jueves, 4 de diciembre de 2008

Dictadura del mariconado

Han respingado como potras nerviosas, como burras mohinas. Les va. Pero el sobresalto es falso porque es escena, puro histrionismo de cara a la galería. Siempre reclaman la atención, quieren que se les mire. Va en su carácter, el que han asumido, el que quieren aparentar. Ellos no son así, pero juegan a que son "ellas" que se ponen así. No hay más.

¿Esperaban que la Santa Sede aplaudiera y se uniera a la propuesta francesa oh-la-lá para que se imponga universalemte una legislación filo-gay-pro-lesbi? ¿Una declaración universal de los "derechos" ético-fóbicos, pseudo-morales y anti-familiares?

Señoras y señores, los que pasen por este blog, entérense: El que esto escribe le partiría con gusto la cara al que abusara o humillara a un homosexual por serlo o padecerlo. Con todas mis ganas. Pero lo mismo le partiría hasta la muela del juicio al mariconazo que intentara imponerme su mariconería trasvestida de "cultura". Soy de los que a veces me pregunto si no sería necesario reponer aquella ley de vagos y maleantes, re-adaptada, acomodada a las nuevas situaciones y actitudes "sociales". Y me respondo que si, que es una urgencia. Sin titubeos.

Que es una perversión, lo saben ellos mismos, los promotores y animadores de "colectivos". Como el borracho sabe que el alcohol es su matadero o el drogadicto que la heroína o la coca son su tumba. Lo saben. Pero el colmo de la perversión es pregonar lo malo como bueno. Y el extremo del colmo pretender que todos comulguen con la perversión, la favorezcan, la garanticen, la difundan, la enseñen, y la metan en su casa para que sus hijos se crien con ella.

No hace mucho me enteré de que existen en los USA grupos organizados de no recuerdo qué minusválidos que mantienen que padecer su minusvalía es bueno, y se niegan a tratamientos etc. Y hasta han atacado violentamente a los que no son como ellos quieren que sean los que no son como ellos. Les falta una ley que les garantice el derecho de ir haciendo sordos por rompimiento del tímpano, o ciegos por punzamiento en el ojo, o tetrapléjicos por rompimiento del espinazo a todos los que se les arrimen. O pedir a la ONU un porcentaje de cuota de minusválidos forzosos a cada pais, en cada nación, por cada estado.

El mismo dislate sería que cualquier "colectivo" de "afectados" campara por tan disparatados y demenciales caminos exigiendo que se reconozca la bondad de su afección y que todos tengan el derecho de ser afectados y se les eduque en la afección para que puedan elegirla "si les gusta". De semejante aberrante entidad es la pretensión de los homosex. Digan ellos lo que digan y les patrocine quien les patrocine.

La Iglesia Católica ha dicho lo que tenía que decir. Con toda ponderación y caridad.

Créanme si les digo que esto que escribo lo hago también con esas dos moderaciones: Ponderación y caridad.

&.

14 comentarios:

Tumbaíto dijo...

La Ley de Vagos y Maleantes es un producto propio del socialismo (y no es casual que fuese obra de un socialista).

Es muy poco aristocrática.

Ignacio dijo...

Uy uy uy.

La progrez te va a anatemizar por lo civil.

Blogofrénico dijo...

Lo suscribo ad litteram, amigo Terzio.

Mendrugo dijo...

Hacéis muy bien la Iglesia y tú en tratarles con toda caridad. In ómnibus Cáritas (sin che).

Creo que hay algunos enfermos mentales que se mutilan atrozmente. Merecen gran compasión... y que les impidan hacerlo. Por cierto, que la mal llamada operación de cambio de sexo es otra atroz mutilación. Los médicos lo saben mejor que nadie.

Y seré un ñoño, pero el "santo" de este arículo me parece de muy mal gusto.

Terzio dijo...

Sáltatelo y no lo leas.

Sobre operaciones y demás, pienso distinto. Lo mismo me da que a la principessa de Asturias le arreglen la nariz, que uno que se llama Manolo se ponga tetas. Allá cada cual con sus cosas (y con su confesor, si lo tiene).

Lo que no soporto y es aberrante es que me quieran arreglar la nariz a mí, o ponerme a mí las tetas. O que me obliguen por ley universal a aceptart que eso es bueno, deseable, y sea "derecho" y "libertad".

Esa es la aberración. Lo de los postizos y los travestismos y demás los ha habido siempre. Leyes que enseñen eso como bueno, nunca.

Ese es el problema (y confundirlo con "ñoñerías" y escandalizarse con rubor beato, otro problema añadido).

'

Mendrugo dijo...

Esa exaltación de la sodomía que hoy se nos quiere imponer tiene antiguas y oscuras raíces gnósticas. Siempre la piara. Una tradición que viene en definitiva de aquel dualismo que despreciaba el cuerpo, el matrimonio y la procreación. Los puros, los neumáticos, afectaban una falsa castidad, un puritanismo soberbio y perverso, que al final resultaba en molinosismo y en perversiones. (Todo puritanismo es nefasto. Con razón Terzio nos acaba de echar un rapapolvo a los melindrosos). El hilo pasa por ciertos ritos iniciáticos (introducción de la serpiente… Me vuelven los melindres). Y por supuesto por su relación con el satanismo. Sodomía y androginia son constantes en todo lo diabólico. El dualismo rebrota en las ideologías que quieren emancipar al hombre de los condicionamientos de la naturaleza. Y llegamos a lo de hoy.

Tumbaíto dijo...

Estimado Mendrugo, quién está en cualquier lugar es Dios (y no el diablo).

Mendrugo dijo...

Gracias, Tumbaíto. Debo tener más presente esa Presencia.

Tumbaíto dijo...

No se merecen (pero si es tan amable rece por mi ortografía).

Anónimo dijo...

¿Por qué es mala la homosexualidad?

Terzio dijo...

Te contesto con rima de Bécquer:

"...¿Y tú me lo preguntas?..."

p.s. El próximo que no sea anónimo, please.

'

Paquito dijo...

El mariconismo es una ideología. Una ideología mas tendente al nihilismo y a la autodestrucción del hombre. Es un instrumento al servicio del "Mysterium Iniquitatis". Invertidos los ha habido siempre, y Dios sabrá cuáles se han condenado y cuáles se salvaron, igual que hombres, muy machos, mujeriegos de machos que eran, se habrán condenado muchos, que el demonio nos tienta a todos por donde flaqueamos. Pero el Mariconismo, institucional e institucionalizado, es un plan. Un plan contra Dios. Y a ese hay que combatirlo con todas las armas de que se disponga. Y digo con todas. Enhorabuena por el artículo y un pequeño tirón de orejas por la ilustración. Los fortachones haciéndose el "boca a boca" son repulsivos.

Terzio dijo...

Paquito, no sea ud. procaz y rijoso, que la ilustración es un W.A. Bouguereau (catálogo decente) del Inferno del Dante, y no es beso sodomita sino mordida en la yugular lo que está ocurriendo bajo la mirada turbada del Dante y el Virgilio (y un oscuro espectro alado, que también asoma).

Este blog es muy decente y sólo expone desnudos para lección y exemplo moral.

Yes.

'

Paquito dijo...

Mea culpa. Por rijoso, vi lo que no era. Pero conste que la asociación de ideas no es extraña, viendo la imagen junto al título del artículo. Ni para mostrar lo que es la Gehena se hace agradable a la vista una mordida entre dos maromos. mmm. ¿Cómo era? Yes!