lunes, 15 de diciembre de 2008

Santo, primero; místico después; carmelita descalzo, luego; y poeta finalmente


Hoy celebran a San Juan de la Cruz los que ayer no pudieron por prevalecer el Domingo de Gaudete; los que sigan el Calendario Tradicional, lo habrán celebrado el 24 de Noviembre. Y yo escribo ahora, alguna cosilla.

Lo primero que se me ocurre (y se me ocurre mucho) es que el Carmelo Descalzo que San Juan de la + re-formó necesita una re-forma urgente y contundente, porque están los frailes carmelos descalzos muy bien calzados, y vestidos de cualquier cosa, que da pena verlos. La última referencia directa que he tenido, fue este año en Toledo, en su Convento, aquel en el que martirizaron los republicanos marxistas a toda la Comunidad, para actual desmemoria irritada de Zp y su mala piara.

Pues fue que estuve allí hospedado, por cuestiones y razones espirituales. Y andaban nuestros huéspedes carmelitas en chándal barato. Ni un hábito vi (excepto el de los Santos en sus altares etc.). Una tristeza, porque uno busca autenticidades y encuentra sucedáneos; quiere integridades y le dan parcialidades. En contra del populachero dicho, mantengo que EL HÁBITO SÍ HACE AL MONJE; y en correspondencia, sostengo que no vestir hábito des-hace al monje. Y el que no convenga en lo que digo, no entiende un átomo de monjes (ni de hábitos).

Me hace gracia cuando re-leo la preciosa biografía de San Juan de la + (la de fr.Crisógono de Jesús, of course) el mote que el santo y la Santa (Teresa, of course) pusieron a sus hermanos calzados: "los del paño", les llamaban. Era por el paño de buena lana castellana de sus hábitos, en contraste con la estameña áspera que usaban los re-formados, descalzas y descalzos, para los suyos. Yes: El hábito de descalzo hace al carmelita, ¡quién lo duda!

¿Y al místico? Al místico lo hace Dios. Y es, más que nada, gratia gratis data, sin merecimientos que reclamen el don, que es puro don ser místico (porque para salvarse y ser Santo no es necesario el misticismo, que es una rareza que el Señor concede a unos pocos).

¿Y al poeta? Oh! Al poeta lo hacen la sensibilidad, el carácter, la lengua, la cultura, las lecturas...y el momento, las circunstancias, el amor, la belleza y el dolor. Es un mosaico, como todo lo humano que merece la pena. No hay un poeta perfecto, pero sí hay poetas y poesía que tienden y conducen a la perfección. Siendo San Juan el más alto caso, con los demás (la Santa - Teresa of course - también) muy lejos, a notable distancia.

Pero ahora, hodierna die, no: Al místico y al poeta lo hacen una comisión de ellos sabrán quienes que dan todos los años (para su propaganda, me temo, más que nada) un "premio de poesía mística", ¡risum teneatis! Tal cual. Un desatino absoluto. Pero más desatino es que el premiado vaya a recoger el premio y no mande a hacer puñetas a los mamarrachos del tribunal que dan el premio y escogen al premiado (y de camino al fundador del premio, que podría haber fundado, mejor, otra cosita).

Bien, como esto que acabo de escribir no es santo ni místico ni poético, me temo que no me darán el premio ese. Conque, arreglada la dramática eventualidad, volvamos al Santo:

San Juan de la + , como todos los buenos, es raro. Y corto de producción, porque las esencias se destilan en retorta y alquitara y dan unas gotas que se enfrascan en redomita, chica como un lacrimario exquisito, que esparce olor con sólo destapar un poco. Su ópera poética es breve, unos cuántos poemas nada más, y algunas letrillas y otras rimas discutidas y/o atribuídas por la crítica o la tradición. Castellano, pero muy penetrado en vida y hechos por la Mancha y la Andalucía profunda de los olivares y las fuentes del Betis. Y, ante todo, un español de su siglo y un católico de su tiempo. Universal, quiero decir, y resumiendo, precisamente por eso: Por católico y por español.


"Y si lo queréis oír;
consiste esta suma ciencia
en un subido sentir
de la Divinal Esencia;
es obra de Su clemencia
hacer quedar no entendiendo,
toda ciencia transcendiendo"
**** *** ****


p.s. Para incrédulos, el dato sobre la "premiación" ; se lo ha llevado un salesiano que viste de des-salesiano (sin hábito, es decir); lo mejor del poema muestra es la coda, que pone el terceto final del soneto de Lope "Cuando en mis manos..." etc. Podría haber sido peor, porque había hasta una Gladys aspirante al óscar místico. Yes!

&.

7 comentarios:

Ignacio dijo...

Ando en dudas.

Lo del premio de poesía mistica es una sorna de Dean ¿verdad?

Ignacio dijo...

...y otra de Jhon Wayne.

Terzio dijo...

Oh incrédulo!

Te adjunto referencia en post scriptum al pie de la entrada.

'

airfoil dijo...

Totalmente de acuerdo.
El habito del monje, es como llevar el Escapulario encima: Tiene que ser de pura lana que "pica y molesta " un poquitin, y te recuerda a cada momento que Maria, Mediatriz de todas las Gracias, esta contigo, y te otorna no pocas Gracias del cielo.

Tres cuartos de lo mismo con el habito del monje.

Sorry por los acentos, este teclado no los tiene.

Ignacio dijo...

Aun puedo asombrarme.


Hay que joderse; creí que era una sorna, la realidad es una sorna.

Agus Alonso-G. dijo...

Qué grande. ¿De dónde saca usted el ingenio ese que gasta, que desparrama diría, día sí día también en el blog?

Terzio dijo...

N.B. El comentario de más arriba se debe a que el comentador ha estado una temporadita en Oxford, y está todavía afectado y un poco trastornado por el cambio de aires.

Yes.

'