.

Se lo tienen merecido por ser impíos que celebran una cosa tan seria como una boda fuera de una iglesia, que es donde se debe. Y el "celebrante", lo mismo (que no es católico, ya se ve).

Pero hay que ver las cosas que pasan!!!

Y todos partidos de risa...luego. Porque el momento, el instante, el ínterin es trágico-dramático-cómico-bailable 100%.

En fin, un día para no olvidar, una celebración memorable, una boda para el recuerdo.

¡Que el Señor nos libre!

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Hasta las rayitas, esta era la entrada que ayer puse y que borré...arrepentido. Io mi pento! Porque es Viernes de Cuaresma y no es día para frivolidades, ogh! Pero el duende de los blogs ha comunicado a los visitantes habituales que había articulete intitulado así, frívolamente. Luego han venido y no han encontrado novedad. Conque en atención de los afectados me veo obligado a publicar...y reconocer il mio peccato frivolíssimo: Pietá!

Pero, para que la cosa no se consuma en vanité, frivolité et légèreté (oh!, perdón, que eso suena a otro "lema" (impío y revolucionista, además)), completo la insustancialdad risible de la primae intentionis con algo más, más serio.

Por ejemplo esto:



Eso dicen los afectados. Yo digo que excusatio non petita...etc. etc. etc. Es decir que si tienen que aclarar qué son y qué no son, es que las cosas no están claras.

A mí estos pasillos de comedia clerical no me convencen. Ni estos clero-rockeretes ni tampoco el trio calavera de los "The Priests" y otras especies por el estilo. No, no, no. ¿Me hacen gracia? Sí, si se reservaran para fiesta parroquial, seminarial, conventual, familiar u ocasional. Pero si se lucen y montan tinglado espectaculero, no. Rien de rien. Y no me convencen (¿a quién convence?) con preguntas ordinarias de estilo - "¿y por qué no". Aunque sea tan facil de contestarles con un radical y contundente: - "Porque no es eso ni están para eso".

A estas alturas, con tanta historia a cuestas, hemos tenido de quasi todo. Y con muy discutibles efectos, resultados, conclusiones y finiquitos. Por ejemplo, esto de cleriguillos cantantes no es nuevo. Ya los ha habido, muy famososos. Por ejemplo, ¿recuerda alguien a Soeur Sourire y su archi-popular Dominique-nique-nique? Yo sí. ¿Y recuerda alguien cómo acabó la cosa? Yo también. Pues eso. Y ya está.





No digo que todo acabe así, sino que no hay necesidad de exponerse y frivolizarse para correr el riesgo de rematar así. Además con tanto cantante suelto (y hasta en el paro, seguramente) y tantos showmen y showrgirls, me parece redundante y saturante que unos curitas se apunten también al mundo de la farándula ( y la Sociedad General del Autores, probablemente). ¿Que es que dan lo que ganan para las Misiones? Muy bonito (y eso habría que verlo), pero lo que deben hacer son colectas parroquiales y animar a que la gente se suscriba a las obras misionales. O lo que sea. Zapatero a tus zapatos, que dice el refrán (con perdón por decir "zapatero", que es insulto grave, ya se sabe; sorry).

Y para rematar en terna este divertimento, una horrenda frivolidad que me he encontrado esta mañana, en un blog que visito. Miren Uds:




La fotito es una celebración "ecuménica". Junto a un cura católico revestido con hopa (que no alba) y sin cíngulo (que en la simbología de los ornamentos significa la castidad y la pura continencia) y con una estola color yema-naranja (el amarillo no es ni ha sido nunca color litúrgico), junto al mal-revestido preste, decía, aparecen dos "ellas" pseudo-pastoresas de no se qué conciliábulo protestante; y un sacerdote ortodoxo con su talar (aunque no estoy muy seguro de su ortodoxia, dadas las circunstancias y los/las circunstantes). En el centro de todos, un muñeco de trapo, que no se sabe quién pudiera ser o a quien representaría. Y mejor no saberlo, me temo.

Y este otro de la foto no es un profesor jubilado con mal gusto para las corbatas: Es un "cura católico" de Linz que alardea de vivir con su barragana, sin escrúpulos y sin vergüenza. Y sin obispo con un par de ínfulas que lo suspenda a divinis, por lo pronto.

Pues esa es la Linz para la cual estaba electo obispo el sacerdote honesto p. Wagner al que no han querido los obispos de Austria enfrentándose al Papa y obligándole a retirar al electo. ¿Por qué no querían al p. Wagner? A parte dos o tres indiscretas opiniones sacadas de contexto y con relativo valor que hizo en su día el reverendo Wagner, es obvio que no le querían como obispo en Linz porque no es de la calaña de los de la foto "ecuménica", ni soportaría la barraganería del otro de la foto, el de la corbata. Y por eso. Todo se explica. Lo que no me explico es cómo va a resistir la Iglesia Católica en Austria, con estas fachas y fachendas reverendas.

Conque al final, como tantas veces, la risa frívola se nos vuelve compungido llanto. Propter nos peccatores.

Así que a pedir perdón, conversión, gracia y misericordia, que falta nos hace.
Tanta, tanta, tanta.

&.

4 comentarios:

Flaminio dijo...

No me gustan las bodas.

Terzio dijo...

Ni a mí.

Pero son necesarias.

Yes.

(o el celibato; no hay otra opción decente).

'

Mendrugo dijo...

Sí que se lo tienen merecido, los piscineros.

A mí me encanta la boda de Brave Heart. Los novios salen a hurtadillas de la aldea y el cura les espera en un lugar convenido. Reciben la bendición de rodillas, a la luz de la luna, y huyen juntos en un caballo. Sin pamelas ni perifollos.

Jesús T.A. dijo...

Terzio, ¡vaya galería! Me quedo con el más serio de todos: el muñeco de trapo.
Un saludo